Buscar

Jon Ícaro

Blog del escritor Jon Ícaro

Categoría

sentimientos

¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? – Reseña

valkilee

La sed de clásicos del cine de ciencia ficción ha invadido mi biblioteca particular, así que sigo redimiéndome también a golpe de literatura. Y, de esa montaña de libros de los que uno se avergonzaría de decir que no ha leído, en esta ocasión me decidí a abordar el de ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?

Curioso el título de Philip K. Dick (normal que lo cambiaran por Blade runner tras su adaptación a la gran pantalla) para esta novela breve que, escrita en 1968, sigue siendo un referente en la ciencia ficción (y en la filosofía) actual. A estas alturas creo que no es necesario explicar el argumento de tan conocida obra, que gira en torno a Rick Deckard, un cazador de bonificaciones que ha de retirar (eufemismo de aniquilar) a una serie de peligrosos androides defectuosos.

suec3b1an-los-androides-con-ovejas-elc3a9ctricas-philip-k-dick-portada

La prosa no se anda con rodeos bajo ningún concepto, y para mí esa es una seña de identidad del texto. Sin ninguna intención de extenderse ni de explicaciones pesadas, Dick consigue una atmósfera y una inmersión exquisita. Como si cada palabra valiera oro y mediante el uso de limitados aspectos futuristas como coches voladores, cajas de empatía o tubos láser, se obtiene una ambientación exquisita a la par que se consigue una lectura amena y agradecida. Optimización literaria, que se diría, y que yo valoro mucho.

Este estilo tan escueto causa, por otro lado, una sensación de frialdad en la lectura ya que el dramatismo brilla por su ausencia. Ni los giros de guion ni las escenas más sentimentales muestran sentimentalismo alguno. En cuanto al aspecto sensacionalista, la narración es muy superficial. Tampoco se enmaraña en los aspectos más profundos como la duda del propio Deckard sobre si él mismo es un androide o el tormento de acabar con la existencia de seres con cualidades humanas. Las cosas suceden, y punto. Contrasta por ello con las profundas reflexiones a las que invita la aventura. Allá el lector con lo que quiera extraer de esta aventura.

¿Se podrá crear en un futuro androides de tan alta calidad que sea casi imposible diferenciarlos de un humano? ¿Cuál es el límite entre la vida biológica y la artificial? ¿Si se consigue replicar las conductas, los anhelos y las sensaciones humanas en un robot podría alcanzar el autómata la condición humana? ¿Destruir a una máquina que sueña y sufre y que desea seguir viva debería conllevar implicaciones éticas y legales? El planteamiento de esas cuestiones son las que han llevado a la obra a convertirse en leyenda, pero realmente el texto no las aborda en sí. La deja en el aire con tal suavidad que a veces pienso que toda la montaña filosófica a la que ha dado lugar ha surgido más por los obsesivos análisis posteriores de los lectores que como la verdadera intención del autor.

Sea como fuere, es agradable disfrutar de una novela ligera, plana en su argumento, pero que va dejando un regusto conforme se avanza en ella que hace que uno, en la medida que esté dispuesto a sumergirse y a ponerse en la piel de cada uno de sus personajes, pueda ponerse en situaciones que rayan el más puro existencialismo.

Siempre tiendo a pensar que las grandes obras de la literatura están sobrevaloradas. También creo que cuando fue escrita, en ningún momento se pensó la repercusión posterior que podría tener. En principio, casi podría cometer la herejía de incluir esta historia en ese tipo de lecturas que nombraba no hace mucho y que decía que eran de digestión rápida. Sin embargo, aquí sigo todavía con partes de ella en el paladar, rumiándola, y esa metáfora creo que es lo mejor que puedo utilizar para expresar mi experiencia con este clásico de entre los clásicos.

Nada más por hoy.
¡Nos vemos las caras por instagram-png-instagram-png-logo-1455 icaro_jon!

