Buscar

Jon Ícaro

Blog del escritor Jon Ícaro

Categoría

literatura

DESMONTANDO EBROLIS – ¿Gato por libro?

ebrolis

Como todo buen escritor que pretenda sobrevivir a la jungla de papel, siempre trato de buscar formas de visibilidad. Antes me avergonzaba reconocer que constantemente estoy buscando promoción, pero la cruda realidad me ha enseñado que, si amas tus libros, tienes que estar continuamente apostando por ellos intentando aprovechar cualquier mínima oportunidad de sacarlos a flote.

Una de esas opciones para acceder al público que había tenido siempre en la recámara había sido ebrolis. Se trata de una plataforma que tiene un gran impacto sobre la literatura digital (o eso se dice). Se basa en recopilar títulos de calidad contrastada a precios muy bajos o de oferta, lo cual suena muy apetecible para los lectores. O, al menos, eso es lo que yo tenía entendido.

Con motivo de la reedición de El sanador del tiempo: Los capítulos originales, decidí contactar con la plataforma para ver si había alguna opción de aparecer en ella. A mi entender, aunque puede que con esa distorsión con la que un padre ve a un hijo, el libro cumple los requisitos. Tiene reseñas positivas, no muchas pero sí de calidad, tanto dentro como fuera de Amazon. Ha llegado a estar en el Top10 de viajes en el tiempo y en el Top25 de ciencia ficción. Y en cuanto a los términos económicos, para celebrar esta reedición he decidido dejar su precio en 0,99 € durante el mes de octubre.

Decido entonces enviar mi propuesta junto a una buena dosis de ilusión en el remite y la respuesta que recibo es, básicamente, que están saturados y que solo se dedican a publicar a autores que optan por la opción premium. Vamos, la de pago. Que, ojo, lo entiendo y reconozco que su trabajo debe ser remunerado, pero aquí llega mi primera decepción: publican aquello que llena su cuenta corriente. El filtro de calidad aquí se vuelve un poco laxo y, para mí, siento que esta plataforma pierde una de las grandes características que la identifican: su capacidad de recomendar libros por su contrastada calidad. La ley del dinero, que se dice.

No obstante, me dan una alternativa. Si consigo que 30 amigos se registren en la página (para lo cual me dan un link personalizado y un contador muy bien traído), publicarán mi libro; eso sí, en el fondo del fondo de las páginas y correos. Vamos, que si trabajo para ellos de comercial, en deferencia, me incluyen discretamente en su base de datos. Lo cual me lleva a una segunda cuestión: ¿tan necesitados están de registros que utilizan estos medios tan poco respetuosos con los autores convirtiéndolos en evangelizadores suyos por unas migajas? Al final va a ser que ebrolis no tiene una base de aficionados tan potente como proclaman.

Todo esto son conjeturas y sensaciones, por supuesto, pero algo me dice que ebrolis no es lo que dice ser y que su amor por el papel no se refiere a las hojas llenas de tinta, sino a ese que se imprime en forma de moneda. Y vosotros, ¿habéis probado a promocionaros con esta plataforma? ¿Cómo os ha ido? De verdad que estoy muy interesado en conocer opiniones ajenas, porque todo el respeto que tenía por esta página se está esfumando en 3, 2, 1…

Nada más por hoy.
¡Nos vemos las instacaras en @icaro_jon!

Anuncios

30 TRUCOS PARA ESCRIBIR TU LIBRO

tips-y-consejos-para-escribir-un-libro-principal

¡Ala! Cómo habéis cambiado desde la última vez que publiqué una entrada…, ¡pero qué grandes estáis! Bromas aparte, pido disculpas por mi larga ausencia en el blog. Pido perdón de forma más intensa todavía por los comentarios que me dejé sin contestar; ahora no me sale como contestados algunos que sé que sí respondí y me es imposible saber cuáles me faltaron. Pido disculpas, de verdad.

Estoy perdido temporalmente entre mil proyectos, de los cuales tendréis noticias en breve. Mientras tanto, intentaré ir pasándome por aquí en la medida de lo posible para compartir cosas que vaya teniendo entre las manos. Hoy os copio los 30 trucos para escribir un libro que redacté como antesala del curso literario que imparto en colaboración con Escuela Optimizarte.

Espero que os sea útil, tanto para aquellos que no os atrevéis a lanzaros a la aventura de escribir un libro como para los que estéis en ello y encontréis dificultades para progresar. Deseo que estos pequeños tips os aporten motivación y recursos por igual.

Un saludo a todos. Estamos en contacto (en serio). ¡Nos vemos las instacaras en @icaro_jon!

———————————————————————————–

 1 UNA IDEA ACOJ… IMPRESIONANTE

La idea inicial, esa que aparece como por arte de magia a modo de fuegos artificiales en tu cabeza y que te hace querer ponerte a escribir, es la base de todo y la responsable de que no te rindas una vez que las mariposas en el estómago iniciales comiencen a encontrarse con dificultades.

Todos empezamos con muchas ganas al creer que hemos tenido una revelación sorprendente, pero ese entusiasmo se va mermando con el desarrollo del libro. Recuérdate una y otra vez lo buena que era esa idea, riégala para que no pierda su fuerza, y será el motor que te haga avanzar en el texto.

 

 2 PONTE A TOPE

A todos nos falta tiempo para ponernos a escribir, y a veces cuando lo tenemos lo que se desvanecen son las ganas, devoradas por la pereza. Decía Stephen King que el peor momento era el de ponerse a hacer algo. A veces nos cuesta horrores sentarnos a teclear, y él de horrores sabe bastante. Convéncete de que tras ese momento de ponerse manos a la obra llega el gozo y la alegría de ver progresar nuestra historia y aférrate a esa adictiva sensación para que tu historia no se quede en el olvido un día tras otro.

 

 3 PLAN A, PLAN B, PLAN C…

Una vez te hayas planificado para escribir (porque espero que lo hayas hecho), fallarás una y otra vez en tu programación. No pasa nada. Averigua en qué estás errando y elabora un plan alternativo que corrija esos fallos. La planificación perfecta no se consigue a la primera. Puede que acaricies la frustración errando una vez tras otra, pero no dejes morir a tu libro por un pequeño desajuste que seguro que con paciencia acabarás consiguiendo vencer.

 

 4 CADA PALABRA QUE ESCRIBAS, ERES MEJOR ESCRITOR

Olvídate del síndrome no me gusta lo que escribo. Cada palabra que escribas te hace mejor escritor, así que ni se te ocurra tirar a la basura tu trabajo si ves que no sale tan bien como esperabas. Si eres capaz de ver esas imperfecciones, es porque ya eres mejor escritor que cuando empezaste. No sientas que es algo negativo no ver con buenos ojos lo que has escrito, siente que eres más exigente porque estás subiendo de nivel.

 

 5 EL ESPACIO-TIEMPO TIENE UNOS LÍMITES DIFUSOS

Muchos escritores noveles sufren para rellenar páginas y otros de dedos ligeros no saben cómo hacer que sus textos tengan menos volumen. No te preocupes por estos aspectos, conforme consigas experiencia en el mundo de la literatura aprenderás técnicas para mejorar la cohesión. Pero, de momento, piensa que, si estás disfrutando escribiendo, tu lector lo hará leyendo sin importar el volumen de la historia.

 

 6 ESCRIBE ANTES DE ESCRIBIR

Para evitar la sensación de no saber qué escribir cuando estás frente al teclado, de quedarte en blanco, piensa en las historias de tus personajes antes de ponerte a ello. Mientras friegas, tiendes la ropa… En esos tiempos muertos inventa historias para ponerte a teclear en cuanto te sientes a escribir. Además, verás que hasta las tareas del hogar se hacen más amenas.

 

 7 ES EVIDENTE, PERO… LEE

Parece de cajón. Cuanto más leas, más recursos y más inspiración tendrás para ponerte con tu obra. Trata de tener a mano libros de la temática que estés intentando escribir. Ojo, no se trata de imitar, sino de envolverse del mundo al que pretendes dar tu estilo personal para conseguir inspiración extra.

 

 8 LAS PERFECTAS IMPERFECCIONES

No te obsesiones si cometes errores típicos de principiante. Trata de aprender de ellos. Algunos pueden incluso ayudarte al éxito. Por ejemplo, los escritores profesionales pecan a menudo de abusar de clichés y estereotipos, pues se supone que son características inherentes del género que escriben y tanto conocen. Los autores noveles, precisamente por no conocer esas normas no escritas, tienden a aumentar la originalidad en sus narraciones.

 

 9 TÓMATE UN KIT-KAT

Te vas a bloquear. Una y mil veces. Sobre todo, si es tu primera aventura literaria. No pasa nada. Recuerda que tu cerebro tiende a cegarse cuando te centras excesivamente en una preocupación. Déjalo descansar, verás que una vez más despejado, las alternativas aparecen en tu cabeza casi sin esfuerzo.

 

 10 SENCILLAMENTE SENCILLO

Simplifica. A la hora de escribir, no te líes ni te pierdas en oraciones extensas repletas de sucesivas subordinadas. A menudo queremos mostrar riqueza literaria con oraciones interminables. Cuando además somos noveles en la escritura, al hacer eso estamos jugando con fuego. Así que, frases cortas y discretas. Allí donde pueda haber un punto en lugar de una coma, mejor el punto. Te diré, además, que los libros claros y concisos están teniendo mejores ventas que los de prosa pesada. Así pues, no te compliques la vida.

 

  11 ¡NO ME REGALES LA OREJA!

