Screenshot_2017-08-19-15-23-17-1

Dos amantes egipcios cuyo amor está condenado al fracaso. Así empieza El corazón del aedo, que hay dramá histórico más allá de Romeo y Julieta. El primer poema nos transporta a un Egipto anterior al faraónico.

Antes de la primera gran unificación, Egipto se dividía en dos agrupaciones de aldeas enfrentadas: el Alto y Bajo Egipto. La poesía nos pone en el lugar de un joven guerrero del Alto Egipto enamorado de una muchacha del Bajo Egipto, región a la que está a punto de invadir por orden de Narmer, que posteriormente se convertirá en el primer faraón de la historia.

Se trata de un amor imposible, maldito. La derrota supondría el fin de la vida o de la libertad del chico, mientras que con la victoria sería culpable de arrasar las tierras de su amada. En ambos casos, la única ganadora es la tragedia que se lleva por delante el amor puro convertido en odio que ambos sentían antes del conflicto. Aquí os dejo con el poema íntegro. Espero que os guste. Los que me seguís por Instagram, igual me habéis oído cantarlo por ahí con la guitarra.

akaseg