Buscar

Jon Ícaro

Blog del escritor Jon Ícaro

Etiqueta

assassin’s creed

PLAGIO DE ASSASSIN’S CREED – No hay bien que por mal no venga

principal-portada-assassin-s-creed-renaissance-es_med

Bueno, pues ya sé a qué se debió el boom de las ventas de septiembre. Me gustaría decir que fue debido a la calidad de El sanador del tiempo, a su cautivador argumento, a su excelsa prosa… Pero no: resulta que se me acusa de plagio de Assassin’s Creed. Y ese, y no otro, ha sido el motivo por el cual la curiosidad se ha acabado transformando en ventas. Que hablen de ti; aunque sea mal, pero que hablen.

Conste que ya hice una entrada hace mucho sobre este tema. Alguno que otro me comentó las similitudes entre mi historia y la de la Ubisoft y, si bien no me pareció que tuvieran semejanzas más allá de las propias que con cualquier otra novela basada en viajes en el tiempo, me sentí halagado. No he jugado a esta saga de videojuegos, aunque la tengo en lista de espera. Por supuesto que me atrae, es algo que he dicho muchas veces, y si lo que he hecho se parece a algo que ha tenido tanto éxito, a mí me reconforta. Pero, sinceramente, no he visto nexo de unión que alcanzara el nivel de acusación de plagio, y de hecho, ha sido la salida de Assassin’s Creed: Oddyssey, la que ha levantado este revuelo. Mientras que la saga de Ubisoft siempre se ha enfocado en épocas medievales y postmedievales, la Antigua Grecia es uno de los escenarios que contempla El sanador del tiempo.

51p504p2bsll-_sx331_bo1204203200_

Ahora bien, lo que quería reflejar aquí eran las implicaciones personales. En lo general no me afectan, he recibido comentarios de todos los tipos: no se parece en nada, es una copia, no es para tanto, es una mierda, a mí me ha gustado más que las otras… De todas aprendo y las agradezco, y todas ellas las integro para madurar. Comprendo la mayoría de ellas, pero no erosionan lo suficiente para cambiar de opinión.

Lo que sí me duele es que se acuse mi falta de creatividad. Eso no lo tolero. Hasta el punto de que, aunque me encuentro preparando una continuación, no me importa dejarla a medias, no me apetece seguir. Si no se me revuelve el estómago cuando me pongo a escribir, para mí esto no tiene sentido, y no me faltan ideas originales en mi libretita de ilusiones por escribir otras cosas que me hagan desbordar pasión. Esa libreta que me acompaña a todos lados y que sabe bien cómo se fraguan mis pensamientos, cómo un chispazo momentáneo madura y se transforma en historia. No es una cesión, ni un abandono. Es simplemente lo que hago siempre: tirar de lo que me enciende por dentro. Yo soy de los que creen en la casualidad, y puede que todo este revuelo sirva para hacer caso a alguna de esas ideas que tengo pendientes y que a menudo piden que las agarre y las cosa a mi corazón a golpe de palabras.

Rumio un poco todo esto, lo pienso, y, en breve, os cuento por dónde irán mis próximos pasos.
Un saludo, gracias por aguantarme. Siempre. ¡Nos vemos las instacaras por @icaro_jon!

ASSASSIN’S CREED y EL SANADOR DEL TIEMPO

assasin

Uno de los argumentos recurrentes en las críticas de El sanador del tiempo es que se parece a Assassin’s Creed. Así que esta entrada, antes o después, tenía que llegar. Ahí va mi opinión sobre “El sanador del Creed”.

Los argumentos se parecen en que personas del presente buscan soluciones a sus problemas a través del pasado. Un pasado además grabado en el material genético y que puede leerse mediante el uso de tecnología futurista. Y hasta ahí.

En cuanto a las diferencias, la principal es que el objetivo de los viajes en el tiempo en la película es visualizar el pasado sin interacción directa para obtener información valiosa, mientras que en el libro de El sanador del tiempo se recrea la situación pasada y se interviene directamente en ella para modificarla. Además, el objetivo en este último siempre es curar enfermedades causadas por los cambios genéticos acumulados.

Dicho esto, confieso que no he jugado a los videojuegos (si bien están en mi lista de futuribles desde hace mucho tiempo), ni he visto la película. Por ello, cada vez que recalcan la similitud de ambos mundos me siento elogiado, ya que pienso que he sido capaz de tener una creatividad a la altura de una franquicia de éxito (salvando las distancias, por supuesto). La cara amarga de esto es que se puede pensar que he copiado las ideas, pero contra eso solo existe mi palabra contra la crítica. Por eso siempre trato de ser sincero en este blog y más de una vez he sacado mis trapos sucios, porque solo con sinceridad se puede ganar credibilidad. La reputación se la gana uno día a día.

Nada más.
¡Que tengáis un buen inicio de semana y, si no ha sido bueno, pues viajamos en el tiempo y lo arreglamos!

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