Buscar

Jon Ícaro

Blog del escritor Jon Ícaro

Categoría

rutas

SE BUSCAN LECTORES ZERO

akasfue

Definitivamente, dejo un poco de lado la expansión de El sanador del tiempo. Me ardía por dentro escribir fantasía épica y tras ponerme con ello y estar disfrutándolo hasta el extremo, prefiero seguir en ese camino ya que considero que ese fuego puntual por escribir algo en concreto que se siente en un momento determinado debería ser un ingredente esencial de cualquier texto.

Así que me encuentro con una novela ya bastante avanzada y busco lectores cero. Si el objetivo de este blog es la interacción con los amantes de la literatura, es aquí donde todo toma un sentido brutal. Os necesito para sacarle brillo a la obra y ahora podéis ser parte directa de ella. Recibiréis los capítulos conforme vayan saliendo del horno (son capítulos cortos, ya conocéis mi estilo, de esos que se leen en diez minutos… y el ritmo será de un capítulo por cada par de días). Vuestra opinión sincera de ellos les darán forma y magnificarán el contenido.

La novela está construida en un marco fantástico pero que aborda la problemática sobre la que escribí hace poco, la manipulación de la ciencia en función de los intereses económicos. Más en concreto, la posibilidad de erradicar enfermedades mermada por el mandato del dinero. Es en realidad un cuento para reflexionar sobre esta triste realidad, pero para nada con un enfoque infantil. Menores, abstenerse.

El título provisional es “Éldervil y el cártel médico” y para poneros en situación, nos encontramos con un joven aprendiz de médico en medio de una guerra de sucesión en la que la facción enemiga subvenciona parte de su ejército gracias a una medicina que trata una extraña enfermedad, la bestiación. Los progresos en los estudios pueden ser clave para decantar la contienda, pero Éldervil se enfrentará a una cruda realidad que para nada comulga con sus ideales sanitarios.

Y hasta aquí puedo leer. Ahora os toca a vosotros. Si os animáis a formar parte de esta aventura, escribidme a juanpacheco85@gmail.com donde recibiréis más detalles para convertiros en lectores cero de mi próxima obra. Sobra decir que además de plasmarlos en los agradecimientos, os envío mi gratitud firmada con mi corazón.

Un saludo.
¡Que tengáis un fantástico día!

 

LITERATURA GAY

akasrec

En pleno burbujeo de reivindicación del colectivo LGTB, hago una reflexión y me (os) pregunto, ¿por qué no hay literatura homosexual de éxito? Por supuesto que hay novelas, y muy buenas, sobre esta temática. Pero las estanterías de los más vendidos se resisten a exhibir con orgullo una de estas historias que, y ahora me explico, tienen todo lo necesario para convertirse en una historia de amor titánica.

Sí. La homosexualidad comienza a frecuentar las páginas de los libros. Pero, a menudo, con personajes secundarios, como complementos. Pocas se atreven a centrar la historia en una relación homosexual y menos son las que consiguen llegar al éxito (ahora me decís algún título de renombre y me propináis un zas en toda la boca que, sinceramente, recibiría con alegría).

Y, realmente, tienen todo lo que una buena historia de amor, del grande, necesita. Los amores prohibidos, los rechazados, los que tienen que avanzar contra viento y marea y donde la probabilidad de éxito es baja y el fin dramático previsible son los que encogen el corazón. Es en las dificultades donde se demuestra que el amor es grande, que uno ama de verdad, por sí mismo, y no son las circunstancias las que han creado esa falsa ilusión. Es contra las adversidades cuando uno se da cuenta si de verdad quiere lo que quiere.

¿Qué sería de Romeo y Julieta sin su trágica historia amorosa? Pero ahora, en los tiempos en los que amar se ha vuelto fácil, Romeo y Julieta se irían de compras y se sentirían rebeldes por desobedecer a sus padres al no volver a su hora mientras un hipermusculado Romeo percute a una ninfómana Julieta en el barco de papá con vistas a una isla paradisíaca (sí, si os habéis fijado, es una crítica superficial a la literatura choni que llena las listas de ventas de la que ya hablaremos en otra ocasión).

