Buscar

Jon Ícaro

Blog del escritor Jon Ícaro

Etiqueta

alicante

Lo que me hubiera gustado saber antes de publicar

IMG-20180331-WA0008

Siempre digo que la recompensa de un escritor está más allá de las ventas de sus libros. Se encuentra en esas pequeñas cosas que te hacen conectar con los lectores, como puede ser una presentación, una tertulia literaria, una conversación espontánea sobre alguna de tus obras, un correo electrónico o un comentario en el blog… Esta vez, gracias a la escuela creativa OptimizArte, voy a tener la oportunidad de disfrutar de uno de esos momentos de conexión gracias a los puentes literarios.

 

cropped-logo

Voy a participar en el curso de creación literaria que va a impartir el centro, encargándome de algunos seminarios y de la parte más técnica, pero sobre todo, desde la humildad, para aconsejar sobre aquellas cosas que a mí me hubiera gustado saber antes de realizar mi primera publicación para no haber perdido tanto tiempo dando bandazos (errores que agradezco, pues me han dado un profundo aprendizaje). Para mí será un placer compartir mi experiencia tanto en edición como en publicación y espero que pueda serle útil a todo aquel que comparta esta pasión que es la literatura.

Así que, aprovecho para decir a los que seáis de Alicante y cercanías, que si estáis pensando en escribir un libro y en lanzaros a este mundo, será un placer para mí vernos en este curso en el que espero que todos disfrutemos y aprendamos mucho.

Nada más por hoy. Un abrazo.
¡Nos vemos las instacaras por @icaro_jon!

Anuncios

ALICANTE Y SU TRONO DE HIERRO

trono

Ya os cuento yo el final de Juego de tronos, no desesperéis. El trono de hierro nos lo quedamos los Stark, blanquitos y adoradores del frío, débiles ante este calor que está abrasando Alicante y ante el que no aseguro que consiga sobrevivir. No, no acaba así la serie, a día de hoy nadie lo sabe y de saberlo tampoco lo hubiera publicado, pues entonces sí que es seguro que no sobrevivo al verano porque algún seguidor incondicional acabaría estrangulándome.

A lo que vamos. Por fin he podido visitar la exposición del universo de Canción de hielo y fuego en el castillo de Santa Bárbara de Alicante y, a pesar de su sencillez, a mí me ha gustado. Nada más entrar podemos ver las ilustraciones de las portadas de los libros, hechas por el ilustrador español Enrique Corominas. Maravillosas. Y entre ellas, una réplica del trono de hierro (un poquito light, todo hay que decirlo). En la otra parte, una figura a tamaño real de un caminante blanco (que parece más bien una figurita de hielo con una coraza de Inmaculado) y vestimentas de la guardia de la noche, además de unas simpáticas y curiosas figuras de Playmobil que representan escenas o personajes de la saga.

Los tablones explicativos, bastante acertados. Simples pero adecuados para acercar a este mundo a los que no lo siguen y efectivos para organizar las ideas de los que sí. Curioso también el gráfico que señala todos los lugares en los que se ha grabado la serie en España.

Si además queréis completar el día, hoy mismo podéis encontrar en el paseo marítimo, justo al salir del túnel del castillo, un pequeño mercado medieval con una breve pero curiosa exposición de máquinas de tortura. Si veis al pirata que va haciendo equilibrismo sobre una pelota, decidle de mi parte que a la próxima no me pilla desprevenido para cortarme el cuello otra vez.

Un saludo.
¡Que tengáis un buen domingo!

 

CARRERA DE LOS CASTILLOS ALICANTE

kastrorun

¡Buenas! Sigo vivo, a pesar de mi ausencia por el blog. El calor no ha podido conmigo. Si acaso, con mi cerebro, que con las altas temperaturas siento que funciona más lento. Os cuento sin venir a cuento: siempre me pasa que cuanto más tiempo libre tengo, menos tiempo tengo para hacer cosas. Es así. Si tengo un rato libre quiere hacer una cosa, pero si tengo dos ratos libres quiero hacer cuatro, y así exponencialmente… De ahí el motivo de mi desaparición. Menos trabajo pero más quehaceres. Pero ya vuelvo por estos lares.