 

Anuncios

AGUA PARA NaNoWriMo

978846633198

Hoy vengo con un tema (o en su contra, mejor dicho) de esos que hacen que los escritores tengamos que alzar la copa y brindar por él si no queremos pasar a formar parte de la escoria del gremio: parece que para que una novela sea buena hay que dedicarle varios años a su redacción, mientras que si se escribe en unas semanas no es más que papel de hoguera. Pues hay novelas a las que su autor ha dedicado toda una vida y que para mí son Orfidal en vena y hay historias fugaces que me han llenado de sensaciones eternas.

Esta reflexión quería compartirla tras el reciente NanoWriMo (National Novel Writing Month). Este reto que se repite todos los noviembres invita a los escritores a escribir una novela en tan solo mes. No hay premio más allá del autoreconocimiento por el duro y frenético trabajo que conlleva cumplir con las cincuenta mil palabras en un mes. Pero es un canto a la creación liberada del yugo de la búsqueda de la perfección. Como bien reconocen los organizadores, acaba creándose mucha basura. Pero una pequeña parte de esa basura es deliciosa. Sirva como ejemplo el bestseller Agua para elefantes de Sara Gruen, del cual hay recreación cinemática.

Esto no hace que esté tirando por el suelo el elaborado trabajo de una novela bien documentada y meticulosamente cuidada, que aquí un servidor tuvo a Santiago Posteguillo un tiempo en su Top3. Valoro la búsqueda de la excelencia y sé que, llegar a las últimas líneas de una novela de esas que hacen que se doble tu espalda si las llevas en la mochila, crea una sensación de orgullo inigualable y un regusto incapaz de ser conseguido si no es con artes lentas y profundas.

También sé que es más probable crear una obra maestra cuanto mayor es la dedicación en su escritura, pero no por ello pienso que se deba eliminar de un plumazo las novelas que se crean del tirón. Tienen su función y su lugar. Muchos las utilizan como descanso entre historias más densas. A mí, de hecho, me anima más empezar con una novela ágil y dinámica que con otras de pronósticos más duros, y me cuesta menos acabarlas. Me rindo a la pecaminosa ligereza de la diversión pura y rápida.

En definitiva, lo que vengo a reivindicar es la adecuación de las cosas. La eliminación de los términos absolutos. Si lo extrapoláramos a todos los aspectos de la vida, nos iría mejor como sociedad. Ni creo que el asiduo lector de novelas de menos del centenar de páginas sea mal lector ni que un analista del Quijote sea una mejor referencia literaria. Lejos de buscar aspectos técnicos, siempre pregunto a las personas qué han sentido al abordar un libro. Ese es mi criterio referencial. Bajo ese prisma, el mundo literario se homogeiniza. Pienso, además, que no deberíamos aferrarnos a un criterio purista si no queremos ver como la tendencia a la lectura continúa decayendo por los siglos de los siglos, sobre todo en los lectores más noveles.

Nada más por hoy.
¡Nos vemos las caras por instagram-png-instagram-png-logo-1455 icaro_jon!

 

FELICES FUTURAS NAVIDADES

25 de diciembre de 2068. Las familias se sientan alrededor de unas mesas que proyectan nostálgicos recuerdos. La aplicación The best memories para iTable aprovecha estas fechas emotivas para aumentar sus descargas y muchas personas disfrutan de este programa que, tras una biometría ocular, transforma la memoria humana en imágenes holográficas. La última actualización permite añadir sonidos a las imágenes y las lágrimas caen recordando la voz de esos abuelos que ya no están en la cena navideña.

En los platos, la comida se muestra en cantidades pequeñas. No por su escasez, pues las últimas celdas hidropónicas en las que se cultivan los vegetales han aumentado la producción. Estos elementos tecnológicos son capaces de reconfigurar los átomos de los fertilizantes proporcionando la cantidad exacta requerida de cada uno de ellos tras realizar un análisis exhaustivo por segundo de la planta a la que albergan. No. La disminución de las raciones se debe a un concienciamiento global. Desde hace cinco años, la gente antepone su salud a los placeres gastronómicos.

