Buscar

Jon Ícaro

Blog del escritor Jon Ícaro

Categoría

amor

Historia o indecencia. ¿Y tú de quién eres?

2016-05-23_0002-762x1024

Benditos seáis los lectores cero, y mucho hemos de cuidarnos los autores de agradeceros vuestra labor y conservaros como las joyas que sois. Pero a veces, qué bonitos quebraderos de cabeza nos dais, cab***es. Hoy os quiero contar un dilema que tuve en la creación de GÀTA y que, a día de hoy, todavía no sé si escogí la opción adecuada. Este tema da mucho juego en las presentaciones del libro, y hoy os hago partícipes de él.

La novela comienza con Nerea, una joven de la Antigua Grecia que asegura que romperá su compromiso de matrimonio si su prometido no se molesta en conseguirle un gato egipcio. Néstor, el jardinero de su hogar y enamorado de ella, le promete que conseguirá ese animal para ella así que tenga que dejarse la vida en ello. Hasta aquí, bien, unos básicos cimientos para una tierna historia de amor. Quizás demasiado tierna.

El problema aparece cuando cuento que Nerea tiene 12 años y Néstor 30. Tras comentar esto, ya no es tan romántico el planteamiento, ¿eh? Pero el caso es que en la Antigua Grecia era lo normal. Comprendo, a la perfección además, que a día de hoy se considere una atrocidad (y lo es, por supuesto), pero en aquella época era lo estipulado. Y he aquí la pregunta que intenté responder más de mil veces en mi mente con distintos resultados: ¿debía mantener la fidelidad histórica y mantener las edades o modificarlas para que esta relación no pareciera tan atroz?

Reconozco que a mí me gusta mantener el rigor histórico, me parece una falta de respeto alterarlo en las novelas. Además, la edad iba acorde al comportamiento de Nerea: una niña que quiere un gato egipcio por un puro capricho infantil. Pero varios de mis lectores cero me advirtieron que no solo iba a recibir críticas por ello, sino que eran incapaces de disfrutar de la lectura al no dejar de pensar en esa relación como algo incorrecto. ¿Qué hice entonces?

Cambiar la edad de Nerea, por supuesto. Eh, no me miréis así. ¿Qué habríais hecho vosotros? No, en serio, ¿qué habríais hecho? Tengo curiosidad por conocer las distintas opiniones. Lo que sí tuve cuidado fue de justificar que Nerea se casara tan tarde. Como el motivo del casamiento era en esa época puramente económico y ella pertenece a una familia relativamente acomodada, puede permitirse que su padre Megacles, bruto en apariencia pero con un enorme corazón al fin y al cabo, acabe retrasando el momento de su casamiento. Eso, junto a un par de pinceladas más que pienso que hacen que esta modificación sea coherente.

lgata2

Pues eso. Solo quería compartir con vosotros un debate que fue un quebradero de cabeza en su momento, pero que reconozco que ahora le da vida a las presentaciones de GÀTA. Espero que os haya gustado.

Nada más por hoy, ¡nos vemos las instacaras en @icaro_jon!

 

Anuncios

¿PREPARADO PARA ELEGIR A TU TIRANO?

Sin título

¿Preparados para elegir este domingo a nuestro próximo dictador presidente? Iba a hacer hoy una entrada de descargo preelectoral, pero qué mejor telón de fondo que la antigua Atenas para reflexionar sobre democracia, y lo haré a través de Néstor y Nerea, protagonistas de GÀTA, para los que os quedasteis con ganas de más respecto a su relación o para los que queráis conocerlos.

Es más, se me ha ocurrido de vez en cuando escribir relatos con el universo GÀTA de trasfondo sobre temas de actualidad, creo que puede ser interesante. ¡Y aquí va el primer experimento!

 

nene

—¡Parecen jabalíes salvajes con esto de las votaciones! —dijo Nerea como saludo al entrar en el patio que Néstor, el jardinero del hogar, se encargaba de cubrir de vistosa vegetación. A

unque su cometido era dar color a aquel lugar, sentía que solo lo conseguía cuando Nerea hacía acto de presencia. Néstor, al ver entrar a la muchacha, sintió que las estatuas de las diosas que adornaban aquel espacio exterior cobraban vida, alimentándose de la esencia de la chica a la que, en secreto, amaba. Nerea se sentó en uno de los bancos de piedra cruzando una piedra sobre la otra, convirtiéndose, en opinión del jardinero, en la flor más vistosa de todo el lugar.