Paralelamente a lo anterior, el talento literario actualmente se asocia con el ahorro de adjetivos y adverbios en lugar de con el uso de palabras a discreción. Ser escueto se cotiza al alza, no hace falta que uses cincuenta adjetivos calificativos para llegar a una misma idea. Si, además, eres principiante o tienes limitados recursos léxicos, estás de suerte. Tu baza será que no es que no estés preparado para escribir, sino que economizas el texto para que sea ameno.

 

 12 LOS ROBOTS EXISTEN

Sí, ya tenemos máquinas digitales que hacen el trabajo por nosotros. Se llaman diccionarios virtuales. Sobre todo, hazte amigo del diccionario de sinónimos, que te ayudará a no repetir palabras. No hace falta que seas un erudito del lenguaje porque para eso están esos recursos a tu alcance. Que no te frene la inseguridad de no manejar suficientes palabras para escribir.

 

 13 CORTA POR LO SANO

Si tiendes a tener dificultades a la hora de estructurar los capítulos, hazlos más cortos. Esto ayuda a esquematizar y a evitar la sensación de no saber avanzar en el contenido. Porque, además, ¿te he dicho ya que lo directo está de moda? La gente ya no tiene tiempo para perder. Así que, haciendo capítulos cortos, no solo te estás ayudando a ti mismo a organizarte, ¡ayudas al lector a que su experiencia sea más rápida y amena!

 

 14 EL PROFESOR AL QUE NUNCA QUISISTE

Sí, todos hemos odiado a nuestros profesores de lengua. Pero ahora hay unos más majos a los que no hay que hacerles la pelota para que nos aprueben. Se llaman correctores digitales. Los procesadores de texto los llevan incluidos y puedes encontrar varios por Internet también. Ojo, no son suficientes por sí mismos para conseguir un manuscrito perfecto, pero utilízalos como ayuda para perder el miedo a escribir y aprender gramática y ortografía.

 

 15 DELEGA

Esto es muy propio de los seres humanos: dejar que los demás hagan nuestro trabajo. Es caro, bastante caro, pero para un escritor novel igual es un alivio pensar que hay profesionales encargados de la corrección ortotipográfica y de estilo. Cuando empezamos y tendemos a ver que todo se nos viene encima, existe la opción de descargar obligaciones. Aunque, a largo plazo, lo interesante es aprender por uno mismo a corregir y editar un libro.

 

 16 ¡TÚ MOLAS!

Busca tu autenticidad. Seguro que tienes algo que te hace brillar, bien sea por la originalidad de tus historias, o por las anécdotas que te inventas, o porque tienes una forma peculiar de asesinar retorcidamente a tus personajes, o por tu sentido del humor… Seguro que tienes algo particular por lo que puedes encandilar a tus lectores. Busca tu potencial único, que te aseguro que hará sobra a cualquiera de los errores que como novato puedas cometer en la escritura.

 

  17 LO QUE BIEN EMPIEZA… BIEN ACABA

Si consigues que tu historia empiece con fuerza, ya casi puedes olvidarte de lo demás. ¡Esto es Hollywood! Concéntrate en un principio potente que atrape al lector y piensa que con eso lo tienes casi todo hecho. Además, esto te ayudará a no dejar el libro a medias. ¡Ya has conseguido lo más difícil! No puedes dejar ese gran inicio perdido en un cajón…

 

 18 CUESTIÓN DE NÚMEROS

Todos somos números, ya lo sabemos. ¿Por qué tu historia no iba a serlo? Un método sencillo para no ceder al temor de la incapacidad de escribir un libro es hacer cuentas. ¿Cuántas páginas quieres que tenga? ¿200? Si quieres escribirlo en tres meses (lo cual no es ni mucho menos mucho tiempo), sales a poco más de dos páginas al día. Seguro que, visto así, ya no parece tan complicado.

 

 19 TU LIBRETITA SIEMPRE A CUESTAS

Reconozcámoslo. Nos sentimos más interesantes cuando llevamos siempre una pequeña libreta a cuestas y anotamos cualquier idea en ella mientras las miradas de los que nos rodean se dirigen hacia nosotros curiosas. Pero, además, nos hace la vida más fácil. Nos ayuda a organizarnos y a capturar la inspiración que llega cuando no estamos dándole a las teclas. Esos pensamientos que aparecen en el momento más inoportuno, créeme, son gran parte de tu libro. No los dejes escapar y verás cómo tu historia se escribe sola.

 

 20 SÉ EL MUNDO EN EL QUE QUIERES VIVIR

Con estas palabras bonitas simplemente quiero decirte que dejes de ver la televisión o de hacer cosas que no hacen más que integrar información muy poco válida en ti, y que comiences a sacar la que tienes dentro para mostrársela al mundo. Somos excesivamente integradores cuando, como seres creativos, deberíamos estar deseando aportar a este mundo más que recibir de él. Esto no lo digo solo para motivarte a plasmar tus pensamientos en el papel, también lo digo porque cuanto menos tiempo dediques a tu vida como observador, más tendrás para utilizar como creador. Que después, eso de no tengo tiempo, suele ser una excusa muy recurrida.

 

 21 LO DIFERENTE ES ATRACTIVO

Deja de repetirte que nunca serás como los grandes escritores. Ni falta que hace. En lugar de frustrarte pensando que jamás llegarás al nivel de otros, piensa que no se trata de imitarlos, sino de buscar el potencial que tienes dentro de ti. Las comparaciones son odiosas. Y, además, para escribir tu primer libro, innecesarias.

 

 22 APASIÓNATE CON LO QUE QUIERES CONTAR

Más allá de la escritura, siente aquello que quieres decir, enamórate de lo que narras, adora eso que tienes dentro y quieres sacar. Si crees en tu producto, difícilmente vas a dejarlo a medias. No te olvides de recordarlo cada día, es esencial para que consigas terminar tu libro, para desear imaginarte con él y no rendirte bajo ningún concepto.

 

 23 LAS MALAS CRÍTICAS NO SON MALAS

Déjate leer. Recibirás buenas opiniones que te motivarán, y recibirás malas valoraciones… que te darán ganas de darle cuatro guantazos al criterio de su emisor. No pasa nada, estamos empezando. Sé que duelen, y que, en el peor de los casos, puede que te hieran hasta el punto de querer dejar de escribir. ¡Ni se te ocurra! Sé fuerte y entiende esas opiniones como lo que son, una fuente inagotable de aprendizaje. Si lo entiendes así, nada podrá pararte.

 

 24 ROMPE LAS NORMAS

Cuando uno es un escritor novel, puede que se encuentre a menudo con la persona quisquillosa de turno que le recuerde todo lo que está haciendo mal y que debe ser hecho de otra manera. La mayoría de las veces, seguramente tenga razón. Pero nunca dejes que anulen tu punto de vista. Si eres capaz de justificar tu modo de trabajar, siempre podrás darle la vuelta y, en lugar de estar actuando en contra del protocolo establecido, estarás rompiendo las normas creando un nuevo estilo único y personal.

 

 25 SOLO SÉ QUE NO SÉ NADA

El mundo de la escritura es amplísimo (y hablo de escribir, de publicar ya ni te cuento…). No quiero asustarte, que se supone que esto iba de trucos para abordar con éxito tu primer libro. Pero sí debes ser consciente de que no viene nada mal dedicarle cinco minutillos al día a buscar técnicas para aprender. Esa humildad te hará más fuerte frente a los momentos de flaqueza.

 

 26 ORDENA ALGO MÁS QUE TU ORDENADOR

Sé limpio y ordenado en tu zona de trabajo. Eso te animará a ponerte manos a la obra y, además, minimizará tu frustración. El desorden físico no es un buen aliado para afrontar esos momentos de estrés a los que tendremos que enfrentarnos como novatos.

 

  27 ¡DISFRUTA!

Activa el sistema de recompensa de tu cerebro al escribir. Eso hará que cada vez quieras más y más y en ningún momento sentirás que el trabajo de redactar es un trabajo en sí. ¡Pásatelo bien escribiendo! Haz de tu momento de teclear un acto de ocio y no un deber.

 

 28 NO LA DEJES A MEDIAS

Me refiero a tu historia. Acábala. Aunque la odies, aunque haya momentos en que quieras tirarla y empezar de cero. Tienes que acostumbrarte a cerrar tus escritos, eso hará que las numerosas veces que te apetezca tirarlo todo por la borda sean menos numerosas. Piensa que, si te rindes, estarás predisponiendo s tu cerebro a rendirse de nuevo, por mucho que empieces otro nuevo proyecto con más ganas y entusiasmo.

 

 29 SIN FRENOS

Nada te puede parar. Solo tú mismo. No hay obstáculos insalvables en esto de escribir un libro. Hay caminos más largos y más cortos, recursos más útiles y otros que más bien entorpecen, pero todavía no conozco a alguien que, queriéndolo y deseándolo de verdad, no haya conseguido materializar su libro. Te lo prometo. Y estoy seguro de que tú también eres capaz de ello. Solo tienes que decidir ponerte manos a la obra.

 

Y FINALMENTE… DÉJATE AYUDAR

Este es sin duda uno de los mejores consejos que puedo darte. Déjate guiar por aquellos que ya han recorrido ese camino. Ármate de sus ánimos, de sus recursos, de sus técnicas… Aprende, pues esto es una carrera de fondo en la que hay que ir paso a paso, mejorando nuestra pisada en cada avance.

 

Así que, si ya has decidido que quieres escribir un libro, entonces ya has dado el único paso necesario para conseguirlo. El resto, es cuestión de saber qué caminos escoger y cómo ir dándole forma a esa emoción para conseguir tu objetivo con éxito.