Tampoco se observa proteína animal en las escasas recetas. A pesar de los avances en la carne sintética, no han sido los avances científicos los que provocaron la crisis y posterior caída de la industria cárnica. Fue algo tan humano como la empatía animal lo que instaló en la sociedad el pensamiento de que el sufrimiento ajeno no es un buen ingrediente en la cocina.

Lo que también brilla por su ausencia en la estampa familiar es la hipocresía. El neocristianismo ha dejado de celebrar la humildad con capitalismo (algunos dicen que este cambio les ha salvado de su propia autodestrucción) y, en lugar de aumentar los gastos en estas fechas como en el pasado, los fieles muestran su religiosidad disminuyendo las compras durante dos semanas y enviando los ahorros derivados de esta costumbre a fines benéficos. La empresa más beneficiada de estas donaciones, dicen, es Cereals at home, una organización que envía kits de cultivo a las familias más desfavorecidas. Sus productos contienen todo lo necesario para realizar una plantación a pequeña escala capaz de alimentar a toda una familia durante un año. Aseguran que su formulación puede hacer crecer cultivo de regadío incluso en el mismo desierto. Quien pasa hambre, es porque quiere, dice su eslogan.

Lo que sí hay alrededor de la mesa es envidia y celos. Las nuevas redes sociales, haciendo apología acrecentada del postureo, han encontrado la forma de magnificar los logros propios mediante modificaciones personalizadas de las publicaciones en función de la cuenta que visualiza la entrada. InstaGrammy, por ejemplo, hace que una grabación musical simple y casera parezca merecedora de premios internacionales. En cuanto a los sistemas de mensajería, han encontrado la manera de proteger la información de tal manera que ya no son una de las principales causas de ruptura en las parejas como habían llegado a serlo casi a mitad de siglo. Ese exceso de confianza ha promovido más infidelidades. Y los padres, que no terminan de hacerse con las nuevas tecnologías, cada vez se ven más distanciados de sus hijos.

Ah, a veces pienso que los avances tecnológicos solo sirven para amplificar nuestras virtudes y nuestros defectos. Es tan triste seguir viendo que la gente continúa sin depurar todo aquello que pone tras los megáfonos de la tecnología…

 

Y esta es mi forma de desearos unas Felices Fiestas. No esperéis a que las cosas mejoren en un futuro. El avance del tiempo nos traerá nuevas posibilidades, pero lo que de verdad nos traerá la felicidad es el uso que hagamos de ello. Y el proceso de ser mejores siempre empieza hoy, ahora. No hace falta esperar al futuro, ni siquiera a que un 25 de diciembre nos digan que tenemos que ensalzar nuestro espíritu navideño… Nuestro futuro se construye hoy, lo que seremos dentro de diez segundos o cien años depende de lo que hacemos en este preciso instante. Hagamos un futuro más humano. ¡Feliz Navidad!

P.D.: y de paso, utilizo este pequeño relato para mostraros lo que Jon Ícaro os traerá después de navidades. Se avecina una etapa muy cargada de ciencia ficción. ¡Teng una ilusión tremenda por enseñar cosas nuevas!

 

CAÍDA Y ALZAMIENTO DE Jon Ícaro

sanador

Ando en horas bajas. Hablo con la voz de Jon Ícaro, seudónimo que Juanjo tiene algo olvidado últimamente. Lo habréis notado en la ausencia alargada por el blog, en la demora de las respuestas, incluso en la caída de la Web que ya lleva unos días sin estar operativa. Tampoco voy a hacer sangre de la persona que se esconde tras este sobrenombre, pues este olvido se debe a prioridades laborales (que por suerte, también tienen que ver con la escritura).

