Buscar

Jon Ícaro

Blog del escritor Jon Ícaro

Etiqueta

amoleer

AUTOEDITAR ES DE HUMANOS

IMG-20180607-WA0000

Abordando Seda, de Alessandro Baricco, he llegado a una conclusión de esas que me encanta compartir en este rinconcito de comprensión y debate. Alrededor del ecuador de su extensión, he encontrado dos erratas. En la página 57, a Baldabiou le cambian el nombre; por ejemplo. En la 70, las puertas de la pajarera están cerradad. Esto ocurre en una cuadragésimo octava edición. De un best seller.

Y no pasa nada.

Esto no es una crítica ni un puntilloso castigo. Ni mucho menos. Todo lo contrario. Hasta en una novela leída por millones de personas, se cuela algún error. Y repito, no pasa absolutamente nada. ¿Ha hecho esto que disfrute menos de la lectura? Ni lo más mínimo.

Pero sí me sirve como advertencia para todos aquellos obsesos de la gramática que desprestigian la autoedición argumentando que los libros editados son simplemente nidos de erratas cuya única utilidad es la hoguera. Ese pensamiento, junto al de si no lo ha cogido una editorial es porque no vale, hacen de la autoedición un subterfugio literario que siempre tiene que llevar a cuestas un descrédito inmerecido.

Es cierto. Hay libros autoeditados que tienen más erratas que palabras. Pero para eso, Amazon, el Santo Grial de la autoedición, te permite leer un fragmento del libro gratuitamente. Me bastan unas pocas páginas para saber el acabado de la novela. Y, de paso, me sirve para saber si me engancha y me interesa el resto del libro. Todo un lujo. Los catálogos editoriales solo me ofrecen la portada y la sinopsis de sus publicaciones, por cierto.

Y sí. Hay mucha publicación de calidad y muy bien pulida en la autoedición. Por eso la seguiré defendiendo; ya conocéis mi historial. Errar es de humanos. Hasta a Anagrama se le ha pasado corregir esos errores cuarenta y ocho veces. Evidentemente, una falta de ortografía por línea sí me puede llegar a alterar la lectura, pero encontrarme con erratas puntuales para mí es insignificante. Hay muchos libros perfectamente escritos que me hacen boquear de hastío y hay otros tantos con algún que otro error esporádico que me han maravillado. Porque las ideas ingeniosas y el talento creativo no entienden de ortotipografía.

Y hasta aquí esta llamada a la comprensión y al sentido común. No lo digo por mí. Ni por nadie. Escribo por y para la coherencia. Hay mucha felicidad en la autoedición que tanto se desprestigia. Y ese estigma hace que muchas personas se pierdan grandes cosas.

Un saludo.
¡Nos vemos las instacaras en @icaro_jon!

Anuncios

¿MATARÍAS A UN HOMBRE INOCENTE POR EL BIEN COMÚN?

sifi
Hoy no presento un personaje, sino cuatro, pero resulta que solo he encontrado una
imagen representativa en la que salen dos. Así es la aritmética del escuadrón de Reiby.

Tras las presentaciones de Roldey, Wilker y Reiby, hoy toca hablar de un nuevo personaje de En el nombre de Eva, con su correspondiente dilema moral. Un nuevo debate que, igual que los anteriores, me causa especial curiosidad saber de qué lado os posicionaríais en esa búsqueda equilibrada de ni los buenos son tan buenos, ni los malos son tan malos.

Aunque, más que un personaje, esta vez voy a hablar de un grupo. El que está formado por la autoritaria Cleita, la racional Faida, la tímida Pomi y la bella Efesa. Se trata de el grupo más fiel y cercano a la lideresa de la rebelión y es su escuadrón de confianza. La mano derecha de Reiby para sus misiones más sucias, aunque su jefa tampoco no es que las tenga muy limpias a la altura del argumento que sus compañeras hacen aparición.

Las misiones de este grupo son tan controvertidas como puede ser el asesinato de personas inocentes con el fin de evitar conflictos mayores. Mantener la estabilidad de muchos a cambio de segar la vida de unos pocos cuyo único delito es existir y estar en el lugar y momento equivocado. Las cuatro miembros de este grupo no son más que las distintas voces de un individuo que se encuentra en tal tesitura, debatiéndose entre la justicia, el deber, la razón y la humanidad. Y tú, ¿serías capaz de matar a alguien que no lo merece para evitar una guerra?

Ahí lo dejo.
¡Nos vemos las instacaras por @icaro_jon!