 

Ánimo y mucha suerte. Este camino, que tiene tanto para ofrecer a tu felicidad, solo acaba de comenzar.

LOS LIBROS NO VALEN NADA

capitalibros

Literalmente, el valor de los libros está por los suelos. Rozan el cero absoluto y no es broma:  hay incluso que promocionar los días de descargas gratuitas para que nuestros libros se difundan y conseguir una pequeña visibilidad que nos permita luego vender nuestro libro al, oh, magnánimo precio de 0,99 euros si quieres ser competitivo. El siguiente paso será pagar para ser leído.

Ojo, que no es una queja. A mí no es que me afecte en gran medida. Yo seguiré escribiendo igual, sencillamente porque la única ley que me rige en este mundo es la de mi ilusión. Es más, si consigue ahuyentar a los que exclusivamente buscan un fin económico en esto de juntar letras, menos oportunistas a mi alrededor.

Pero sirva este panorama como una triste apreciación de cómo funciona el mundo. Antes se vendía, y las pocas editoriales que había sacaban su tajada. Pero llegó la autoedición y los libros digitales, que permitió incorporarse al mercado a todo el que quisiera y el pastel se repartió en porciones tan minúsculas que nadie gana para vivir de ello.

Porque así es como funciona la economía mundial. A las grandes empresas no les interesa que florezcan negocios similares a su alrededor.  De ahí que sea tan difícil abrir un negocio y que las condiciones de los autónomos sean tan abusivas, para que no crezcas y te lleves una porción lo suficientemente significativa del pastel económico. Y los gobiernos, que lo saben, apoyan a la gran empresa para mantener el equilibrio (o mejor dicho, desequilibrio). No les interesa tu libertad y tus oportunidades, porque arruinaría a todos. Aunque en cada candidatura te prometerán que lucharán por ella y por la igualdad.

Pero no nos desviemos. Nadie ha evitado que eso ocurra en el sector literario (salvo los gigantes de la promoción que tienen la oportunidad de colgar su best seller en la sección de novedades para vendértelo a 18€). El comercio de los libros en general ha hecho crac y la mayoría de ellos tienen que ofrecerse al irrisorio precio de 0,99 € en Amazon para obtener alguna venta. Es el precio de la igualdad, que en absoluto criticaré porque yo me sirvo de ella. Simplemente, es lo que hay.

Repito: no es una queja. De hecho, la intención de esta entrada no es lloriquear y pedir que todos nos alcemos en furia solicitando el respeto que merecemos como autores, que obliguemos a todos a saber las horas de esfuerzo que dedicamos para sacar a la luz nuestras obras. Todo lo contrario. Lo que pretendo transmitir es que esto es así, y hay que aceptarlo para empezar a actuar en consecuencia. Antes publicar era un éxito, pero ahora sacar un libro al mercado no tiene valor alguno. ¿Qué puedes hacer como autor?

Precisamente eso: darle valor a tu libro. Lo tiene, y lo sabes. El simple hecho de ser algo creado por ti ya lo diferencia de los demás, ahora solo tienes que tratar de mostrar por qué es tan único. Por ejemplo: un punto clave para mí fue cambiar la forma de vender El sanador del tiempo. Antes lo vendía diciendo que es una novela que mezcla ciencia ficción e historia basada en curar enfermedades mediante viajes en el tiempo. Ahora ya no hablo de lo que va, por muy interesante (o no) que pueda ser el tema. Ahora digo que es una novela que mezcla ciencia ficción e historia y que es muy ligera, no hay ninguna novela similar que cuente la historia de forma tan amena, de hecho le acaba gustando hasta a gente que no está acostumbrada a leer. Por un euro que vale, seguro que te merece la pena. No es mentira. No encontrarás una novela de género histórico que sea tan rápida en su narración (para bien o para mal). Es su signo distintivo. En sus 300 páginas, atraviesas la historia más significativa del Antiguo Egipto, Grecia y Mesopotamia. Todo eso con una trama intermedia de intereses que va enlazando los episodios históricos.

En fin, que hoy en día está muy jodido eso de ser escritor. Pero he aprendido que quejarse y lamentarse, como en todos los aspectos de esta vida, no sirve de mucho. Mejor asumirlo y utilizar todo nuestro talento para revertir la situación. Ánimo. Nadie dijo que los sueños fueran fáciles. Las dificultades solo son la forma que tiene el mundo de preguntarnos cuánto queremos lo que deseamos, que diría Risto.

¡Nada más por hoy!
Nos vemos las instacaras en @icaro_jon.

 

EL PRIMER PASO DE TU FUTURO LIBRO

prefinal

Se va el verano y comienza la nueva temporada. Septiembre llega con nuevas actividades y la pena de decir adiós a las vacaciones se mitiga con la reanudación de eventos literarios que me dan la vida. Compartir mi pasión por la literatura es para mí el verdadero paraíso estival.

Y el primero llega mañana mismo. Este sábado 8 de septiembre participaré en una charla sobre el panorama literario actual, dirigida a todos aquellos que quieran publicar. No veáis cómo ha cambiado este tema y la de oportunidades que hay ahora, así que espero poder animar a los presentes a lanzarse con sus obras.

Además, habrá una sesión de coaching grupal y se analizará vuestros proyectos para que podáis encauzarlos y salgáis motivados y con las herramientas y directrices necesarias para abordarlo.

Será en San Isidro, en la provincia de Alicante, y el evento será gratuito, aunque sí que hay que confirmar asistencia porque el aforo es limitado. Podéis contactar con el centro Optimizarte en el teléfono 690 195 849, o me lo decís por aquí y yo lo comunico.

Me encantaría veros por allí si tenéis la cercanía y la oportunidad.
Nada más por hoy, me voy que tengo que preparar los últimos retoques de la charla.
¡Nos vemos las instacaras por @icaro_jon!

 

 

CROWDFUNDING: Lo que debes saber antes de meterte en él

crwod

Que el sector literario está naufragando económicamente no es un secreto para nadie, y por ello muchos escritores buscan (buscamos) nuevas fórmulas para mantener a flote este trabajo (que además de una pasión, no deja de ser un trabajo, y probablemente de los que menos dinero dan por tiempo invertido en él).

Y una de las medidas que más suenan y que puede que os hayáis planteado probar para financiar vuestros libros es el crowdfunding. La idea es cojonuda: tus seguidores (mecenas) hacen un aporte económico antes de que esté terminada tu obra para que puedas sufragar los costes de la edición y una vez terminada se la envías junto a algún detalle adicional para agradecer su participación. Sin ellos no tendrías ese sueño hecho papel en tus manos, y lo sabes.

Yo mismo me planteé hacer uso de esta medida, y resultó ser un fracaso revelador. Por ello os traigo una nueva entrada cargada de verdad, basada en la experiencia personal, por si pudiera seros útil. Así que, allá voy con lo que, para mí, son los puntos críticos en esta modalidad de financiación.

 

1 Elegir una buena plataforma

Es muy importante que sepas con quién estás trabajando. Antes de lanzarte con la primera plataforma de crowdfunding que encuentres, busca varias y lee bien sus condiciones. Intenta si puedes contactar con alguien que las haya utilizado (satisfactoriamente o no) y que te cuenten un poco su experiencia. Tras leer las condiciones de varias, yo me dejé seducir por Ulule, aunque a día de hoy lo intentaría con Kickstarter, ya que muchos compañeros han llegado al éxito con ella.

Fíjate bien en la comisión que se llevan las plataformas que pretendas usar y lo importante aquí es que no te cobren ni un céntimo si no consigues cumplir tu objetivo, que se supone que aquí estamos para conseguir dinero, no para palmarlo. Cuidado con algunas que dicen que no te cobran nada, te dejan rellenar la ficha, y después casualmente piden un pago para lanzarla, una vez has hecho el esfuerzo de completar todo el proyecto. También hay que andarse con ojo con las que dicen que son gratuitas, pero te ofrecen servicios especiales de pago para estar mejor posicionado o tener ciertas ventajas. Si la idea es no invertir dinero, en estas jugarías con desventaja.

 

2 El lanzamiento del proyecto

Bien. Supongamos que has hecho la elección perfecta y ya tienes tu página de crowdfunding perfectamente confeccionada y lista para seducir a tus seguidores. En este punto vino mi segunda sorpresa. Ulule me pedía que, para publicar mi página de proyecto, debía conseguir antes por mis medios la financiación del 30% del proyecto.

¿¿Cómo?? A ver, a ver… Se supone que creo un crowdfunding para conseguir financiación, pero me dicen que para empezarlo ya tengo que tener un tercio del proyecto financiado… Muy lógico, sí. La respuesta que me dan es que para que la gente se anime a participar, tiene que ver que hay progresos, que hay cierto interés. Los mecenas no se lanzan a un proyecto que va por el 0%.

Y lo entiendo. Pero me piden que busque ese apoyo económico entre amigos y familiares, que es precisamente lo que trato de evitar. Sé que si a mi gente cercana les pido colaboración, la voy a tener, y para eso no me hace falta un crowdfunding detrás que se quiera llevar la comisión de esta ayuda cercana.  Pero no es lo que busco. Agradezco infinitamente ese apoyo, esa lealtad, pero siempre digo lo mismo. Por muy familiares o amigos que sean, no quiero que se gasten dinero en algo que de manera natural no lo gastarían. No a toda mi gente cercana le gusta leer, ni mucho menos el género que escribo, ni tiene por qué gustarle mi forma de escribir. No quiero que participen por compromiso.

