CNOportada

¿Color de siete letras y que empieza por “G”? Si sabes la respuesta, puede que tú seas el elegido o la elegida. Esa será la primera de las preguntas a las que tendrás que enfrentarte para completar la historia de CAÓTICO NEUTRAL: El origen.

Tras el éxito del trivial de El último gato vikingo, damos un paso más allá y convertimos las preguntas en una historia para crear un librojuego interactivo. Esta aventura inmersiva nos servirá, además, para recuperar la saga Caótico Neutral.

Esta iniciativa viene como reflexión de la entrada anterior, en la que asumía que era responsabilidad de los escritores hacer más contenido original y entretenido, de manera que estimule y anime a la lectura. A ver si hay suerte y con estos retos interactivos la historia se hace más atractiva.

Si hay participación y prospera, iré publicando aquí los sucesivos capítulos. Sin más, os dejo el primero en vuestras manos para ver si sois capaces de descifrar el primer (y sencillo) enigma. Al final, tenéis un enlace que os llevará a una página para que podáis firmar como participantes exitosos. ¡Vamos allá!

——————————-

ACERTIJO 1

EL CONCURSO

 

Los nervios hacen que se te acelere el corazón y que tu respiración se agite. Es normal, estás en la final del concurso “Viaje a Sumergia”, ante la última pregunta. Si aciertas, habrás ganado y te llevarás un importante premio: podrás vivir en Sumergia, la primera ciudad flotante de la historia de la humanidad.

La simple idea de tener ese privilegio te provoca la excitación que sientes ahora. ¿Quién no querría vivir en la primera ciudad espacial fuera de la Tierra? ¿Acaso existe mayor aventura? Por no hablar de las buenas noticias que llegan desde allí y que hacen que Sumergia parezca un verdadero paraíso. Dirías que es tu sueño vivir allí, pero es que realmente es el sueño de cualquier persona.

El polímero de tu traje detecta tu nerviosismo e inyecta en tu piel a través de microagujas una dosis de acetilcolina para activar tu sistema parasimpático. Sientes la relajación de manera inmediata. Tu pulso se calma, respiras más lentamente y con más profundidad. Pero sacudes la cabeza, no quieres que esa sensación te adormezca hasta el punto de no poder pensar bien en la pregunta que están a punto de lanzarte.

Los acordes de “Alma en llamas”, el hit del momento, llegan a su fin. El grupo de moda ha sido invitado para interpretar su canción más famosa justo en el momento antes de la pregunta final. Aún puedes oler el humo inexistente y sentir el calor de la canción, ya que las ondas sonoras de sus instrumentos interfieren con tu cerebro para generarte esas sensaciones y darle más realismo al tema musical.

—¡Bien, bien, bien! —comienza a decir Jack Jauman, el presentador del momento, tras la actuación. Su tupé con triple tirabuzón se mueve al ritmo de sus agitados movimientos—. Después de esta gran actuación, seguimos con el concurso que… ¡puede estar llegando a su final! —grita señalándote—. Si nuestro concursante acierta esta última pregunta, ¡se acabó! Así que, ¡vamos a por ello!

Una esfera en mitad del escenario comienza a girar. Segundos después, explota, y de entre el humo aparece el holograma que representa a la azafata del concurso.

—La pregunta siguiente será una… —comienza a decir la representación holográfica con gestos seductores— ¡tripista!

—¡Tripista! —repite el presentador. Ya sabes qué tipo de prueba es. Es sencilla. Te darán tres pistas para acertar una palabra. No se te da mal ese tipo de pruebas. Tu nerviosismo aumenta al pensar que puedes ganar ese viaje, lo ves más cerca que nunca—. La primera de las pistas es… ¡que se trata de un color! —continúa Jack—. La segunda dice que… ¡tiene siete letras! Y la última y que te puede llevar al triunfo —te dice guiñándote un ojo—, ¡es que empieza por la letra “G”! ¡¡Tiempo!!

Un color que empieza por la letra G y que tiene siete letras. Tienes diez segundos para pensar. La cuenta atrás acaba, el silencio se hace a tu alrededor. Es tu momento. Si aciertas, te llevas ese anhelado viaje a Sumergia.

—Y bien… —te dice el presentador. Tu corazón ya no puede latir más deprisa. Has gastado todas las inyecciones relajantes de tu traje—. ¿Conoces la respuesta? Se trata del color…

Haz clic aquí y escribe la respuesta (en mayúsculas) cuando se te pida la contraseña