akasfue

Definitivamente, dejo un poco de lado la expansión de El sanador del tiempo. Me ardía por dentro escribir fantasía épica y tras ponerme con ello y estar disfrutándolo hasta el extremo, prefiero seguir en ese camino ya que considero que ese fuego puntual por escribir algo en concreto que se siente en un momento determinado debería ser un ingredente esencial de cualquier texto.

Así que me encuentro con una novela ya bastante avanzada y busco lectores cero. Si el objetivo de este blog es la interacción con los amantes de la literatura, es aquí donde todo toma un sentido brutal. Os necesito para sacarle brillo a la obra y ahora podéis ser parte directa de ella. Recibiréis los capítulos conforme vayan saliendo del horno (son capítulos cortos, ya conocéis mi estilo, de esos que se leen en diez minutos… y el ritmo será de un capítulo por cada par de días). Vuestra opinión sincera de ellos les darán forma y magnificarán el contenido.

La novela está construida en un marco fantástico pero que aborda la problemática sobre la que escribí hace poco, la manipulación de la ciencia en función de los intereses económicos. Más en concreto, la posibilidad de erradicar enfermedades mermada por el mandato del dinero. Es en realidad un cuento para reflexionar sobre esta triste realidad, pero para nada con un enfoque infantil. Menores, abstenerse.

El título provisional es “Éldervil y el cártel médico” y para poneros en situación, nos encontramos con un joven aprendiz de médico en medio de una guerra de sucesión en la que la facción enemiga subvenciona parte de su ejército gracias a una medicina que trata una extraña enfermedad, la bestiación. Los progresos en los estudios pueden ser clave para decantar la contienda, pero Éldervil se enfrentará a una cruda realidad que para nada comulga con sus ideales sanitarios.

Y hasta aquí puedo leer. Ahora os toca a vosotros. Si os animáis a formar parte de esta aventura, escribidme a juanpacheco85@gmail.com donde recibiréis más detalles para convertiros en lectores cero de mi próxima obra. Sobra decir que además de plasmarlos en los agradecimientos, os envío mi gratitud firmada con mi corazón.

Un saludo.
¡Que tengáis un fantástico día!

 

Anuncios