—Sí, están muy emocionados, es cierto… —afirmó Néstor con un temblor de manos que hacía que se le cayeran varias de las semillas que previamente había seleccionado como dignas del patio del señor Megacles, el padre de Nerea.

—¿Y tú no votas? —preguntó ella haciendo que el jardinero agachara la cabeza debido al peso de la humillación de tener que reconocer que no era una persona importante. Nerea se dio cuenta de su falta de tacto y rectificó—. Bueno, tampoco creo que sea algo tan importante…

—¡Cómo que no! —exclamó Néstor promovido por el orgullo democrático que le habían contagiado en la academia en la que se había formado como botánico sus compañeros que estudiaban la política—. ¡Cien de los mil funcionarios son elegidos por votación! Y entre ellos, los diez strategoi.

—Es decir… —comenzó a decir Nerea mientras pensaba, con su dedo índice en la barbilla y mirando hacia arriba—. Que los ciudadanos eligen a diez personas para que gobiernen. Y ya está.

—¿Y ya está? —cuestionó Néstor sintiendo indignación en su corazón, al menos en la ínfima parte que no estaba ocupada por el amor que sentía por la muchacha.

—A ver, explícame… —Nerea palmeó el hueco que había a su lado en el banco. Néstor accedió, sabiendo que arriesgaba demasiado con aquella cercanía. Pero todos estaban ocupados con las tareas electorales y había pocas probabilidades de recibir una reprimenda por acercarse tanto a la hija del señor de la casa. Una vez se hubo sentado cerca de ella, Nerea continuó hablando—. Como las mujeres no podemos votar y estoy casi todo el tiempo en el gineceo donde de política se habla muy poco, desconozco completamente el proceso.

—Pues la mayoría de magistrados son elegidos por sorteo, pero los más importantes los elegimos nosotros… Los ciudadanos libres con derecho a voto, quiero decir. —Néstor resopló, los nervios eran inversamente proporcionales a la cercanía a Nerea. Aunque se había sentado en el extremo opuesto del banco, este le quemaba como si estuviera en el mismísimo Hades—. Y ellos gobiernan con la confianza que le dio el pueblo.

Nerea estalló en una carcajada, tan exagerada que Néstor, de no estar prendado por el brillo de su alegría, se habría molestado.

—¿Solo es eso? —advirtió Nerea—. ¿En serio? Había oído que la delocracia…

—Democracia —corrigió Néstor.

—Eso, que la democracia era que los ciudadanos gobernaban. Pero no, lo hacen unas pocas personas. Muy pocas, de hecho, si las comparamos con todos los atenienses.

—Pero son elegidos por todos —apuntó Néstor, que no entendía cómo Nerea estaba ridiculizando el avanzado sistema político de la polis.

—No, no… A ver… Todo eso es… ¡muy inútil! —Néstor torció el gesto ante esa opinión—. A ver, imagina que yo te elijo como esposo. Bueno, que pudiera hacerlo de no ser porque estoy comprometida por Leandro… —Esta vez la que agachó la cabeza por la timidez fue ella—. Solo imagínalo, ¿de acuerdo? Sería cierto que yo te he elegido a ti, pero tú podrías gobernar con mi cuerpo como quisieras, sin que yo pudiera poner objeción alguna, porque, claro, yo ya he elegido.

Néstor sintió que algo le arañaba en el bajo vientre al interpretar esas peligrosas palabras que Nerea había utilizado de forma ingenua. Gobernar su cuerpo… Se sacudió la cabeza, eliminando aquellos calenturientos pensamientos.

—Pero la gente vota a aquellos que les genera confianza —dijo Néstor, y procedió a continuar con aquel ejemplo que tanta alegría le causaba—. Si tú me eliges a mí, es porque sabes que voy a cuidar bien de ti. Es así de sencillo.

Él no sabría cuidar de otra forma de ella, eso lo tenía claro.

