the-witcher-estreno-netflix-655x368-1

Lo confieso. Desde que vi el anuncio he contado los días hasta la publicación de esta serie, que por fin ya está disponible en Netflix. Hacía tiempo que no sentía ese nerviosismo, esas ansias por disfrutar de una serie, película, libro o cualquier tipo de obra, y eso que yo soy de los que se ilusionan con cualquier cosa. Los que me conocéis sabéis que no soy muy de portadas, que me gusta escudriñar entre la masa indiferenciada para encontrarme con autores y obras que son joyas en la sombra. Pero es que Sapkowski es mucho Sapkowski…

Ya lo he dicho muchas veces, está escrito. Andrzej Sapkowski es mi escritor favorito. Creo que tiene el equilibrio perfecto entre descripción y ritmo. Usa las palabras justas para meterte de lleno en la escena, y lo consigue sin utilizar ni una de más ni una de menos; sin florituras. Y sus potentes diálogos marca de la casa son regalos literarios para todo lector que se precie. Casi puedes diferenciar a cada personaje por su forma de hablar. La saga de Geralt de Rivia fue un antes y un después en mi devenir como lector, me sacó de la fantasía de colores tolkeniana para meterme en una realista y dura fantasía épica.

Los videojuegos de esta saga no he podido tocarlos, porque me falta potencia informática. También los tengo en mi lista de deseos, ya sabéis que a mis treinta y pocos soy un defensor nato de los juegos virtuales. El caso es que debido a eso voy todavía más virgen a la serie. No tengo ninguna imagen prefabricada del brujo, voy a abordar esta producción a pecho descubierto. Sí comparto la opinión de que me esperaba al actor más viejo y no tan idealizado, pero This is hollywood, lo entiendo.

Temo las producciones de Netflix. En cuanto a las películas, cada vez me da más la impresión de que tienen tanta prisa en fichar estrellas que en producir, y en cuanto a las series, qué decir de su abordaje a la adolescencia. Creo que a The Witcher le habría pegado más el estilo HBO. Pero he de reconocer que el anuncio me ha ganado. Veo seriedad y nivel. A mí, que se haya hecho alusión al concepto del mal menor, ya me tiene ganado. He oído muchas quejas, pero lo cierto es que no me han quitado ni una pizca de ganas. Soy consciente de la dificultad del salto del papel a la pantalla, y voy con la intención de disfrutar en lugar de buscar fallos o críticas.

Así que, seguramente al caer la noche me deleite con esta historia que tanta diversión me ha dado en forma de palabras, y que espero que siga dándome en su formato en imagen animada. ¿Y vosotros? ¿Os habéis puesto ya manos a la obra? ¿Qué os parece? ¡Sin spoilers, eh!

¡Nos vemos las instacaras en @icaro_jon!