visipildo

El que avisa no es traidor, y ahí voy con mi intención de crear una enciclopedia de la historia de forma amena y sencilla para aquellos que quieren conocer el pasado, pero les da pereza ponerse manos a la obra. En el blog os ofreceré resúmenes muy sencillos (que ordenaré en un índice principal en cuanto se avance y haya más entradas), y empiezo con la Edad Media en España. Para ser coherentes con el concepto de brevedad, empezamos ya con esos grandes olvidados de la historia española: los visigodos.

Caída de Roma e invasiones bárbaras - YouTube

Recién iniciado el siglo V, el Imperio Romano de Occidente, cuyos últimos gobernantes se han dedicado más a la corrupción que a la gestión de sus fronteras, se ve incapaz de resistir los ataques de los pueblos bárbaros no sometidos. Como consecuencia, estos pueblos (principalmente germánicos) comienzan a invadir los territorios del Imperio.

En el 409, el pueblo germánico de los suevos entra en la Península ibérica y se establece en el noroeste, en la Gallaecia. Los vándalos hacen lo propio en el sur peninsular. Por su parte, los alanos (estos de origen iranio) se asientan en la zona central. El resultado es que los romanos pierden casi todo el territorio de la provincia de Hispania, reduciéndose  su control a la Tarraconense al noreste.

Invasiones germánicas en la Península Ibérica

Incapaces de controlar a los invasores, los romanos pactan con Valia, rey del pueblo germánico godo, para que le ayude a acabar con estos invasores. Los visigodos cumplen con su parte y vencen a los alanos y expulsan a los vándalos. Los suevos se resisten un poco más, aunque en el 456 con la captura de su rey Requiario acabarían siendo parcialmente controlados.

Los visigodos recuperan por lo tanto la Península ibérica para Roma, pero los romanos, en plena decadencia económica y territorial, no son capaces de cumplir con los pagos y entrega de tierras prometidas. Por ello, los visigodos deciden quedarse con la Península para ellos mismos como recompensa por su trabajo y establecen el Reino Visigodo de Tolosa con capital en Tolosa (Tolouse, Francia).

Reino visigodo de Tolosa - Wikipedia, la enciclopedia libre

Ante el avance de los francos, los visigodos pierden sus territorios en suelo francés y trasladan su capital a Toledo, centrándose en la Península ibérica. Por su parte, en el 552, el emperador Justiniano I, en su intento por recuperar la gloria del antiguo Imperio romano, funda la provincia de Spania en el sureste peninsular con capital en Carthago Spartaria (Cartagena).

Tras este período de decadencia, los visigodos consiguen recuperar fuerza con el reinado de Leovigildo (573 – 586), el cual fortalece la monarquía y el control sobre los territorios independientes, por fin somete totalmente a los suevos y consigue recuperar territorios en Spania. Solo un error acaba con su auge: intentar unificar toda la península bajo el arrianismo, religión que gran parte de la población, con fuertes creencias romanas arraigadas, no estuvo dispuesta a aceptar.

Biografia de Leovigildo

Recaredo, hijo de Leovigildo, sí consiguió la unificación religiosa, pero tuvo que hacerlo a través del catolicismo. En el Concilio de Toledo, Recaredo se convierte y establece el catolicismo como la principal religión en el reino visigodo. Esto permite la mayor época de paz y esplendor del reino, que más tarde iría truncándose con los sucesivos reyes. En el 710, la muerte del rey Witiza, provoca una gran escisión entre los pretendientes al trono Roderico (don Rodrigo) y Agila II, que prácticamente divide al reino en una parte norte y otra sur.

En el 711, los musulmanes del Califato Omeya irrumpen en la península (con supuesta ayuda de los detractores del rey don Rodrigo), y el rey visigodo, sumergido en luchas locales en el note, se apresura para hacer frente a sus nuevos enemigos en Guadalete.

Batalla de Guadalete - Wikipedia, la enciclopedia libre

En la batalla de Guadalete, don Rodrigo, traicionado por parte de su ejército, es derrotado y asesinado. Los visigodos son entonces incapaces de unirse y presentar una resistencia eficaz, lo que provoca que el Califato Omeya avance rápidamente y con facilidad a través de la Península ibérica. El mismo año de la invasión, conquistan Toledo en un avance imparable.

Los pocos núcleos visigodos supervivientes se refugian en las montañas del noroeste. De entre ellos, el noble visigodo don Pelayo, consigue derrotar en el 722 a un ejército musulmán en las cuevas de Covadonga, insuflando algo de esperanza a los maltrechos cristianos.

1.300 años de la batalla de Covadonga • La Aventura de la Historia

Por su victoria fue elegido príncipe de los astures, convirtiéndose finalmente en el primer rey de Asturias. Esta victoria (que solo fue ante un cuerpo musulmán expedicionario), serviría para demostrar que los invasores no eran invencibles y a la larga daría origen a los reinos cristianos y al espíritu de la Reconquista.

 

Espero que os haya gustado esta parte de la historia que, desconozco el motivo, suele ser bastante desconocida. Decidme si os ha parecido ameno y sencillo, si os gustaría todavía más resumido o por el contrario más extenso… Mi objetivo es que sea agradable y que todo el mundo se entretenga descubriendo el pasado. Ese fue el objetivo de El sanador del tiempo, y quiero mantenerlo en esta nueva etapa.

Un saludo, ¡y estamos en contacto!