—No, no, no es así de sencillo —siguió contraatacando ella—. Yo te elijo a ti, pero después no puedo opinar de tu forma de actuar. Delocra… Democracia sería que pudiera, cada día, en cada momento, intervenir en tus decisiones. Yo puedo elegirte a ti como esposo porque sé que cuidas bien las plantas, y apuesto que tú sabrías perfectamente cuáles son mis favoritas, pero… ¿Y si algún día cambiara de flor favorita? ¿Cómo te lo haría saber? ¿No tendrías que preguntarme acaso cada día cuál es mi favorita? Quiero decir, yo no sé qué voy a querer mañana, ¡nadie puede saberlo! Tendría que poder opinar más veces…

—¡Pero no puedes preguntar a los ciudadanos tan a menudo!

—Y, otra cosa… —sigiuó Nerea, emocionada por aquella conversación sobre un tema que casi nunca podía tratar—. Solo puedo votar a una persona, y lo te votaría a ti por lo bien que cuidas de mi jardín. Pero, reconócelo, no tienes ni idea de cantar. ¿Tendría entonces que elegir entre un bonito jardín o una buena canción? No tendríamos por qué congeniar en todo. Por eso, ¿no podría elegir a varios para cuidarme? —Néstor sintió una punzada en el estómago al pensar en otras personas cuidando de Nerea—. No, espera, ¿no puedo elegir una persona para cada cosa? ¿No puedo votar en función de cada cosa que me interese en vez de todo junto?

—Bueno, en eso creo que tienes razón… —aceptó Néstor—. Creo que cada vez que ocurriera algo importante se debería consultar a los ciudadanos, para que puedan elegir sobres aspectos independientes. Si no, solo acabarán eligiendo basándose en uno en concreto, y solo uno tendría valor para la elección… —reflexionó Néstor, dándose cuenta de que al final los ciudadanos solo votaban respecto a lo que influía en el saco de sus monedas, dejando de lado la gran mayoría de otros aspectos cívicos que pasaban a ser, según ese sistema, secundario.

—Creo que tengo que irme, me ha encantado hablar contigo —dijo Nerea levantándose al advertir que varias personas entraban en el patio.

—Nerea. ¿Sabes lo que pienso? —preguntó Néstor intentando retener unos segundos más a la muchacha con sus palabras—. Creo que tu idea de la política se asemeja mucho a la del amor. La de los aedos, al menos. Estoy de acuerdo, habría que preguntar cada día y sobre más temas a los ciudadanos. Pero mucho me temo entonces, que lo que falta en la política es precisamente amor. Espero que en un futuro sí esté presente en el gobierno. Los oradores deberían aprender de ti.

Nerea sonrió a modo de despedida, feliz por aquel intercambio de pareceres y por la satisfacción del reconocimiento. Cuando ella estiraba aquellos labios, el alma de Néstor se engrandecía. El joven sabía que en todas las opciones que él tuviera para escoger, la elegiría siempre a ella. Pero en el sentido amoroso, su corazón estaba sufriendo una tiranía.

Spin-off de Gàta.
¡Nos vemos las instacaras por @icaro_jon!

Y de regalo, ¡boli súper cuqui solidario!

promoboli-768x514

¿Es o no es una locura de bolígrafo? Buf, ¡me encanta! Tanto que voy a regalarlo con cada ejemplar en papel de GÀTA. Pero es que, además de bonito, es solidario.  Comprado directamente de las protectoras. No tiene precio la cara que ponen en el stand cada vez que les digo que me den 10 o 20 de esos bolis más que ya se me han gastado los anteriores. Así que, haciéndote con él, también estas colaborando con esas personas que lo dan todo y más por cuidar de los peluditos.

¡Pero cuidado! Si quieres tu ejemplar con bolígrafo solidario tienes que pedírmelo personalmente escribiendo a jonicaroescritor@gmail.com, donde te diré cómo conseguirlo. La compra a través de Amazon no incluye el bolígrafo, esto es algo que hago yo de manera íntima y personal. Pero no te preocupes, que cuesta lo mismo que a través de ellos. Es más, sale incluso más barato: porque en este caso los gastos de envío corren de mi cuenta.

¿Algo más? Pues sí. Como te lo envío yo directamente, tendrás además tu libro firmado. Esto no es un añadido más para ti, sino una necesidad por mi parte, porque me muero por agradecerte que me des la oportunidad al hacerte con mi libro y que este haya servido al menos un poco para ayudar a los gatetes.