 

RESURGE LA PLATA – Reseña

51mzhsk3ccl

Hacía tiempo que no publicaba una reseña, y en momentos así es cuando uno se da cuenta de la tremenda crueldad que es no tener mucho tiempo disponible. Más aún, cuando el exceso de trabajo y proyectos te obliga a retrasar una lectura tan excelente como es Resurge la plata, de Luis M. Núñez. Pero por fin he podido abordar en su totalidad esta magnífica historia y procedo a contar mis impresiones.

Es difícil reseñar esta obra intentando no desvelar nada de su predecesora, La sombra dorada, pues si bien se puede disfrutar de manera independiente a esta (cosa que valoro en las series, que cada capítulo tenga valor por sí mismo), el inicio de esta continuación está íntimamente ligado al final de su precuela.

Así, arriamos velas y comenzamos el relato cruzando el océano, a bordo de un navío en un inicio un tanto confuso con una escena que se irá ubicando en el argumento global más adelante. Mención especial a las partes del libro en las que se viaja sobre las aguas; muy frescas, tan bien relatadas que uno puede sentir la brisa marina con el pasar de las hojas.

En torno a ese viaje naval, se va desplegando una historia desde Nuevo Mundo, un nuevo continente colonizado, que se convierte para mí en el mejor regalo que nos ofrece esta historia. La organización de este continente ofrece un soplo de aire fresco al género, en casi todas los títulos similares basado en una estructura medieval repetida hasta la saciedad. El mal común al que un día debió enfrentarse la humanidad ha permitido una unión, obligada por la supervivencia, que permite una estructura casi comunista, un pequeño triunfo del bien común, y así es como socialmente y políticamente se recrea este Nuevo Mundo tan particular, que no puedo más que aplaudir y disfrutar por el ingenio creativo derrochado en él. Ya no a nivel social, sino biológico (pues no se sumaron los animales a esta colonización) y geográfico, se nos ofrece un mundo creado desde cero, por y para la ocasión, otorgando esa sensación de originalidad tan difícil de encontrar en el género de la fantasía. Bravo, Luis. Bravo.

Y al igual que con La sombra dorada, el argumento va creciendo cual bola de nieve y tejiéndose a sí mismo, ganando en expectación y grandeza. Las distintas tramas se van sucediendo, todas relacionadas entre sí, con ese estilo equilibrado que tanto me gusta exaltar de este autor. No faltan detalles, ingeniosos muchos de ellos, ofrecidos en tal perfecta medida que no llegan a abrumar. Luis sabe dosificar el relato, y lo hace de manera espléndida.  Si acaso, por poner un pero y como opinión personal, solo me faltó algo de intensidad en cierta trama de intrigas e intereses políticos.

Pero sin tiempo para respirar, en el tercio final de la historia, la bola de nieve argumental estalla y se convierte en una bola de fuego con un ritmo in crescendo que nos lleva a su apoteósico final. La batalla final, esperada desde el inicio de la historia, se desarrolla en base al gran talento que su autor tiene para describir estos combates masivos. Muchos escritores lo intentan y se pierden en la espesura de sus tropas, en la envergadura del enfrentamiento, pero Luis M. Núñez hace un relato tan limpio, tan claro y tan inmersivo que el fragor de la batalla se puede respirar en cada frase. Si otro aspecto puede ser característico de esta serie, es la grandiosa narración de sus batallas. En esta segunda entrega se echa de menos alguna más, pero la coherencia argumental en este caso obliga a lo que toca, esperado por otro lado desde el comienzo de la obra aumentando las ganas de que ocurra.

Y así se llega al final. Sin sensación de premura, ni con las fuerzas agotadas ante la lectura. En coherencia con el equilibrio global de la historia, el cierre de la última página es adecuado, perfecto, una caricia y un agradecimiento a la buena literatura por habernos sumergido en una de esas historias que uno se siente afortunado de haber encontrado, de esas cuya inversión temporal otorga buenos réditos de felicidad.

Esto es lo que queríamos tras la Batalla de las Planicies Ardientes. Justo esto, es lo que esperábamos como continuación de una primera obra que me pareció grandiosa y que me dio a conocer uno de mis autores favoritos. Esperaba una gran segunda parte. El listón estaba muy alto. Y las expectativas, han sido totalmente cumplidas.

¡Gracias por ofrecernos tu talento, Luis! ¿A qué esperáis para haceros con esta gran historia?

Un saludo a tod@s.
¡Nos vemos las instacaras por @icaro_jon!

