arrib

Habéis devuelto la sensatez a la historia; creo. Para ver el resultado y las consecuencias de la escatológica votación, aquí abajo os dejo un nuevo capítulo con su respectivo dilema moral en el que podéis opinar.

Para los nuevos: MI NUESTRA HISTORIA es una novela histórica y romántica interactiva, en la que vosotros decidís la continuación de la aventura. Cada final de capítulo se propone una votación para que opinéis, determinando así cómo continuará la historia. Os dejo los enlaces de capítulos anteriores por si queréis seguirla, y un breve resumen de todo lo acontecido hasta ahora para que os pongáis al día rápidamente. Y, recordad, también podéis seguirla a través de la aplicación Jon Ícaro (Play Store), donde está todo más organizado y donde recibiréis avisos cada capítulo nuevo.

CAPÍTULO 1  // CAPÍTULO 2 // CAPÍTULO 3 //  CAPÍTULO 4
Resumen: Prisco es un comerciante de vino de la provincia romana de Moesia que ve su vida truncada cuando los dacios invaden su aldea, secuestrando a su esposa. Para recuperarla, viaja a Dacia junto a su hija, donde se encuentra con un grupo de auxiliares britanos. Necesita caminar junto a ellos para llegar al ejército romano, pero no es fácil ganarse la confianza de esos bárbaros. En primer lugar, tuvo que asesinar a un hombre delante de su hija, lo que hizo que la pequeña Naevia renegara de él. Y, ahora, uno de los bárbaros intenta humillarle con su peculiar forma de darle la bienvenida al grupo.

Y ahora, ¡seguimos!

 

c5

 

El bárbaro mancha la cuchara de madera en los excrementos y la acerca a la cara de Prisco. El joven está a punto de ceder a la humillación; si de algo está convencido es de que haría cualquier cosa por recuperar a su esposa. Incluso algo así.

Sin embargo, el nauseabundo olor despierta sus instintos naturales y cambia de opinión. Ya está bien de tanta sumisión.

Duda de que, con esa actitud permisiva, consiga rescatar a Sentia. Basta de pasividad, de sumisión. Sabe que, en algún momento, tendrá que envalentonarse, convertirse en algo más que un comerciante de vino, si quiere sacar a su esposa de las garras de la barbarie.

Y este es un buen momento para demostrárselo a sí mismo.

Da un manotazo a la mano del guerrero y la cuchara cae al suelo. Sabe que acaba de desencadenar su propia guerra dentro de la guerra que ya está viviendo. Se levanta y encara al bárbaro, que le duplica en musculatura. Se tensa todo su cuerpo, esperando el primer impacto. ¿Será en el estómago? ¿En la mandíbula?

Su rival comienza a reírse. Prisco deduce que está eufórico por la inminente lucha, conocedor de lo fácil que va a ser destrozarle los huesos.

El primer golpe es en la nariz. Prisco siente como si una maza se le hubiese estrellado en la cara. Nota el calor húmedo de la sangre en el morro. Sin nada que perder y en el frenesí del combate, el joven se lanza contra el guerrero, lo tumba en el suelo, pero su enemigo, hábil, se revuelve y cambian las posiciones. Sobre él, el bárbaro comienza a golpearle una y otra vez. A Prisco se le nubla la mente y pierde la cuenta de los golpes, se le anestesia el alma, hasta que, por fin, alguien le quita de encima esa bestia.

—¡Ya está bien! —grita el intermediario. A pesar de la visión borrosa, Prisco lo reconoce por el gran collar de símbolos celtas que lleva en el cuello. Es Urel, el hijo del líder de los guerreros—. ¡Siempre reniegas de los romanos! —dice al hombre que instantes antes estaba agrediendo a Prisco—. Te comportas como los animales que dicen que somos y les das la razón, ¡imbécil! Si llega a ser mi padre y no yo el que se ha acercado a este revuelo, ¡te habría rajado las tripas!

El aludido se va de mala gana. Urel se acerca entonces a Prisco y le tiende la mano para ayudarle a incorporarse.