¿¿Y algo más?? Pues sí. Que si quieres echarle un vistazo al libro primero para ver si te convence, aquí abajo te dejo de muestra toooodo el Acto 1 para que puedas echarle un vistazo. ¡Espero que te guste y que te animes a esta nueva aventura en la que aúno gatos y libros!

Haz clic aquí para descargar el Acto 1 de Gàta en PDF.

Haz clic aquí para descargar el Acto 1 de Gàta en ePub.

Sinopsis
Nerea, una joven ateniense, está dispuesta a disolver su compromiso con el aristócrata Leandro si este no le consigue un gato de Egipto. Ese capricho, esa estupidez a ojos ajenos, está a punto de acabar con un futuro matrimonio necesario para su familia. Por su lado, Néstor, el jardinero del hogar, está dispuesto a conseguirle ese gato para ganar su favor y hará todo lo que esté en su mano para ello, incluso recorrer medio mundo al lado de Alejandro Magno. Lo que Néstor no sabe, es hasta qué punto tal cometido le acabará cambiando la vida a él mismo, cuando el oportuno felino acabe demostrándole que a veces los animales nos convierten en humanos. 

leore

¡Nos vemos las instacaras en @icaro_jon!

¿POR QUÉ ME TENGO QUE LEER TU LIBRO?

wp

A ti, que tanto insistes: ¿por qué cojones tengo que leerme tu libro? Si como autores no os habéis hecho a vosotros esa misma pregunta, estáis jodidos. Yo me la hago a menudo, con esa violencia verbal incluida, porque así parece que me espabilo un poco más.

Salvo que seas uno de esos afortunados tocados por la gracia del boca-oreja cuyos libros pasan de mano en mano por ensalzamiento popular, deberías hacerte a ti mismo la pregunta que encabeza esta entrada. Lo normal es que te cueste vender, que te resulte difícil incluso encontrar gente que quiera leer tu libro, aunque este sea gratuito. Es así de duro. Es muy triste saber que publicar un libro es dar un salto a ese vacío en el que nunca sabrás si tu enorme inversión temporal y creativa (y de ilusión, que al final es la más importante), será recompensada.

Pero el primer paso para salir de esa fosa literaria es reconocerlo. Existen millones de libros ahí fuera, se crea una tonelada de papel literario al día y además compites con el pasado, con el presente y con el futuro (sí, hay gente que reserva libros que todavía no están escritos y que venden más que el tuyo). No pasa nada. Hay que ser humilde. Ante tanta oferta, ¿por qué tendría alguien que comprar mi libro? Hay que ponerse en posición del lector, y comprenderlo. Solo así entenderemos dónde nos hemos metido realmente al publicar.

– Hola, me llamo Jon, y soy escritor.
– Hola  Jon, bienvenido a escritóricos anónimos.

Una vez reconocido esto, llega el momento de ponerse manos a la obra, aparcar las excusas y utilizar el tiempo que dedicamos a los lamentos a acabar con esos ceros en nuestras ventas. Los días en blanco no dejarán de existir hasta que tú mismo no te respondas a la pregunta inicial y la uses para contagiar a tus posibles lectores. ¿Por qué tendrían que leerse tu libro? ¿Eh? No, en serio, ¿por qué? Y no, la respuesta de porque es lo mejor que se ha escrito nunca no me vale, no te ancles en razonamientos subjetivos.

Tienes que responder con aquello que te haga conectar con el lector, ese punto de magia que lleve a tus lectores irremediablemente hacia tu obra. Ese toque especial que tuviste cuando por inspiración divina te llegó la idea sobre la que querías escribir y que espero que no hayas perdido en el largo desgaste del proceso de escribir y publicar.

Por ejemplo, yo ahora que estoy en plena promoción de GÀTA, trato de contagiar a mis posibles lectores el motivo por el que escribí esa historia, ese por el cual esta novela romántica animalista existe y que me sirve para responder a por qué deberían leerla. Evidentemente, primero hago uso del ámbito personal para crear un entorno cercano y acortar distancias. Va dedicada a un gatito al cual echo mucho de menos y es una forma de agradecerle que me haya convertido en una persona más sensible. La gente conoce esta novela por esa anécdota. Pero la novela no va sobre él. Ni sobre mí. Es un cuento sobre cómo la cercanía de un animal nos puede cambiar la personalidad para bien: o lo que es lo mismo, cómo un animal puede acabar convirtiéndonos en personas.