ALEGRÍA POSTAL – “El horror de zarpas afiladas”

IMG_20180329_153041_447

Ya sabéis que cuando me preguntan cuáles son mis autores favoritos, siempre hay un hueco para Luis M. Núñez (dueño y señor del blog Lord Alce lee y escribe) en la enumeración que utilizo como respuesta. A poco que me hayáis seguido por aquí, esto no será una sorpresa para vosotros.

Así que, imaginad la alegría que me ha causado abrir un sobre entregado por una trabajadora de Correos (a mis ojos más bien una reina maga) y que contenía no solo la última entrega de la saga de la agente Lucía Utrilla (El horror de zarpas afiladas), sino también La semilla, el capítulo que inicia esta serie policíaca con tintes de fantasía oscura.

Tuve el honor y el placer de ser incluido entre los lectores cero de esta novela, lo cual ya me causó una tremenda ilusión y alegría de por sí. Así que, recibir un ejemplar ha hecho que me desangre de felicidad. Es esta cercanía lo que hace que la literatura sea algo más, estos son los réditos inherentes a la lectura que hacen que leer sea una pasión.

Hay detalles que hacen que por mucho que intente ser cada vez mejor escritor, me quede sin palabras. Si el cardiógrafo entendiera de caligrafía, manifestaría los latidos de mi corazón en forma de GRACIAS en la pantalla.

Simplemente quería haceros partícipes de esto, que me ha hecho mucha ilusión.
¡Nos vemos las instacaras por @icaro_jon!

 

 

CAÍDA Y ALZAMIENTO DE Jon Ícaro

sanador

Ando en horas bajas. Hablo con la voz de Jon Ícaro, seudónimo que Juanjo tiene algo olvidado últimamente. Lo habréis notado en la ausencia alargada por el blog, en la demora de las respuestas, incluso en la caída de la Web que ya lleva unos días sin estar operativa. Tampoco voy a hacer sangre de la persona que se esconde tras este sobrenombre, pues este olvido se debe a prioridades laborales (que por suerte, también tienen que ver con la escritura).

Os cuento.
Para empezar, en estos momentos se está debatiendo descatalogar El sanador del tiempo. La trilogía unificada que dio vida y sentido al nombre de Jon Ícaro (y a la que tanta felicidad y momentos emotivos que perdurarán siempre en la memoria se le debe), con casi toda seguridad no será continuada. Con esta decisión, la falta de un final álgido se hace más evidente y la necesidad de darle mayor consistencia al argumento y a los cabos sueltos en entregas posteriores se hace notable. Todo ello, unido al aprendizaje que gracias a la novela se ha obtenido, hace que la autoexigencia obligue a subir el nivel y a dejar esta historia en el panteón que merece, para poder subir un peldaño más.

El-corazón-del-aedo

El corazón del aedo, conjunto de poemas y relatos cortos que mezclan romance e historia y que se publicó a través de Ediciones B, también será abandonado, al menos en cuanto a esfuerzo promocional se refiere. La experiencia editorial no anima a seguir invirtiendo tiempo y medios en esta obra.

loverally

Y en cuanto al último proyecto, Love Rally, hay sensaciones contradictorias. Por un lado, el disfrute a la hora de escribirlo ha sido máximo y la participación de los lectores cero en directo ha sido maravillosa. La experiencia, inmejorable. Pero una vez escrito, en las revisiones posteriores para ponerla a punto, no puedo evitar pensar que le falta algo. Creo que como entretenimiento para leer en dos o tres horas, sin muchas pretensiones, sus 200 páginas pueden servir. Si no se busca la excelencia, si solo se desea una lectura amena para disfrutarla, me parece una buena historia con tintes de cuento y moraleja final. Pero mi autoexigencia me obliga a algo más. Entonces, ahora mismo se está debatiendo si sacarla en una línea “Light Ícaro” que comprenda este tipo de lecturas o prescindir directamente de ella. Si alguien quiere echarle un vistazo, que me lo diga en los comentarios o a través del correo jonicaroescritor@gmail.com y se la envío gratuitamente, a ver si con su opinión me ayuda a decantarme por una u otra opción.

Y ante tal panorama, ¿qué queda de Jon Ícaro?
Pues muchas ganas de seguir tecleando y plasmando ideas en forma de historias. Lo que sí tengo claro es que todo girará en torno a la ciencia ficción y la fantasía (puede que incluso mezclando estos dos mundos), pues son los géneros que me mantienen tecleando hasta altas horas de la madrugada sintiéndome incapaz de apagar mi mente y pensando que dormir es una cosa prescindible en esta vida.

