Buscar

Jon Ícaro

Blog del escritor Jon Ícaro

Categoría

ciencia-ficción

#RECOMENDADÍSIMO: Mika Holdbrand, diplomacia en Alisia

51w1k2fp1zl

Os diría que hoy vengo a hablaros de un libro, pero estaría mintiendo, porque para mí, Mika Holdbrand: Diplomacia en Alisia, es algo más que eso. Es el regreso de Luis M. Núñez a la fantasía épica, y tal noticia, como seguidor ferviente que soy de él, es equiparable a la emoción que me causa la suma de todos los retornos posibles del universo, incluidos el retorno del rey y el del jedi.

Poca broma con esto, que Luis M. Núñez es a día de hoy uno de los pocos autores que me causan la necesidad de completar toda su obra. Me hace recobrar la fe en ese pensamiento de que los lectores deberíamos ver más allá del libro y ser conscientes del autor que hay tras ellos. Porque, os aseguro, detrás de este hay uno maravilloso.

Pero vamos a lo que vamos. Yo conocí literariamente a Luis M. Núñez con La sombra dorada y su secuela Resurge la plata. Si tuviera que hacer una campana de Gauss con el género de la fantasía épica, esta bilogía estaría justo en el centro de ella, en su punto de equilibro perfecto entre diversión y profundidad. A un extremo de la campana tendríamos a Tolkien con su soporífero Señor de los Anillos, tan elaborado como denso, y en el otro el 90 % de las novelas de fantasía que se publican actualmente que son muy entretenidas pero aportan una elaboración más bien justa y poco novedosa. Pero Luis, para mi gusto, coge lo bueno de uno y lo mejor de lo otro para ser esa referencia que adoro.

517kecjw8vl

Y Mika Holbrand: Diplomacia en Alisia es una vuelta de tuerca. Nos pone en los ojos de su protagonista, un veterano diplomático de la República de Priseida, y crea una historia en torno a su persona, con lo que eso conlleva. Nos movemos en una primera persona que centra la perspectiva desde el punto de vista de Mika, y eso establece unas claras y definidas reglas del juego.

Los primeros compases del libro nos ponen en la piel del diplomático, en sus quehaceres, y reconozco que estas primeras páginas me desubicaron momentáneamente. ¿Qué me podía ofrecer un funcionario de oficina respecto a la aventura y la acción que uno espera de un libro de este tipo? Me sentía como un lector encerrado entre labores propias de su protagonista. Es el precio que hay que pagar por la originalidad y las propuestas frescas: no saber muy bien a qué atenernos en un principio

Pero ese precio se paga gustosamente conforme avanzan las páginas y la construcción del personaje toma forma a menudo que el argumento se va volviendo más movido. Su inicio nos deja claro que el protagonista no es un héroe al uso, que es un mortal más con sus virtudes y carencias y esto hace que uno pueda sumergirse en los acontecimientos conforme van sucediendo. Mika se convierte entonces en el perfecto motor de una trama que va creciendo y creciendo, pero con una exquisita coherencia que hace que nada se salga del enfoque marcado al inicio. Las aventuras aparecen y la acción se acelera, pero siempre dentro de la cercanía que ofrece la propuesta de centrarse en el personaje de Mika. Y esto, chic@s, es maravilloso.

Siempre digo que es fundamental que una obra de este tipo haga creíble lo increíble, y Luis sabe utilizar a Mika como una perfecta herramienta para conseguirlo. Se mete en la piel del personaje para trasladarnos a su universo de manera precisa, pero es que además lo utiliza para explicar el mundo (de nuevo un maravilloso mundo) que nos muestra, con una sutileza tal que a través de la duda, de la opinión, de la subjetividad de los pensamientos de Mika, nos eneña todo a su alrededor con una excelsa claridad. Me encanta, dicho sea de paso, esa forma en la que Mika reflexiona sobre muchos aspectos y la naturaleza con la que desde su criterio (que puede ser más acertado o no), el autor nos lanza explicaciones atemporales. Eso, nunca mejor dicho, es magia.

Y resumiendo, que no quiero haceros perder un buen tiempo que podríais utilizar en leer esta aventura (que además se lee en una tarde): Mika Holdbrand, diplomacia en Alisia es una novela de fantasía épica que aporta la frescura de un enfoque distinto y original, muy entretenida y balanceada, que vais a disfrutar mucho sin echar de menos una generosa construcción de mundo. Como siempre digo, leer un libro de Luis es como abrir un bote de perfume literario: sabe concentrar lo bueno dándole la medida exacta.

Recomendadísimo, por supuesto.
Nada más por hoy, ¡nos vemos las instacaras en @icaro_jon!

Anuncios

#2 Crear audiencia – CÓMO VENDER MÁS LIBROS EN AMAZON

audiencia.jpg

A la espera de ver el rebufo y analizar la eficacia de la primera acción para promocionar GÀTA en vivo y en directo, vamos con la segunda medida, para mí una de las más importantes para vender libros en Amazon: crear audiencia.

