Buscar

Jon Ícaro

Blog del escritor Jon Ícaro

mes

febrero 2017

SOBRE VIVIR

akasen

Las visitas a los cementerios me sientan mal. Me da por filosofar. Materializa un pensamiento que siempre está ahí pero que parece que no va con nosotros, que es el de saber que un día también estaremos ahí. Así que la entrada de hoy va a tener un poco más de corazón de lo normal. Y de estómago.

A menudo tratamos de buscarle un sentido a la muerte, sobre todo para mitigar el dolor. Y lo cierto es que, en mi opinión, los más cercanos a encontrárselo son los seguidores del nihilismo. No lo tiene. En el peor de los casos (catolicismo, se entiende), anula además el sentido de la vida: la vida solo sirve para ganarse la eternidad tras palmarla.

Y eso, sí que me toca los huevos. Porque yo soy un defensor a ultranza del sentido de la vida. Me da mucha pena ver el final de una vida que no ha hecho más que sobrevivir, que intentar llegar a fin de mes sin haber conseguido algo único. Ojo, que tal y como está la vida, el simple hecho de llegar a fin de mes ya me parece un hito, pero me parece muy triste el concepto de acomodarse. El de, “como ya tengo mi sueldo asegurado, hago del sofá mi trono para el poco tiempo libre que esta esclavitud llamada capitalismo me deja”.

¡Haz algo! El sentido de la muerte no es otro que darle sentido a la vida. Cuando el doctor de turno me diga “te estás muriendo”, quiero saber que he exprimido cada gota de mi tiempo de vida. Busca tu esencia, llévala al límite. Los escritores buscamos dejar huella escribiendo y triunfando con nuestros escritos. Los músicos, con su música. Los deportistas, con sus trofeos… Me da igual. Lo que sea. Pero busca algo que te haga arder el estómago y ve a muerte con ello, hasta donde llegues. Un paso, o mil, da igual. Pero, como diría mi frase del día de hoy, ¡dale duro!

Ya está. Ahí dejo la filosofada del día. Me apetecía compartir este pensamiento, de la misma manera que me encantaría leer vuestros pensamientos. No soy nadie para dar lecciones sobre vivir, pero sea como sea, no os limitéis a sobrevivir.

¡Saludos vivos!

 

Anuncios

COMERCIO HUMANO

comer

Os dejo deleitaros antes de empezar con unas palabras de Carlos Ruiz Zafón, y las uso como prólogo a la entrada de hoy:

“Un escritor nunca olvida la primera vez que acepta unas monedas o un elogio a cambio de una historia. Nunca olvida la primera vez que siente el dulce veneno de la vanidad en la sangre y cree que, si consigue que nadie descubra su falta de talento, el sueño de la literatura será capaz de poner techo sobre su cabeza, un plato caliente al final del día y lo que más anhela: su nombre impreso en un miserable pedazo de papel que seguramente vivirá más que él. Un escritor está condenado a recordar ese momento, porque para entonces ya está perdido y su alma tiene precio.”

Y es que siento que desde este palacio en el que escribo y desde la copa de oro en la que bebo, haber publicado El sanador del tiempo, mi primera novela, me ha cambiado. Es broma, por supuesto. Lo de que amaso pasta, lo de que he cambiado no. No es lo mismo escribir por pasión que monetizar lo que escribes, aunque por fortuna, creo que es imposible conseguir lo segundo sin lo primero.

Antes de publicar me dejaba llevar por el tecleo incesante, por el hecho de escribir hasta las tantas de la madrugada por el simple placer que siente mi cuerpo al hacerlo. Ahora, sé que tener tus sueños hechos papel en tus manos solo es el principio, y que conseguir una oportunidad (ya no digo aprovecharla, solo digo tenerla) lleva mucho trabajo.

Mucho trabajo. Esa es la clave. Porque dedico más tiempo a la parte del escritor que no se trata de escribir que a la de escribir en sí. Trabajo no remunerado. Y aunque palos a gusto no duelen, no dejan de ser palos. Por eso comparto como poesía previa a la entrada un poema sobre los fenicios, los maestros del comercio antiguo. Ellos bien saben de la necesidad de monetizar algo y de dedicar la vida a ello.

Pero me quedo con la metáfora final del poema. La que dice que hay cosas que están más allá del dinero. Y en mi caso, una de esas cosas es seguir tecleando hasta altas horas de la madrugada. Ni la comercialización del gremio, ni la falta de él, me van a cambiar. Al menos más allá de la madurez y del aprendizaje. Sí, es cierto, como escritor no soy el mismo, sé que hay cosas que son necesarias hacer, sé que ser escritor es más que escribir. Pero en cuanto a dejarse el alma en cada letra y disfrutar de ello, veo muy difícil dejar de ser yo mismo. Si no me gustara escribir, ¿de qué os estaría dando la chapa tan a menudo por aquí enrollándome con entradas como esta?