Una de las cosas que me mantiene ocupado (y los que seguís el blog lo sabéis) es salir a correr. Tras otro de mis tan odiados como frecuentes parones, vuelvo a mover un pie tras otro al ritmo que me dejan mis pulmones. Sí, con este calor que parece que Satanás se haya escapado por Alicante. Yo funciono de esa manera, hasta que algo no se pone verdaderamente difícil, no acumulo la motivación necesaria para abordarlo.

Mi próximo objetivo es la Carrera de los Castillos del 2 de octubre en Alicante. Este año no se me escapa. Siempre quiero hacerla porque creo que tiene un componente épico que los frikis de la fantasía como yo no podemos dejar escapar. Pero por unas cosas u otras, nunca me ha pillado en forma para apuntarme. Eso sí, para la próxima edición tengo una cita con Santa Bárbara.

Y como sé que me seguís muchos de Alicante por aquí y que otros tantos lo hacéis por las entradas que suelo poner de running, utilizo esta entrada para ver si hay alguien más interesado en hacer esta carrera. Estaría bien vernos por allí, o entrenar algún día, o simplemente darnos ánimos… Ahí lo dejo.

Y nada más. A partir de mañana ya vuelvo con la temática literaria habitual. Por cierto, ya tenemos participantes para Tu libro no me suena (todavía), así que estad atentos.

¡Que tengáis un buen día!

EL TRONO DE HIERRO en Alicante

cartel

¡Se acerca el invierno a Alicante! Bueno, la verdad es que no tiene mucho sentido que escriba esto entre churretes de sudor veraniego. Me refiero a la exposición que habrá en el castillo de Santa Bárbara dedicada al universo de Canción de hielo y fuego  que llevará a nuestra emblemática fortificación la esencia de Juego de tronos.

El año pasado pudimos disfrutar durante seis meses de una exposición de El señor de los anillos que a mí me dejó un poco frío.  En primer lugar, porque el grueso de lo expuesto eran miniaturas de escenas de la trilogía. Un trabajo excelente, una maravilla para los que adoren ese tipo de arte pero que a mí personalmente no me llega a apasionar, si bien lo admiro y valoro en su merecida medida. De lo que sí disfruté fue de las réplicas de armas y armaduras, aunque el hecho de exponer, por ejemplo, tres espadas Andúril, cada una de un tamaño distinto, le restaba realismo. Eso sí, la recreación de la caverna de Gollum, una pasada.

En cuanto a esta exposición, que solo será en la sala de la taberna, imagino que será más sencilla, y mi intuición me dice que se basaré en ilustraciones y fotografías más que en materiales tangibles del universo de Juego de tronos (aunque se rumorea que se mostrarán objetos inéditos y vestimentas de la serie). Ni idea. Ya os comentaré. Lo que sí puedo decir es que ver el cartel me ha hecho una gran ilusión, la justa al menos para dedicarle la entrada de hoy.

Un saludo.
¡Qué tengáis un invernal día!

¿ALGUIEN DE ALICANTE POR AHÍ?

castillo1

La entrada de hoy es simplemente para saber si alguno de los que os pasáis por aquí sois de Alicante, porque estaría bien juntarnos en alguna ocasión, más ahora que el sol le da vida a nuestra marítima ciudad. Si os gusta leer o escribís, mejor que mejor, ya que sería interesante realizar alguna actividad en ese ámbito. Así que, manifestáos, alzad la mano para ver si hay gente y predisposición y preparamos algo interesante.

Ya de paso y para los que no sois de aquí, o para los que no la conozcáis, aprovecho para contar una leyenda que me encanta: la historia de la cara del moro que se dibuja en la montaña que sostiene el castillo de Santa Bárbara. Hay varias que han sobrevivido al paso del tiempo, yo os cuento la que a mí me ha llegado.