Os cuento.
Para empezar, en estos momentos se está debatiendo descatalogar El sanador del tiempo. La trilogía unificada que dio vida y sentido al nombre de Jon Ícaro (y a la que tanta felicidad y momentos emotivos que perdurarán siempre en la memoria se le debe), con casi toda seguridad no será continuada. Con esta decisión, la falta de un final álgido se hace más evidente y la necesidad de darle mayor consistencia al argumento y a los cabos sueltos en entregas posteriores se hace notable. Todo ello, unido al aprendizaje que gracias a la novela se ha obtenido, hace que la autoexigencia obligue a subir el nivel y a dejar esta historia en el panteón que merece, para poder subir un peldaño más.

El-corazón-del-aedo

El corazón del aedo, conjunto de poemas y relatos cortos que mezclan romance e historia y que se publicó a través de Ediciones B, también será abandonado, al menos en cuanto a esfuerzo promocional se refiere. La experiencia editorial no anima a seguir invirtiendo tiempo y medios en esta obra.

loverally

Y en cuanto al último proyecto, Love Rally, hay sensaciones contradictorias. Por un lado, el disfrute a la hora de escribirlo ha sido máximo y la participación de los lectores cero en directo ha sido maravillosa. La experiencia, inmejorable. Pero una vez escrito, en las revisiones posteriores para ponerla a punto, no puedo evitar pensar que le falta algo. Creo que como entretenimiento para leer en dos o tres horas, sin muchas pretensiones, sus 200 páginas pueden servir. Si no se busca la excelencia, si solo se desea una lectura amena para disfrutarla, me parece una buena historia con tintes de cuento y moraleja final. Pero mi autoexigencia me obliga a algo más. Entonces, ahora mismo se está debatiendo si sacarla en una línea “Light Ícaro” que comprenda este tipo de lecturas o prescindir directamente de ella. Si alguien quiere echarle un vistazo, que me lo diga en los comentarios o a través del correo jonicaroescritor@gmail.com y se la envío gratuitamente, a ver si con su opinión me ayuda a decantarme por una u otra opción.

Y ante tal panorama, ¿qué queda de Jon Ícaro?
Pues muchas ganas de seguir tecleando y plasmando ideas en forma de historias. Lo que sí tengo claro es que todo girará en torno a la ciencia ficción y la fantasía (puede que incluso mezclando estos dos mundos), pues son los géneros que me mantienen tecleando hasta altas horas de la madrugada sintiéndome incapaz de apagar mi mente y pensando que dormir es una cosa prescindible en esta vida.

Os mentiría si dijera que no sé muy bien por dónde van a ir los tiros y que no tengo algo esbozado. Lo que sí sé es que tiene que ser algo ambicioso, que me desgaste por dentro, que me obligue a darlo todo para que una vez concluido, sienta ese fuego por dentro que no me deje a medio gas, que me obligue a querer mostrárselo a todo el mundo con toda la energía que pueda invertir en el proceso de representarlo. Pero todo esto ya es cosa del futuro, y esta entrada era para hablar de lo que dejamos en el pasado. Así que, aquí termina toda esta parrafada que, por cierto, necesitaba soltar.

Pronto, más cosas, y puede que con Web renovada para esta nueva etapa que empieza YA.
¡Que paséis un buen fin de semana!

LA SEMILLA – Reseña

la semilla

Ya conocéis mi devoción por Luis M. Núñez. Pudisteis verla en mis reseñas de “La sombra dorada” y “Fragmentos mentales“. A estas alturas del blog creo que sobran las presentaciones. Es suficiente con decir que Luis es el culpable de que haya retomado mi Kindle y de que no busque literatura más allá de la tienda de Amazon a ver si tengo la suerte de encontrar a alguien que me ofrezca tan buenas experiencias lectoras como él. Su calidad literaria y humana es una clara señal de que hay vida más allá de la promoción indiscriminada y de la polarización literaria.

