TrivialCNOpts

Millones de gracias por la participación en el primer capítulo del librojuego interactivo de Caótico Neutral: el origen. Así da gusto, joder. Así que, con la energía que da la ilusión y el agradicimiento, hoy seguimos con un nuevo episodio. Os aviso, toca subir un poco el nivel que ayer era para calentar. ¡A ver quién resuelve la prueba de hoy!

Para los nuevos, Caótico Neutral: el origen es un librojuego en el que el lector es el protagonista. En cada capítulo se plantea un acertijo relacionado con la historia de manera que el objetivo es que la lectura sea divertida y tenga ese punto pícaro y competitivo. En http://www.jonicaro.com voy poniendo los enlaces de todos los capítulos, por lo que podéis seguirla desde el principio en cualquier momento (aunque los capítulos anteriores ya no puntúen).

Y sin más, ¡vamos a por el segundo episodio poniendo a prueba vuestra capacidad de lógica!

———————————————————————————————

ACERTIJO 2

LA LEY SUMERGIA

 

Efectivamente, la respuesta era “granate” y eso te lleva a ganar la ciudadanía de Sumergia. Los días antes de la marcha pasan fugaces, con un nerviosismo y una ilusión creciente que se antepone a la nostalgia de pensar en todo lo que dejas atrás en la Tierra.

Finalmente, llega el día y conforme la aeronave que te lleva a la ciudad flotante se aleja de la Tierra, miras hacia atrás y sonríes. “Adiós al sufrimiento”. Sabes que en Sumergia todo es idílico, no dejan de llegar buenas noticias de una ciudad creada para el bienestar y la paz.

Cuando por fin te aproximas a tu nuevo hogar, de lejos observas esa esfera grisácea que parece a lo lejos la ciudad flotante, apenas una roca gigantesca en medio del universo. Pero a medida que te acercas, empiezan a definirse las diferentes formas que se despliegan a lo largo y ancho de varias placas gigantescas que actúan a modo de niveles y subniveles. Primero ves los edificios metálicos con estructura de pirámide escalonada, y poco a poco se van definiendo los jardines y los lagos artificiales. Te sorprende la ausencia de montañas y formaciones rocosas, realmente es una ciudad flotante, y poco más. No puedes despegarte del cristal, disfrutando de tanta novedad.

De manera imperceptible, atraviesas la capa que retiene la falsa atmósfera de la ciudad gracias a la gravedad artificial de los generadores de densidad del centro de la ciudad. La aeronave se dirige al aparcamiento de un gran edificio rectangular con un enorme patio interior que te hace pensar en un hospital, aunque bastante distinto a los que conoces. Varios habitáculos se despegan y se conectan en otro punto del edificio, como si el edificio pudiera dividirse en piezas y recomponerse a su antojo para facilitar sus actividades internas.

Tras el aterrizaje, un hombre cuya ajustada esfera textil parece formar un uniforme policial por sus colores azulados sale a tu encuentro.

—Sumergia a tu disposición —te dice en lo que parece ser el saludo adoptado en aquella ciudad flotante—. Permita que te acompañe en tus primeros pasos aquí.

Más que un acompañante, sientes que se trata de un vigilante, a juzgar por la pistola de su cinto. Pero a pesar de la confusión, no tienes motivos para dudar, por lo que avanzas a su lado a lo largo de la plataforma de la terraza a través de la cual te introduces en el interior del enorme edificio.

Este resulta ser, por los letreros que vas observando, un laboratorio más que un hospital. Avanzas a través de los blancos pasillos, que tienen líneas de colores en las paredes para orientar al personal en función del departamento al que se dirija. Una de ellas parece apagarse de repente, como si la sección a la que señala hubiera terminado su sesión y quedara cerrada.

Sin decirte nada, el vigilante-acompañante te hace pasar a un habitáculo a merced de una joven que te sonríe, aunque el traje de protección que la aísla del exterior no te da lo que se dice mucha tranquilidad.

—No te preocupes —te dice, al parecer leyendo tus pensamientos. Aunque lo cierto es que debe estar acostumbrada a tal confusión inicial en los recién llegados—. Es un análisis protocolario —dice mientras carga una pistola inyectiva y te invita a sentarte—. Sumergia es una ciudad libre de enfermedades infecciosas. Nuestro aislamiento nos permite librarnos de todo agente infeccioso de la Tierra, y eso es gracias a que analizamos a los nuevos integrantes con dedicación para asegurarnos de que no traen consigo estos molestos visitantes. —Se ríe como si hubiera hecho un chiste y sigue con su tarea—. Por eso te han traído directamente al laboratorio antes de poder dejarte pasear por nuestras calles. Pero pronto tendrás acceso a la ciudad.

Eso suena lógico. La única forma de mantenerse alejados de los patógenos es vigilar que los recién llegados no los traigan consigo. Así pues, dejas que utilice su pistola sobre tu brazo. Debido a la anestesia potenciada incorporada en la aguja, ni siquiera notas el pinchazo. El cargador de la pistola comienza a llenarse con ese líquido rojo que es tu sangre. La propia herramienta se encarga de cerrar la perforación, por lo que tu piel vuelve a estar intacta en menos de dos segundos.

Después, la joven te invita a acceder a una nueva sala. En esta, un hombre te espera tras un escritorio. Te invita a sentarte frente a él y accedes.

—Buenos días —te dice mientras presta atención a la mesa de su escritorio que hace las veces de pantalla táctil—. Voy a hacerte un pequeño test. Necesito confirmar que tienes un nivel apto de lógica para habitar en Sumergia. No, no me mires así… No es que aquí seamos discriminatorios ni que busquemos la raza aria, pero sí necesitamos un nivel medio de inteligencia para mantener la paz que nos caracteriza. Las leyes en Sumergia se basan en suposiciones lógicas, de manera que se excluyen las ideologías y pensamientos subjetivos. Solo así se puede conseguir un orden común, el de la lógica. Llámalo lógicocracia —dice, y sonríe ante esa invención mientras tú te preguntas si él habrá superado ese test de inteligencia—. El caso es que tienes que superar un pequeño test de lógica para asegurar que tienes la capacidad necesaria para comprender y aceptar las leyes y asegurar así una comunidad pacífica y sin conflictos.

El hombre te mira y ves cómo sus iris adquieren un color amarillento. No habías visto a nadie que se hubiera tratado con EMOLOUR, un fármaco que hace que los ojos cambien de color en función de la situación emocional de la persona. Al parecer, está entusiasmado de hacerte ese test.

Por la pantalla comienzan a desplegarse letras ordenadas en filas y columnas:

 

ABCDE
DAECB
CDBEA
¿¿¿¿¿

 

Es evidente que lo que tienes que hacer es rellenar la última fila, al menos tu inteligencia sí te llega para deducir eso. Pero completarla correctamente, eso es algo más complicado…

En la pantalla, aparece un teclado táctil invitándote a escribir las letras que faltan. Exprimes tus neuronas para dar con la solución. No has llegado a Sumergia para que te expulsen de buenas a primeras.

Acercas tu dedo al teclado táctil y marcas las letras que crees correctas.

 

Haz clic aquí y escribe la secuencia correcta en mayúsculas y sin espacios cuando se te pida la contraseña