Es algo que parece evidente, pero por lo que veo es uno de los errores más frecuentes a la hora de enfocar la estrategia de promoción. La mayoría de autores termina su historia, siente la felicidad inherente al punto final, la publica, y se dedica a simplemente anunciar que ya está en venta. La muestran al mundo, expanden su existencia, y cuentan de qué va con la esperanza de que sus posibles lectores se interesen en el argumento y la compren. Y la gran mayoría de campañas de promoción que se basan en mostrar el libro como elemento central de venta, fracasan.

¿Y cómo quieres que lo venda si no hablo de él?, me diréis. ¿Cómo voy a hacer que lo compren si no me dedico a mostrar que existe? El caso es que, simplemente anunciando que este existe, es muy difícil venderlo. Libros hay muchos, y cuando tú le estás diciendo a alguien que has publicado uno, simplemente le estás diciendo eso mismo: hay un libro más en el mercado entre los tantos millones existentes. La conversión en ventas en este caso es muy, pero que muy limitada.

Por eso tienes que enfocarte en ti mism@ como elemento central de venta, porque tú eres únic@. La mayoría de libros no se venden por lo bueno que es este, ni por su portada, ni siquiera por su sinopsis (salvo que haya tenido la extraordinaria pero difícil suerte de adherirse a la ventisca del boca-oreja, que ya trataremos más adelante). La mayoría de los libros que solemos vender los autoeditados es por nuestro factor como personas, porque esos lectores nos conocen previamente a la publicación y creen en nosotros. Hay que crear una audiencia fiel y paulatina.

En los primeros meses de publicación de mi primer libro, El sanador del tiempo, mis ejemplares vendidos se podían contar con los dedos de mis dos manos, porque no tenía a nadie ahí que estuviera esperando su salida, y eso que me dejé la vida en que el mundo supiera que existía (hay varias entrevistas por la red, aparecí en la radio, tiene reseñas satisfactorias, se ofreció como suplemento de una revista histórica…).

En cambio, en la primera semana de venta de GÀTA, con 85 ejemplares, tripliqué las ventas de El sanador en su primer año. ¿Es porque ya me conocía la gente? Sí, pero no porque me hubieran conocido a través de otros libros (la  inmensa mayoría de ellos no conocían otros títulos míos). Es simplemente que me dediqué a conseguir una audiencia específica antes de su lanzamiento, centré mi estrategia de promoción en ese sentido, cosa que no hice con mi primer libro.

Así que, el consejo de hoy es que te olvides directamente de lo tan bueno que es tu libro, y te dediques a conseguir seguidores de ti como autor, no de tu libro como elemento de venta. Hay que olvidar el libro como centro de atracción, y utilizarlo como elemento de descarga de la audiencia generada previamente a su lanzamiento.

Para ello, hay que conseguir un vínculo especial con tus futuros lectores. ¿Y cómo se crea esa audiencia? Pues eso depende de tu personalidad y del medio que utilices, y por supuesto de la temática de tu libro. Hay quien tiene maña con Twitter y utiliza la acidez de sus comentarios para conseguir admiradores de su capacidad de aportar cosas interesantes en pocos caracteres. Si en dos frases consigues atraer su atención, querrán saber de lo que eres capaz de generarles en todo un libro. También está quien optimiza Instagram o Facebook, que explotan su imagen y su simpatía visual, o los que se hacen su propia lista de correo ofreciendo información valiosa periódicamente e interactúan a través de él… Yo en las redes sociales en general soy un negado, aquí no puedo aportaros grandes consejos. ¿A vosotros cómo os va? ¿Qué red social preferís? Si comentáis vuestras técnicas, las puedo añadir aquí para compartirlas con todos.

En lo personal, yo solo puedo opinar sobre WordPress, sobre este blog que es al que le saco rendimiento. Con 3.000 seguidores y una media de 40 me gusta por entrada, siento que es la herramienta que mejor se adapta a mi forma de ser, porque yo soy de palabras y necesito extenderme. Las redes sociales se me quedan cortas, no puedo disfrutar de la cercanía de poder confesarse con la persona que hay tras la pantalla.

Y no olvides que para crear audiencia tienes que ofrecer valor, darle a tu posible lector algo que necesita. Esto supone asumir (de manera dolorosa además) que nadie busca activamente tu libro. Yo, que estoy comprometido con la autoedición, escribo bastante sobre ello compartiendo mi experiencia, y soy consciente de que la mayoría de mi audiencia llega a mí buscando cómo exprimir la plataforma de Amazon más que por mi mundo literario. Pero sé que ese primer acercamiento sirve como desencadenante para compartir esta gran ilusión, y es ese anhelo compartido es el que nos hace conectar.