—A pesar de su odio a los romanos, es un buen hombre —afirma el hijo del líder. El dolor que siente Prisco en el cuerpo hace que dude de esa sentencia—. Acabaréis siendo buenos amigos.

Urel se aleja de allí y Prisco vuelve a sentarse cerca de la hoguera. Barbato intenta decirle algo, pero con una mirada fiera, Prisco hace que selle los labios. No quiere escuchar nada.

Así, en silencio y frente al fuego, Prisco ve pasar la noche. Las heridas arden tanto como la llama que tiene delante. Sin embargo, observa acercarse a Caridda y el dolor se anestesia, siente una inexplicable calma.

—¡Prisco! —exclama la mujer bárbara al ver su aspecto—. ¿Qué ha pasado?

—Una discusión sin importancia —dice Prisco intentando esbozar una dolorosa sonrisa en sus labios partidos—. Debo de haber dicho alguna palabra malsonante en vuestro lenguaje sin querer…

—Vengo a avisarte de que tu hija ya se ha dormido. Puedes venir a verla, si quieres.

Por supuesto que quiere. En esos momentos en los que la vida le parece excesivamente cruel, solo la presencia de su familia le da fuerzas para sentirse vivo. Caminan hacia la tienda de Caridda y entran. A pesar de la oscuridad, ver a Naevia dormida ilumina el alma de Prisco.

—Siento que tengas que verla solo cuando ella no puede negarse a tu presencia —lamenta la mujer, que sonríe al ver la ternura reflejada en el rostro de Prisco.

—Mejor así. Imagínate si me viera con este aspecto. —Prisco tiene cortes en la mejilla, la nariz hinchada y un ojo enrojecido—. Ya no querría volver a verme nunca más.

A pesar de lo doloroso de aquellas palabras, ambos se ríen suavemente, para no despertar a la chiquilla.

—Primero me ves llorar delante de mi hija, y ahora con la cara y el cuerpo destrozado… —dice Prisco—. Acostumbrada a vivir rodeada de grandes guerreros, mi presencia debe de ser deprimente para ti.

—No, no lo es —niega rápidamente la mujer—. Las personas tienden a encontrar la belleza en aquello que les es ajeno. Lo que acostumbran a tener cerca con frecuencia suele adormecer los sentidos.

—Bueno, no creo yo que como mujer no sientas aprecio por la hombría que desprenden todos estos guerreros… —se aventura a decir Prisco.

—Ser unos bravucones es lo fácil para ellos, es a lo que están acostumbrados. Jamás podrían no serlo. Carecen de la capacidad de temer, de sentir otras cosas, y a mí eso me atrae, me resulta curiosa la sensibilidad que tenéis algunos romanos.

Prisco mira a los ojos a la mujer y siente que se le aprieta el estómago. Esa mirada que cabalga entre la dulzura y la bravura se refleja en sus entrañas.

—Gracias por cuidar de mi hija —dice, esperando que ese cambio en la deriva de la conversación actúe como un gladio cortando la tensión generada—. Jamás te estaré lo suficientemente agradecido.

—Es un placer cuidar de ella. Es una niña muy bonita y muy buena.

Caridda agarra las manos de Prisco, pero las suelta en cuanto la lona de la tienda se mueve y aparece su esposo Urel.

—¡Prisco! —dice el guerrero—. Lamento el comportamiento de Pangur. Por desgracia, hay otras heridas del alma que tardarán más en cicatrizar que las que él mismo te ha causado.

—No te preocupes. Tendré más cuidado la próxima vez.

—Deberías descansar —afirma el guerrero mientras se acerca a su mujer y la besa—. En breve reanudaremos la marcha.

Prisco obedece. Sale de la tienda y duerme al raso. Es nuevo y no tiene el rango necesario para pasar la noche en una tienda. A pesar de sus preocupaciones y del dolor de sus heridas, el cansancio hace que cierre los ojos.

 

En cuanto asoma el sol, el pequeño campamento bárbaro reanuda su actividad. Como si fuera un hormiguero, se desmontan las tiendas, se cargan las mercancías en los carros y la fila de hombres comienza a marchar.