Bien, pues esta primera criba, si no del 30%, con otra cifra, la llevan a cabo muchas plataformas de crowdfunding. Estad atentos a ello. No digo que no tengan cierta razón, hasta me atrevería a decir que ellos mismos tienen contrastado que es necesario ese despegue para llegar al éxito. Pero si le damos la vuelta a la moneda, también es su forma de apostar sobre seguro, de buscar sus comisiones donde saben que van a poder rascarlas.

 

3 La promoción del proyecto

Y una vez lanzada la página, no te creas que los mecenas van a estar ahí, como peces hambrientos, buscando proyectos en los que participar. De eso nada. Uno de los motivos por los que decidí probar este método fue porque pensaba que era otro mundo, que había mucha gente interesada en este nuevo modelo de venta. A mí, personalmente, me gusta participar en el desarrollo de obras ajenas y ver cómo se van construyendo poco a poco.

Pero promocionar una campaña de crowdfunding es tan difícil o más que vender tu libro ya elaborado. Las recompensas adicionales del crowdfunding tienen su cierto poder de atracción, pero no son la panacea. Vas a tener que meter dinero en la promoción si quieres que tenga éxito. Para eso, mejor buscar formas gratuitas de publicación e invertirlo en vender directamente tu libro, salvo que quieras alguna edición especial o algo muy característico que te obligue a necesitar esa suma de dinero. La mayoría de las campañas exitosas llevan una campaña de marketing bastante potente detrás, tenlo en cuenta. De hecho, me atrevería a decir que el crowdfunding es más una inversión que un método de financiación.

 

Así que, al menos esas tres cosas deberíais tenerlas en cuenta antes de gastar vuestro tiempo en una campaña de crowdfunding. Como dije el otro día, la mejor forma de vender es dedicar unos minutos al día a buscar vuestra mejor manera de vender. Pero tampoco quiero desanimaros, ni muchísimo menos. Hay muchos intentos exitosos que han utilizado esta forma de financiación y si sabéis contagiar vuestra ilusión estoy seguro de que llegaréis a esos mecenas que os merecéis. Me reitero en que vuestra pasión por vuestros escritos es lo que os abrirá las puertas, independientemente del medio utilizado. Pero si optáis por estos micromecenazgos, espero que mi experiencia os sea útil para allanar ese camino.

Nada más por hoy.
Un saludo, ¡nos vemos las instacaras en @icaro_jon!

 

 

MI NUESTRA HISTORIA #8 – ¿Familia o principios?

JIWcabecera

Nueva cara para nuestra novela interactiva; incluso la web se ha puesto de gala para la ocasión. De ahí lo que he tardado en añadir este nuevo capítulo. Seguramente la imagen de portada no os recuerde a ningún personaje (todavía), pero tanto la estética como el título tiene mucho que ver con el futuro desarrollo, que girará en torno a una idea que me ha surgido con vuestra participación y comentarios.

Pero, a lo que vamos. Por fin seguimos con MI NUESTRA HISTORIA. ¡Esto no para! Recordad que en el último capítulo, Barbato quería disfrutar sexualmente de Caridda y vosotros decidisteis si Prisco debía interceder o no a favor de la mujer britana.

Para los nuevos: MI NUESTRA HISTORIA es una serie de novelas histórico-románticas en las que al final de cada capítulo se abre una votación para que podáis participar y ser parte del argumento. En la página web hay un resumen rápido actualizado por si queréis poneros al día en un par de minutos, aunque también he colgado los capítulos por si queréis formar parte de esta iniciativa en todo su esplendor. También podéis seguir la iniciativa a través de la APP Jon Ícaro, donde está todo bien organizado y donde seréis avisados cada nuevo capítulo.

Pero, para no retrasar más la continuación de la historia, aquí abajo os dejo el octavo capítulo con su correspondiente votación. ¡Espero que os guste!

 

mnhc8

—¡No! —grita Prisco convirtiendo su caja pectoral en un aspersor de asertividad—. No vas a hacer uso de Caridda para tu entretenimiento, Barbato.

El joven defiende a la mujer britana, que sonríe por dentro al sentir el interés de Prisco por su bienestar.

—¿No voy a disfrutar de Caridda? —replica el veterano—. ¿Y eso por decisión de quién? ¿De tus huevos que se acaban de hinchar acaso? Porque no creo que estés en condiciones de decidir en ese aspecto.

—No, no estoy en condiciones. Eso es cierto —asume Prisco, que sabe que el mapa y las armas están en posesión de Barbato—. Tú eres el único que puede decidirlo, y por eso mismo serás tú el que decida renunciar a tales intenciones. —Barbato tuerce el gesto ante esas declaraciones, no ve la necesidad de prescindir del sexo con una mujer bárbara, de las cuales sabe por experiencia que son bastante salvajes en la intimidad—. La guerra nos ha sumergido ya en demasiadas situaciones desagradables en contra de nuestra voluntad y posibilidades. No añadamos más por decisión nuestra, por los dioses…

Caridda disfruta del enfrentamiento verbal, está encantada con la defensa que Prisco hace de ella. Le agrada, sobre todo, el uso que el romano hace de las palabras. Si fuera un hombre de su tribu, ya se habría lanzado a golpear a Barbato. Es el autocontrol la parte que Caridda admira del joven.

—En algo tienes razón —expone Barbato—. Mucha mierda nos hemos tenido que tragar estos últimos tiempos. En tu caso, casi en sentido real. Por eso mismo considero que hay que endulzar esos agrios sucesos con momentos más… placenteros.

Sin previo aviso, Prisco se lanza contra Barbato para sorpresa de todos. Se abalanza sobre él antes de que pueda sacar las armas de la bolsa. El veterano cae con el joven sobre él, que le da un rodillazo en la entrepierna. El dolor se le sube al estómago como una bola de fuego, pero lo enrabieta, le da fuerzas para lanzarle un puñetazo en la mejilla a Prisco. Dos. Después lo empuja para quitárselo de encima. Barbato se levanta con dificultad. Prisco también, y extiende la palma de su mano pidiendo el fin del enfrentamiento.

—¿Se puede saber qué haces? —pregunta Barbato, enfurecido y sin comprender por qué Prisco ha iniciado la lucha y ahora pide el fin de esta—. ¡Hijo de una ramera!

—Evitar la pelea, o alargarla al menos hasta el punto en el que uno de los dos tenga que arrepentirse —afirma Prisco, guardando las distancias—. Me parece que ya no hay motivo de discusión.

Prisco señala a la entrepierna de Barbato y este comprende al fin. Con el dolor que le ha causado con el rodillazo, duda de que pueda hacer uso de su miembro viril. Caridda se ríe. Aunque la mujer se había decepcionado ligeramente por el uso de la violencia de Prisco, entiende que lo ha hecho utilizando la cabeza.

—Y ahora —continúa Prisco—, si lo consideras oportuno, podemos seguir avanzando en lugar de exponernos peligrosamente a guerreros y bandidos en el camino.

—Esto no va a quedar así, te lo aseguro —afirma Barbato, que accede a la opción de continuar el camino. A pesar de su actitud sobria, las palabras de Prisco sobre la nula necesidad de generar nuevas complicaciones han calado en él.

Una vez calmados los ánimos, Prisco aprovecha la cercanía al río Danubio para lavarse y refrescar su alma tras los ardientes acontecimientos. Se arrodilla frente a la serpiente acuática y ve su rostro reflejado en las claras aguas. No se reconoce. La barba comienza a invadir un rostro acostumbrado a no pasar más de dos días sin recibir la navaja de un tonsor. Sus facciones, antes más amables, parecen empezar a adaptarse a la dureza de los recientes días pasados y venideros. Incluso su mirada parece no ser la misma.

Tras el aseo, el grupo continúa su camino a través de cañaverales y carrizales que parecen no tener fin. Bosques de sauces y fresnos los acompañan en varios segmentos de su viaje. La pequeña Naevia ralentiza el avance y la bolsa del pan y el queso cada vez pesa menos. Pero, por fin, tras día y medio de camino utilizando el río como referencia, llegan a un lugar marcado en el mapa con el símbolo que identifica una ciudad.

—Cuidado con los putos dacios —advierte Barbato. Las jornadas de viaje parecen haber aliviado las tensiones del grupo—. Uno nunca se puede fiar de los bárbaros.

Caridda no se da por aludida, se siente orgullosa de su condición y las palabras de Barbato apenas laceran su corazón.

Se aproximan a una de las oberturas de la empalizada de madera que rodea la localidad, custodiada por dos guerreros que les piden sus armas si quieren entrar. Barbato se niega, pero Prisco intercede, le explica la necesidad de desarmarse y el veterano finalmente, tras escupir al suelo y maldecir al joven por dejarlo indefenso, entrega la bolsa con las espadas a los vigilantes. Si muero sin posibilidad de defenderme, te buscaré en el inframundo para rajarte los huevos, es la advertencia de Barbato a Prisco.

Acceden al interior de la villa donde se convierten en el foco de las miradas de bárbaros entregados a sus tareas cotidianas. Por suerte, sus túnicas de lana y los mantos de lino que adquirieron en el campamento bárbaro son similares a los ropajes locales y no les provocan mayores complicaciones para integrarse. Se dirigen allí donde la bebida afloja las lenguas y es más fácil obtener información. Entran en lo que parece una especie de taberna, muy distinta a las tabernae romanas. Prisco y Barbato piden algo de beber mientras Caridda ronda por el local haciendo preguntas a unos y otros haciendo uso de su conocimiento de la lengua dacia.

—Es vino tracio —asegura Barbato tras dar un gran trago a su jarra—. Es más espeso y aromático que el aguado vino romano. Pruébalo, Prisco. Los tracios creen que el vino hace que los dioses entren en su cuerpo y sustituyan el alma, por eso beben este vino tan fuerte, para sentir a sus falsos dioses cuanto antes.