Resumiendo: si tienes pensado gastarte dinero para promocionar tu libro, no lo hagas si simplemente vas a hablar de él. Más vale que, si vas a gastarte 10 euros en una promoción que diga simplemente que tu libro ya está en venta, los inviertas en promocionar una entrada de blog o en una publicación en una red social que cubra una necesidad de tu posible lector para hacerte con su atención y convertirte para él en algo más que un vendedor de libros ambulante. Eso hará que a la larga se interese en tu obra y se haga con ella.

Nada más por hoy. ¡Nos vemos las instacaras en @icaro_jon!

CÓMO VENDER MÁS LIBROS EN AMAZON (caso real y en directo) – Índice

fotoOs invito a entrar en casa y seguir en vivo 
el proceso de promoción de GÀTA

 

¿Cómo puedo vender más libros en Amazon? Muchos me hacéis esa pregunta a menudo. Incluso mi reflejo en el espejo me la hace a diario tirándose de los pelos. Aunque en ocasiones publico algunos trucos (lo hago cada vez que me emociono creyendo que he encontrado el mapa del tesoro), he decidido hacer de forma ordenada un listado de trucos que pueden ser más o menos útiles.

Y lo haré aprovechando que comienzo con la promoción de GÀTA, por lo que la aplicación de los consejos y de sus resulados serán retransmitidos en vivo y en directo, en una especie de reality en el que compartiré mis aventuras y desventuras. Me obligo así a no abandonar esta historia a la que le tengo muchas ganas y, de paso, servirá para realizar esta especie de experimento que espero que sea útil para todos y del que podáis sacar muy buenos apuntes para vuestros casos personales.

Ah, utilizaré esta entrada como índice para reunir los enlaces a los posts donde periódicamente publique las medidas promocionales adoptadas. ¡No la perdáis de vista!

  • AQUÍ IRÁ UNA LISTA CON LOS ENLACES A LOS TIPS PUBLICADOS A PARTIR DE AHORA (¡cuando los haya!)

Sirva como aviso que no soy ni una autoridad ni un gurú en esta temática, y que no creo que exista un modus operandi o protocolo certero. Es más, la época dorada en la que vendía a discreción (lo que vino a ser unos pocos y fugaces días que jamás se repitieron), la conseguí porque me habían acusado de plagiar Assassin’s Creed con El sanador del tiempo. Como veis, una medida ni premeditada ni calculada.

Yo comencé en esto de la publicación a través de la plataforma digital de La casa del libro, con una novela histórica titulada Leukante, bajo el seudónimo J.F. Kastro. ¿Habéis pasado vosotros ya por esa sensación de me voy a comer el mundo y después escuchar el viento correr al ver el registro de ventas? Pues eso, primer hostión. Todo queda dicho. Cada vez sois más los que sois conscientes de que vender libros es ultramegacomplicado antes de publicar, pero yo era parte de esa masa ilusa que creía que bastaba con tener un libro en el mercado, para, al menos, vender unas pocas unidades. Después me di cuenta de lo complicado que era incluso quitar el cero a las ventas mensuales…

Pero con esa mentalidad triunfadora de unas veces se gana, y otras se aprende, descubrí el universo Amazon. Y decidí volver a intentarlo con El sanador del tiempo. Para mí, eso no es un libro: es una escuela. Amazon es un mundo literario aparte y con esa historia me desvirgué en él. Para entonces, ya sabía y era consciente de que tenía que mover mi libro, pero no sabía cómo hacerlo. De cada cien cosas que intentaba, solo funcionaba una. Volqué en él el aprendizaje de varios libros de marketing, y no diré que estos son inútiles, pero sí que, de nuevo, solo el 1% de lo que hay escrito en ellos es eficaz. Mientras mi paciencia se desangraba, sobrevivía con la transfusión que eran esas gotitas de emoción que me proporcionaba no ya cada venta, sino el hecho de que algún desconocido leyera (y hasta disfrutara) de mi libro.

Después descubrí que en Amazon el éxito es inesperado, pero que tienes que remover cielo y tierra para que este tenga una posibilidad de llegar a él. Alcancé en dos ocasiones el Top10 en ciencia ficción, y se desvaneció en cuanto el tiempo me impidió seguir peleando por mi obra. Y descubrí también que las acciones más eficientes todavía no están escritas en ningún manual de marketing. Ahí es donde creo que puedo aportar algo con mi experiencia. No os diré cómo vender de manera matemática, pero sí os comentaré qué cosas me funcionaron no para que las repliquéis, sino para que sepáis cómo conectar con la inspiración que hará que funcionen las vuestras propias, pues para cada libro y cada autor todo es diferente. Y todas, absolutamente todas las acciones de éxito, se rodean de la emoción.

Pero antes de llegar a ese entendimiento, publiqué El corazón del aedo a través de Ediciones B. Pensé que con una editorial, con un equipo de expertos velando por mi obra, las cosas serían más fáciles. Y tuve que estar 40 días y 40 noches divagando por las sombras del mercado literario para descubrir una cosa: nadie va a cuidar mejor de tu libro mejor que tú. Y en ese sentido, la autoedición es una bendición.