No sé si es la sociedad que tenemos la que está generando esta inversión de valores en el consumo o al revés, pero desde aquí reclamo un poquito más de clasicismo en las historias de amor, un poco más de sinceridad y profundidad. Y en ello, la literatura homosexual, tiene un gran marco y un gran potencial que aportar.

Nada más.
¡Qué tengáis un día sexualmente libre!

 

PUEDO CONTROLAR EL TIEMPO Y EL ESPACIO – Confesiones#5

SAM

Hoy toca entrada de café dominical, de confesiones. Solo vosotros y yo sentados cara a cara para contaros una historia personal: la historia de cómo aprendí que se puede controlar el tiempo y el espacio.

Todo empezó en una sala de chat. Ahora hay mucho Whatsaap, mucho chat de Facebook y todo eso, y no sé si es porque me hago viejo pero creo que nunca llegarán a tener el encanto de los antiguos chats o del MSN Messenger. Yo tenía 16 años y ella 13. La sala se titulaba “adolescentes de 14 y 15 años”, pero el destino nos unió como si el mundo quisiera decirnos que incluso allí donde no tuviéramos cabida, acabaríamos encontrándonos.

La casualidad virtual se convirtió en una necesidad cuando su esencia encontró la manera de viajar por los cables y clavarse en mí como un elixir del que ni pude ni quiero librarme. Quiso la vida, puta a veces hasta el extremo, mostrarme que yo era una persona importante para ella sin darme cuenta de que mi corazón era un espejo para ese sentimiento, pues ella era la persona más importante para mí.

Viviendo a distancia, acabamos encontrándonos solo 3 veces en 4 años cuando me di cuenta de que la distancia, un puñal lacerante para dos personas que se adoran, no me hacía daño. Sentía que la necesitaba a mi lado, pero no notaba que estuviera lejos. No se puede sentir lejano a alguien a quien llevas dentro, por mucho que viva a muchos kilómetros de ti. Ella me enseñó que la distancia era relativa, que podía controlar el espacio. Aunque se inventen los viajes interplanetarios y ella utilice uno de ellos para buscar su origen (pues os aseguro que no es de este mundo), yo seguiré sintiéndola conmigo. De tal manera la quiero.

Han pasado ya más de diez años. Algunos más. No sé medir el tiempo exacto, porque creo que este se paró la primera vez que pude ver esos ojos que han secuestrado el océano dentro de ellos. Hay segundos en los que la necesito y no saber de ella se me hace eterno, y hay épocas en las que estamos presencialmente más distantes pero la seguridad de saber que no la estoy perdiendo acorta ese tiempo a las milésimas que hay entre una sístole y una diástole, pues no dejo que se quede nunca fuera de ninguno de mis latidos. El tiempo también es relativo, amigos.

El más claro ejemplo de la relatividad del tiempo es que siempre la siento como la primera vez que la conocí. Cada vez que la veo vuelvo atrás en el tiempo, pero también  cada vez que la veo viajo también adelante en el tiempo. Hoy cumple años de nuevo y aprovecho esta entrada para felicitarla. No voy a decir cuántos años cumple porque es una señorita. Una señorita que se hace vieja, pero no pasa nada porque el tiempo es tan relativo como que si se me preguntara cuántos cumple, cuándo la conoci, hasta cuándo la voy a querer, o cosas temporales por el estilo, yo respondería siempre con la misma palabra: siempre.

Feliz cumpleaños, angelico de mi guarda.

AVE CÉSAR, los que van a escribir te saludan

julio césar

Y así, como si el día tuviera más de 24 horas, como si no estuviera ya inmerso en otros proyectos… os cuento en qué voy a derramar tinta los próximos días. Dejo una pista en la imagen de la entrada, pues es uno de los libros que estoy utilizando para pulir el proceso previo de documentación.

Nos vamos de viaje a Roma. De viaje virtual. Efectivamente, lo hacemos con la tecnología de MediTime en lo que, más que una secuela de El sanador del tiempo, me gustaría llamarlo una expansión cuyo título provisional es: El sanador del tiempo +1; Crucifixión.

Un asesino en serie de sacerdotes es capturado y paradójicamente, solo un milagro divino podría salvarle de la ejecución. El interventor Poul Reenberg solicita tiempo para poder demostrar su inocencia. Paradójicamente, es más allá del tiempo donde tendrá que viajar, a la Antigua Roma, para poder buscar las pruebas que está convencido que existen.

