Buscar

Jon Ícaro

Blog del escritor Jon Ícaro

Etiqueta

como vender mas

¿CAMPEONATO DE ESCRITORES?

research-prize-web

 

¿Os imagináis leyendo vuestro libro y todo un estadio alrededor aplaudiendo esa historia que tanto les ha gustado? Sería genial, ¿eh?, que por una vez se aplaudiera algo más que meter un balón en una red y que la etiqueta de héroe reconocido se la pudiera poner alguien que hace soñar a los demás con sus historias.

Pero hasta que ese momento mágico llegue, os propongo algo en esa línea: un campeonato entre escritores para darle emoción y espectáculo a nuestros libros. ¿Os atrevéis a convertiros en gladiadores de las palabras? En esta competición, cada semana se repartiría un determinado número de puntos en función de la posición en el  ranking de ventas en Amazon. Estos rankings son volátiles, por lo que una buena semana puede auparte a lo alto o devolverte al mundo terrenal.

¿Y qué hay de premio? Esa siempre es la pregunta estrella. En principio, nada más allá de la emoción y el estímulo que os va a proporcionar intentar vender más para escalar posiciones, además de la coletilla comercial de “ayudadme con el libro que estoy en una competición” o de la originalidad de ser concursantes. Buscaré con todas mis fuerzas patrocinadores para que pueda existir un premio en metálico, pero será complicado en una primera temporada; quizás si la iniciativa tiene éxito, para futuras ediciones.

¿Os animáis? Para participar solo es necesario tener una novela en venta en Amazon. Todos necesitamos un estímulo para ser más eficientes. Seguro que tenéis algún libro semiolvidado al que sacar brillo y por el cual pelear a capa y espada. Si os apuntáis, decídmelo en los comentarios. Pongo la barrera mínima para que esto salga adelante en 10 participantes, y la máxima en 20. Si hay voluntarios para el experimento, prometo dar todo mi esfuerzo para conseguir una plataforma digna de la competición. Estoy pensando en hacerlo a través de una APP. Habrá entrevistas, noticias, vídeos si os animáis a hacerlos (y que os ayudarán aún más a promocionar)…

Ya me decís. Son buenos tiempos para la venta de libros, el confinamiento lo ha disparado un 20 %. Vamos más allá y a hacer de esto algo aún más emocionante.

¡Espero vuestras páginas en alto! Un saludo, ¡nos vemos las instacaras en @icaro_jon!

CÓMO VENDER LIBROS CUANDO NO SE VENDEN LIBROS #3 – Visibilízate como nadie

viral

¿Eres consciente de que tu libro es invisible por muy bueno que sea? Uno de los principales motivos por los cuales nos cuesta tanto vender libros es porque, aunque nos duela, simplemente no existen a los ojos de los demás. Hagamos honor a la verdad, aunque no queramos verlo: si bien es cierto que en general cada vez se venden menos libros, todavía existen esos pocos títulos que, tocados por la varita mágica del fanatismo, se venden como churros. Pero eso, a nosotros, desgraciadamente no nos pasa.

Entonces, ¿cómo hacer para salir de esa  masa informe que no se vende para pasar a ser de esos pocos privilegiados que sí consiguen llamar la atención de los cada vez más escasos lectores? Pues fácil, dándolo a conocer. Una vez que sepa de su existencia, ya llegará la difícil tarea de hacer que le interese. Pero la mayoría de nosotros nos quedamos en este primer y letal eslabón de intentar darle visibilidad a nuestra obra y no conseguimos pasar al siguiente.

Cuando pregunto a la gente qué hace para dar a conocer su libro la respuesta más frecuente es “publicarlo en mis redes sociales“. Ya, como el resto de millones de escritores. Para empezar, la mayoría de la gente no está en las redes sociales buscando una lectura, sino para saciar el gusanillo social, y que les bombardees vendiéndole tu libro no hace otra cosa que interrumpir su ocio. Es más, las publicaciones sobre “este es mi libro” se han multiplicado tanto que ya cansan, el cerebro se aburre de tanto mensaje repetitivo y no causa ningún efecto. Ni siquiera pagando una promoción supuestamente dirigida al público potencial es eficaz esta promoción. Pruébalo. Promociona una publicación de tu libro en Facebook e Instagram y verás cómo pierdes más dinero del que ganas.

Y así con el resto de medidas de promoción que puedas aprender de los miles de libros de marketing literario que hayas podido leer. Todas están demasiado usadas, cansan a la gente, generan indiferencia en el mejor de los casos, cuando no molestia. Hazte a la idea, no te va a funcionar nada que ya hayan hecho millones de personas antes para visibilizar tu libro.