—Ya… —dice Prisco a desgana. Está más atento a Caridda y a los posibles avances en su búsqueda de información.

La mujer, tras unos minutos, se acerca a ellos.

—Ese hombre de allí. —Señala a un viejo escuálido con anillos en sus dedos—. Dice que hay un esclavista que conoce todo el comercio de esclavos de Dacia. No hay mercancía que no haya pasado por sus manos, o que se haya vendido sin su conocimiento.

—¿Y sabe dónde está mi mujer? —Prisco se exalta, la jarra vibra en sus manos temblorosas.

—Es muy posible. Pero vive en la capital, Sarmizegetusa. —Antes de que Prisco muestre tristeza, Caridda continúa con una buena noticia—. Pero tiene hombres en todos los rincones del reino. Aquí mismo hay uno de ellos.

—¿Y a qué esperamos para hablar con él? —apremia Prisco, cogiendo a su hija en brazos, preparado para salir en su búsqueda.

Atraviesan la ciudad siguiendo las indicaciones de Caridda, que a su vez obedece las señas que el hombre de los anillos le ha ofrecido. Golpean la puerta de madera de un hogar que se abre rápidamente. El ayudante del mercader de esclavos les permite el paso y tras un duelo de palabras amistosas, saca una serie de papeles ilustrados.

—Estoy aquí para vender la mercancía de mi señor —aclara el hombre mientras despliega los pergaminos sobre una mesa—. Utilizo estos dibujos para mostrarla. Tenemos un gran dibujante y es más fácil y rápido de transportar que los propios esclavos. —Continúa sacando documentos. Prisco los mira detenidamente, pero no encuentra el retrato de Sentia en ninguno de ellos—. Si estáis interesados en alguno de estos esclavos, he de decir que no son baratos.

Entonces, la mirada de Prisco se clava en uno de los papeles. Son sus ojos los que ven el dibujo, pero es su corazón el que lo identifica. La larga y lisa melena, la nariz puntiaguda, la piel más oscurecida que el color del pergamino, los pechos pequeños pero redondos…

—¡¡Es Sentia!! —grita señalando el pergamino que lleva el dibujo de su esposa. A pesar de que la recreación no es exacta, está seguro de que es ella—. ¡Es mi esposa!

Por fin, un golpe de suerte. Prisco sabe que los dioses son benévolos, al fin y al cabo, y se siente tremendamente afortunado y feliz por haber tenido una pista de Sentia tan rápido. La fortuna lo acompaña.

—¿Dónde está? ¿¿Dónde está mi mujer??

Prisco agarra del cuello al comerciante y esta vez es Barbato el que instaura la cordura separándolos.

—¡No vas a conseguir nada matándolo! —grita el veterano reteniendo a un Prisco esquivo, que lucha por zafarse de él.

—¡Es mi esposa! Es… —Finalmente, Prisco razona. Su rabia se desvanece y deja de forcejear. Barbato lo suelta—. Es mi esposa —dice, acercándose al vendedor de esclavos y mostrando una súplica en su rostro humedecido—. ¿Dónde puedo encontrarla? ¿Está viva?

—Al menos cuando yo salí de la capital, lo estaba —confirma el hombre y Prisco siente un estallido de colores en su corazón—. De otra manera, no tendría sentido que hubiera traído su dibujo. ¿Para qué iba a vender una esclava muerta? Así que, viva debe de seguir en la capital.

—¡Llévame junto a ella! —suplica Prisco, arrodillándose. A Caridda, esa sumisión a la que no está acostumbrada la enternece.

El vendedor se rasca la barbilla. Piensa. Finalmente, toma una decisión.

—Dentro de dos días partiré de nuevo hacia la capital. Os dejaré acompañarme. —Prisco sonríe, pero el hombre trata de sacar provecho de esa compañía—. Aunque lo haréis como guardianes. Se os ve hombres fuertes. A él al menos.  —Señala a Barbato—. Incluso la mujer muestra buena musculatura. Si hacéis que mi viaje a Sarmizegetusa sea seguro, entonces te llevaré junto a tu esposa.

Prisco accede sin dudarlo. Ya se imagina junto a su esposa. Por acariciar su piel haría cualquier cosa.

—¿Y de quién hemos de protegerte? —pregunta Barbato, que no está dispuesto a jugarse el pellejo a cualquier precio.

—De los romanos —afirma el vendedor—. Domiciano ya ha traído sus legiones y no es raro encontrarse con fuerzas romanas que buscan controlar los caminos para asegurar el envío de suministros.

—¿Lucharemos contra los romanos? —pregunta Prisco, sintiendo el corazón dividido. Sin haberlo pretendido, acceder a las peticiones del vendedor supondría cambiar de bando.

—¿Algún problema? —pregunta el comerciante de esclavos.

¿Algún problema? ¡Por supuesto que lo hay! Le está pidiendo que se enfrente a los soldados que pretenden dar su merecido castigo a los dacios, a hombres cuyo objetivo es acabar con aquellos que un día, como a él, asaltaron y robaron sus esposas. Quiere que clave la espada en defensores del honor, en paisanos suyos que solo defienden los intereses de los pobres ciudadanos romanos. ¿En qué lo convierte eso? ¿En un frío y simple mercenario? ¿En un guerrero desalmado y sin capacidad de decisión?

Sabe que ha tenido mucha suerte encontrando a ese mercenario, que seguir junto a él hará que en pocos días esté junto a su esposa. Pero, ¿a qué precio? ¿Debe de permanecer a su lado, aunque eso suponga tener que matar romanos a los que considera, no solo inocentes, sino defensores del honor y salvadores de los que como él han sufrido tanto?

mnhvotar

 

CÓMO VENDER LIBROS EN AMAZON – La verdad

vender2

Hay mucha mierda escrita sobre cómo vender libros en Amazon y no quiero que esta entrada sea un poco más de maloliente información al respecto. No lo pretendo, al menos. He leído mucho sobre este tema y la única conclusión que saco es que hay mucho talento por ahí que sabe vender libros hablando de vender libros, pero que realmente no ayuda a ello.

Yo os voy a contar lo que me ha funcionado a mí, y lo que no. Todo en base a mi experiencia con El sanador del tiempo, libro con el que no hice nada de marketing (y en consecuencia las ventas fueron acordes a tal esfuerzo), y con En el nombre de Eva, título al que apliqué lo que aprendí en varios libros de marketing literario online y en el que sí he visto más movimiento en las ventas.

Mi conclusión general es que el 90% de lo que te dicen estos manuales no sirve para nada (y al final de la entrada diré por qué). Del 10% restante, yo me quedaría con estos cinco consejos que he visto que se repiten en varios títulos y que he podido comprobar que sí tienen algo de efecto a la hora de vender:

· Las palabras clave: como su propio nombre indican, son clave si no quieres ser una gota más del océano de ebooks de Amazon. Para sacarle el máximo partido, no se trata de utilizar palabras que definan tu obra, sino poner aquellas que piensas que utilizará tu potencial lector. Por ejemplo, en El sanador del tiempo yo utilizaba ciencia ficción, novela histórica, historia, Antiguo Egipto, viajes en el tiempoERROR. Con En el nombre de Eva, opté por novelas de ciencia ficción actuales, novelas de ciencia ficción baratas, novelas premiadas, novelas 2018… Fue empezar a darle este sentido a las palabras clave y ver que las ventas aumentaban por sí solas, más allá de promociones externas.

· Las descargas gratuitas: Amazon te permite poner tu libro de manera gratuita 5 días cada 3 meses (si estás inscrito en KDP Select). Utilízalos. Y si puede ser estratégicamente, mejor. El simple hecho de que sea gratuito hará que se descargue, pero si te encargas de avisar de la promoción como si no hubiera un mañana y multiplicas las descargas, el motor de Amazon las cuenta como ventas reales (es decir, entiende que interesa a la gente) y lo posiciona mejor en las búsquedas. Los días posteriores a la promoción gratuita verás que tus descargas aumentan por inercia. Explota estos días gratuitos para escalar posiciones y verás cómo aumentan tus ventas los días posteriores.

· La descripción: no hay nada más aburrido para un lector que una descripción monótona. Cuenta de qué va tu libro, sí, pero hazlo como si te dirigieras a una persona en concreto y vacía toda tu pasión en ello. Haz que el monólogo se convierta en un diálogo, plantea cosas a tu posible lector para captar su atención, hazle preguntas. Y utiliza la negrita, cursivas y los colores. La gran mayoría de las descripciones de Amazon no lo hacen, porque el formulario no deja, pero sí que te permite utilizar HTML y si aprendes un poco de este código, lo justo para que la descripción sea vistosa, ganarás muchas posibilidades de vender. A muchos lectores les aburre una descripción monótona.

· Los comentarios: evidentemente, tener comentarios en tu libro no solo te posiciona, sino que además es lo primero en lo que se fija la gente para comprar libros. Cuantos más y mejores tengas, mejor para ti. Pero, ojo, que sean sinceros. Hay mucha mafia por ahí de intercambio de reseñas, y los lectores ya sospechan de los libros que solo tienen comentarios con cinco estrellas. Huelen las opiniones forzadas a distancia. A mí me han llegado a decir que desconfían de El sanador del tiempo por sus buenos comentarios, que ni siquiera forcé, y me han hecho perder ventas. Por eso, no me canso de pedir encarecidamente que no me voten con cinco estrellas en En el nombre de Eva y que sean lo más sinceros posible.