Así que, en mi caso, ¿por qué tienes que leerte mi libro? Pues primero, porque es ligero y entretenido. Yo no escribo un libro si no estoy convencido de que este va a ser disfrutado, si las páginas no se pasan solas; eso lo tengo claro. Segundo, porque vas a aprender un montón de la Antigua Grecia sin que te des cuenta, como esas cintas que se ponen por la noche mientras dormimos para aprender idiomas sin esfuerzo.

Y por último, y por ello más importante, porque amas a los animales. Esa adoración que hay en sus páginas sé que va a resonar en ti. Solo los que convivimos con animales sabemos el poder que tienen sobre nuestro corazón. Y solo ese tipo de personas va a entender la metáfora de este cuento: la transformación de su personaje principal y la mentira que es la historia romántica que se relata para llegar a ese punto. Solo esas personas van a comprender la verdadera función de esta historia, y sé que en esas personas resonará esa magia especial que he impregnado en esta novela breve.

Al resto, sé que no se la voy a vender, lo tengo claro. Si me pregunto por qué deberían de leer mi novela, se me ocurrirían muchos motivos, pero ninguno de ellos son ese chispazo que sé que va a hacer que mi historia funcione. Pero respecto a los que sí les gustan los animales, sí siento que la van a disfrutar, en ese momento sé por qué deberían leerla: porque van a entender esa ilusión con la que escribí GÀTA y va a resonar en ellos haciendo de la lectura algo más que pasar páginas.

Concluyendo: tengo claro que si alguien acaba dándole una oportunidad a GÀTA, será porque la intención que puse en ella es lo que actuará como pegamento entre mi experiencia escritora y su experiencia lectora. Sé que es ese vínculo es la respuesta a la pregunta con la que abordaba esta entrada. Como también estoy seguro de que todas las ventas que se están consiguiendo han ido por ese camino. Cada historia tiene un canal de ventas muy específico que hay que encontrar, es inútil lanzarla al azar. Solo si encuentras esa magia que te hará conectar con el lector, verás que las ventas comienzan a despegar.

Y nada más por hoy. Si eres autora o autor, respóndete a esa pregunta y encontrarás el camino que te llevará a tus lectores. Estoy segurísimo de ello.

Un saludo, ¡nos vemos las instacaras en @icaro_jon!

GRATIS 12 y 13 de febrero – GÀTA: Novela ¿romántica?

gratisk

Hola, soy Jon Ícaro, ¿me recordáis? Después de tanta ausencia por el blog, no me extrañaría que la respuesta fuera negativa, pero ya sabéis que tras mis desapariciones temporalmente forzadas, siempre vuelvo con contenido compensatorio. Y aquí os traigo el regalo de reyes. Un poco tarde, sí, pero más vale tarde que nunca (o eso espero).

Los días 12 y 13 de febrero tendréis GÀTA en descarga gratuita para Amazon Kindle. ¿Qué es Gàta? Ah, sí, ¿os acordáis que dije que tenía un proyecto de crear una novela donde un gato iba a ser el protagonista o el hilo conductor de esta? Bien, pues adivinad lo que he estado haciendo durante mi desaparición. ¡Exacto! La historia ya está terminada y publicada.

lgata2

Está basada en una leyenda que leí y que me encantó, sobre una mujer griega prometida a un aristócrata que decidió romper su compromiso porque su futuro esposo no quería conseguirle un gato egipcio. Sobre ese fundamento se desarrolla una novela… ¿romántica? Bueno, eso es lo que parece en primera instancia, pero luego la historia de amor se convierte más en un medio que en un objetivo, recordad que aquí el protagonista es un gato y no quiero que esto sea nada zoofílico. El caso es que la novela ya está lanzada y con la ilusión remanente tras la publicación, os la hago llegar de manera gratuita.

Considero que no es justo pagar por algo que no sabes si te va a gustar, soy un amante del Pay After Show y esa es la política que quiero aplicar, en tanto que los limitados días gratuitos de Amazon me deje. Te descargas la novela gratuitamente, la disfrutas, y luego, si te ha gustado, si crees que lo merece y quieres y te apetece, este es el trato: después compras El sanador del tiempo, que son 3 libros en 1 por un precio de 0,99 € y ese será tu pago y nuevo regalo por Gàta.

