Buscar

Jon Ícaro

Blog del escritor Jon Ícaro

Autor

Jon Ícaro

TU LIBRO NO ME SUENA (TODAVÍA)

akasfam

En un alarde de falta de originalidad y en analogía con el nombre del programa televisivo Tu cara no me suena todavía, se me ha ocurrido preparar un juego/concurso al que llamaré Tu libro no me suena todavía y que tendrá obras autoeditadas como protagonistas. Así que, autores eutoeditados, esto puede interesaros.

La idea, en principio, es la siguiente: podrán participar todos los autores autoeditados que lo deseen con una de sus obras a su elección. Yo abriré un apartado en mi página Web dedicado exclusivamente a este evento donde se expondrán todas las obras participantes con su sinopsis y su primer capítulo descargable. Los lectores que quieran participar tendrán acceso a ellos y los votarán, de manera que semanalmente alguna de ellas irá quedando eliminada.

Los títulos clasificados enviarán un capítulo nuevo cada semana que se subirá a la Web, de nuevo repitiéndose el proceso sucesivamente hasta que solo quede una obra ganadora. ¿Qué se pretende conseguir con esto?
Por un lado, que las obras autoeditadas ganen visibilidad y, oye, pues asegurarse alguna que otra venta porque imagino que alguno de los jueces/lectores querrán acabar algunas de las historias que empezaron a valorar. Por otro lado, los lectores podrán disfrutar de una experiencia literaria distinta, donde sus juicios de valor y sus opiniones serán fundamentales para el desarrollo del evento.

Si os interesa esta idea, hacédmelo saber; y si tenéis algún amigo autor que pueda interesarle, comentádselo. Si conseguimos que se anime bastante gente, yo me pongo manos a la obra y dedico un poco del tiempo que no tengo a ponerlo todo en marcha. Así que, bien por aquí, bien a través del correo juanpacheco85@gmail.com, poneos en contacto para darle vida a este proyecto que pienso puede ser divertido y productivo a la par.

Un saludo.
¡Que tengáis un buen día!

LA CERCANÍA DEL AUTOR

akasdis

Una de las grandes virtudes de la autoedición es el aumento de la cercanía con los autores. El panorama editorial tiende a concentrar las ventas en un reducido número de obras a las que dedica una promoción brutal. Y como en toda masificación, todo a su alrededor comienza a pasar bajo un filtro numeral donde las personas acaban adaptando roles comerciales.

En una profesión en la que el sonido de cada tecla no es otra cosa que un latido del corazón de un escritor dirigido a un posible lector, congelar los sentimientos me parece un crimen. Pero mi experiencia me dice que esta tendencia va a revertir esta dinámica. El último ejemplo, el que ha despertado en mí la ilusión necesaria para motivarme a escribir esta entrada, es la dedicatoria de un relato personalizado de Luis M. Núñez, autor de La sombra dorada.

Debo confesar que para mí ya era suficiente regalo que prestara atención a mis comentarios durante la lectura de su obra (que aprovecho para volver a recomendar, y no será la última vez que lo haga). Este detalle (y tengo entendido por otras personas que suele tener muchos de ellos) habla por sí mismo.

Reivindico estos acercamientos. Como lector los adoro. Como escritor, los necesito. Cierto, puede que estos vínculos no hagan mejor a las obras en sí, pero considero que obviarlos es un error muy grave para esta profesión. Creo que reducir el contacto a una firma masiva de libros es un engaño cruel. Cuando escribo, recién terminado el capítulo, estoy deseando mostrarlo, que me den su opinión sobre él (sea buena o no). ¿Cómo no voy a desear que se potencie ese acercamiento entre lectores y escritores?

Un saludo.
¡Que tengáis un buen y cercano día!

EL TRONO DE HIERRO en Alicante

cartel

¡Se acerca el invierno a Alicante! Bueno, la verdad es que no tiene mucho sentido que escriba esto entre churretes de sudor veraniego. Me refiero a la exposición que habrá en el castillo de Santa Bárbara dedicada al universo de Canción de hielo y fuego  que llevará a nuestra emblemática fortificación la esencia de Juego de tronos.