Entonces, creyendo que había descubierto los hilos que manejaban la venta de libros, autopubliqué En el nombre de Eva. Desde el principio enfoqué esta novela con la intención de no perder ni un segundo en el 99% de cosas que había probado antes y no funcionaban, y concentrar ese esfuerzo temporal en el 1% que sí. Con ese reparto, tenía que forrarme sí o sí. Y es ahí donde tuve mi segunda gran revelación: no puedes crear un libro esbozado sobre un plan de ventas. No una novela, al menos. Eso, quizás, para los libros técnicos. ¿Por qué? Porque en el momento que las vías sobre las que avanza tu historia son un mísero aprendizaje comercial y no el propio corazón de su autor, el fracaso es absoluto. Por mucho que estés utilizando técnicas que te hayan funcionado anteriormente. Se vuelven vacías. Cada libro es un mundo y requiere sus propias acciones. Y de ahí, el progresivo abandono de esta novela. Tengo demasiadas heridas con ella respecto a mí mismo para poder encontrar el camino de vuelta a casa e imprimirle la energía necesaria.

Recientemente he publicado GÀTA, porque en mi amor a los gatitos he encontrado esa chispa que me hacía falta para seguir avanzando por este camino literario desde la emoción. A pesar de que todavía no he comenzado (casi) a promocionarla como merece por falta de tiempo, los primeros resultados son prometedores. Puede que se deban al reflujo de todo lo que ya llevo a mis espaldas, pero prefiero pensar que simplemente son nuevos vientos favorables para este nuevo proyecto que prefiero abordar desde cero. Ilusión no me falta, ideas tampoco. Os las iré comentando una a una para que seáis partícipes en esta especie de manual de marketing en vivo. Espero que a alguien pueda serle útil.

Un saludo, ¡y vamos allá!
¡Nos vemos las instacaras en @icaro_jon!

En el nombre de Eva – GRATIS 8, 9 y 10 de marzo

libro

¿Dónde está mi tiempo? ¿¿Qué lugar del mundo absorbe esos segundos que me faltan?? Sí, lo sé, llevo mucho sin aparecer por aquí, ¡pero no hablemos de mí! Hoy es vuestro día, el día de la mujer trabajadora, y ya sabéis que cuando se habla de igualdad y de derechos sociales, hago chas y aparezco a tu lado.

Y ahí va mi pequeño granito de arena al reconocimiento femenino: hoy y todo el fin de semana estará disponible DE MANERA GRATUITA “La rebelión de Eva en Kindle Amazon.

Como sabéis, es una novela breve de ciencia ficción en la que se descubre que el primer ser humano del mundo fue una mujer y no un hombre (cosa que, por otro lado, como biólogo, no considero tan de ciencia ficción). Un equipo científico se dedica a clonar a esta primera mujer y… ¡bum! El mundo patas arriba por las consecuencias de esta rebelación.

sifi

No os cuento más, que es cortita, ligera, se lee en un plis y estoy seguro de que os va a gustar. Así que, si os apetece haceros con ella, podéis pedir vuestro ejemplar gratuitamente aquí.

Nada más por hoy. Bueno, sí, que prometo pasarme por aquí más a menudo, de verdad.

Un saludo, nos vemos las instacaras por @icaro_jon y ¡feliz día de la mujer trabajadora!

PLAGIO DE ASSASSIN’S CREED – No hay bien que por mal no venga

principal-portada-assassin-s-creed-renaissance-es_med

Bueno, pues ya sé a qué se debió el boom de las ventas de septiembre. Me gustaría decir que fue debido a la calidad de El sanador del tiempo, a su cautivador argumento, a su excelsa prosa… Pero no: resulta que se me acusa de plagio de Assassin’s Creed. Y ese, y no otro, ha sido el motivo por el cual la curiosidad se ha acabado transformando en ventas. Que hablen de ti; aunque sea mal, pero que hablen.

Conste que ya hice una entrada hace mucho sobre este tema. Alguno que otro me comentó las similitudes entre mi historia y la de la Ubisoft y, si bien no me pareció que tuvieran semejanzas más allá de las propias que con cualquier otra novela basada en viajes en el tiempo, me sentí halagado. No he jugado a esta saga de videojuegos, aunque la tengo en lista de espera. Por supuesto que me atrae, es algo que he dicho muchas veces, y si lo que he hecho se parece a algo que ha tenido tanto éxito, a mí me reconforta. Pero, sinceramente, no he visto nexo de unión que alcanzara el nivel de acusación de plagio, y de hecho, ha sido la salida de Assassin’s Creed: Oddyssey, la que ha levantado este revuelo. Mientras que la saga de Ubisoft siempre se ha enfocado en épocas medievales y postmedievales, la Antigua Grecia es uno de los escenarios que contempla El sanador del tiempo.