· La portada: todos los manuales de marketing inciden en que la portada es determinante. Una imagen vale más que mil palabras. Yo no estoy tan de acuerdo en que una buena portada te haga ganar ventas, pero sí que me atrevería a asegurar que una mala portada te hace perderlas. Así que, hay que tener cuidado también con la imagen que da tu libro.

En cuanto al resto, he probado mil cosas, he leído otras tantas páginas sobre marketing literario, en castellano e inglés, y no he notado efecto alguno. Y, en el fondo, lo entiendo. La literatura se ha masificado. No hay otro mercado con más oferta y menos demanda. Para hacerse oír, hay que hacer algo único, algo que te saque de esa marea generalizada. Los tips de marketing funcionan, sí, pero durante un corto espacio de tiempo. Son efectivos hasta que un gran número de personas lo aplican y dejan de hacerte único. Es muy difícil que te hagas con uno de esos trucos en el efímero tiempo en el que aún son exclusivos y útiles. Y, sí, los que están tan accesibles en Internet y en los libros de marketing están tan utilizados que todo lo que encuentres ahí seguramente ya lo estén poniendo en práctica tantas personas que a ti no te sirva para destacar.

Por eso, ahí va el mejor consejo que puedo daros para vender libros: dedica unos minutos al día para pensar en alguna manera espectacular de destacar y hacerte oír que todavía no exista, en lugar de perderlos buscando técnicas o trucos que no te van a servir porque ya los están aplicando muchos antes que tú. Es difícil, costoso, y el éxito o no de tus ideas va a depender del ensayo y error, lo que en muchas ocasiones llegará a frustrate. Pero es lo único que te va a funcionar hasta que des con la tecla.

Yo, por ejemplo, ya no hago presentaciones de mis libros. La gente se aburre, se siente obligada a comprarlo si acude, y eso está haciendo que se vacíen los actos. Y lo entiendo. En cambio, yo hago juegos con la temática del libro, incluso fiestas, pongo claramente en el cartel que es obligatorio NO comprar (y paradójicamente, es esta no obligación la que hace que se venda más). O compongo un tema que tenga que ver con la historia y me pongo a tocarlo con la guitarra en la calle junto al cartel de mi libro y mi dirección web.

Hay a quien le va más las locuras digitales y te planta un viral. Pero un vídeo viral no es un vídeo tuyo hablando de tu libro, ni un booktrailer. Eso está muy visto. Es algo divertido, original y atrevido que tenga que ver con la temática de lo que escribes.

No existe la llave mágica que abra las ventas a tus libros. Bueno, sí existe, pero está dentro de ti, así que no la busques por ahí. Es difícil inventar y arriesgarse a ver si tus ocurrencias tendrán éxito o no, pero te aseguro que si de verdad sientes pasión por tu libro, las vas a encontrar y te vas a atrever a ello. A mí la sensación que me transmite alguien que hace algo original para promocionar su libro es que no se ha rendido al ver lo difícil que es vender a día de hoy, que no se ha dado por vencido al descubrir que todas las técnicas de marketing son casi inútiles y que al final se ha dejado llevar por su corazón más allá de la lógica y los mandatos del marketing.

Amas tu libro. Y tu libro es único. Demuéstralo, pero de verdad. La gente que lo tiene claro e impone su personalidad y su pasión, lo vende. Esa es la única verdad que conozco respecto a la venta de libros.

Te animo a buscar TU camino. Sé que lo encontrarás.
Nada más por hoy. ¡Nos vemos las instacaras en @icaro_jon!

 

 

MI NUESTRA HISTORIA #7 – Tú decides

arrib

Seguimos con la historia de Prisco tras un breve parón, y lo hacemos con un extra de salsa rosa. Nos adentramos en el terreno romántico de la novela y de vosotros depende que se siembre el germen de posibles líos amorosos, o no. En la última votación, por unanimidad además, decidisteis que Prisco se fiara de Caridda y que se fuera con la mujer alejándose del grupo bárbaro. He aquí la continuación.

Para los nuevos, como siempre: entre todos estamos creando esta novela histórica-romántica. En cada capítulo, se abre una votación para que decidáis el curso de la historia. Si os queréis unir a esta iniciativa, os dejo aquí los enlaces a los capítulos anteriores, o un breve resumen por si queréis poneros al día rápidamente.

CAPÍTULO 1  // CAPÍTULO 2 // CAPÍTULO 3 //  CAPÍTULO 4 // CAPÍTULO 5 // CAPÍTULO 6
Resumen: Prisco es un comerciante de vino romano que ve su vida truncada cuando los dacios invaden su villa y secuestran a su mujer. Para recuperarla, Prisco se adentra en territorio enemigo junto a un grupo de bárbaros britanos auxiliares. Unirse al grupo le cuesta no pocas humillaciones y el alejamiento con su propia hija. En él, conoce a una mujer bárbara le propone alejarse del grupo y buscar a su esposa por sus propios medios, a lo que él accede. Junto a Caridda, que conoce el lenguaje dacio, se dispone a separarse de los britanos para probar mejor suerte por su cuenta.

 

c7

Cuando la noche hace ya varias horas que ha desplegado su oscuro telón y el campamento britano duerme, Prisco se dirige al lugar acordado: el punto de vigilancia noroeste. Allí, tal como esperaba, hace guardia Barbato. Él le permitirá salir junto a Caridda para probar suerte lejos del grupo.

—¿No ha venido aún? —pregunta Prisco refiriéndose a la mujer y el vigilante romano da un respingo, sorprendido por su sigilo.

—Todavía no —responde Barbato. Observa una mueca de preocupación en Prisco ante esa respuesta—. Pero no te preocupes. Los bárbaros no hacen buen uso del latín, pero cuando lo utilizan no es precisamente para mentir. Ellos consiguen lo que quieren a golpes, no mediante el uso confuso de la lengua. De hecho, creo que esa mujer desea usar la lengua contigo en otros menesteres, si me entiendes.

Prisco niega con la cabeza ante la obscenidad de su compañero. Tiene otras preocupaciones de las que hacerse cargo.

—¿Y si se ha arrepentido? ¿Y si su esposo la ha descubierto abandonado el lecho?

—Tranquilo, Prisco. Estará buscando el momento oportuno. Tiene que traer a tu chiquilla, lo cual le dificulta las cosas.

Por eso está tan preocupado Prisco. Si descubren el plan de fuga de Caridda, la vida de la mujer podría correr peligro, y ella es el único apoyo que tiene su niña dentro de la barbarie que están viviendo.

—Mira, por ahí viene —afirma Barbato finalmente señalando a la oscuridad del campamento.

—¿Seguro que es ella? —pregunta Prisco, que entrecierra los ojos para intentar ver mejor.

—Por supuesto, ¿acaso no ves la sombra de sus enormes…? —Barbato se lleva las manos al pecho y hace un gesto soez.

Efectivamente, se trata de Caridda, que por fin llega hasta ellos.

—No he podido venir antes —dice la mujer y mira a la niña que tiene en sus brazos como justificación—. Estaba esperando que Naevia durmiera profundamente.

—No pasa nada. Dámela, yo la llevo —ofrece Prisco.

—No —niega Caridda—. Si se despierta en tus brazos podría gritar asustada y alertar a los demás vigilantes. Y no pongas esa cara, Prisco, pronto recuperarás la confianza de tu niña y querrá estar contigo. Pero aún no. Yo la llevaré. No te preocupes, tengo fuertes brazos para cargar con ella.

Caridda luce la musculatura propia de una mujer guerrera.

—Está bien. Pues nos vamos. Amigo, gracias por dejarnos salir.

—Eso es. Nos vamos —repite Barbato—. Los tres.

Caridda y Prisco se miran, sorprendidos por la decisión en último momento del romano.

—No, eso no era lo que habíamos hablado —dice Prisco.

—Ya. Es que vigilar es tan aburrido que a uno le da por pensar, y he decidido que lo más conveniente para mí es marcharme con vosotros. Una traductora en territorio dacio abre muchas opciones para mí, todas ellas suculentas.

—No, Barbato —vuelve a negar Prisco.

—Pues podemos estar toda la noche aquí discutiendo sobre este tema hasta que alguien os descubra, o marcharnos ya y hablar de esto más adelante.

Prisco da un bufido. Caridda alza los hombros. Finalmente, aceptan la compañía de Barbato como un mal menor y comienzan a caminar, alejándose rápidamente del campamento de los auxiliares. El ritmo disminuye conforme el fuego de las antorchas se hace cada vez menos visible, pero el grupo no llega a detenerse. En cuanto Urel descubra que su esposa lo ha abandonado, saben que tendrán perseguidores.

Tras unos minutos, los movimientos propios de la huida terminan por despertar a Naevia. La pequeña de ocho años abre los ojos, desorientada, y en su rostro se refleja el miedo y la confusión.

—Tranquila, Naevia —se apresura a decir Caridda antes de que la niña comience a gritar. La mujer jadea, cansada de cargar con ella. La deja en el suelo unos instantes—. Tienes que estar callada. Estamos jugando a escondernos y nos van a encontrar si gritas. ¿De acuerdo? Tenemos que seguir corriendo en silencio si queremos ganar.

Naevia no es estúpida, sabe perfectamente que está en peligro. Lo que no entiende es de quién tiene que huir ni qué puede pasarle, pero sí es consciente de que hacer caso a Caridda la mantendrá a salvo. Asiente y la mujer vuelve a cogerla con visible esfuerzo.

—Yo la llevaré a partir de ahora —dice Prisco. Sabe que Caridda tiene los brazos agotados.

La niña mira a su padre y vuelve a mostrar preocupación en su rostro. Eso le duele en el alma a Prisco.