Así que, en cuanto me enteré de que había una tercera obra suya disponible, no dudé en hacerme con ella. Esta vez se trata de La semilla, una novela breve de base policíaca con tintes de fantasía sobrenatural. En ella, la policía Lucía Utrilla investiga un asesinato que acaba adquiriendo connotaciones más allá de lo humano. Se trata de una historia ligera que actúa como el comienzo de una futura saga.

La obra comienza bien, con el estilo propio del autor que una vez más tengo que resumir en EQUILIBRIO. Es una de las bondades que espero jamás escapen a la prosa de Luis. Hice hincapié en mis dos reseñas anteriores y lo hago una tercera vez sin temor a repetirme porque es algo digno de alabar. Aparecen las palabras exactas para sentir que no falta nada, que el texto goza de un nivel exquisito, pero que jamás se hace denso y aburrido, como si el autor fuera un exacto conocedor de la frontera que convierte el texto en algo engorroso. El resultado es un gozo continuo de la lectura.

Con ese estilo particular, se nos adentra en una investigación que acaba derivando en algo inesperado con la inclusión de fuerzas sobrenaturales. Y es aquí donde personalmente comienzo a tener sensaciones contradictorias. El relato vuelve a servirse de la increíble imaginación de su autor (la misma con la que pienso que tocó cielo con el relato “Diseñando la humanidad del futuro“, claro merecedor de su podio en el Certamen Alberto Magno). La narración goza de esa paradójica coherencia que hace creíbles las cosas increíbles de la fantasía. No se le puede reprochar nada en ese aspecto, y eso ya es meritorio en un relato de ficción. Sin embargo, a mí me falta algo más. No sabría decir qué es, no sería capaz de nombrar aspecto negativo alguno, pero hay una parte que (ojo, sin dejar de mantenerme enganchado), hace que me falte algo de pegamento para ponerle el sobrenombre de magistral a la obra. Sirva mi incapacidad de sugerir alguna mejora para recalcar que no soy capaz de hacer crítica negativa alguna a la obra. Todo lo contrario. Se trata de una excelente fusión de géneros que he disfrutado en todo momento.

Apuesto a que esa décima que me falta quedará resuelta en posteriores entregas. Sé que ese brillo está reservado a las continuaciones; estoy seguro. Añado además que toda novela breve tiene algo de cuento y que la metáfora final se basta a sí misma para bordar todo lo anterior. Así pues, esperaré nuevos capitulos con anhelo. Si ese era el objetivo de esta primera dosis, misión cumplida.

Tras todas estas divagaciones, concluyo. ¿La he disfrutado? Sí. ¿Recomendada? Por supuesto. Es un placer disfrutar del talento de Luis M. Núñez. Tal es mi devoción por él que no dudaría en leer ninguna de sus obras, pertenezcan o no a mis géneros favoritos. Agradezco, una vez más, el placer que me causa reseñar una de sus obras. ¡Larga vida a la prosa de Luis!

Un saludo a todos. He estado ausente últimamente, ¡pero sigo por aquí!

LA GRAN FINAL DE TU LIBRO NO ME SUENA (TODAVÍA)

PROMOlibro

¡Entramos en la gran final del evento literario Tu libro no me suena (todavía)! A pesar de no tener la repercusión esperada, seguimos; porque entiendo que los que amamos la lectura no sabemos seguir otro camino que el que señala nuestro corazón.

Última semana para leer las obras y poder votar. Ahora más importante que nunca, ya que los votos (hasta el domingo) decidirán la campeona de esta actividad. Las dos obras que han llegado a esta última ronda son A este lado del estrecho de Ana Centellas y Revolución Reign: Príncipe de Priscilla Ferrari.

51ispq3honletrecho

Para los que os queráis unir al evento, a pesar de estar en su giro final, podéis descargar los cuatro capítulos que han participado de cada obra aquí. Mientras que Revolución Reign: Príncipe ha estado dominando a lo largo de todo el concurso, A este lado del estrecho ha tenido un empujón final que le puede hacer dar la sorpresa.