Y si no, pues no pasa nada. El simple hecho de que os hayáis interesado por la historia ya es para mí un pago, los escritores somos trabajadores de la vocación y esa felicidad de que alguien se aproxime a lo que hacemos es ya de por sí la mejor de las recompensas. Además, y esto va para los que también sois escritores, el simple hecho de que alguien se descargue gratuitamente tu novela posiciona en Amazon, y ayuda a que esa ilusión y ese empuje del propio autor por intentar darlo algo de visibilidad a su historia se materialice.

Así que, nada más. Mil millones de gracias si al final decidís darle una oportunidad a Gàta. En tal caso, espero que disfrutéis de ella tanto como yo escribiéndola.

Nada más por hoy.
¡Nos vemos las instacaras en @icaro_jon!

leore

GATO ASESINADO EN YOUTUBE – Se nos va de las manos

Corre como la pólvora la noticia del vídeo de un adolescente que mató a golpes su gato para mostrarlo en Youtube; corre casi tanto como la indignación en mis venas cuando leo este tipo de noticias. No entiendo cómo alguien puede hacer algo así.

O sí, lamentablemente puedo llegar a comprenderlo. Parece que todo vale para viralizar un vídeo y llegar al éxito, y para ello se recurren a idioteces, cada cual más vergonzosa para nuestra condición humana. Parecemos haber perdido el filtro de la decencia, y cuanto más impactante es lo que mostramos, pues mejor. Ese acto de premiar la estupidez es lo que lleva a un cerebro en ebullición como es el de un adolescentes a cometer estas atrocidades. El culpable es él, y quizás la educación que ha recibido, pero la pistola en su mano la hemos puesto nosotros.

Siempre digo que somos lo que consumimos. En una sociedad tan deshumanizada como es la capitalista, solo tenemos una herramienta para cambiar el mundo: el consumismo. ¿Para cuándo un viral de una persona ayudando a otra? ¿Para cuándo un viral de un científico hablando de una posible cura para una enfermedad? ¿Para cuándo un viral de un rescate animal de los tantos que con tanto esfuerzo hacen las protectoras a diario? No, lo viral es ver cómo matan un gato, y eso es lo que premiamos con tanta expectación sobre lo bizarro y lo absurdo, con tanto vídeo de mierda en internet.

Espero que más de uno reflexione sobre esto y que sea consciente de que lo que ve en internet es lo que está promoviendo en el mundo. Solo así la muerte de este animal inocente podrá tener, aunque sea un mínimo, de sentido.

Perdón por el amarillismo, ya sabéis que ando un poco sensible en el tema gatitos, y que el libro que publicaré en breve lleva como lema “cuando los animales nos convierten en personas”. Aprovecho, de paso, para invitaros a la lectura conjunta que se está llevando a cabo.

Nada más por hoy. Un abrazo. ¡Nos vemos las instacaras en @icaro_jon!

CUANDO DESCUBRES TU VOcatCIÓN

lecon

Sé que escribir es mi vocación porque cuando me preguntan por qué lo hago no sé qué contestar, y sin embargo soy incapaz de despegarme del teclado y sé que con cada letra que utilizo hago que las agujas del reloj se paren; pierdo la noción del tiempo creando historias.

Sé que escribir es mi vocación porque yo una vez tuve el sueño de ser leído y de que mi ilusión se materializara en forma de libro. Hasta, de vez en cuando, incluso vendo alguno que otro, y siento en las tripas esas mariposas traicioneras que te hacen creer en la ilusión de que algún día podrás vivir de esto.

Sé que escribir es mi vocación porque mis lágrimas son la prueba física de algo tan etéreo como es la conexión con un lector con el cual estableces una indecorosa relación mediante el simple uso de las palabras.

O eso creía. Antes pensaba que mi vocación era escribir. Ahora resulta que enlazar palabras no era un objetivo, sino un medio para algo superior.

Con la edición de GÀTA, novela que publicaré el próximo enero, me estoy reencontrando a mí mismo. No solo junta dos de mis grandes pasiones, literatura y felinos, sino que lo hace con un cometido que trasciende más allá de sus páginas: sirve a esos seres que a mí, personalmente, me han afilado la sensibilidad hasta el punto de amar la vida de otra manera.