Esos serían los primeros compases argumentales. En cuanto a la estructura, voy a aplicar varias cosas aprendidas de vosotros, inestimables lectores, pues sois la piedra que afila a todo escritor:

· Toda la novela tratará sobre una única simulación (o mejor dicho, tensión genética), así se podrá profundizar más en el aspecto histórico. Girará en torno a la Roma de César, siempre desde un punto de vista dinámico pero respestuoso.

· MediTime no solo seguirá en la escena, sino que veremos que los hechos ocurridos en El sanador del tiempo cobran sentido. El futuro de la empresa quedó un poco en el aire y aquí se atarán cabos.

· Se tratará de dar más profunidad a los personajes y a sus conflictos personales, de manera que la obra original servirá para conocerlos y estas expansiones para llegar a lo más interno de ellos.

Y dicho esto, acabo aquí la entrada y me pongo a escribir, que poca cosa hay que me estrese más que tener muchas ideas y no poder plasmarlas. Tengo mucha ilusión en este proyecto.

Y hablando de ilusión, en cada entrada de las que haga a partir de ahora hablaré de un pequeño obsequio personal que daré con cada compra de El sanador del tiempo. Serán tonterías sin importancia pero que demuestren que entre lector y escritor hay algo más que un simple intercambio de páginas. Para empezar, a todo aquel que compre el libro le enviaré una carta por correo postal escrita a mano (siempre que sea en territorio peninsular por razones logísticas) para agradecerle la adquisición y desearle una feliz lectura. Si lo compráis, hacédmelo saber a juanpacheco85@gmail.com.

Un saludo.
¡Que tengáis un felix dies!

Y TE LO LLEVAS GRATIS#1 – Sesión de coaching

sanados

Seguimos celebrando la segunda edición de El sanador del tiempo con nuevas ideas. Primero fue la lectura conjunta, de la cual estoy disfrutando mucho y que aprovecho, como cada vez que puedo, para volver a dar las gracias a l@s participantes. Está siendo una lectura muy productiva, además de la felicidad que está generando en mi persona, siendo la acumulación de felicidad mí objetivo en la vida.

Y hablando de objetivos (¡cómo hilo!), os presento una nueva colaboración cruzada que voy a llevar a cabo con Eugecoach. Quien compre el libro de El sanador del tiempo (tanto en formato físico, 8.82 €, como en formato digital, 2.81 €), obtendrá una consulta gratuita de coaching (valorada en 25 €, que puede ser presencial en Alicante u online a través de Skype). Si tenéis un sueño y no sabéis cómo alcanzarlo, o si no lo tenéis y andáis un poco perdidos por este difícil camino que es la vida, os interesa echar un rato con esta profesional. Para aprovecharos de esta promoción, solo tenéis que mandarme un correo con la foto de la adquisición a juanpacheco85@gmail.com, y yo os pongo en contacto con la coach.

¿Por qué una colaboración con coaching? Bueno, si yo hubiera pensado que no tengo tiempo o que iba a ser muy difícil, o vete a saber qué otras posibles excusas, ahora mismo no estaría viviendo la aventura de publicar un libro. Además, ya sabéis que en muchas de mis entradas siempre hablo de no rendirse, de que la vida va de correr para perseguir sueños y no de correr para huir de los miedos. Muchos decís que no todo es tan fácil y os doy la razón. Pero que algo sea difícil no significa que no sea posible, significa que hay que esforzarse más por ello. Todo lo que sea orientarnos en el camino o motivarnos y empujarnos para alcanzarlo, comulga con mis ideas, y por tanto considero que es un honor esta colaboración.

Pues eso. Espero que esta sea la primera colaboración de muchas. Si con diversos contenidos puedo aumentar el valor añadido de la literatura, hoy en día por debajo de patrones aceptables, será para mí un placer intentarlo.

¡Un motivador abrazo a tod@s!

VIDEOJUEGOS SÍ, VIDEOJUEGOS NO

akasvid

Soy un jugón. Lo confieso con la mano en alto. Yo fui diana de niño de frases comote vas a quedar ciego con la maquinita” o “-Niño, apaga eso ya. -Mamá, solo cinco minutos más“. Fui víctima también de ese entretenimiento asocializador.