Mucha suerte a las dos participantes, gracias por participar en este evento y… ¡a disfrutar de lo poco que queda de él!

Un saludo a todos. ¡Que tengáis un buen día!

EL ORGASMO DEL PUNTO FINAL

 

En este preciso instante acabo de terminar de escribir mi próximo proyecto. El hecho de acabar una novela genera una sensación ya de por sí satisfactoria difícil de  describir… pero en este caso, joder (si se me permite la expresión), exploto de emoción porque creo que ha quedado algo que ha superado mis expectativas. Dios, cómo la he disfrutado.

Ahora queda el trabajo duro. Arduas revisiones, correcciones, la maquetación, edición de portadas… Es la peor parte como escritor, lo reconozco. Pero cuando uno acaba algo de lo que se siente muy orgulloso y que le hace muy feliz, pues qué os voy a decir, que palos a gusto no duelen.

Love Rally (en su origen Amor sobre ruedas) iba a ser una novela romántica. Un género que me encanta, del que he escrito mucho pero nunca publicado nada. Una combinación de comentarios en el blog me animó a intentarlo. Una vez metido en harina, no pude evitar meterle un poquito de ciencia ficción, porque ese género me chillaba por dentro y yo no podía serle infiel. Durante una parte de la novela sentí que la trama se me iba de las manos, demasiada ficción. Pero una vez completada sé que el final lo justifica todo y que queda redonda.

loverally

Sé que os va a gustar. Lo siento en el agua, lo siento en la tierra, lo huelo en el aire. Sube un punto de intensidad a mi estilo de escribir y le da más personalidad a mis personajes. De todo se aprende. Arriba os he dejado un vídeo que utilizaré para promocionar en el que cuento un poco de qué va. O mejor dicho, cómo empieza, porque después todo va acelerando de manera (casi) desmedida.

Tendréis más noticias. Hoy solo me apetecía compartir esa ilusión que se tiene cuando se cierra una historia.

¡Que tengáis un buen día!

ENTREVISTA La muerte de Pico Mocho

PROMOlibro

Seguimos adelante con el concurso Tu libro no me suena (todavía). Os recuerdo que la tercera jornada finaliza esta noche a las 23.59 horas, por lo que si queréis disfrutar gratuitamente de las obras participantes y expresar vuestra opinión votándolas, estáis a tiempo. Si os gusta leer, ¡ya tenéis plan para la tarde de domingo!

Mientras tanto, os dejo con una entrevista a otro de los ex-participantes. Se trata de Roberto Enrique Araque, que participó con su colección de cuentos “La muerte de Pico Mocho y otros relatos“. En lo personal he de decir que ha sido un placer conocerle, una persona amable, amistosa y extremadamente interesante. Sin duda, una de las cosas que con más cariño voy a recordar de este evento es haber podido contactar con alguien como él.

Os dejo aquí la entrevista con sus grandísimas y afiladas respuestas para que también vosotros podáis disfrutar de su persona.