El año pasado pudimos disfrutar durante seis meses de una exposición de El señor de los anillos que a mí me dejó un poco frío.  En primer lugar, porque el grueso de lo expuesto eran miniaturas de escenas de la trilogía. Un trabajo excelente, una maravilla para los que adoren ese tipo de arte pero que a mí personalmente no me llega a apasionar, si bien lo admiro y valoro en su merecida medida. De lo que sí disfruté fue de las réplicas de armas y armaduras, aunque el hecho de exponer, por ejemplo, tres espadas Andúril, cada una de un tamaño distinto, le restaba realismo. Eso sí, la recreación de la caverna de Gollum, una pasada.

En cuanto a esta exposición, que solo será en la sala de la taberna, imagino que será más sencilla, y mi intuición me dice que se basaré en ilustraciones y fotografías más que en materiales tangibles del universo de Juego de tronos (aunque se rumorea que se mostrarán objetos inéditos y vestimentas de la serie). Ni idea. Ya os comentaré. Lo que sí puedo decir es que ver el cartel me ha hecho una gran ilusión, la justa al menos para dedicarle la entrada de hoy.

Un saludo.
¡Qué tengáis un invernal día!

LITERATURA ¿JUVENIL?

Dibujo

Ayer fui a la Biblioteca Pública de Alicante y, como cada vez que voy, fui a buscar La dama del lago de Andrzej Sapkowski. Como en cada visita que hago, me lo volví a encontrar indisponible, y no me parece tan conocido como para que siempre esté prestado. Así que pregunté a la bibliotecaria (desde aquí un saludo al personal de la biblioteca, siempre amable), y resulta que alguien se lo llevó hace dos años y desde entonces el tomo está en busca y captura.

Sin embargo, lo que más me sorprende del asunto es que la saga del brujo esté localizada en la sección Juvenil. Personalmente, yo la considero más adulta. No por las escenas de sexo, que los adolescentes están ya acostumbrados a todo, sino por las reflexiones anacrónicas que hace sobre diversos problemas mundiales actuales y su vasta narración que pienso interesa más a un público de más edad. Yo, bajo mi humilde opinión, no veo al brujo compartiendo estantería con Harry Potter, Eragon o Narnia…

Y esta situación me ha hecho reflexionar sobre un tema preocupante. ¿Acaso la fantasía es un género de adolescentes? ¿Se considera socialmente como tal? Porque ahí estaban apiñadas todas las historias de magia y espada (salvo la idolatrada Canción de hielo y fuego). Quiero pensar que no, que nombres como Patrick Rothfuss o Joe Abercrombie colaboran a que no sea así.

Y sé que muchos de los que conocéis el género en profundidad me vais a quitar preocupaciones con recomendaciones adultas que grabaré a fuego en mi memoria. Pero me preocupa el lector que no es asiduo a este género, esa cantidad potencial que puede ser atraída por este maraviloso tipo de lectura y que puede que ese pensamiento se convierta en una barrera fatal e infranqueable para ambas partes. ¿De verdad pensáis que la fantasía es un género infantil o de adolescentes?

¡Un saludo!

 

WILLOW – CineDeFantasía#1

akaswil

Ya sabéis que cuando escribo sobre un tema me gusta leer, ver y jugar sobre él. Así que, como estoy inmerso en la fantasía épica, mi idea era disfrutar de alguna serie del género, pero poco hay más allá de Juego de tronos (Las crónicas de Shannara me llama, pero no tengo MTV para echarle un ojo). Por lo tanto, he decidido hacer un ciclo de cine de este tipo de fantasía.

Y empiezo por Willow, la que en mi caso en y el de muchos de mi generación, fue nuestro primer contacto audiovisual con hechiceros, caballeros y monstruos. Con permiso de Conan y a pesar de que me gusta llevar un orden cronológico, he decidido empezar por esta película de 1988 porque supuso mi primer contacto con estos mágicos mundos.

willow-981190451-large

Willow narra la historia de un nelwyn (lo que vendría a ser ahora un mediano) que se cruza por casualidad (o por acción del destino) con Elora Danan, un bebé llamado a destronar a la reina Bavmorda. La misión de Willow es proteger a la pequeña para que en un futuro pueda acabar con el reinado del terror de Bravmorda.