Los videojuegos son vistos por los padres como una herramienta del Diablo, como una droga infernal e irresistible que condena a sus pobres chicos. En parte, lo entiendo. Las dos principales preocupaciones paternales son la gran cantidad de tiempo que los niños pierden con los videojuegos y el aislamiento social al que los somete.

Lo del factor asocial lo puedo entender. No lo considero un problema en sí, pero sí que es cierto que las habilidades sociales hay que adquirirlas cuanto antes y entrenarlas, porque después son necesarias para conseguir y ejercer bien un determinado trabajo o para defender una pasión y hacer viable cualquier proyecto que nos salga del corazón. Paradójicamente, con los juegos online, ahora los muchachos pueden conocer gente de lugares que jamás pisarán. Aquí entraría el debate de si es necesario el contacto directo para crear una verdadera amistad, pero no es el objetivo de esta entrada.

Yo daré un apunte personal: a mis mejores amigos los suelto tener lejos y a causa de eso he aprendido a no convertir el contacto en una necesidad. Los amo sin necesidad de tenerlos al lado. Y todo lo que sea quitar una necesidad lo considero bueno, siempre que el hecho de no necesitarlo no impida valorarlo, sino todo lo contrario.

En cuanto al tiempo que pierden jugando… considero que el problema no es el exceso de ocio, sino la falta de motivación y esfuerzo. Si no pierden el tiempo con los videojuegos, lo harán con cualquier otra cosa. O peor, no haciendo nada. La ausencia de cosas divertidas no va a hacer que estudien más. Yo siempre fui un buen estudiante. Gasté más horas en videojuegos, seguramente, que todos mis compañeros de estudios. Y acabé el instituto con una media de sobresaliente y acabé la carrera de Biología.

Y por encima de todo, el motivo por el que hago esta entrada. A los videojuegos les debo mi pasión por la historia. Yo mamé de clásicos como Age of empires (al que fui finalmente infiel con Empire Earth), juegos de estrategia histórica con una gran documentación detrás. Evidentemente, no son manuales históricos, pero sí hicieron de gancho para que yo quisiera, por imperativo propio y no de un sistema educativo, estudiar historia como un poseso.

Historia siempre ha sido mi asignatura más odiada. En cambio ahora, devoro libros y revistas históricas. La chispa que encendió ese fuego fueron los videojuegos. Consiguieron algo que ni el sistema educativo ni los profesores pudieron conseguir (ojo, que profesores los he tenido muy buenos y a un profesor de Historia que a la vez fue mi tutor dos años le tengo un cariño especial).

Y voy más allá, y ahora sí que cobra sentido esta entrada en este blog. Sin esa pasión no habría nacido El sanador del tiempo. El gusto por escribir textos históricos o de fantasía (este último aspecto se lo debo a Zelda: ocarina of time) se lo debo a los videojuegos. A partir de ellos me enganché a los libros, y los libros hicieron que me sintiera vivo escribiendo. Les debo una de mis mayores pasiones en la vida. Porque, señoras y señores, ciegamente creo que el problema de esta vida es la escasez de pasiones, con permiso del aspecto económico. Uno puede tener de todo y sentirse vacío si no tiene una pasión que le atrape y le haga dedicar todo lo que uno tiene por dentro.

Así que, ciñéndonos al título de la entrada, la respuesta es ni sí ni no. Como en todo. La respuesta es, y la extiendo a todos los ámbitos de la vida: en una medida y calidad adecuada. No todos los videojuegos son malos, pero tampoco todos son buenos. Todo depende de las consecuencias que manifiesten en cada persona. En mi caso, les debo mucho. Aún se lo sigo debiendo, por supuesto.

Y nada más. Ya sabéis que cuando tiendo a personalizar las entradas me extiendo en demasía. Gracias por estar ahí, por acompañarme a este café en el que me permitís charlar un rato con vosotros. Ahora me gustaría escucharos en los comentarios.

¡Un abrazo!

 

ENTREVISTA PARA PSYCOACH

Ayer dije que no era capaz de ponerme serio mostrando las tomas falsas de una entrevista que, paradójicamente, hoy sí me pongo firme para mostraros. Porque vale, sí hay una cosa que es capaz de centrarme y hacer que me tome las cosas con extrema importancia: hablar de cumplir sueños.