—Hoy va a ser un gran día —dice Barbato, que se reajusta la túnica tras haber orinado en una Nigritella del borde del camino, una orquídea típica del delta del Danubio.

Prisco camina junto a él. Cada paso escuece en su dolorido cuerpo y lamenta que le hayan pedido amablemente que cediera su caballo para usarlo como animal de carga.

—Sí —afirma Prisco sin entusiasmo—. Estoy deseando ver qué me depara esta nueva jornada. Todo lo que me ha ocurrido desde que he entrado en Dacia ha sido tan divertido que estoy impaciente ante una nueva aventura…

Barbato ríe ante su tono irónico.

—Pronto te acostumbrarás a los vaivenes de la guerra, chico. Las personas tienen la terrible capacidad de acostumbrarse a todo. No sé si es una bendición o el motivo que nos llevará a la destrucción…

—Si fuéramos capaces de mantener la sensibilidad de las primeras veces, mejoraríamos como civilización. Seguro. Y, dime, ¿por qué hoy va a ser un buen día según tú?

—Los exploradores han divisado una aldea no muy lejos de aquí. Sin protección. Allí nos dirigimos. ¡Es día de pago!

—¿A qué te refieres? —pregunta Prisco, confundido.

—A que hoy habrá saqueo. Una aldea sin el respaldo del ejército dacio, tal como nos espera en unas horas, es una bendición. Un regalo de los putos dioses. Podremos coger todo lo que esté a nuestro alcance a punta de espada. O de hacha, en mi caso, que me he aficionado a ella. Comida, monedas, mujeres… Lo que quieras, Prisco.

—¡Qué horror! —Prisco se estremece recordando el asalto sufrido por su villa. Según Barbato, ahora les toca a ellos estar en el lugar del invasor. No está de acuerdo con ello—. No pienso participar. Esos aldeanos no son culpables de las acciones de su rey Decébalo.

—Son dacios. Y estamos en guerra con ellos. No hay que pensar nada más.

—Y, aun así, no me parece una justificación. No. No seré parte de esa mísera actuación.

—Lo serás, Prisco, o no serás nada. —La autoridad que se advierte en el tono de Barbato preocupa a Prisco—. Nos alimentamos del saqueo. Hasta que lleguemos al ejército romano y disfrutemos de sus vías de suministro, comeremos lo que arranquemos de manos dacias. Aquí no hay sentimiento de comunidad. Carga tus alforjas, porque solo con eso podrás calmar tu estómago. Nadie compartirá sus víveres contigo. Eso se consideraría un acto de cobardía, para ti y para el que te ceda su alimento.

—¡Pero no pienso dejar a un inocente sin comer para poder hacerlo yo! ¡No pienso condenar a una familia a la hambruna!

Prisco está alterado. Sabe el daño que le hizo la invasión dacia, y por nada del mundo quisiera provocar él mismo ese agravio a un inocente. Siente que eso le haría transformarse en algo que no es.

—¿Y tu hija? ¿Qué le darás de comer? Es tu responsabilidad y tu deber alimentarla. Te lo recordarán esos britanos cuando el estómago de tu niña ruja y la haga retorcerse de hambre.

Prisco siente una punzada en el corazón. Puede que sí haya un motivo por el cual destrozar la vida de otro inocente. Pero… eso lo convertiría en un monstruo. ¿Justificaría el amor hacia su hija un acto tan atroz? ¿Debería hacer uso del terror para su propia supervivencia y la de su niña? Prisco quiere pensar que no, que todavía es un hombre sensato y que no debe ceder a la locura de la guerra, o acabará convirtiéndose él mismo en una bestia. Pero, por otro lado, es incapaz de condenar a Naevia a la hambruna… ¿Debe sacrificar su parte cívica por el bien de la niña?

¡Votación finalizada! Puedes seguir leyendo el capítulo siguiente para ver si tu opinión coincide con la de la mayoría de los votantes. ¡Y no olvides votar en el último capítulo actual cuando llegues a él!

Anuncios