Un abrazo. Notad bien fuerte el apretón literario aquellos que compartáis conmigo la pasión por las letras.

ILIMITADO

akasinf

Que a veces soy muy despistado, es de dominio público. Que me haya enterado hace no mucho de una de las mejores promociones de Amazon, con quien tengo El sanador del tiempo, es para sentarme a hablar seriamente con mis neuronas y decirles: “¿en qué carajo estáis pensando?”.

Me refiero a Kindle Unlimited. ¿Qué es Kindle Unlimited? Esto se explica así de fácil. Ahora mismo están muy de moda las plataformas de series a la carta (Netflix, HBO…), en las que pagas una ligera cuota mensual y tienes todos los capítulos a tu disposición para ver a tu antojo entre su catálogo de series. Ahora, tenemos la misma experiencia pero con libros. Imagina que, en lo que cuesta la mitad de una entrada a un concierto o un cubata en las capitales, tienes acceso ilimitado a una enorme librería donde puedes llevarte los libros que quieras.

Eso sí, en formato digital. Optimizado para un dispositivo Kindle, pero con aplicaciones para adaptar a cualquier otro dispositivo digital, por ejemplo el móvil. Me parece una pasada este buffet libre de literatura, de verdad. Que alguien desarrolle algo así me hace recuperar la fe en la Humanidad.

Por supuesto, he introducido El sanador del tiempo en el catálogo de Unlimited (gracias a gente tan maravillosa como Lord Alce cuya ayuda amortigua en gran medida mis patinazos mentales). Así que, podéis disfrutarlo gratis los que dispongáis de este servicio o los que os decidáis a contar con él. Además, me llevo una gratificación por página leída (aquí es cuando os digo que el final del libro es apoteósico, para que aguantéis hasta llegar ahí).

Pues eso, me apetecía comentar esta iniciativa de Amazon que me parece maravillosa. ¿La habéis probado? ¿Qué opinión tenéis?

¡Un abrazo a todos! (Bueno, uno para cada uno, que no tengo los brazos tan largos).

CON TODOS USTEDES, ROLLY HAACHT

Hoy no está la clásica poesía previa a la entrada. Hay algo mejor. Un vídeo de Rolly Haacht, una escritora cuya magia tuve la fantástica suerte de conocer en persona y que vosotros tenéis la posibilidad de conocer a través de sus letras. Muchos estaréis pensando “por fin, Jon deja de ser un egocéntrico y habla de alguien que no es él en su blog”. No es cierto. No del todo. Hablar de ella sigue siendo hablar un poco de mí, porque parte de lo que soy se debe a haberme contagiado un poco de ella.

Pero como este blog es de literatura (sí, ya sé que a veces enlazo los temas de los que hablo con la literatura de manera forzada, ¡pero esta vez es verdad!), os diré que la entrada de hoy se debe a que quiero plasmar aquí la ilusión que me hace haber hecho un intercambio de libros con ella. Mientras que ella ya tiene en sus manos El sanador del tiempo, yo podré disfrutar de Amor y virtud, el primer libro de una trilogía del género juvenil/new adult que nos narra la vida de varios adolescentes. Con su genialidad impregnada en el papel, es sin duda una obra altamente recomendable. Ya haré una reseña y hablaré de ella más adelante.

Pues eso, con la alegría de haberos presentado a una de esas personas que merecen que se cree una religión en torno a su personalidad, me despido.

¡Qué paséis buen fin de semana!

EL DÍA QUE CONOCÍ A NORAH CARTER

saramago

Siempre digo que lo mejor de haber entrado en el mundo literario con El sanador del tiempo no son las ventas (aunque por supuesto esa confianza a modo de depósito económico hace que estalle mi corazón de felicidad con cada unidad vendida), sino las situaciones que me hace vivir y que no habría vivido de no haber empezado esta aventura.

Una de ellas es haber conocido fugazmente a Norah Carter, escritora con enorme éxito en Amazon. Fue un cúmulo de casualidades lo que me hizo tener la suerte de poder tener una conversación con ella. Y bendita conversación, que en lo que viene siendo un soplido de magia, me animó y me recargó las pilas al instante.