¿Qué es lo que hay que hacer entonces? Pues lo contrario: aquello que no haya hecho nadie. O casi nadie. “Eso es muy fácil decirlo, Jon”. Lo sé. Pero es precisamente por eso que te va a funcionar. Si fuera fácil lo haría todo el mundo y todos los cerebros de tus lectores ya estarían insensibilizados contra eso. Pero ahí van un par de consejos para ayudarte a conseguirlo:

· Enfócate en tu libro: ¿qué tiene de especial tu obra? Y no me digas que nada, porque entonces mal vamos. Dentro de tu libro está la respuesta. En sus páginas encontrarás la forma en la que puedes hacer algo especial y único para hacer que sea visible. Por ejemplo, yo ahora con la serie Cats & Books estoy enfocado en los gatos. ¿Por qué no dejarlo en salas de espera de veterinarios? Ahí hay mucha gente esperando sin nada que hacer y no tengo libros que compitan conmigo en esa sala para que lo conozcan. ¿Y por qué no llegar a un acuerdo con tiendas de artículos para mascotas? Ellos me dan descuentos para mis lectores y así me acerco a ellos ofreciéndoles algo que puede interesarles, y a través de “ese favor” consigo que me conozcan. ¿Sale algún restaurante en tu novela romántica? ¡Llega a un acuerdo con él! ¿Aparece algún lugar real en tu historia? Haz una presentación allí encubierta en forma de excursión con actividades, que siempre atrae a más gente… Los poetas lo tenéis más sencillo, simplemente salid a un lugar de la ciudad a recitar, en plena calle.

En resumen: haz lo que nadie hace y no pierdas tiempo en lo que hacen todos.

· Busca la viralización: deja de perder tiempo buscando formas de promocionar que ya están más que quemadas y dedica esa energía a aprender cómo viralizar tu contenido. Lo sé, que algo llegue de manera repentina a las masas tiene mucho que ver con la suerte, es cierto. Pero hay ciertos patrones que se repiten, aspectos que puedes utilizar para atraer ese golpe de suerte. Aplicar las medidas de promoción archiconocidas te puede hacer ganar unas ventas puntuales, crecer poco a poco,  pero los grandes logros llegan a través de la explosión. Aprende la ciencia (quizás mejor dicho arte) de la viralización. Hay muchos manuales sobre ello, y es infinitamente más eficaz que la promoción repetitiva. Requiere de ingenio y suerte, pero también hay mucha parte que se puede estudiar. Siempre hago hincapié en que la época en la que más vendí fue cuando acusaron a El sanador del tiempo de plagio de Assassin’s Creed. Nunca he vendido en un mes tanto como en esa ocasión. Fue algo fortuito, cierto, ¿pero podría haber hecho algo yo para que ocurriera? Ahí dejo el fantasma de la viralización.

Si quieres llegar a las masas, olvídate de la limitada promoción constante y fórmate en el arte de la viralización.

En conclusión, hay que hacerse visible pero con medidas que ya no estén tan utilizadas que el cerebro de tus lectores ya se hayan adormecido ante ellas. Para ello, hay que ser creativo y original (y valiente). No te centres en miles de medidas (casi) ineficaces y busca el pez gordo que hay dentro de tu libro.

Como sabéis, aquí tenéis el índice con el resto de consejos para vender libros cuando no se venden libros por si os habéis perdido alguno.

Nada más por hoy, ¡nos vemos las instacaras en @icaro_jon!

CÓMO VENDER LIBROS CUANDO NO SE VENDEN LIBROS #0

monelibros

¿Lo has intentado ya todo para vender tu libro pero las ventas siguen sin despegar? Vender un libro es jodido. Seguramente ya hayas probado con mil cosas y hayas leído varios manuales de marketing literario. Probablemente se te ha encendido muchas veces la bombilla al tener una nueva idea y se te ha vuelto a apagar cuando has visto que las expectativas superaban a la realidad. Si no te ha pasado y tienes pensado publicar un libro, te acabará pasando.

El problema es que somos muchos. La facilidad progresiva para publicar ha creado una masa que ha dado lugar al mercado con más oferta y menos demanda de mundo. ¿Cómo vas a vender un libro si la gente ya no lee y compites contra cientos de miles de personas, muchas de ellas ya muertas pero con más prestigio que tú? Y como decía un escritor al que admiro, la literatura es una sala donde todos tienen algo que decir pero nadie quiere escuchar.

Esta masificación ha hecho que las técnicas tradicionales de ventas de libros ya no sirvan. La gente ya está inmunizada a ellas. Se las conoce. Las ve de manera tan repetida que están hartos. No llaman su atención, más bien les aburren por repetitivas. Así que, no te va funcionar que te leas un libro o utilices los consejos que ya antes le sirvieron a tantos otros.