Y es que GÀTA va de eso, es una novela histórica-romántica cuyo eje gira sobre lo que estos animalitos nos pueden ofrecer a nosotros como personas. Que no es poco, y si no que se lo digan a Néstor, el protagonista. Pero más allá de lo moralizante, es una historia que me está haciendo moverme con un objetivo por el cual me derrito. De momento, estoy llevando a cabo una lectura conjunta solidaria para colaborar con la protectora de Alicante Felinos lo Morant. Que, por cierto, aún puedes unirte, solo llevamos 4 capítulos y no te costará nada ponerte al día. Si te animas, escribe a jonicaroescritor@gmail.com para más información.

Y en un futuro, las implicaciones de GÀTA serán mucho mayores. Esta novela ha sido una gran revelación para mí como escritor, hace que la felicidad no solo me llegue por el hecho de escribir, sino también por sus consecuencias, y eso hace que mi sueño como escritor se actualice a un 2.0. Amo esta novela, de verdad, y cuando algo te llena tanto, te haces un friki de ello, y a día de hoy no me veo escribiendo otra cosa que no sea de esta serie.

En fin, que quería informaros de esta nueva sensación que va a repercutir mucho en mi obra y en este blog. Me vais a ver más felino que nunca de aquí en adelante (aunque los que me seguís por Instagram ya conocéis mi pasión por estos animalitos).

Y nada más por hoy. Bueno, sí, que en cuanto pueda me pongo al día contestando comentarios, ya veis que ando un poco liado últimamente.
Un saludo, ¡nos vemos las instacaras por @icaro_jon!

LECTURA CONJUNTA ONLINE y SOLIDARIA – GÀTA

lgata

Como cada vez que se me rompe el alma, deshago mi ausencia por estos lares (casi un mes esta vez) y vuelvo a pedir vuestro hombro para apoyarme. Y llorar, de rabia e impotencia. Pero esta vez, os pediré incluso algo más.

Los que habéis estado al tanto de mis últimas entradas y de mis publicaciones en Instagram, ya teníais muchas pistas sobre mi próximo trabajo: una novela por y para los gatos, donde estos animales eran los protagonistas tanto dentro como fuera de sus páginas. Esperaba con ella ir más allá del papel, con la intención de otorgarle fines solidarios. Le debo mucho a los gatos, solo ellos han descubierto rincones ocultos en mi corazón, y esta iba a ser mi forma de agradecérselo (en especial a mi Leore, siempre en mí).

Pero la brutal e inhumana irrupción de unos desalmados en la protectora Felinos lo Morant matando a golpes a nueve gatos lo ha acelerado todo. A esa protectora le debo las dos bolas peludas que inundan de amor mi hogar, y no puedo quedarme de brazos cruzados. Así que, a modo de tirita para intentar curar esta herida emocional se me ha ocurrido hacer una lectura conjunta solidaria de la novela que estaba terminando de editar y darle uso incluso antes de su lanzamiento.

lecon

¿Y cuál es la idea? Pues los participantes recibiréis en el correo los enlaces a la parte privada de la web con los capítulos en los que se podrá comentar, de manera que podáis compartir vuestras impresiones y opiniones con otros lectores que estarán leyendo lo mismo y al mismo tiempo. La lectura comenzaría el miércoles 5 de diciembre, enviándose el acceso a un nuevo capítulo cada 2 o 3 días. Los que os animéis más tarde o no podáis llevar ese ritmo, no os preocupéis, los capítulos seguirán siendo accesibles y los comentarios se mantendrán para que los sigáis a vuestro gusto.

¿Y cómo lo hacemos solidario? La idea es que para participar cada uno aporte 1 € (o lo que pueda y quiera). El pago se hará directamente a ellos, bien a su cuenta de Paypal (felinoslomorant@hotmail.com) o con cualquiera de los métodos que exponen en su página web.

Así que, si quieres animarte a esta iniciativa que espero que sea exitosa, solo tienes que escribir al correo jonicaroescritor@gmail.com comunicando tu deseo de ser parte de esta lectura. ¡Así de fácil! Si puedes, envía una captura de tu aportación solidaria, aunque no es requisito indispensable su demostración, se asume que aquí todos actuamos de buena fe. Recibirás una respuesta lo antes posible con las instrucciones para formar parte de esta, espero, gran iniciativa. ¡Necesitamos tus maullidos!