51p504p2bsll-_sx331_bo1204203200_

Ahora bien, lo que quería reflejar aquí eran las implicaciones personales. En lo general no me afectan, he recibido comentarios de todos los tipos: no se parece en nada, es una copia, no es para tanto, es una mierda, a mí me ha gustado más que las otras… De todas aprendo y las agradezco, y todas ellas las integro para madurar. Comprendo la mayoría de ellas, pero no erosionan lo suficiente para cambiar de opinión.

Lo que sí me duele es que se acuse mi falta de creatividad. Eso no lo tolero. Hasta el punto de que, aunque me encuentro preparando una continuación, no me importa dejarla a medias, no me apetece seguir. Si no se me revuelve el estómago cuando me pongo a escribir, para mí esto no tiene sentido, y no me faltan ideas originales en mi libretita de ilusiones por escribir otras cosas que me hagan desbordar pasión. Esa libreta que me acompaña a todos lados y que sabe bien cómo se fraguan mis pensamientos, cómo un chispazo momentáneo madura y se transforma en historia. No es una cesión, ni un abandono. Es simplemente lo que hago siempre: tirar de lo que me enciende por dentro. Yo soy de los que creen en la casualidad, y puede que todo este revuelo sirva para hacer caso a alguna de esas ideas que tengo pendientes y que a menudo piden que las agarre y las cosa a mi corazón a golpe de palabras.

Rumio un poco todo esto, lo pienso, y, en breve, os cuento por dónde irán mis próximos pasos.
Un saludo, gracias por aguantarme. Siempre. ¡Nos vemos las instacaras por @icaro_jon!

CÓMO LLEGUÉ A VENDER 100 LIBROS DIARIOS EN AMAZON

kindle

Al fin puedo decir, como escritor, que he hecho el agosto. Ese mes ha sido el mejor en ventas desde que publiqué El sanador del tiempo. El primer sorprendido he sido yo al promediar unas 100 unidades vendidas diarias. Los que me seguís desde mis inicios sabéis que, para mí, eso es una barbaridad. ¿Qué he hecho para llegar a esas cifras?

ventas2

La respuesta: no lo sé. Y los gurúes que amasan cifras exponecialmente superiores a estas, tampoco. Los líderes en ventas que os digan que saben por qué están vendiendo tanto, mienten. Como el caso de Marc Reklau, que porque un día consiguió una cantidad desorbitada de descargas (en promoción gratuita, por cierto), creó un libro que se convirtió en best-seller diciendo cómo lo había conseguido pero que, paradójicamente, no sirvió para que ninguno de sus lectores triunfara. Eso sí, de los días anteriores y posteriores a esa magnífica descarga, no aporta pruebas.

Lo que quiero decir es que estas ventas explosivas son pasajeras y fortuitas. En septiembre no me fueron así ni de lejos, volvieron a aparecer muchos días en blanco. No me avergüenza reconocerlo ni voy a utilizarlo para convertirme en valedor de cosas que no sé. Sin embargo, habrá quien aproveche estos éxitos puntuales para deciros que sabe cómo vender permanentemente y vivir de esto. Puro oportunismo. Los autores noveles y/o desconocidos no somos capaces de mantener un nivel de ventas en el tiempo, hay que asumirlo. Es más, si lo hiciéramos, dejaríamos de ser noveles para convertirnos en autores consagrados. Así que, desconfiad de escritores desconocidos que os aseguren que saben cómo vender con éxito de manera continuada.

Lo que sí sé es que he hecho muchas cosas, y que algunas de ellas pueden haber funcionado, pero también estoy seguro de que hay quien hace las mismas y vende más o vende menos que yo. He tenido un golpe de suerte, merecido o no. Si tuviera que apostar por la opción ganadora, me quedaría con el boca a boca. Diría que mi libro ha llegado a manos de alguien con mucha influencia en un grupo en particular y lo ha recomendado y eso lo ha movilizado. No hay nada más poderoso que una recomendación ajena, siempre que esta tenga valor. De nada sirve que os metáis a grupos de escritores y lectores a promocionar vuestro libro si no tenéis un respeto ganado en él a través del tiempo y la sinceridad.

Lo que también sé es que me ha ayudado el formato digital (en papel no he notado cambios significativos), y que de entre los libros que tengo publicados (las estadísticas de Kindle no hacen distinción entre obras), el que ha conseguido esta detonación es El sanador del tiempo, en este momento nº 6 en viajes en el tiempo y que en dicho mes llegó a estar en el Top20 de ciencia ficción.

No sé qué más ha podido funcionar, ya me gustaría saberlo para volver a aplicarlo, pero lo que quiero transmitir con esta experiencia es dos cosas:

  1. No hay fórmula secreta para las ventas. Tú solo puedes lanzar tu obra al mundo con más o menos fuerza, pero que esta se extienda o no depende en gran medida de la suerte. No eres mejor escritor por tener ventas exitosas ni peor por no tenerlas. El factor suerte no tiene nada que ver con el talento. No creo que el libro fuera mejor hace varios meses que ahora. Promocionarlo con todas tus fuerzas no va a asegurar el éxito, pero lo que sí está claro es que si no haces algo, difícilmente se va a proyectar.
  2. No te rindas nunca. Los que me seguís durante años sabéis que he seguido insistiendo, que no he perdido los ánimos a pesar de la sequía, y que siempre he creído en lo que hago sin mirar cifras. Es cuestión de suerte, sí, pero mientras sigas al pie del cañón, más papeletas tendrás para triunfar. Tu golpe de suerte también llegará, y quiero que este post sirva para que avives la esperanza. A todos los que derrochamos pasión nos acaba llegando, de eso estoy seguro, aunque en mi caso haya tardado años.