Pongo arriba la entrevista que me hicieron para el canal de Psycoach. Psycoach es un proyecto que fusiona psicología y coaching, enfocando todas sus herramientas a la consecución de objetivos.

¿Qué voy a decir que no haya dicho ya de la importancia de dejarse la piel, la cabeza y el corazón por aquello que queremos? Pues eso, que mejor me callo y os dejo con el vídeo, agradeciendo a Psycoach esta oportunidad de charlar sobre un tema que me apasiona y que hace que le salgan alas a mi corazón.

¡Un motivador abrazo a todos!

LA BELLA Y LA BESTIA – Disfrutando como el niño que soy

bellabestia

Ayer fui a ver La bella y la bestia al cine y quedé más encantado que el castillo de la propia película. Fue la primera película que me regalaron mis padres en aquellos tiempos en los que no se descargaban pelis, por lo que ponías el VHS una y otra vez hasta que te sabías los diálogos mejor incluso que los propios personajes.

Así pues, con una gran carga nostálgica en sus fotogramas, tenía todas las posibilidades para inyectar magia en nuestros corazones. Pero también una gran responsabilidad. Más a menudo de lo que me gustaría, cuando se añade carne y hueso a unos dibujos, soy incapaz de ver reflejada la esencia de un formato en el otro. Y en este caso lo borda. Incluso Emma Watson, que particularmente no me gusta, cumplió mis expectativas. El detalle de incluir las voces del doblaje originales (las posibles, al menos), un acierto. Y de la música qué voy a decir, si hasta los primeros compases del prólogo ya ponen los pelos de punta…

Esto no es un blog de cine, y por lo tanto me atrevo a decir que me gustó más que La la land. Incluso con el enfoque infantil, incluso con la fantasía, incluso con la historia de ficción, consiguió emocionarme, divertirme, hacer que me creyera lo que veía y hacerme sonreír más que la galardonada película. Me emocionó aún conociendo la historia al dedillo y sin poder jugar con el factor sorpresa, lo cual tiene mucho mérito. Ahora sí, tenéis vía libre para lapidar mi nulo criterio cinematográfico.

Pero, ¡esto sí que es un blog de literatura! Y ahí es donde quería llegar. Los personajes principales, tan dispares al principio, consiguen acercarse mutuamente gracias a la lectura. Sí, todos lo sabemos, Bella comienza a ver a Bestia de otra manera por su gran… biblioteca. Ese acercamiento a través de los libros hace que los que amamos leer veamos esta película con un punto más de magia.

Por ese, y por mil factores más, os recomiendo ir a verla.

¡Un mágico abrazo!

PEDACITOS DE REALIDAD

blog

A los que nos gusta escribir, a veces metemos un pedacito de nuestro mundo en nuestras historias. Algunos rasgos de alguna persona que admiramos en alguno de nuestros personajes, algunas localizaciones que nos encantan, canciones que amamos y que de fondo aparecen en alguna escena…

Por otro lado, hay quien prefiere no meter nada de su entorno en la fantasía, porque piensa que limita el proceso creativo al estar adherido a un suceso o existencia real. Es cierto. Tener una base hace que tu mente se enfoque en algo concreto y pierdas perspectiva.

Es un debate del cual me encantaría escuchar vuestra opinión. Yo, que particularmente siempre pienso que nada es blanco o negro, siempre tiendo a un punto intermedio. Por ello, me gusta meter detalles insignificantes que no exceden el término de curiosidad.

Por ejemplo, el libro de la foto. El otro día volví a hacer una visita a la Biblioteca Pública de Alicante y volví a cruzarme con él. Se trata de Babilonia. Mesopotamia. La mitad de la historia humana, de Paul Kriwaczek. Uno de los tantos libros que usé en el proceso de documentación antes de escribir la novela El sanador del tiempo y que, de hecho, es en el que Christiaan mete la nota secreta dirigida para Poul Reenberg en la trama.

Biblioteca Lenox. Sección Historia. Babilonia; Paul Kriwaczek. No te rindas, Poul.

Es un detalle tonto, insignificante, pero a mí se me encoge el corazón cada vez que paso al lado del libro, porque es parte de una historia que amo y significa mucho para mí. Al haberme cruzado de nuevo con él, quería compartir este pensamiento con vosotros.

Un abrazo.
¡Nos vemos!

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