picomocho
1. Saludos, y gracias por participar en esta entrevista cuyo objetivo es conocer un poco “La muerte de Pico Mocho y otros relatos” y tu opinión sobre la actualidad literaria. En primer lugar, tu obra nos cuenta mediante el uso de cuentos la vida de Pico Mocho. ¿Qué puede encontrarse el lector en ella?
La actualidad literaria es como estar en un salón donde todos quieren hablar y ser escuchados, pero ninguno presta atención a lo que dice el otro.
2. ¿Por qué te has decantado como autor por el cuento? ¿Es el formato que prefieres escribir?
Me gusta, simplemente eso. 
3. El cuento tiende a valerse de la metáfora para transmitir alguna enseñanza. ¿Qué crees que puede aprender el lector leyendo tu obra?
Entiendo que resulta difícil asimilar mis relatos si no eres venezolano y precisamente mis cuentos hablan sobre Venezuela. Mi país, o la gente de Venezuela, cree mucho en el “caudillo” o el líder que los sacará de la pobreza y nos devolverá nuestros “mejores” tiempos. La “muerte de Pico Mocho”, no sé si con éxito, toca ese tema.
4. En el concurso intentábamos dar a conocer obras autoeditadas. ¿Cómo piensas que se encuentra la autoedición actualmente? ¿Cómo la ves en el futuro?
Tiene cosas muy buenas, pero grandes desventajas. Me refiero a que es necesario un editor, por lo menos en el aspecto de la ortografía.  La escritura dejó de ser un arte y se convirtió en un negocio. Pues ese es el futuro; historias de vampiros, hombres lobos, dragones y “erotismo literario” por todos lados, omisión de algunas reglas ortográficas, desprecio por la semántica… 
5. Una de las cosas que hemos comentado en anteriores entrevistas sobre la autoedición es la falta de confianza del público en este sector. Parece que cuesta confiar en sus autores, aún, como en tu caso, teniendo menciones especiales en concursos (Roberto obtuvo una mención especial en el concurso de cuentos de la Policlínica Metropolitana). ¿Qué solución piensas que se podría aportar en este sentido?
Es complicado. He conversado con algunos colegas y todos coinciden en que los libros se venden por la publicidad y lo que está de “moda”. No puedes cambiar el mundo, pero sí colocar un granito de arena y tratar de ser feliz. ¿ La solución? Leer y escribir. 
6. ¿Y qué piensas de la literatura en general? ¿Cómo crees que se encuentra en la actualidad y hacia dónde se dirige?
La literatura es una amante infiel; no paga, pero es imposible dejarla.
7. Y nada más. Muchísimas gracias por tu intervención. Así que, para finalizar, ¿te gustaría añadir algo más que quisieras comunicar?
Muchas Gracias. Saludos a los otros participantes, éxito y bendiciones. 

AMANDO LA CIENCIA FICCIÓN

akasrall

Estoy sufriendo un golpe de fidelidad literaria con mi última novela. Y eso es algo maravilloso. Hace tiempo escribí (y os invité a formar parte de una prelectura cero) sobre el proyecto que estoy llevando a cabo en este momento. Se trataba, en principio, de una novela romántica titulada “Amor sobre ruedas”.

Era, además, la primera vez que hacía una lectura cero en directo, es decir, que se iba leyendo a menudo que se construía. Un experimento muy enriquecedor. La parte positiva, es que el feedback lo recibes teniendo fresco todo el argumento y puedes enderezarlo a tiempo.

IMG_20171024_125433_809
Yo madrugando para escribir y la causa de los retrasos de la novela

La parte negativa, que tener que estar revisando y reestructurando los capítulos hace que no puedas avanzar la historia hasta que todas las opiniones de los lectores (sois unos benditos, jamás me cansaré de agradecer vuestro apoyo y participación) han sido integradas, por lo que ese fuego natural que te hace querer avanzar en el argumento hay que saber regularlo. Pero lo dicho, es una suerte tener a alguien detrás que te hace mejor escritor (incluso persona), que invierte parte de su tiempo (el bien más escaso en la sociedad avanzada) en algo que te hace una ilusión gigantesca. Sin palabras. GRACIAS.

Pero una de las cosas más esclarecedoras es darse cuenta de que uno no puede evitar el género que ama, en mi caso la ciencia ficción. Uno de los avisos más recurrentes entre los lectores era la falta de una trama sólida más allá de los escarceos amorosos, por lo que he tenido que derivar en lo que hace hervir de ideas mi cabeza: la ciencia ficción. Al final, creo que se queda una interesante mezcla (65% romántica, 35% ficción) de la que estoy disfrutando sobremanera.

Pues eso, me apetecía plasmar un poquito las sensaciones de este trabajo. Si os apetece uniros, aunque ya hemos superado el ecuador de la historia, podéis apuntaros como lectores cero escribiendo a juanpacheco85@gmail.com.

¡Que tengáis un romántico (y por qué no ficticio) día!

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