lgata2

¡No me lo puedo creer! ¿De verdad pasa tan desapercibido? Echadle un ojo a la portada de la novela GÀTA, aquí arriba, y ahora seguimos hablando.

Vale. Lo habéis visto, ¿no? Me refiero al gato que sale en el escudo. Porque la mayoría de la gente no se da cuenta hasta que se lo digo y responde con un curioso “anda, qué gracioso, ¡si hay un gato!”. Lo cual, sería una simple anécdota de no ser porque su presencia, y la manera en la que lo hace, es clave en el desarrollo de la novela.

A ver cómo me explico sin hacer spoiler. Nerea, la muchacha de la portada, no es la protagonista en sí de la historia, no se ha ganado a pulso aparecer en primera plana. Ella representa algo en concreto para Néstor, el protagonista, lo conduce hasta el punto donde la historia tiene que llevarlo.

Y el hecho de que el gato aparezca, y lo haga en el escudo, es porque actúa como protector de según qué circunstancias a las que se ve abocado el verdadero protagonista, que es Néstor. No puedo decir más sin hacer añicos la historia, los que la habéis leído lo entenderéis, pero al hecho de que el pobre gatito pase desapercibido en la portada tenía que ponerle remedio.

Por cierto, podéis haceros con el libro aquí, y aprovecho para decir que en jonicaro.com aún está disponible la descarga gratuita si a cambio firmas la iniciativa de Change.org de bajar el IVA veterinario. No es obligatorio, te puedes descargar la novela igual; pero oye, molaría.

Y nada más por hoy, mi visita al blog ha sido escueta y anecdótica.
¡Nos vemos las instacaras por @icaro_jon!