storytelling

¿Tienes una historia personal mejor que la historia que cuenta tu libro? Espero que sí, porque si no estás jodido. Viendo Got Talent recordé un tip que no podía obviar en esta serie de consejos sobre cómo vender libros cuando no se venden libros, así que vamos a por él.

El storytelling es el arte de contar una historia y es un recurso cada vez más utilizado (y con más efectividad) por las marcas en sus técnicas de mercadotecnia. Te cuentan una historia para tocar tu fibra sensible con la que te atrapan y consiguen venderte cualquier cosa. Da igual que el producto sea bueno o una mierda, la calidad ya no es lo principal, lo que vende es el universo que lo envuelve. Sobre todo en mercados donde el producto no es una necesidad básica como son todas las artes, entre ellas la literatura.

Ojo, que esto no es algo nuevo en sí. Como comentaba al comenzar esta serie de consejos, no es más que una vuelta de tuerca a una técnica de venta casi tan antigua como el papiro. Al final siempre se trata de darle otro color a algo que ya existe. No es un secreto que los libros basados en hechos reales tienen buena salida. O que si el autor viene de una situación dramática, las puertas se le abren de par en par. Lo único que hacen ahora las empresas es abusar de estas ventajas llamándolas marketing emocional.

Abro un inciso sobre algo que me parece una injusticia: las personas que publican obras tras vivir una situación infernal tienen más facilidad para vender. Me parece estupendo, ojalá nadie tuviera que vivir situaciones así. Pero no nos olvidemos de esos tantos que en lugar de verse obligados a ello por factores externos, un día decidieron por motivación e ilusión propia ser artistas, que generan productos de mayor calidad, pero que quedan en el olvido de la masa indiferenciada por el simple hecho de haber tenido una vida relativamente sencilla. Solo pido eso, que valoremos a ambos bandos, sin intención de posicionarme ni de abrir un debate.

Pero vamos a lo que nos interesa. que es cómo sacarle jugo a esta técnica como escritores para mejorar nuestras ventas. Tienes que crearte una historia impactante y llamativa como autor. “¿Y cómo hago esto yo que soy una persona normal que solo escribe porque me gusta?”, me decís todos cuando os invito a potenciar vuestro perfil de autor. “¿Me lo invento?”. No, mucho cuidado, no se trata de mentir. Se trata de saber vestiros con eso que lleváis dentro y que os hace especiales. Todos lo tenemos, os lo aseguro, aunque no lo sepamos.

Por ejemplo, en el caso de “El sanador del tiempo“, yo hice storytelling sin saberlo. Yo soy biólogo, y como tal, recién licenciado tenía la mente cerrada y limitada al “científicamente demostrado”. Para entonces, mi hermana comenzó a trabajar con terapias energéticas, constelaciones y registros akhásicos (esto es, la influencia de las vidas pasadas). Mis enfrentamientos científicos con ella se convirtieron en aprendizaje, y ese libro es el resultado de la mezcla de estos dos mundos: El sanador del tiempo trata de científicos que viajan al pasado a través de una reconstrucción del ADN para curar enfermedades presentes. Toma cóctel. A día de hoy, soy una persona con una mente extremadamente abierta. Esa historia la contaba yo en las presentaciones sin saber que estaba haciendo storytelling, simplemente porque sabía que gustaba y atraía.

En el caso de Gàta, el universo que rodea al libro está más claro. Esa historia es por y para Leore, el gato que saltaba a mis brazos cuando entraba a casa y al que le debo que haya multiplicado mi sensibilidad por mil: quien tiene animales, paradójicamente, se humaniza. Y eso es lo que quería reflejar. Para ello, imaginé la situación que más deshumaniza a los hombres y metí a su protagonista en una guerra, una novela histórica hecha cuento para hablar sobre la sensibilización a la que nos exponen los animales; o como dice su lema: cuando los animales nos convierten en personas.

Incido en que todo esto no son vivencias especiales ni extraordinarias. Yo estudié ciencia y mi hermana se fue por las terapias alternativas, pura casualidad. Tuve un gato al que quise mucho y se marchó, como millones de personas. No hace falta tener una vida increíble, solo hay que saber contarla de manera que sea atractiva. Y, joder, eso es lo que hacemos los escritores, ¿no? Pues ya sabes, atrévete a tejer tu propia historia y a utilizarla como vestido y verás cómo la gente se acerca a ti, y a través de ti a tu libro.

Nada más por hoy. ¡Nos vemos las caras en @icaro_jon!