Un argumento práctico y que peca de una de las cosas que más me desagradan en un guión, que es el uso de casualidades llamándolas destino. Pero es un buen punto de partida para este tipo de películas. Willow está desarrollada además sobre una historia original de George Lucas, y, ¿qué se puede decir que no sea bueno sobre la construcción de mundos de Lucas?

willow_elora-1

El desarrollo por su parte es ameno, divertido, entretenido. Peculiar, con algún chiste bien traído. Las actuaciones, no sé si solo me pasa a mí, pero en las películas antiguas siempre las veo más creíbles (hasta Val Kilmer me gusta como el caballero fanfarrón McMardigan, y eso que le considero un actor un tanto histriónico). Un punto a favor es el uso de actores con acondroplasia para representar a los personajes de pequeña altura. Bravo. Hay grandes actores con esta afección más allá de Peter Dinklage como demuestra Warwick Davis, que da vida al protagonista.

Los efectos especiales, a pesar de la barrera temporal, a mí me parecen más que adecuados para su época, incluso aún se disfrutan sin estar constantemente pensando en lo antiguos que son.

willowart

En conclusión, nos encontramos ante un clásico, con sus virtudes y sus defectos, que supone un buen punto de partida para el género, al que le falta profundidad pero compensa con entretenimiento y diversión y que yo, por mi parte, he estado encantado de volver a disfrutar.

Sin más, ¡que tengáis un fantástico día!

 

SE BUSCAN LECTORES ZERO

akasfue

Definitivamente, dejo un poco de lado la expansión de El sanador del tiempo. Me ardía por dentro escribir fantasía épica y tras ponerme con ello y estar disfrutándolo hasta el extremo, prefiero seguir en ese camino ya que considero que ese fuego puntual por escribir algo en concreto que se siente en un momento determinado debería ser un ingredente esencial de cualquier texto.

Así que me encuentro con una novela ya bastante avanzada y busco lectores cero. Si el objetivo de este blog es la interacción con los amantes de la literatura, es aquí donde todo toma un sentido brutal. Os necesito para sacarle brillo a la obra y ahora podéis ser parte directa de ella. Recibiréis los capítulos conforme vayan saliendo del horno (son capítulos cortos, ya conocéis mi estilo, de esos que se leen en diez minutos… y el ritmo será de un capítulo por cada par de días). Vuestra opinión sincera de ellos les darán forma y magnificarán el contenido.

La novela está construida en un marco fantástico pero que aborda la problemática sobre la que escribí hace poco, la manipulación de la ciencia en función de los intereses económicos. Más en concreto, la posibilidad de erradicar enfermedades mermada por el mandato del dinero. Es en realidad un cuento para reflexionar sobre esta triste realidad, pero para nada con un enfoque infantil. Menores, abstenerse.

El título provisional es “Éldervil y el cártel médico” y para poneros en situación, nos encontramos con un joven aprendiz de médico en medio de una guerra de sucesión en la que la facción enemiga subvenciona parte de su ejército gracias a una medicina que trata una extraña enfermedad, la bestiación. Los progresos en los estudios pueden ser clave para decantar la contienda, pero Éldervil se enfrentará a una cruda realidad que para nada comulga con sus ideales sanitarios.

Y hasta aquí puedo leer. Ahora os toca a vosotros. Si os animáis a formar parte de esta aventura, escribidme a juanpacheco85@gmail.com donde recibiréis más detalles para convertiros en lectores cero de mi próxima obra. Sobra decir que además de plasmarlos en los agradecimientos, os envío mi gratitud firmada con mi corazón.

Un saludo.
¡Que tengáis un fantástico día!

 

LITERATURA GAY

akasrec

En pleno burbujeo de reivindicación del colectivo LGTB, hago una reflexión y me (os) pregunto, ¿por qué no hay literatura homosexual de éxito? Por supuesto que hay novelas, y muy buenas, sobre esta temática. Pero las estanterías de los más vendidos se resisten a exhibir con orgullo una de estas historias que, y ahora me explico, tienen todo lo necesario para convertirse en una historia de amor titánica.

Sí. La homosexualidad comienza a frecuentar las páginas de los libros. Pero, a menudo, con personajes secundarios, como complementos. Pocas se atreven a centrar la historia en una relación homosexual y menos son las que consiguen llegar al éxito (ahora me decís algún título de renombre y me propináis un zas en toda la boca que, sinceramente, recibiría con alegría).