Cuenta la leyenda que el califa de Alicante tenía dos pretendientes para su hija y que, para elegir entre ellos, tendría en cuenta los méritos militares de cada uno. Así pues, uno de los dos pretendientes, Almanzor, marchó a la guerra en busca de conquistas mientras el otro, Alí, permaneció en la ciudad. Aprovechando la cercanía, Alí se ocupó de la princesa, la cuidó, le hizo compañía y se ocupó de todas sus necesidades. Tal era la dedicación y el mimo de Alí que la princesa acabó irreversiblemente enamorada de él. Cuando Almanzor, el otro pretendiente, volvió de la guerra con honor y victoria, el califa decidió que sería él el que acabaría casándose con su hija. La princesa, incapaz de olvidar su amor por Alí e infeliz con su matrimonio con Almanzor, decidió poner fin a su amargura suicidándose. Del disgusto, el califa también decidió acabar con su propia vida arrojándose por la montaña, y es por eso que esta adoptó la forma de su rostro.

Bonita historia, ¿eh?
Nada más por hoy. ¡Que tengáis un legendario día!

CORRER CON SENTIDO#2

20170310_130140

Hace justo tres meses, desde aquel palizón para despedir a mi tía, que dije que no volvería a correr si no era con sentido. Y vaya si he cumplido mi palabra. Porque lo que se dice correr… no he corrido.

Así que, entre la necesidad y la pasión, ayer decidí que era el momento de revertir la tendencia. Me propuse un reto adecuado a mi pasividad, unos 10 km (sí, sé que es poco, que es lo que utilizaba para un simple entreno básico estando en buena forma física), que en mi actual estado físico ya es todo un hito. Al final fueron 12 km, pero en esto de correr con sentido, los números son lo de menos.

Me propuse como objetivo la Universidad de Alicante, donde me licencié en Biología y donde invertí 6 años (y pico) de mi vida. Dicen que la etapa universitaria es la mejor en la vida de una persona. Yo no diría tanto, pero sí que es cierto  que aproveché la carrera para sumergirme en los recuerdos de aquellos maravillosos años, para dejar que el paso por aquellos edificios me diera un baño de nostalgia. Así pues, corrí con la intención de volver mentalmente a aquella etapa de mi vida.

Y recordé los malditos exámenes. En serio, aún tengo pesadillas con ellos. Aún hay días que en mis sueños no me da tiempo a completar preguntas que no me sé porque no me las he estudiado. Hoy en día, como profesor, aún los sufro cuando mis alumnos se enfrentan a ellos. Y los sufro también porque pienso que los exámenes deberían estar fuera de un sistema educativo eficiente, su único objetivo es calificar a las personas en función de cuánto tiempo son capaces de someterse a las ordenanzas de un superior.

Recordé también los jueves de barrio, de acabar la noche en el puerto y de quedarse a dormir en un piso de estudiantes. Todo un pack que era un mundo en sí, sobre todo para un chaval introvertido que la fiesta nunca ha sido su principal motivación.

Recordé las tardes interminables de prácticas y el odioso autobús. Como venía de un pueblo de la Vega Baja, a menudo cogía el autobús a las 6:45 de la madrugada y llegaba a mi casa a las 21:30 de la noche. Así, varios días seguidos. Dormía 3 horas para tener algo de vida fuera de los estudios. Es la etapa de mi vida de mayor agotamiento. Los trabajos para mañana, estudiar exámenes el día anterior…

Recordé también mi vida post-adolescente, yo aún sumergido en plena adolescencia. Mis historias como un chaval aún con fe ciega en el romanticismo frente a mujeres ya escaldadas de fracasos amorosos fantasiosos. El choque de trenes de una mentalidad quinceañera contra mentes que ya cosían la palabra amor con la dirección acabar estudios->trabajo estable->casarme. Aún a día de hoy, pienso que la vida es enfrentar este caos llamado existencia con las balas que tienes para el día. Que programar el futuro no sirve más que para olvidarte de disfrutar el presente y que, oye, ¡la felicidad está fuera de la zona de confort!