 

Es verdad todo lo que decís. Es muy difícil vender y veo mucho desánimo en los autores. Hay mucho esfuerzo no recompensado. Pero la respuesta no es apagar las luces. Cuantas más estrellas brillen en tu cielo, más fácil será que la persona indicada las vea. Yo seguiré peleando por otro golpe de suerte como este, como siempre.

Un saludo. ¡Nos vemos las instacaras por @icaro_jon!

 

 

DESMONTANDO EBROLIS – ¿Gato por libro?

ebrolis

Como todo buen escritor que pretenda sobrevivir a la jungla de papel, siempre trato de buscar formas de visibilidad. Antes me avergonzaba reconocer que constantemente estoy buscando promoción, pero la cruda realidad me ha enseñado que, si amas tus libros, tienes que estar continuamente apostando por ellos intentando aprovechar cualquier mínima oportunidad de sacarlos a flote.

Una de esas opciones para acceder al público que había tenido siempre en la recámara había sido ebrolis. Se trata de una plataforma que tiene un gran impacto sobre la literatura digital (o eso se dice). Se basa en recopilar títulos de calidad contrastada a precios muy bajos o de oferta, lo cual suena muy apetecible para los lectores. O, al menos, eso es lo que yo tenía entendido.

Con motivo de la reedición de El sanador del tiempo: Los capítulos originales, decidí contactar con la plataforma para ver si había alguna opción de aparecer en ella. A mi entender, aunque puede que con esa distorsión con la que un padre ve a un hijo, el libro cumple los requisitos. Tiene reseñas positivas, no muchas pero sí de calidad, tanto dentro como fuera de Amazon. Ha llegado a estar en el Top10 de viajes en el tiempo y en el Top25 de ciencia ficción. Y en cuanto a los términos económicos, para celebrar esta reedición he decidido dejar su precio en 0,99 € durante el mes de octubre.

Decido entonces enviar mi propuesta junto a una buena dosis de ilusión en el remite y la respuesta que recibo es, básicamente, que están saturados y que solo se dedican a publicar a autores que optan por la opción premium. Vamos, la de pago. Que, ojo, lo entiendo y reconozco que su trabajo debe ser remunerado, pero aquí llega mi primera decepción: publican aquello que llena su cuenta corriente. El filtro de calidad aquí se vuelve un poco laxo y, para mí, siento que esta plataforma pierde una de las grandes características que la identifican: su capacidad de recomendar libros por su contrastada calidad. La ley del dinero, que se dice.

No obstante, me dan una alternativa. Si consigo que 30 amigos se registren en la página (para lo cual me dan un link personalizado y un contador muy bien traído), publicarán mi libro; eso sí, en el fondo del fondo de las páginas y correos. Vamos, que si trabajo para ellos de comercial, en deferencia, me incluyen discretamente en su base de datos. Lo cual me lleva a una segunda cuestión: ¿tan necesitados están de registros que utilizan estos medios tan poco respetuosos con los autores convirtiéndolos en evangelizadores suyos por unas migajas? Al final va a ser que ebrolis no tiene una base de aficionados tan potente como proclaman.

Todo esto son conjeturas y sensaciones, por supuesto, pero algo me dice que ebrolis no es lo que dice ser y que su amor por el papel no se refiere a las hojas llenas de tinta, sino a ese que se imprime en forma de moneda. Y vosotros, ¿habéis probado a promocionaros con esta plataforma? ¿Cómo os ha ido? De verdad que estoy muy interesado en conocer opiniones ajenas, porque todo el respeto que tenía por esta página se está esfumando en 3, 2, 1…

Nada más por hoy.
¡Nos vemos las instacaras en @icaro_jon!

LOS LIBROS NO VALEN NADA

capitalibros

Literalmente, el valor de los libros está por los suelos. Rozan el cero absoluto y no es broma:  hay incluso que promocionar los días de descargas gratuitas para que nuestros libros se difundan y conseguir una pequeña visibilidad que nos permita luego vender nuestro libro al, oh, magnánimo precio de 0,99 euros si quieres ser competitivo. El siguiente paso será pagar para ser leído.

Ojo, que no es una queja. A mí no es que me afecte en gran medida. Yo seguiré escribiendo igual, sencillamente porque la única ley que me rige en este mundo es la de mi ilusión. Es más, si consigue ahuyentar a los que exclusivamente buscan un fin económico en esto de juntar letras, menos oportunistas a mi alrededor.

