Buscar

Jon Ícaro

Blog del escritor Jon Ícaro

Etiqueta

amazon

CÓMO LLEGUÉ A VENDER 100 LIBROS DIARIOS EN AMAZON

kindle

Al fin puedo decir, como escritor, que he hecho el agosto. Ese mes ha sido el mejor en ventas desde que publiqué El sanador del tiempo. El primer sorprendido he sido yo al promediar unas 100 unidades vendidas diarias. Los que me seguís desde mis inicios sabéis que, para mí, eso es una barbaridad. ¿Qué he hecho para llegar a esas cifras?

ventas2

La respuesta: no lo sé. Y los gurúes que amasan cifras exponecialmente superiores a estas, tampoco. Los líderes en ventas que os digan que saben por qué están vendiendo tanto, mienten. Como el caso de Marc Reklau, que porque un día consiguió una cantidad desorbitada de descargas (en promoción gratuita, por cierto), creó un libro que se convirtió en best-seller diciendo cómo lo había conseguido pero que, paradójicamente, no sirvió para que ninguno de sus lectores triunfara. Eso sí, de los días anteriores y posteriores a esa magnífica descarga, no aporta pruebas.

Lo que quiero decir es que estas ventas explosivas son pasajeras y fortuitas. En septiembre no me fueron así ni de lejos, volvieron a aparecer muchos días en blanco. No me avergüenza reconocerlo ni voy a utilizarlo para convertirme en valedor de cosas que no sé. Sin embargo, habrá quien aproveche estos éxitos puntuales para deciros que sabe cómo vender permanentemente y vivir de esto. Puro oportunismo. Los autores noveles y/o desconocidos no somos capaces de mantener un nivel de ventas en el tiempo, hay que asumirlo. Es más, si lo hiciéramos, dejaríamos de ser noveles para convertirnos en autores consagrados. Así que, desconfiad de escritores desconocidos que os aseguren que saben cómo vender con éxito de manera continuada.

Lo que sí sé es que he hecho muchas cosas, y que algunas de ellas pueden haber funcionado, pero también estoy seguro de que hay quien hace las mismas y vende más o vende menos que yo. He tenido un golpe de suerte, merecido o no. Si tuviera que apostar por la opción ganadora, me quedaría con el boca a boca. Diría que mi libro ha llegado a manos de alguien con mucha influencia en un grupo en particular y lo ha recomendado y eso lo ha movilizado. No hay nada más poderoso que una recomendación ajena, siempre que esta tenga valor. De nada sirve que os metáis a grupos de escritores y lectores a promocionar vuestro libro si no tenéis un respeto ganado en él a través del tiempo y la sinceridad.

Lo que también sé es que me ha ayudado el formato digital (en papel no he notado cambios significativos), y que de entre los libros que tengo publicados (las estadísticas de Kindle no hacen distinción entre obras), el que ha conseguido esta detonación es El sanador del tiempo, en este momento nº 6 en viajes en el tiempo y que en dicho mes llegó a estar en el Top20 de ciencia ficción.

No sé qué más ha podido funcionar, ya me gustaría saberlo para volver a aplicarlo, pero lo que quiero transmitir con esta experiencia es dos cosas:

  1. No hay fórmula secreta para las ventas. Tú solo puedes lanzar tu obra al mundo con más o menos fuerza, pero que esta se extienda o no depende en gran medida de la suerte. No eres mejor escritor por tener ventas exitosas ni peor por no tenerlas. El factor suerte no tiene nada que ver con el talento. No creo que el libro fuera mejor hace varios meses que ahora. Promocionarlo con todas tus fuerzas no va a asegurar el éxito, pero lo que sí está claro es que si no haces algo, difícilmente se va a proyectar.
  2. No te rindas nunca. Los que me seguís durante años sabéis que he seguido insistiendo, que no he perdido los ánimos a pesar de la sequía, y que siempre he creído en lo que hago sin mirar cifras. Es cuestión de suerte, sí, pero mientras sigas al pie del cañón, más papeletas tendrás para triunfar. Tu golpe de suerte también llegará, y quiero que este post sirva para que avives la esperanza. A todos los que derrochamos pasión nos acaba llegando, de eso estoy seguro, aunque en mi caso haya tardado años.

 

Es verdad todo lo que decís. Es muy difícil vender y veo mucho desánimo en los autores. Hay mucho esfuerzo no recompensado. Pero la respuesta no es apagar las luces. Cuantas más estrellas brillen en tu cielo, más fácil será que la persona indicada las vea. Yo seguiré peleando por otro golpe de suerte como este, como siempre.

Un saludo. ¡Nos vemos las instacaras por @icaro_jon!