Os mentiría si dijera que no sé muy bien por dónde van a ir los tiros y que no tengo algo esbozado. Lo que sí sé es que tiene que ser algo ambicioso, que me desgaste por dentro, que me obligue a darlo todo para que una vez concluido, sienta ese fuego por dentro que no me deje a medio gas, que me obligue a querer mostrárselo a todo el mundo con toda la energía que pueda invertir en el proceso de representarlo. Pero todo esto ya es cosa del futuro, y esta entrada era para hablar de lo que dejamos en el pasado. Así que, aquí termina toda esta parrafada que, por cierto, necesitaba soltar.

Pronto, más cosas, y puede que con Web renovada para esta nueva etapa que empieza YA.
¡Que paséis un buen fin de semana!

MI EXPERIENCIA EDITORIAL #2

portaedo

Hace poco os comenté mis primeros pasos en el océano literario hasta llegar a ese deseado puerto que es conseguir un contrato editorial. Anteayer salió a la luz El corazón del aedo, obra que publico a través de B de Books (Ediciones B), y por lo tanto puedo contaros un capítulo más de esta aventura.

B de Books es un sello digital que solo publica en formato ebook. Eso, como autor, generó un torbellino de sentimientos en mi interior más allá del dolor de saber que la obra no se publicaría en papel. Mis principales dudas giraban en torno a cuánto esfuerzo iba a dedicar la editorial a mi libro, ya que la inversión en un libro digital es prácticamente nula y la preocupación por su éxito tiende a ir acorde al gasto en su creación.

Respecto a la fase pre-lanzamiento he de decir que recibí un trato excepcional. La edición de la portada fue muy acertada. Reconozco que yo no habría usado el color rosa ni habría tapizado la portada con esos abdominales, pero entiendo que es muy llamativo para su público objetivo, como hasta ahora he podido comprobar. En cuanto al cuidado del interior, con sus correcciones y edición de formatos, también todo muy bien trabajado. Muy agradecido por tal esfuerzo, de verdad.

Pero si nos referimos a la fase post-lanzamiento, con la precaución que conlleva saber que solo lleva dos días en el mercado, mis sensaciones son agridulces. Si algo buscamos los autores en una editorial es promoción. Todo el trabajo anterior, si bien se valora, es algo que podemos hacer nosotros mismos con esfuerzo y perseverancia. Ahora bien, llegar al amplio público una vez el producto ya está preparado, requiere un poder que (de momento) solo tienen las editoriales.

Al ser un producto digital en este caso, siempre he tendio la sensación de que al permitirse una inversión tan reducida, la estrategia se basa en producir en masa a ver si alguno triunfa. Es como echar la caña y esperar que el pez pique. Al moverse tanto volumen de títulos como he podido comprobar, el esfuerzo individual dedicado a la promoción de cada uno de ellos es casi nulo. No va más allá de aparecer en la página de la editorial y de la confianza que genera tener detrás un sello editorial. De nuevo, todo esfuerzo promocional corre a cargo del autor.

¿Qué diferencia hay entonces con la autopublicación? Aparte de que el 96% del beneficio en este caso va para la editorial, poca más. Sé que en el género romántico se ha encontrado un filón, hay mucha venta de novela romántica de autores noveles, pero en el resto de géneros he encontrado muchos compañeros decepcionados. Otro de los aspectos que encuentro negativos es el retraso en el lanzamiento, nada menos que casi un año desde que mi obra fue aceptada. Otros aspectos que me afectan, es el no manejar el precio de la venta ni hacer ofertas a mi debido gusto. Ya sabéis que El sanador del tiempo lo regalé como churros, porque así me salía del alma y nada me lo impedía.

No quiero que esto suene a crítica, no trato de tirar piedras sobre mi propio tejado. B de Books ha hecho un trabajo espléndido y que agradezco. Yo seguiré promocionando El corazón del aedo a lo bestia, dándolo todo como siempre he hecho, porque es mi pasión y estaría siendo hipócrita de no hacerlo. Pero ya sabéis que siempre he sido sincero con vosotros, que este blog es mi resquicio de verdad y la desembocadura de mis sentimientos literarios. Y tal como pienso las cosas, así os las cuento.

Ya veremos cómo afecta el tiempo a esta aventura. Sin duda habrá una tercera entrada para esta serie.

Un saludo a todos. ¡Gracias por seguir ahí!

 

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