Pero sirva este panorama como una triste apreciación de cómo funciona el mundo. Antes se vendía, y las pocas editoriales que había sacaban su tajada. Pero llegó la autoedición y los libros digitales, que permitió incorporarse al mercado a todo el que quisiera y el pastel se repartió en porciones tan minúsculas que nadie gana para vivir de ello.

Porque así es como funciona la economía mundial. A las grandes empresas no les interesa que florezcan negocios similares a su alrededor.  De ahí que sea tan difícil abrir un negocio y que las condiciones de los autónomos sean tan abusivas, para que no crezcas y te lleves una porción lo suficientemente significativa del pastel económico. Y los gobiernos, que lo saben, apoyan a la gran empresa para mantener el equilibrio (o mejor dicho, desequilibrio). No les interesa tu libertad y tus oportunidades, porque arruinaría a todos. Aunque en cada candidatura te prometerán que lucharán por ella y por la igualdad.

Pero no nos desviemos. Nadie ha evitado que eso ocurra en el sector literario (salvo los gigantes de la promoción que tienen la oportunidad de colgar su best seller en la sección de novedades para vendértelo a 18€). El comercio de los libros en general ha hecho crac y la mayoría de ellos tienen que ofrecerse al irrisorio precio de 0,99 € en Amazon para obtener alguna venta. Es el precio de la igualdad, que en absoluto criticaré porque yo me sirvo de ella. Simplemente, es lo que hay.

Repito: no es una queja. De hecho, la intención de esta entrada no es lloriquear y pedir que todos nos alcemos en furia solicitando el respeto que merecemos como autores, que obliguemos a todos a saber las horas de esfuerzo que dedicamos para sacar a la luz nuestras obras. Todo lo contrario. Lo que pretendo transmitir es que esto es así, y hay que aceptarlo para empezar a actuar en consecuencia. Antes publicar era un éxito, pero ahora sacar un libro al mercado no tiene valor alguno. ¿Qué puedes hacer como autor?

Precisamente eso: darle valor a tu libro. Lo tiene, y lo sabes. El simple hecho de ser algo creado por ti ya lo diferencia de los demás, ahora solo tienes que tratar de mostrar por qué es tan único. Por ejemplo: un punto clave para mí fue cambiar la forma de vender El sanador del tiempo. Antes lo vendía diciendo que es una novela que mezcla ciencia ficción e historia basada en curar enfermedades mediante viajes en el tiempo. Ahora ya no hablo de lo que va, por muy interesante (o no) que pueda ser el tema. Ahora digo que es una novela que mezcla ciencia ficción e historia y que es muy ligera, no hay ninguna novela similar que cuente la historia de forma tan amena, de hecho le acaba gustando hasta a gente que no está acostumbrada a leer. Por un euro que vale, seguro que te merece la pena. No es mentira. No encontrarás una novela de género histórico que sea tan rápida en su narración (para bien o para mal). Es su signo distintivo. En sus 300 páginas, atraviesas la historia más significativa del Antiguo Egipto, Grecia y Mesopotamia. Todo eso con una trama intermedia de intereses que va enlazando los episodios históricos.

En fin, que hoy en día está muy jodido eso de ser escritor. Pero he aprendido que quejarse y lamentarse, como en todos los aspectos de esta vida, no sirve de mucho. Mejor asumirlo y utilizar todo nuestro talento para revertir la situación. Ánimo. Nadie dijo que los sueños fueran fáciles. Las dificultades solo son la forma que tiene el mundo de preguntarnos cuánto queremos lo que deseamos, que diría Risto.

¡Nada más por hoy!
Nos vemos las instacaras en @icaro_jon.

 

CROWDFUNDING: Lo que debes saber antes de meterte en él

crwod

Que el sector literario está naufragando económicamente no es un secreto para nadie, y por ello muchos escritores buscan (buscamos) nuevas fórmulas para mantener a flote este trabajo (que además de una pasión, no deja de ser un trabajo, y probablemente de los que menos dinero dan por tiempo invertido en él).

Y una de las medidas que más suenan y que puede que os hayáis planteado probar para financiar vuestros libros es el crowdfunding. La idea es cojonuda: tus seguidores (mecenas) hacen un aporte económico antes de que esté terminada tu obra para que puedas sufragar los costes de la edición y una vez terminada se la envías junto a algún detalle adicional para agradecer su participación. Sin ellos no tendrías ese sueño hecho papel en tus manos, y lo sabes.

Yo mismo me planteé hacer uso de esta medida, y resultó ser un fracaso revelador. Por ello os traigo una nueva entrada cargada de verdad, basada en la experiencia personal, por si pudiera seros útil. Así que, allá voy con lo que, para mí, son los puntos críticos en esta modalidad de financiación.