—Naevia, hija mía, Caridda está cansada. Tienes que venir conmigo.

La pequeña tarda se echa hacia atrás, aunque unos segundos más tarde se acerca a su padre.

—Me das miedo —dice Naevia al llegar junto a Prisco—¸pero creo que eres como el lobo.

—¿El lobo? —pregunta su padre confundido.

—El de la historia de Caridda. Me contó un cuento que empezaba con un lobo mordiendo a un conejo, y al principio me asusté. Pero después resulta que lo hacía para darle de comer a sus bebés… Me asustó lo que le hiciste a aquel hombre, pero Caridda dice que, como en la historia, solo querías cuidarme.

Naevia se deja coger entonces y Prisco la abraza fuertemente. No puede evitar llorar de emoción. Volver a tener a su niña entre sus brazos es para él uno de los pocos motivos por los cuales vale la pena estar vivo. Ahora solo falta encontrar a su mujer para añadirla al abrazo y completar la felicidad.

—Siempre lloras —dice Caridda acercándose a Prisco y retirando las lágrimas de sus mejillas con los dedos—. Como los niños de mi pueblo. Los guerreros nunca derraman lágrimas. Así que tú eres… como un niño grande.

—Gracias Caridda —dice Prisco a pesar de la extraña comparación—. Muchas gracias por todo lo que haces por Naevia, que en extensión me llega a mí reflejado.

Los dos adultos se sonríen. La gratitud estira los labios de Prisco. Los de Caridda, algún sentimiento más.

—Perdonadme si interrumpo este tierno momento —dice Barbato—, pero todavía estamos demasiado cerca del campamento.

El grupo continúa caminando toda la noche sin sobresalto alguno. O les han estado buscando en direcciones erróneas, o los bárbaros han estimado que no pueden permitirse la pérdida de tiempo que supondría ir a su encuentro. Han descansado lo justo para rellenar de aire sus pulmones y dar algún bocado que les evita desmayarse durante la huida. Los primeros rayos de sol muestran sus evidentes caras de cansancio.

—Nuevo día, nueva vida —dice Barbato tras bostezar.

—¿Y qué planes hay en ese renacimiento tuyo? —pregunta Prisco, que todavía no se fía del romano.

—Los que me quiera ofrecer la diosa Fortuna —afirma el hombre palmeando un estómago que la edad y el tiempo sin combatir comienzan a redondear—. No he pensado qué voy a hacer a partir de ahora, pero sé que, si vais a tratar con esclavistas para buscar a tu esposa, igual puedo descubrir un nuevo oficio que me dé más monedas y mujeres que la guerra. Estoy cansado de combatir para un emperador que premia a los hijos de los patricios a causa de castigar a sus veteranos de guerra.

—Pues yo creo que no es buena idea esa de confiar el futuro de uno a la diosa Fortuna —dice Prisco con una sonrisa de resignación, recordando su mala suerte. Mira de reojo a Caridda, que vuelve junto a ellos tras haber acompañado a Naevia a orinar cerca de unos arbustos de enebro.

—Pues yo creo que sí lo es. Disfrutaré de lo que cada día tenga a bien ofrecerme. Y te lo voy a demostrar ahora mismo —expone Barbato configurando una sonrisa maliciosa que preocupa a Prisco. El romano saca de su bolsa de piel un pergamino enrollado. Estira la piel adelgazada—. ¿Sabéis lo que es esto?

—Un mapa de Dacia —responde Prisco al ver el dibujo desplegado.

—De mi esposo —añade Caridda al reconocerlo—. De mi antiguo esposo, quiero decir.

—Os equivocáis —dice Barbato—. Los dos. No es un mapa. Es nuestra única opción de sobrevivir. Sin él, tardaríamos más tiempo en encontrar una aldea que el que aguantaríamos vivos con los alimentos que disponemos.

Está en lo cierto. La desorientación, tras haber caminado toda la noche a oscuras, es total.

—Pues más vale que lo guardes bien entonces —ordena Prisco.

—Eso haré, ya lo creo. Lo guardaré bajo mi subligar o en la mismísima raja de mi culo si es necesario. Tan valioso es este documento. Por supuesto, lo compartiré con tan destacada compañía como sois vosotros. Y a cambio, solo espero algo de agradecimiento. De cariño, si me entendéis.

Barbato mira lascivamente a Caridda, detiene su vista en los pechos de la mujer. Prisco comprende la situación. Están siendo chantajeados. Quiere intimar con ella a cambio de compartir el mapa.

—¿Hace falta más explicaciones? —insiste Barbato—. Lo digo por vuestro silencio.

El chantajista hace un movimiento de cadera que evidencia sus deseos. Prisco aprieta los puños, hay algo que lo enfurece más allá de ser manipulado. Le molesta pensar en Barbato sobre el cuerpo desnudo de Caridda.

—¿Y qué me impide sacar la espada y cortarte la mano para quedarme así con el mapa? —pregunta Prisco y él mismo se extraña por su violenta iniciativa. Se da cuenta por primera vez de que ya no es el mismo que salió de Moesia, aquel que hubiera dado prioridad a la vía diplomática. Se está transformando en otra persona.

Barbato mira entonces a la pequeña Naevia y Prisco suspira. Está recuperando la confianza de su hija y derramar sangre ajena delante de ella de nuevo sería dar un paso atrás enorme. Además, Barbato mueve su bolsa y un ruido metálico recuerda a Prisco quién tiene las armas. Las estaba cargando él todas para que Prisco pudiera cargar con su hija.

—Somos compañeros —dice Prisco, ahora sí obligado a luchar con la palabra—. No puedes aprovecharte así de nosotros. De ella, en concreto.

—¿Aprovecharme? Pero ¿qué daño nos va a hacer entregarnos a los brazos del placer? Ambos disfrutaremos, de la misma manera que todos saldremos beneficiados con el uso del mapa. Si seguro que ella también lo está deseando…

No. No lo está deseando. De hecho, Caridda habría utilizado su puño de guerrera para partirle la nariz a Barbato al haber propuesto acostarse con ella. Pero quiere saber cómo reacciona Prisco. Necesita saber si él tampoco desea que algo así ocurra. Le parece una buena forma de averiguar si el joven siente lo mismo que ella. Por eso, decide seguir con la situación, dejarla en manos de ese joven tierno por el que suspira.

—Lo haré —afirma Caridda—. No por gusto ni por voluntad propia. Pero si es por el bien del grupo, acepto tal sumisión. Accederé a los placeres de este bellaco.

La mujer mira a Prisco esperando su reacción. Se le encoge el corazón. Quiere que el joven evite el encuentro, que demuestre que tiene algún interés por ella, del tipo que sea. Pero Prisco se queda pensativo. Sabe que lo mejor para todos es que ese encuentro sexual ocurra para seguir manteniendo el favor de Barbato. Sin el mapa están realmente perdidos y encontrar una aldea dependería exclusivamente de la suerte que parece no acompañarle. Piensa que no le conviene dejar la supervivencia en las manos de la diosa Fortuna. ¿Qué debe hacer?

Y ahora, vuestro turno. ¿Qué queréis que haga Prisco respecto a Caridda?

votar

MI NUESTRA HISTORIA #5 – Tú decides

arrib

Habéis devuelto la sensatez a la historia; creo. Para ver el resultado y las consecuencias de la escatológica votación, aquí abajo os dejo un nuevo capítulo con su respectivo dilema moral en el que podéis opinar.

Para los nuevos: MI NUESTRA HISTORIA es una novela histórica y romántica interactiva, en la que vosotros decidís la continuación de la aventura. Cada final de capítulo se propone una votación para que opinéis, determinando así cómo continuará la historia. Os dejo los enlaces de capítulos anteriores por si queréis seguirla, y un breve resumen de todo lo acontecido hasta ahora para que os pongáis al día rápidamente. Y, recordad, también podéis seguirla a través de la aplicación Jon Ícaro (Play Store), donde está todo más organizado y donde recibiréis avisos cada capítulo nuevo.

CAPÍTULO 1  // CAPÍTULO 2 // CAPÍTULO 3 //  CAPÍTULO 4
Resumen: Prisco es un comerciante de vino de la provincia romana de Moesia que ve su vida truncada cuando los dacios invaden su aldea, secuestrando a su esposa. Para recuperarla, viaja a Dacia junto a su hija, donde se encuentra con un grupo de auxiliares britanos. Necesita caminar junto a ellos para llegar al ejército romano, pero no es fácil ganarse la confianza de esos bárbaros. En primer lugar, tuvo que asesinar a un hombre delante de su hija, lo que hizo que la pequeña Naevia renegara de él. Y, ahora, uno de los bárbaros intenta humillarle con su peculiar forma de darle la bienvenida al grupo.

Y ahora, ¡seguimos!

 

c5

 

El bárbaro mancha la cuchara de madera en los excrementos y la acerca a la cara de Prisco. El joven está a punto de ceder a la humillación; si de algo está convencido es de que haría cualquier cosa por recuperar a su esposa. Incluso algo así.

Sin embargo, el nauseabundo olor despierta sus instintos naturales y cambia de opinión. Ya está bien de tanta sumisión.

Duda de que, con esa actitud permisiva, consiga rescatar a Sentia. Basta de pasividad, de sumisión. Sabe que, en algún momento, tendrá que envalentonarse, convertirse en algo más que un comerciante de vino, si quiere sacar a su esposa de las garras de la barbarie.

Y este es un buen momento para demostrárselo a sí mismo.