No obstante, la esencia de esos trucos sigue teniendo un gran potencial, siempre que se actualice y se modernice. La experiencia me ha enseñado que no hay que copiar, hay que actualizar, solo cuando he hecho eso he conseguido darle un empujón a las ventas. Hay que saber darle un giro, devolverle el brillo que las hacía atractivas, devolverle esa frescura perdida. Y eso es lo que voy a intentar con esta serie de entradas. Mostrar cómo revirar las técnicas de venta para que vuelvan a ser útiles y vuestro esfuerzo, esta vez sí, se manifieste en resultados.

A continuación utilizo esta entrada como índice para las distintas entradas que publique sobre este tema:

#1 La presentación

#2 El storytelling

LOS LIBROS NO VALEN NADA

capitalibros

Literalmente, el valor de los libros está por los suelos. Rozan el cero absoluto y no es broma:  hay incluso que promocionar los días de descargas gratuitas para que nuestros libros se difundan y conseguir una pequeña visibilidad que nos permita luego vender nuestro libro al, oh, magnánimo precio de 0,99 euros si quieres ser competitivo. El siguiente paso será pagar para ser leído.

Ojo, que no es una queja. A mí no es que me afecte en gran medida. Yo seguiré escribiendo igual, sencillamente porque la única ley que me rige en este mundo es la de mi ilusión. Es más, si consigue ahuyentar a los que exclusivamente buscan un fin económico en esto de juntar letras, menos oportunistas a mi alrededor.

Pero sirva este panorama como una triste apreciación de cómo funciona el mundo. Antes se vendía, y las pocas editoriales que había sacaban su tajada. Pero llegó la autoedición y los libros digitales, que permitió incorporarse al mercado a todo el que quisiera y el pastel se repartió en porciones tan minúsculas que nadie gana para vivir de ello.

Porque así es como funciona la economía mundial. A las grandes empresas no les interesa que florezcan negocios similares a su alrededor.  De ahí que sea tan difícil abrir un negocio y que las condiciones de los autónomos sean tan abusivas, para que no crezcas y te lleves una porción lo suficientemente significativa del pastel económico. Y los gobiernos, que lo saben, apoyan a la gran empresa para mantener el equilibrio (o mejor dicho, desequilibrio). No les interesa tu libertad y tus oportunidades, porque arruinaría a todos. Aunque en cada candidatura te prometerán que lucharán por ella y por la igualdad.

Pero no nos desviemos. Nadie ha evitado que eso ocurra en el sector literario (salvo los gigantes de la promoción que tienen la oportunidad de colgar su best seller en la sección de novedades para vendértelo a 18€). El comercio de los libros en general ha hecho crac y la mayoría de ellos tienen que ofrecerse al irrisorio precio de 0,99 € en Amazon para obtener alguna venta. Es el precio de la igualdad, que en absoluto criticaré porque yo me sirvo de ella. Simplemente, es lo que hay.

Repito: no es una queja. De hecho, la intención de esta entrada no es lloriquear y pedir que todos nos alcemos en furia solicitando el respeto que merecemos como autores, que obliguemos a todos a saber las horas de esfuerzo que dedicamos para sacar a la luz nuestras obras. Todo lo contrario. Lo que pretendo transmitir es que esto es así, y hay que aceptarlo para empezar a actuar en consecuencia. Antes publicar era un éxito, pero ahora sacar un libro al mercado no tiene valor alguno. ¿Qué puedes hacer como autor?

Precisamente eso: darle valor a tu libro. Lo tiene, y lo sabes. El simple hecho de ser algo creado por ti ya lo diferencia de los demás, ahora solo tienes que tratar de mostrar por qué es tan único. Por ejemplo: un punto clave para mí fue cambiar la forma de vender El sanador del tiempo. Antes lo vendía diciendo que es una novela que mezcla ciencia ficción e historia basada en curar enfermedades mediante viajes en el tiempo. Ahora ya no hablo de lo que va, por muy interesante (o no) que pueda ser el tema. Ahora digo que es una novela que mezcla ciencia ficción e historia y que es muy ligera, no hay ninguna novela similar que cuente la historia de forma tan amena, de hecho le acaba gustando hasta a gente que no está acostumbrada a leer. Por un euro que vale, seguro que te merece la pena. No es mentira. No encontrarás una novela de género histórico que sea tan rápida en su narración (para bien o para mal). Es su signo distintivo. En sus 300 páginas, atraviesas la historia más significativa del Antiguo Egipto, Grecia y Mesopotamia. Todo eso con una trama intermedia de intereses que va enlazando los episodios históricos.

En fin, que hoy en día está muy jodido eso de ser escritor. Pero he aprendido que quejarse y lamentarse, como en todos los aspectos de esta vida, no sirve de mucho. Mejor asumirlo y utilizar todo nuestro talento para revertir la situación. Ánimo. Nadie dijo que los sueños fueran fáciles. Las dificultades solo son la forma que tiene el mundo de preguntarnos cuánto queremos lo que deseamos, que diría Risto.

¡Nada más por hoy!
Nos vemos las instacaras en @icaro_jon.

 

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