 

1 Elegir una buena plataforma

Es muy importante que sepas con quién estás trabajando. Antes de lanzarte con la primera plataforma de crowdfunding que encuentres, busca varias y lee bien sus condiciones. Intenta si puedes contactar con alguien que las haya utilizado (satisfactoriamente o no) y que te cuenten un poco su experiencia. Tras leer las condiciones de varias, yo me dejé seducir por Ulule, aunque a día de hoy lo intentaría con Kickstarter, ya que muchos compañeros han llegado al éxito con ella.

Fíjate bien en la comisión que se llevan las plataformas que pretendas usar y lo importante aquí es que no te cobren ni un céntimo si no consigues cumplir tu objetivo, que se supone que aquí estamos para conseguir dinero, no para palmarlo. Cuidado con algunas que dicen que no te cobran nada, te dejan rellenar la ficha, y después casualmente piden un pago para lanzarla, una vez has hecho el esfuerzo de completar todo el proyecto. También hay que andarse con ojo con las que dicen que son gratuitas, pero te ofrecen servicios especiales de pago para estar mejor posicionado o tener ciertas ventajas. Si la idea es no invertir dinero, en estas jugarías con desventaja.

 

2 El lanzamiento del proyecto

Bien. Supongamos que has hecho la elección perfecta y ya tienes tu página de crowdfunding perfectamente confeccionada y lista para seducir a tus seguidores. En este punto vino mi segunda sorpresa. Ulule me pedía que, para publicar mi página de proyecto, debía conseguir antes por mis medios la financiación del 30% del proyecto.

¿¿Cómo?? A ver, a ver… Se supone que creo un crowdfunding para conseguir financiación, pero me dicen que para empezarlo ya tengo que tener un tercio del proyecto financiado… Muy lógico, sí. La respuesta que me dan es que para que la gente se anime a participar, tiene que ver que hay progresos, que hay cierto interés. Los mecenas no se lanzan a un proyecto que va por el 0%.

Y lo entiendo. Pero me piden que busque ese apoyo económico entre amigos y familiares, que es precisamente lo que trato de evitar. Sé que si a mi gente cercana les pido colaboración, la voy a tener, y para eso no me hace falta un crowdfunding detrás que se quiera llevar la comisión de esta ayuda cercana.  Pero no es lo que busco. Agradezco infinitamente ese apoyo, esa lealtad, pero siempre digo lo mismo. Por muy familiares o amigos que sean, no quiero que se gasten dinero en algo que de manera natural no lo gastarían. No a toda mi gente cercana le gusta leer, ni mucho menos el género que escribo, ni tiene por qué gustarle mi forma de escribir. No quiero que participen por compromiso.

Bien, pues esta primera criba, si no del 30%, con otra cifra, la llevan a cabo muchas plataformas de crowdfunding. Estad atentos a ello. No digo que no tengan cierta razón, hasta me atrevería a decir que ellos mismos tienen contrastado que es necesario ese despegue para llegar al éxito. Pero si le damos la vuelta a la moneda, también es su forma de apostar sobre seguro, de buscar sus comisiones donde saben que van a poder rascarlas.

 

3 La promoción del proyecto

Y una vez lanzada la página, no te creas que los mecenas van a estar ahí, como peces hambrientos, buscando proyectos en los que participar. De eso nada. Uno de los motivos por los que decidí probar este método fue porque pensaba que era otro mundo, que había mucha gente interesada en este nuevo modelo de venta. A mí, personalmente, me gusta participar en el desarrollo de obras ajenas y ver cómo se van construyendo poco a poco.

Pero promocionar una campaña de crowdfunding es tan difícil o más que vender tu libro ya elaborado. Las recompensas adicionales del crowdfunding tienen su cierto poder de atracción, pero no son la panacea. Vas a tener que meter dinero en la promoción si quieres que tenga éxito. Para eso, mejor buscar formas gratuitas de publicación e invertirlo en vender directamente tu libro, salvo que quieras alguna edición especial o algo muy característico que te obligue a necesitar esa suma de dinero. La mayoría de las campañas exitosas llevan una campaña de marketing bastante potente detrás, tenlo en cuenta. De hecho, me atrevería a decir que el crowdfunding es más una inversión que un método de financiación.

 

Así que, al menos esas tres cosas deberíais tenerlas en cuenta antes de gastar vuestro tiempo en una campaña de crowdfunding. Como dije el otro día, la mejor forma de vender es dedicar unos minutos al día a buscar vuestra mejor manera de vender. Pero tampoco quiero desanimaros, ni muchísimo menos. Hay muchos intentos exitosos que han utilizado esta forma de financiación y si sabéis contagiar vuestra ilusión estoy seguro de que llegaréis a esos mecenas que os merecéis. Me reitero en que vuestra pasión por vuestros escritos es lo que os abrirá las puertas, independientemente del medio utilizado. Pero si optáis por estos micromecenazgos, espero que mi experiencia os sea útil para allanar ese camino.

Nada más por hoy.
Un saludo, ¡nos vemos las instacaras en @icaro_jon!

 

 

Blog de WordPress.com.

Subir ↑