Por lo que pude ver, Norah Carter es un cielo de persona. Lejos del típico perfil de escritor con éxito que trata a sus homónimos profesionales con desdén, superioridad y con cierto temor por la competencia (irrisoria, pero al fin y al cabo competencia) que podrían llegar a causarle los escritores noveles, Norah derramó simpatía, ilusión y ánimos. Por supuesto, me comentó los pormenores de la profesión (el éxito siempre atrae a los carroñeros), pero en ningún momentó dejo de animarme, me contagió de ilusión y espíritu luchador (sin ir más lejos, adquirió mi libro con la intención de echarle un ojo).

Ahora Norah Carter, junto a unas compañeras de trabajo, ha abierto una editorial llamada Dolce Books en la que espera vertir toda su experiencia y conocimiento relativo al éxito literario para que los escritores que trabajen con ella tengan una oportunidad de disfrutar de esta pasión que es escribir. Les deseo el mayor de los éxitos, de corazón.

Conclusión: hasta en este mundo tan difícil, hay gente que brilla por su corazón.

¡Un saludo a todos! ¡Vuelvo a estar por aquí con más frecuencia!

VOCACIÓN

akasvoc

En otra de mis eternas confesiones, diré que soy una persona vocacional. Soy biólogo (ahorraos la broma de como Ana Obregón), y creo que eso lo dice todo. Sí, hice una de las carreras más difíciles y con menos salida, y lo hice por voluntad propia.

La semana pasada fui a la presentación de un libro de una colega en la Biblioteca Pública de Alicante a la que solo acudimos dos asistentes (y eso que se jugaba en casa, rodeados de libros). Pude escuchar a los libros gemir en la sala contigua. Desanima. Es desolador. Sobre todo cuando quieres dedicarte al panorama literario.

¿Me desanimé? Venga, todos juntos de nuevo: ¡no! Sé que es difíci, sé que la profesión literaria está complicada. Pero (y ahora enlazamos con el primer párrafo), es una de mis tantas vocaciones. En lugar de perder el tiempo en asumir la verdad, me puse a darle al coco para buscar soluciones. Cuando me puse a escribir, decidí hacer de la literatura algo divertido, algo atractivo. Lo decidí ademas a partir del género histórico, género vasto por excelencia; ya lo sabéis, a-mí-me-ponen-los-retos.

Como también creo que cuando uno pone todos sus huevos en el asador (mezcla de refranes, lo sé) las oportunidades se desvisten y aparecen, ayer ocurrió una de esas cosas mágicas que me da la vida como escritor. Alguien que no esperaba que leyera El sanador del tiempo, no solo lo hizo, sino que dijo que le pareció ameno e instructivo. Disfrutó, que es mi objetivo principal como escritor, pero además compartió la premisa bajo la que hice ese libro. Voy de subidón.

Pienso seguir remando a contracorriente.
¡Un abrazo!

P.D.: permitidme re-publicar esta oferta, pero si a vuestro chic@ le gusta leer y sueña con publicar un libro, puede ser un gran regalo de San Valentín. Lo vuelvo a publicar porque si queréis que el libro llegue para esa fecha, conviene pedirlo ya.

oferta

TÚ, MI PALACIO MINOICO

akasgre

Si copio y pego el primer párrafo de las últimas entradas ni se notaría el cambio… Porque sí, aplaudamos mi originalidad, hoy vuelvo a asediaros con un poema de mi próxima obra. En serio, estoy disfrutando tanto de escribirla, que mis suspiros de satisfacción tienden a desembocar en este blog.

En este caso, viajamos románticamente al origen de Grecia, a la civilización minoica que barnizó la isla de Creta con sus poderosos palacios.Se trata de una oda al típico dicho de que la riqueza no da la felicidad. Siempre que te tenga a ti, claro.

Hoy no me enrollo más. Un abrazo a todos.

POLITEÍSMO SEXUAL

Hoy voy a ser breve, que ya hay bastantes palabras en las imágenes que quiero compartir. Sabéis que mi próximo proyecto va a ser un recorrido histórico a base de romances en verso y textos breves románticos. Sabéis también que en cuanto escribo algo que me gusta tengo la necesidad de compartirlo, porque el amor manda. Bueno, si atáis cabos, ya sabéis de qué va la entrada de hoy.

Con todos ustedes, uno de los capítulos que pululan todavía por el horno. En cuanto al contexto histórico, es un reflejo metafórico del final del Egipto faraónico en el que, tras el triunfo de los sacerdotes de Amón, Sabako intenta devolver a Egipto su pasado politeísta. ¡Espero que os guste!

 

psex1

psex2

 

P.D.: Insisto en recordar que estamos en los últimos días de precio por debajo de la barrera de 10€ para “El sanador del tiempo“.
publisan

Blog de WordPress.com.

Subir ↑