del-color-de-la-leche

LUNES DE CRÍTICA LITERARIA (Lo sé, ya voy con retraso)

Como buen cobarde literario, tengo la novela corta en lo alto de mis prioridades. Hace poco pedí referencias sobre este género y una de las primeras recomendaciones fue “Del color de la leche” de Nell Leyshon.Diría que tuve que forzarme para acabar las escasas 176 páginas. Pero antes de que se entienda este comentario como algo malo, me preparo el café (o debería decir té), y os cuento.

“Del color de la leche” nos pone en la piel de Mary, una niña de una granja de la Inglaterra de principios del siglo XIX cuyas características principales son su cabello blanco y una pierna defectuosa. Características especiales que pasan inadvertidas a lo largo del relato. En la primera parte, nos cuenta la dura vida en la casa de la granja junto a su familia, de la cual exclusivamente destaco la aparición del abuelo. El avance se hace lento, porque poco más se cuenta que las tareas diarias de la familia de manera superficial, con bonitos apuntes rurales pero sin una profundidad excesiva. Salva este lento sector el hecho de que se nos cuenta en primera persona y por lo tanto el relato no está obligado a profundizar más allá de lo que siente una niña en su trabajo diario. En eso, chapó. Para mí, la mayor virtud de este libro es la capacidad de la autora de saber ponerse en el papel de la protagonista, de hacer creer que el texto está escrito por esa ingenua muchacha.

En la segunda parte, Mary es contratada como sirvienta en la casa del vicario. Más allá del cambio de ambiente y de las características bastante bien relatadas de una casa acomodada de su época, el relato vuelve a hacerse plano. No suceden cosas interesantes y las pocas cosas que pasan de interés son demasiado predecibles y no impactan ni por la sorpresa ni por la intensidad del relato. De nuevo, la excusa de estar relatado por una niña y a la vez, su mayor virtud.

En las páginas finales comienzan a suceder acontecimientos de importancia, de los que atrapan y animan a seguir leyendo. Sin embargo, si bien justifican el resto del relato, si bien dan sentido a todas las páginas predecesoras, no sé si hace que merezcan la pena.

En resumen, y por supuesto bajo mi opinión, me parece un texto plano, fácil de leer pero poco inmersivo en el cual, si haces el esfuerzo de llegar al final, te quedas con la sensación de haber leído una buena historia pero en la que cuesta llevarse el amor de alguno de sus personajes con los que es difícil empatizar.

Y vosotros, ¿la habéis leído? ¿Qué os parece?

¡Un saludo!

Anuncios