 

 

Anuncios

AUTOEDITAR ES DE HUMANOS

IMG-20180607-WA0000

Abordando Seda, de Alessandro Baricco, he llegado a una conclusión de esas que me encanta compartir en este rinconcito de comprensión y debate. Alrededor del ecuador de su extensión, he encontrado dos erratas. En la página 57, a Baldabiou le cambian el nombre; por ejemplo. En la 70, las puertas de la pajarera están cerradad. Esto ocurre en una cuadragésimo octava edición. De un best seller.

Y no pasa nada.

Esto no es una crítica ni un puntilloso castigo. Ni mucho menos. Todo lo contrario. Hasta en una novela leída por millones de personas, se cuela algún error. Y repito, no pasa absolutamente nada. ¿Ha hecho esto que disfrute menos de la lectura? Ni lo más mínimo.

Pero sí me sirve como advertencia para todos aquellos obsesos de la gramática que desprestigian la autoedición argumentando que los libros editados son simplemente nidos de erratas cuya única utilidad es la hoguera. Ese pensamiento, junto al de si no lo ha cogido una editorial es porque no vale, hacen de la autoedición un subterfugio literario que siempre tiene que llevar a cuestas un descrédito inmerecido.

Es cierto. Hay libros autoeditados que tienen más erratas que palabras. Pero para eso, Amazon, el Santo Grial de la autoedición, te permite leer un fragmento del libro gratuitamente. Me bastan unas pocas páginas para saber el acabado de la novela. Y, de paso, me sirve para saber si me engancha y me interesa el resto del libro. Todo un lujo. Los catálogos editoriales solo me ofrecen la portada y la sinopsis de sus publicaciones, por cierto.

Y sí. Hay mucha publicación de calidad y muy bien pulida en la autoedición. Por eso la seguiré defendiendo; ya conocéis mi historial. Errar es de humanos. Hasta a Anagrama se le ha pasado corregir esos errores cuarenta y ocho veces. Evidentemente, una falta de ortografía por línea sí me puede llegar a alterar la lectura, pero encontrarme con erratas puntuales para mí es insignificante. Hay muchos libros perfectamente escritos que me hacen boquear de hastío y hay otros tantos con algún que otro error esporádico que me han maravillado. Porque las ideas ingeniosas y el talento creativo no entienden de ortotipografía.

Y hasta aquí esta llamada a la comprensión y al sentido común. No lo digo por mí. Ni por nadie. Escribo por y para la coherencia. Hay mucha felicidad en la autoedición que tanto se desprestigia. Y ese estigma hace que muchas personas se pierdan grandes cosas.

Un saludo.
¡Nos vemos las instacaras en @icaro_jon!

LA MUERTE DE LAS EDITORIALES

51t2fsbzaxl-_sy346_

Hoy me ha llegado la liquidación anual de “El corazón del aedo“, libro que publiqué a través de Ediciones B, y no sé si reír o llorar. Aunque, en el fondo, sonrío como ese cínico malicioso que está deseando su propia e ilógica flagelación para confirmar una verdad. Una verdad que me temo muy pronto dejará de ser solo una predicción mía: las editoriales tienen los días más que contados.

“El corazón del aedo” fue para mí un experimento, una evaluación del verdadero poder de las editoriales; un espejo en el que comparar la autoedición que abordé con “El sanador del tiempo“. Quería comprobar cuánto era capaz de hacer por mí el sello editorial. Sentir en mis carnes si de verdad era un privilegiado, si había entrado en ese mundo de los elegidos que por fin salen de la fosa común del olvido literario.

51d5udeudcl-_sx331_bo1204203200_

Nada más lejos de la realidad. La repercusión conseguida con la autoedición de “El sanador del tiempo” supera en todo a “El corazón del aedo”. En ventas, en feedback, en visitas, en comentarios en Amazon… No hay color. Evidentemente, es porque he dedicado todo mi esfuerzo, mi ilusión y mi desgaste promocional a mi obra; lo cual no dice mucho ni bien de mi compromiso con la editorial, pero es que hacer lo contrario me habría hecho sentir un estúpido.

Con Amazon el autor consigue entre un 30 % y un 70 % de los beneficios; a través de editorial, solo una media de un 5 %. Si la editorial actúa como una bestia promocional, aumentando las ventas hasta límites insospechados, entiendo que se lleven ese gran pedazo del pastel, ya que en general, tanto autor como editor salen ganando. Pero a la vista de mi experiencia, si las ventas al final las tengo que hacer yo sí o sí, ¿entendéis que me sienta ahora un estúpido si ellos se quedan con un 94 % de los beneficios?