Recordé también las amistades, inquebrantables, y todos los tipos de personajes que llegué a conocer. Sinceramente, es aquí y solo aquí donde la palabra universidad coge su verdadero sentido, porque te encuentras con personas increíblemente peculiares. Y confirmo, no hay nada más enriquecedor que las diferencias bien compartidas y entendidas.

De la parte física no hay mucho que decir más allá del típico cansancio tras un largo período de inactividad. 12km sufridos, más aún por el calor de esta primavera adelantada, con demasiada pausa. Porque por mucho que pensara “dale duro, que estudiar era más sufrido y aprovar un examen más difícil que seguir corriendo un poco más“, el cuerpo no daba para más. Agradecer, si acaso, que no apareciera ningún dolor muscular o articular más allá de una rodilla izquierda a la que le gusta llamar la atención.

Así que hasta aquí el “Correr con sentido” de hoy. Pronto, otra crónica de una carrera con sentido, que vendrá con muchísimo amor. Espero que no vuelva a ser dentro de tres meses.

¡Un abrazo con sentido!

LAVADO DE CARA

jiwcabecera

¡Ring, ring! Suena el despertador bloguero (¿los despertadores hacen ring? ¿Con qué sonido mitigáis vosotros las ganas de matar propias del recién despertar?). En la última entrada me vine abajo (impropio de mí) y, aunque agradezco hasta el infinito vuestros ánimos (son la mantita que arropa frente a la nieve que está cayendo ahora en Alicante, ¡nieve en Alicante!), toca ponerse en pie, lavarse la cara y seguir la marcha.

El otro día hice una sesión de fotos en el Castillo de Santa Bárbara que he utilizado para darle un lavado de cara a la Web (pronto vendrá el del bog) en el plano físico y como inicio de una nueva etapa en el lado mental. Vamos, que me he hecho un auto-Cámbiame (por cierto, ¿qué opináis sobre ese programa de televisión? Yo tengo sentimientos encontrados).

jiwportada

Así que nada, os preaviso que en los días venideros habrá movimiento. Arriba esos corazones, que el movimiento se demuestra andando.

Un enorme abrazo, un segundo más largo de lo normal en señal de agradecimiento por vuestras palabras de ánimo.

LLUVIA DE FRUSTRACIÓN

akaslluv

¡Llega la lluvia! Eso en mi ciudad (Alicante), se traduce en los dos únicos días al año que llueve. Pero me sirve como pretexto para el tema de hoy.

En el mundo literario (y no literario) la lluvia se asocia con tristeza. Un día lluvioso es un día de morriña y encierro (voy más allá, se asocia la actitud civilizada y calmada de los países nórdicos con su climatología). A mí, personalmente me gustan. El caso es que la mayoría de escenas tristes y dramáticas de la literatura ocurren en ambientes lluviosos, recurso muy utilizado para focalizar y exaltar el momento triste. Eso se ve también reflejado en el cine. Puede que la utilización de ese recurso haya provocado una realimentación positiva y a la vez nos haga acentuar la idea de que los días lluviosos son tristes. Pienso que los escritores debemos de dejar de utilizar este truco, por el bien de nuestra salud mental en invierno.

Por empezar a darle la vuelta a la tortilla, diré que me quedo con la escena de la lluvia de la película Daredevil. Preciosa. El protagonista, ciego, tiene la capacidad de recrear el espacio que le rodea gracias al sonido. Así, por el ruido de las gotas golpeando el cuerpo de su amada, es capaz de imaginarse su figura y de poder “verla”. Lo dicho, una increíble y preciosa forma de aprovechar el recurso de la lluvia.

¿Tenéis alguna escena lluviosa grabada en vuestra mente también? ¡Quiero saberla!
Un fuerte abrazo a todos para estos días fríos.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