Da un manotazo a la mano del guerrero y la cuchara cae al suelo. Sabe que acaba de desencadenar su propia guerra dentro de la guerra que ya está viviendo. Se levanta y encara al bárbaro, que le duplica en musculatura. Se tensa todo su cuerpo, esperando el primer impacto. ¿Será en el estómago? ¿En la mandíbula?

Su rival comienza a reírse. Prisco deduce que está eufórico por la inminente lucha, conocedor de lo fácil que va a ser destrozarle los huesos.

El primer golpe es en la nariz. Prisco siente como si una maza se le hubiese estrellado en la cara. Nota el calor húmedo de la sangre en el morro. Sin nada que perder y en el frenesí del combate, el joven se lanza contra el guerrero, lo tumba en el suelo, pero su enemigo, hábil, se revuelve y cambian las posiciones. Sobre él, el bárbaro comienza a golpearle una y otra vez. A Prisco se le nubla la mente y pierde la cuenta de los golpes, se le anestesia el alma, hasta que, por fin, alguien le quita de encima esa bestia.

—¡Ya está bien! —grita el intermediario. A pesar de la visión borrosa, Prisco lo reconoce por el gran collar de símbolos celtas que lleva en el cuello. Es Urel, el hijo del líder de los guerreros—. ¡Siempre reniegas de los romanos! —dice al hombre que instantes antes estaba agrediendo a Prisco—. Te comportas como los animales que dicen que somos y les das la razón, ¡imbécil! Si llega a ser mi padre y no yo el que se ha acercado a este revuelo, ¡te habría rajado las tripas!

El aludido se va de mala gana. Urel se acerca entonces a Prisco y le tiende la mano para ayudarle a incorporarse.

—A pesar de su odio a los romanos, es un buen hombre —afirma el hijo del líder. El dolor que siente Prisco en el cuerpo hace que dude de esa sentencia—. Acabaréis siendo buenos amigos.

Urel se aleja de allí y Prisco vuelve a sentarse cerca de la hoguera. Barbato intenta decirle algo, pero con una mirada fiera, Prisco hace que selle los labios. No quiere escuchar nada.

Así, en silencio y frente al fuego, Prisco ve pasar la noche. Las heridas arden tanto como la llama que tiene delante. Sin embargo, observa acercarse a Caridda y el dolor se anestesia, siente una inexplicable calma.

—¡Prisco! —exclama la mujer bárbara al ver su aspecto—. ¿Qué ha pasado?

—Una discusión sin importancia —dice Prisco intentando esbozar una dolorosa sonrisa en sus labios partidos—. Debo de haber dicho alguna palabra malsonante en vuestro lenguaje sin querer…

—Vengo a avisarte de que tu hija ya se ha dormido. Puedes venir a verla, si quieres.

Por supuesto que quiere. En esos momentos en los que la vida le parece excesivamente cruel, solo la presencia de su familia le da fuerzas para sentirse vivo. Caminan hacia la tienda de Caridda y entran. A pesar de la oscuridad, ver a Naevia dormida ilumina el alma de Prisco.

—Siento que tengas que verla solo cuando ella no puede negarse a tu presencia —lamenta la mujer, que sonríe al ver la ternura reflejada en el rostro de Prisco.

—Mejor así. Imagínate si me viera con este aspecto. —Prisco tiene cortes en la mejilla, la nariz hinchada y un ojo enrojecido—. Ya no querría volver a verme nunca más.

A pesar de lo doloroso de aquellas palabras, ambos se ríen suavemente, para no despertar a la chiquilla.

—Primero me ves llorar delante de mi hija, y ahora con la cara y el cuerpo destrozado… —dice Prisco—. Acostumbrada a vivir rodeada de grandes guerreros, mi presencia debe de ser deprimente para ti.

—No, no lo es —niega rápidamente la mujer—. Las personas tienden a encontrar la belleza en aquello que les es ajeno. Lo que acostumbran a tener cerca con frecuencia suele adormecer los sentidos.

—Bueno, no creo yo que como mujer no sientas aprecio por la hombría que desprenden todos estos guerreros… —se aventura a decir Prisco.

—Ser unos bravucones es lo fácil para ellos, es a lo que están acostumbrados. Jamás podrían no serlo. Carecen de la capacidad de temer, de sentir otras cosas, y a mí eso me atrae, me resulta curiosa la sensibilidad que tenéis algunos romanos.

Prisco mira a los ojos a la mujer y siente que se le aprieta el estómago. Esa mirada que cabalga entre la dulzura y la bravura se refleja en sus entrañas.

—Gracias por cuidar de mi hija —dice, esperando que ese cambio en la deriva de la conversación actúe como un gladio cortando la tensión generada—. Jamás te estaré lo suficientemente agradecido.

—Es un placer cuidar de ella. Es una niña muy bonita y muy buena.

Caridda agarra las manos de Prisco, pero las suelta en cuanto la lona de la tienda se mueve y aparece su esposo Urel.

—¡Prisco! —dice el guerrero—. Lamento el comportamiento de Pangur. Por desgracia, hay otras heridas del alma que tardarán más en cicatrizar que las que él mismo te ha causado.

—No te preocupes. Tendré más cuidado la próxima vez.

—Deberías descansar —afirma el guerrero mientras se acerca a su mujer y la besa—. En breve reanudaremos la marcha.

Prisco obedece. Sale de la tienda y duerme al raso. Es nuevo y no tiene el rango necesario para pasar la noche en una tienda. A pesar de sus preocupaciones y del dolor de sus heridas, el cansancio hace que cierre los ojos.

 

En cuanto asoma el sol, el pequeño campamento bárbaro reanuda su actividad. Como si fuera un hormiguero, se desmontan las tiendas, se cargan las mercancías en los carros y la fila de hombres comienza a marchar.

—Hoy va a ser un gran día —dice Barbato, que se reajusta la túnica tras haber orinado en una Nigritella del borde del camino, una orquídea típica del delta del Danubio.

Prisco camina junto a él. Cada paso escuece en su dolorido cuerpo y lamenta que le hayan pedido amablemente que cediera su caballo para usarlo como animal de carga.

—Sí —afirma Prisco sin entusiasmo—. Estoy deseando ver qué me depara esta nueva jornada. Todo lo que me ha ocurrido desde que he entrado en Dacia ha sido tan divertido que estoy impaciente ante una nueva aventura…

Barbato ríe ante su tono irónico.

—Pronto te acostumbrarás a los vaivenes de la guerra, chico. Las personas tienen la terrible capacidad de acostumbrarse a todo. No sé si es una bendición o el motivo que nos llevará a la destrucción…

—Si fuéramos capaces de mantener la sensibilidad de las primeras veces, mejoraríamos como civilización. Seguro. Y, dime, ¿por qué hoy va a ser un buen día según tú?

—Los exploradores han divisado una aldea no muy lejos de aquí. Sin protección. Allí nos dirigimos. ¡Es día de pago!

—¿A qué te refieres? —pregunta Prisco, confundido.

—A que hoy habrá saqueo. Una aldea sin el respaldo del ejército dacio, tal como nos espera en unas horas, es una bendición. Un regalo de los putos dioses. Podremos coger todo lo que esté a nuestro alcance a punta de espada. O de hacha, en mi caso, que me he aficionado a ella. Comida, monedas, mujeres… Lo que quieras, Prisco.

—¡Qué horror! —Prisco se estremece recordando el asalto sufrido por su villa. Según Barbato, ahora les toca a ellos estar en el lugar del invasor. No está de acuerdo con ello—. No pienso participar. Esos aldeanos no son culpables de las acciones de su rey Decébalo.

—Son dacios. Y estamos en guerra con ellos. No hay que pensar nada más.

—Y, aun así, no me parece una justificación. No. No seré parte de esa mísera actuación.

—Lo serás, Prisco, o no serás nada. —La autoridad que se advierte en el tono de Barbato preocupa a Prisco—. Nos alimentamos del saqueo. Hasta que lleguemos al ejército romano y disfrutemos de sus vías de suministro, comeremos lo que arranquemos de manos dacias. Aquí no hay sentimiento de comunidad. Carga tus alforjas, porque solo con eso podrás calmar tu estómago. Nadie compartirá sus víveres contigo. Eso se consideraría un acto de cobardía, para ti y para el que te ceda su alimento.

—¡Pero no pienso dejar a un inocente sin comer para poder hacerlo yo! ¡No pienso condenar a una familia a la hambruna!

Prisco está alterado. Sabe el daño que le hizo la invasión dacia, y por nada del mundo quisiera provocar él mismo ese agravio a un inocente. Siente que eso le haría transformarse en algo que no es.

—¿Y tu hija? ¿Qué le darás de comer? Es tu responsabilidad y tu deber alimentarla. Te lo recordarán esos britanos cuando el estómago de tu niña ruja y la haga retorcerse de hambre.

Prisco siente una punzada en el corazón. Puede que sí haya un motivo por el cual destrozar la vida de otro inocente. Pero… eso lo convertiría en un monstruo. ¿Justificaría el amor hacia su hija un acto tan atroz? ¿Debería hacer uso del terror para su propia supervivencia y la de su niña? Prisco quiere pensar que no, que todavía es un hombre sensato y que no debe ceder a la locura de la guerra, o acabará convirtiéndose él mismo en una bestia. Pero, por otro lado, es incapaz de condenar a Naevia a la hambruna… ¿Debe sacrificar su parte cívica por el bien de la niña?

¡Votación finalizada! Puedes seguir leyendo el capítulo siguiente para ver si tu opinión coincide con la de la mayoría de los votantes. ¡Y no olvides votar en el último capítulo actual cuando llegues a él!

Blog de WordPress.com.

Subir ↑