trono

Ya os cuento yo el final de Juego de tronos, no desesperéis. El trono de hierro nos lo quedamos los Stark, blanquitos y adoradores del frío, débiles ante este calor que está abrasando Alicante y ante el que no aseguro que consiga sobrevivir. No, no acaba así la serie, a día de hoy nadie lo sabe y de saberlo tampoco lo hubiera publicado, pues entonces sí que es seguro que no sobrevivo al verano porque algún seguidor incondicional acabaría estrangulándome.

A lo que vamos. Por fin he podido visitar la exposición del universo de Canción de hielo y fuego en el castillo de Santa Bárbara de Alicante y, a pesar de su sencillez, a mí me ha gustado. Nada más entrar podemos ver las ilustraciones de las portadas de los libros, hechas por el ilustrador español Enrique Corominas. Maravillosas. Y entre ellas, una réplica del trono de hierro (un poquito light, todo hay que decirlo). En la otra parte, una figura a tamaño real de un caminante blanco (que parece más bien una figurita de hielo con una coraza de Inmaculado) y vestimentas de la guardia de la noche, además de unas simpáticas y curiosas figuras de Playmobil que representan escenas o personajes de la saga.

Los tablones explicativos, bastante acertados. Simples pero adecuados para acercar a este mundo a los que no lo siguen y efectivos para organizar las ideas de los que sí. Curioso también el gráfico que señala todos los lugares en los que se ha grabado la serie en España.

Si además queréis completar el día, hoy mismo podéis encontrar en el paseo marítimo, justo al salir del túnel del castillo, un pequeño mercado medieval con una breve pero curiosa exposición de máquinas de tortura. Si veis al pirata que va haciendo equilibrismo sobre una pelota, decidle de mi parte que a la próxima no me pilla desprevenido para cortarme el cuello otra vez.

Un saludo.
¡Que tengáis un buen domingo!

 

Anuncios