 

tique2

 

Y para finalizar, dejo aquí la sinopsis de la novela, que espero te atraiga y te anime a leerla:

“Nerea, una joven ateniense, está dispuesta a disolver su compromiso con el aristócrata Leandro si este no le consigue un gato de Egipto. Ese capricho, esa estupidez a ojos ajenos, está a punto de acabar con un futuro matrimonio necesario para su familia.

Además, hay alguien dispuesto a conseguirle ese gato y que hará todo lo que esté en su mano para ello: Néstor, el jardinero del hogar. Lo que Néstor no sabe, es hasta qué punto tal cometido le acabará cambiando la vida a él mismo y a los que le rodean, cuando el oportuno felino acabe demostrándole que a veces los animales nos convierten en humanos.”

Jon Ícaro - Gàta Novela histórica y romántica

 

EL TRUCO INFALIBLE PARA NO QUEDARSE A MEDIAS

leore

Quedarse a medias es algo que genera mucha frustración, según en qué contexto. Pero en lo que a un librus interruptus se refiere, no hay nada peor que dejar una historia sin terminar, negándole ese final merecido y matando a sus personajes para siempre de forma prematura. Por eso, os voy a contar lo que a mí me sirve para llegar a ese deseado punto final de una obra.

Os diría los miles de técnicas disciplinarias que he utilizado, los cientos de formas de organización y recursos de gestión del tiempo que he probado, me pondría aquí a hablar de pomodoros o de crear hábitos en 21 días, pero no estaría siendo sincero. Creo que todos los recursos técnicos, por muy útiles que puedan llegar a ser, se deshacen en el vacío de la procrastinación si no tienen un empuje motivacional bestial por detrás. O, lo que es lo mismo y como diría Confucio, si sabes lo que tienes que hacer y no lo haces estás peor que antes.

Por eso, más que en las técnicas, yo me centraría en la motivación. Nada puede parar a quien tiene algo en el corazón que le lleva a donde quiere estar. Lo tengo comprobado. Yo he dejado más de media docena de novelas sin acabar (los que me seguís bien conocéis esos anuncios de proyectos que se los acabó llevando el viento), pero las que sí he finalizado es porque han tenido por detrás algo que me quemaba, que me hacía tenerles más respeto que a mí mismo, y por eso mismo abandonarlas no era una opción. Por ejemplo, El sanador del tiempo refleja mi transición desde mi visión científica y opaca a una mente más abierta gracias a haber conocido a través de mi hermana las terapias alternativas y energéticas. El respeto a ese aprendizaje y crecimiento personal y ese vínculo fraternal me llevaron línea a línea hasta el final. Otro ejemplo sería En el nombre de Eva, el desprecio a esta sociedad machista que no se entera de que la mujer existió antes que el hombre era algo que me impedía parar, por respeto a esa igualdad, algo más importante que un simple antojo literario.

Cuento esto ahora porque he vuelto a sentir esa llamada, y de paso enlazo con la imagen inicial. Hace algo más de un año que se me fue mi ojito derecho, una explosión de amor en forma felina llamada Leore. Mi próxima novela tendrá a un gato como hilo conductor. Se la debo a Leore, y  me la debo a mí para saber despedirme de él de manera que mi corazón pueda latir tranquilo. Solo por eso, por respeto a ese ser que tanta felicidad me dio, sé que voy a acabar la novela. Esa es mi motivación, y os aseguro que es algo más eficaz que cualquier método disciplinario. También hay más cosas por detrás que tienen que ver con ello y que estoy preparando y que aumentan esta responsabilidad, pero de eso os hablaré en un post dedicado al nuevo proyecto. El cual, por cierto, tengo muchísimas ganas de comunicaros.

leore2

Y dicho esto, os cedo el turno de palabra. ¿Cuáles son vuestros trucos para no rendiros y no dejar un libro a medias? Os recuerdo que lo más valioso de este blog son vuestros comentarios, yo disfruto contando mis cosas personales, compartiéndolas, pero el aprendizaje colectivo que nos llevamos todos con vuestras opiniones son sin duda lo más valorable de todo lo que se pueda ofrecer en esta bitácora. Así que, es vuestro turno.

Nada más por hoy, ¡nos vemos las instacaras por @icaro_jon!

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