akasmoi

Hablemos de historia. No, de verdad, dejad de bostezar. Lo haré de forma dinámica y divertida (de hecho, ese es el objetivo de El sanador del tiempo). ¿Y qué mejor manera de entretenernos que metiéndole efectos especiales a la entrada? Pues eso, hoy quiero hablar de cinematografía, en especial de la película Exodus: dioses y reyes.

image001

El filme de Ridley Scott trata sobre la historia de Moisés y el éxodo hebreo de Egipto. Una temática abrumadora y pretenciosa y que contrastaría con el colosal pinchazo en taquilla y crítica. A mí, he de decir, la película me ha encantado. Aborda la historia que narra la Biblia pero desde un enfoque realista. Es decir, le da una explicación a las plagas y a las visiones de Moisés, a mi entender, bastante creíbles (hasta cierto punto en el que no sé si la película no quiere eliminar del todo la presencia divina o se les agotaron las ideas para justificar los elementos mágicos).

Puede que este enfoque haya herido sensibilidades religiosas, que esperaban más una nueva versión de Los diez mandamientos. ¿Pensáis que ha sido una idea arriesgada? ¿Creéis que se ha faltado el respeto a alguien?

exodus_dioses_y_reyes

En cuanto al apartado histórico, ha recibido también sonoras críticas. Yo, así a ojo, he visto errores imperdonables como la aparición de falcatas en el Antiguo Egipto (que las trajeron los griegos con las conquistas de Alejandro Magno posteriormente) o que Seti, padre de Ramsés, siguiera vivo tras la batalla de Qadesh. Además, amigos, This is Hollywood, y si hay que ponerle una espada y una armadura a Moisés para llevar a su pueblo a la Tierra Prometida, se le pone.

Aún así, he de decir que la película me ha encantado, hacía tiempo que no me flipaba con una película histórica. La calidad visual es tremenda, la ambientación hebrea y egipcia muy caracterizada. El sonido, bestial, puede que más potente en su versión hebrea que en la egipcia, pero imponente. Y aprovecho este trabajo cinematográfico para enaltecer una de las máximas que defiendo como escritor. la historia se puede contar de forma divertida, no tiene por qué ser algo magnífico para los que la amamos y algo aburrido para los que no. Es cierto que realizar la conversión al entretenimiento implica tomarse ciertas licencias, pero permite ese primer contacto atractivo que es el que nos lleva a querer profundizar posteriormente.

Si habéis encontrado errores garrafales en esta película, enhorabuena, amáis la historia y la respetáis. Si simplemente os ha gustado, enhorabuena también. Estáis en el camino de caer en el amor a todo lo histórico.

Y vosotros, ¿qué pelis históricas habéis visto últimamente para recomendar?
Un abrazo.

Anuncios