Antes, las editoriales eran un mal necesario para publicar. Ahora no. Y por lo visto, ni para vender. Sobre todo las que editan en digital, cuyo gasto cero les permite lanzar títulos a diestro y siniestro para que sus autores siembren y ellas recojan. Lo único que las mantiene vivas son sus servicios de corrección y edición, cosas que cada uno puede aprender y aplicar con esfuerzo, paciencia y aprendizaje (cosa que recomiendo). Porque publicar, con Amazon poniéndonoslo cada vez más fácil (incluso muchas editoriales realmente publican a través de su plataforma), va a ser la puntilla que dé la muerte a un negocio editorial que da sus últimos coletazos. En mi opinión.

Y es por eso por lo que he decidido optar por la vía de la autopublicación para “En el nombre de Eva“, como he comentado a los que pensáis que salir del resguardo de una editorial es un paso atrás. Yo, personalmente, no lo veo así. Quitándome el lastre de sentirme un esclavo y servidor, me siento más libre y más dueño de mi obra, y eso me anima a luchar por ella con muchas más fuerzas.

Un saludo a todos, ¡nos vemos las instacaras en @icaro_jon!

 

ILIMITADO

akasinf

Que a veces soy muy despistado, es de dominio público. Que me haya enterado hace no mucho de una de las mejores promociones de Amazon, con quien tengo El sanador del tiempo, es para sentarme a hablar seriamente con mis neuronas y decirles: “¿en qué carajo estáis pensando?”.

Me refiero a Kindle Unlimited. ¿Qué es Kindle Unlimited? Esto se explica así de fácil. Ahora mismo están muy de moda las plataformas de series a la carta (Netflix, HBO…), en las que pagas una ligera cuota mensual y tienes todos los capítulos a tu disposición para ver a tu antojo entre su catálogo de series. Ahora, tenemos la misma experiencia pero con libros. Imagina que, en lo que cuesta la mitad de una entrada a un concierto o un cubata en las capitales, tienes acceso ilimitado a una enorme librería donde puedes llevarte los libros que quieras.

Eso sí, en formato digital. Optimizado para un dispositivo Kindle, pero con aplicaciones para adaptar a cualquier otro dispositivo digital, por ejemplo el móvil. Me parece una pasada este buffet libre de literatura, de verdad. Que alguien desarrolle algo así me hace recuperar la fe en la Humanidad.

Por supuesto, he introducido El sanador del tiempo en el catálogo de Unlimited (gracias a gente tan maravillosa como Lord Alce cuya ayuda amortigua en gran medida mis patinazos mentales). Así que, podéis disfrutarlo gratis los que dispongáis de este servicio o los que os decidáis a contar con él. Además, me llevo una gratificación por página leída (aquí es cuando os digo que el final del libro es apoteósico, para que aguantéis hasta llegar ahí).

Pues eso, me apetecía comentar esta iniciativa de Amazon que me parece maravillosa. ¿La habéis probado? ¿Qué opinión tenéis?

¡Un abrazo a todos! (Bueno, uno para cada uno, que no tengo los brazos tan largos).

EL DÍA QUE CONOCÍ A NORAH CARTER

saramago

Siempre digo que lo mejor de haber entrado en el mundo literario con El sanador del tiempo no son las ventas (aunque por supuesto esa confianza a modo de depósito económico hace que estalle mi corazón de felicidad con cada unidad vendida), sino las situaciones que me hace vivir y que no habría vivido de no haber empezado esta aventura.

Una de ellas es haber conocido fugazmente a Norah Carter, escritora con enorme éxito en Amazon. Fue un cúmulo de casualidades lo que me hizo tener la suerte de poder tener una conversación con ella. Y bendita conversación, que en lo que viene siendo un soplido de magia, me animó y me recargó las pilas al instante.

Por lo que pude ver, Norah Carter es un cielo de persona. Lejos del típico perfil de escritor con éxito que trata a sus homónimos profesionales con desdén, superioridad y con cierto temor por la competencia (irrisoria, pero al fin y al cabo competencia) que podrían llegar a causarle los escritores noveles, Norah derramó simpatía, ilusión y ánimos. Por supuesto, me comentó los pormenores de la profesión (el éxito siempre atrae a los carroñeros), pero en ningún momentó dejo de animarme, me contagió de ilusión y espíritu luchador (sin ir más lejos, adquirió mi libro con la intención de echarle un ojo).

Ahora Norah Carter, junto a unas compañeras de trabajo, ha abierto una editorial llamada Dolce Books en la que espera vertir toda su experiencia y conocimiento relativo al éxito literario para que los escritores que trabajen con ella tengan una oportunidad de disfrutar de esta pasión que es escribir. Les deseo el mayor de los éxitos, de corazón.

Conclusión: hasta en este mundo tan difícil, hay gente que brilla por su corazón.

¡Un saludo a todos! ¡Vuelvo a estar por aquí con más frecuencia!

Blog de WordPress.com.

Subir ↑