Y, realmente, tienen todo lo que una buena historia de amor, del grande, necesita. Los amores prohibidos, los rechazados, los que tienen que avanzar contra viento y marea y donde la probabilidad de éxito es baja y el fin dramático previsible son los que encogen el corazón. Es en las dificultades donde se demuestra que el amor es grande, que uno ama de verdad, por sí mismo, y no son las circunstancias las que han creado esa falsa ilusión. Es contra las adversidades cuando uno se da cuenta si de verdad quiere lo que quiere.

¿Qué sería de Romeo y Julieta sin su trágica historia amorosa? Pero ahora, en los tiempos en los que amar se ha vuelto fácil, Romeo y Julieta se irían de compras y se sentirían rebeldes por desobedecer a sus padres al no volver a su hora mientras un hipermusculado Romeo percute a una ninfómana Julieta en el barco de papá con vistas a una isla paradisíaca (sí, si os habéis fijado, es una crítica superficial a la literatura choni que llena las listas de ventas de la que ya hablaremos en otra ocasión).

No sé si es la sociedad que tenemos la que está generando esta inversión de valores en el consumo o al revés, pero desde aquí reclamo un poquito más de clasicismo en las historias de amor, un poco más de sinceridad y profundidad. Y en ello, la literatura homosexual, tiene un gran marco y un gran potencial que aportar.

Nada más.
¡Qué tengáis un día sexualmente libre!

 

GUARRILL@S, hoy entrada +18

akaspas

Subamos un poco la temperatura del blog, como si no hiciera ya suficiente calor con un verano que lo está dando todo desde el principio.

Comparto un pequeño fragmento y os pongo en situación. Éldervil es un joven miembro de una banda en la que Yamma, la más sensata del grupo, hace de madre de todos poniendo una nota de cordura al equipo.
El pobre de Éldervil sufre un trauma infantil que vuelve cada noche en forma de pesadillas y que no le deja dormir hasta que Yamma, en modo fraternal (¿o algo más?) le relaja con sus artes amatorias. Así han encontrado el equilibrio y así vence Éldervil su locura nocturna, pues hasta el momento aún no ha encontrado otro modo de conseguirlo. Aquí os dejo este trocito, ¡espero que os guste!

“Éldervil se revolvía en su cama. Como cada noche. Yamma había esperado que eso ocurriera, pues no había noche en la que el chico pudiera descansar impertérrito. Las pesadillas de su pasado le atormentaban.

Yamma siseó al lado del catre de Éldervil, de rodillas en el suelo. El chico se despertó e instintivamente se movió hacia una esquina de la cama, apoyando su espalda en la pared, con las piernas flexionadas y los brazos sobre sus rodillas. Como un niño asustado queriendo evitar lo inevitable. La joven puso una mano en el colchón de paja cubierto por una tela de lino. Luego la otra. Subió una rodilla y después la segunda. Comenzó a caminar a gatas hacia él que, sabedor de lo que iba a ocurrir negaba con la cabeza. Cuando estuvo lo suficientemente cerca, Yamma puso un dedo en los labios de Éldervil para pedirle que no hablara.

—Te voy a calmar esos nervios —dijo la muchacha acercándose a él y contoneándose, haciendo bailar su fino traje de seda.

—No hace falta —se apresuró a contestar Éldervil, aunque contra su voluntad sabía que sí era necesario.

La pelirroja movió ligeramente los tirantes del vestido blanco y este se separó de su cuerpo mostrando su desnudez. El suave roce de la magnífica tela al caer estimuló unos pezones que se mostraban orgullosos en dos pechos picudos no excesivamente grandes.

—He dicho que no hace falta —repitió Éldervil mientras se retraía a sí mismo.

Eso no evitó que la joven se aproximara sensualmente. La mujer puso las palmas de sus manos en las rodillas del chico y presionó hacia los lados para abrir sus piernas. Agarró el calzón y tiró de él con una fuerza imposible de intuir en sus delgados brazos, desnudando a Éldervil y dejando a la vista su miembro viril que comenzaba a erectarse de manera involuntaria. La chica acercó su rostro y lo introdujo en su boca, haciéndole sentir una placentera humedad. El miembro creció en tamaño, lo que hizo sonreír de manera pícara a la joven. Apenas hubo empezado el baile con la lengua, el chico sintió un cosquilleo en la entrepierna que no pudo controlar, derramándose en la cavidad bucal de la mujer.

La pelirroja se retiró de la cama y utilizó el suave vestido de seda para limpiar los restos de Éldervil de sus labios.

