peninsula

Continuamos con este propósito de contar la historia de la humanidad en pequeñas secciones ágiles y sencillas, y si ayer hablábamos de la Hispania visigoda, hoy damos un paso adelante con la conquista musulmana de la Península ibérica.

Cuánto sabes de la conquista musulmana de la Península Ibérica?

En el año 711, el reino visigodo en la Península ibérica se encuentra dividido entre su rey Roderico (don Rodrigo) y los seguidores de su predecesor, Witiza. Con ayuda de los detractores del rey, las tropas del Califato Omeya desembarcan en Algeciras al mando del lugarteniente Táriq ibn Ziyad con la intención de expandir sus exitosas conquistas en el norte de África.

Biografia de Tariq ben Ziyad

Táriq (de cuyo nombre deriva el peñón de Gibraltar) conquista rápidamente Andalucía aprovechando que don Rodrigo se encuentra batallando en el norte contra sus enemigos locales. Finalmente, el rey visigodo sale a su encuentro de forma tardía en Guadalete, donde es derrotado tras ser traicionado en batalla por sus aliados witizanos, en los que no había tenido otro remedio que confiar debido a la dificultad de reclutamiento de tropas.

Batalla de Guadalete - Wikipedia, la enciclopedia libre

Tras la muerte de Rodrigo, los visigodos son incapaces de ponerse de acuerdo para hacer frente a la invasión y Táriq consigue expandirse rápidamente. Tras este éxito inicial, Musa ben Nusayr, gobernador de Ifriquiya, se une a la invasión y ambos conquistan Sevilla. En ese punto, se dividen para continuar la conquista del tercio meridional de la península y vuelven a unirse cuando Musa toma Toledo prácticamente sin resistencia. Con la caída moral y económica de la capital visigoda, el avance musulmán vuelve a acelerarse y los pequeños núcleos de resistencia visigoda se repliegan en el norte.

Musa y Táriq vuelven a dividirse, el primero dirección noroeste y el segundo hasta tomar Zaragoza. En Astorga vuelven a unirse rumbo a Lugo, en la Gallaecia. Con la Península ibérica prácticamente conquistada, Musa es llamado para volver a Damasco, conquistando más territorios a su vuelta. Solo Mérida, Tarragona y Narbona resisten a la invasión musulmana.

Invasión musulmana - Resumen fácil para estudiar

A finales del 712, Musa regresa a Damasco llevando consigo a Táriq. Musa es condenado por malversación de fondos, siendo finalmente asesinado en una mezquita y Táriq queda en la miseria. Abd el-Aziz, hijo de Musa, se hace cargo de la conquista en la Península ibérica. Somete a una sublevada Sevilla y la convierte en la capital de Al-Ándalus y se dedica a consolidar los territorios dominados más que a la conquista de los restantes, sofocando las revueltas y estableciendo pactos políticos, casándose además con la viuda de don Rodrigo.

Abd al-Aziz ibn Musa - EcuRed

Los pactos y la permisividad de Abd el -Aziz son tomados por el califa Suleimán I como un intento de acercamiento a los cristianos y ordena asesinarle por rebelión. Al-Hurr es enviado como nuevo gobernador por el califato, y este establece su base de operaciones en Córdoba en el 716. Al-Hurr reemprende las conquistas tomando Tarragona, atacando a los vascones y capitulando Pamplona.

La conquista musulmana hasta entonces había sido rápida, pero no tanto la consolidación. Al ser la población musulmana minoría en la península, las rebeliones eran constantes y el coste de mantener la estabilidad elevado. Por ello, en el 718, el califa Omar II valora abandonar la conquista de la Península ibérica, pero finalmente decide continuarla nombrando como gobernador a al-Samh ben Malik, el cual continúa consiguiendo territorios en el norte y extendiéndose hacia el sur de la Galia.

Tras una sucesión de gobernadores y de cierta resistencia visigoda en suelo francés, se establecen fuertes impuestos para rearmar el ejército y los musulmanes conquistan Carcasona y Nimes, los territorios más extremos del reino visigodo. Con ellos, se da por finalizada la conquista del reino visigodo.

 

Espero que os haya gustado esta breve y rápida explicación sobre la conquista musulmana de la Península ibérica y que haya mantenido el equilibrio que se busca en esta serie para que aprender historia sea algo ligero y entretenido. ¡Nos vemos en la siguiente píldora con la Reconquista!