 —Seguro que ahora estás más relajado —dijo ella con una amplia sonrisa—. Prueba a dormir un poco.

Éldervil agachó la cabeza, avergonzado en todos los sentidos. Paradójicamente, no había disfrutado de aquella situación. Era una necesidad. Yamma lo sabía y cuando la apetencia le ardía por dentro lo aprovechaba en su beneficio, mientras que cuando no tenía el ánimo predispuesto igualmente mediaba porque si no sabía que él sería incapaz de alcanzar el sueño. Éldervil se tumbó en el catre, tumbado de lado y mirando a la oscura pared de piedra. Se durmió preguntándose qué buscaba la chica en aquel momento, lamentándose de no haber podido serle útil si se trataba del primero de los dos casos”.

LA LACRA DEL POSTUREO

akaspos

Hablemos hoy de eso que todos criticamos pero que a la vez alimentamos: el postureo. La reflexión la hago en concreto por una anécdota reciente, aunque era algo que antes o después tenía que comentar.

Resulta que hace unos días fui a visitar Alcoy y, entre otros lugares recomendados por la Oficina de Turismo, se encontraba el Círculo Industrial de Alcoy. Así que, allá fui. Se trata de la organización empresarial más antigua de la ciudad, una agrupación privada que a menudo realiza exposiciones en sus instalaciones con fragmentos de la historia obrera de la ciudad, sobre todo de la época de la Revolución Industrial. Y, ¿a quién le gusta tanto la historia que escribe libros sobre ella? Exacto, a servidor.

Así que allí fui cuando, por sorpresa, me dicen que no puedo entrar porque… llevaba pantalón corto. Claro que sí, guapi. Con el termómetro de la plaza pidiendo una tregua, llevar pantalón corto es una locura. ¡Qué insensato de mí! Acato las normas, por supuesto, ya que se trata de una asociación privada y jerarquizada (por mucho que su emblema sea una abeja que simbolice la unión obrera). Aunque, educadamente, pregunto el fundamento de esa norma. Sin intención de causar polémica (su sitio, sus normas, que yo al menos sí entiendo de respeto), pregunto en qué me convierte en peor visitante llevar pantalón corto. No hay respuesta que más odie que un “porque es así“, vacío como el desierto.

Como anécdota más grave, me entero que justo una semana antes se le impidió el paso a un autobús de alemanes por la misma razón. Claro que sí, ¡si viven aquí al lado para volver cuando quieran!

El resultado es que yo, que amo la historia y le dedico grandes porciones de mi vida, me quedé sin poder ver una exposición que supuestamente está hecha para que sea disfrutada de ella. Y aquí es a donde quería llegar. Cuando uno hace algo con pasión, se supone que quiere que esa ilusión llegue como un arpón al corazón de aquellos que puedan verse reflejados en ella. ¿Para qué creamos normas sin más fundamento que el beneplácito social que actúan como un muro para este cometido?

Pongo un ejemplo, más acorde con la temática del blog, que es el que hace referencia a las presentaciones de libros. He escuchado sandeces del tipo “traed amigos, familiares, conocidos, aunque no les guste el libro, lo importante es que se llene”. ¿Perdona? ¡Lo importante es que se llene… el corazón! Bien por ego propio o por dictamen de la editorial de turno, queremos que todos los asientos tengan un culo encima para conseguir la foto de plenitud que tanto anhelamos, aunque a los presentes les importe una mierda el objetivo principal de la reunión, que no es otro que compartir tu pasión con gente que pueda sentirse atraída por ella.

Prefiero que venga una persona, o dos, con una inquietud sana, con un lazo verdadero, que llenar la sala para poder decir “qué bueno soy”. De verdad. De igual manera, traslado la responsabilidad a los escritores, pues cuando el local está casi vacío se nota la desgana a la hora de presentar. ¡Es tu pasión! Tanto si viene una persona como mil, lo importante no es a donde va a llegar, sino la pasión con la que transmites el mensaje, y esa ilusión no entiende de cantidad, señores, es algo que se lleva dentro.

En serio, dejémonos de aparentar y de no ser lo que somos, o seremos lo que no queremos ser. El tiempo será el espejo que nos hará darnos cuenta de ello. Hacedlo, por lo menos, por vosotros mismos.

Un saludo.
¡Qué tengáis un buen día y no solo en apariencias!

Blog de WordPress.com.

Subir ↑