Buscar

Jon Ícaro

Blog del escritor Jon Ícaro

Etiqueta

consejos para vender

CÓMO VENDER LIBROS CUANDO NO SE VENDEN LIBROS #3 – Visibilízate como nadie

viral

¿Eres consciente de que tu libro es invisible por muy bueno que sea? Uno de los principales motivos por los cuales nos cuesta tanto vender libros es porque, aunque nos duela, simplemente no existen a los ojos de los demás. Hagamos honor a la verdad, aunque no queramos verlo: si bien es cierto que en general cada vez se venden menos libros, todavía existen esos pocos títulos que, tocados por la varita mágica del fanatismo, se venden como churros. Pero eso, a nosotros, desgraciadamente no nos pasa.

Entonces, ¿cómo hacer para salir de esa  masa informe que no se vende para pasar a ser de esos pocos privilegiados que sí consiguen llamar la atención de los cada vez más escasos lectores? Pues fácil, dándolo a conocer. Una vez que sepa de su existencia, ya llegará la difícil tarea de hacer que le interese. Pero la mayoría de nosotros nos quedamos en este primer y letal eslabón de intentar darle visibilidad a nuestra obra y no conseguimos pasar al siguiente.

Cuando pregunto a la gente qué hace para dar a conocer su libro la respuesta más frecuente es “publicarlo en mis redes sociales“. Ya, como el resto de millones de escritores. Para empezar, la mayoría de la gente no está en las redes sociales buscando una lectura, sino para saciar el gusanillo social, y que les bombardees vendiéndole tu libro no hace otra cosa que interrumpir su ocio. Es más, las publicaciones sobre “este es mi libro” se han multiplicado tanto que ya cansan, el cerebro se aburre de tanto mensaje repetitivo y no causa ningún efecto. Ni siquiera pagando una promoción supuestamente dirigida al público potencial es eficaz esta promoción. Pruébalo. Promociona una publicación de tu libro en Facebook e Instagram y verás cómo pierdes más dinero del que ganas.

Y así con el resto de medidas de promoción que puedas aprender de los miles de libros de marketing literario que hayas podido leer. Todas están demasiado usadas, cansan a la gente, generan indiferencia en el mejor de los casos, cuando no molestia. Hazte a la idea, no te va a funcionar nada que ya hayan hecho millones de personas antes para visibilizar tu libro.

¿Qué es lo que hay que hacer entonces? Pues lo contrario: aquello que no haya hecho nadie. O casi nadie. “Eso es muy fácil decirlo, Jon”. Lo sé. Pero es precisamente por eso que te va a funcionar. Si fuera fácil lo haría todo el mundo y todos los cerebros de tus lectores ya estarían insensibilizados contra eso. Pero ahí van un par de consejos para ayudarte a conseguirlo:

· Enfócate en tu libro: ¿qué tiene de especial tu obra? Y no me digas que nada, porque entonces mal vamos. Dentro de tu libro está la respuesta. En sus páginas encontrarás la forma en la que puedes hacer algo especial y único para hacer que sea visible. Por ejemplo, yo ahora con la serie Cats & Books estoy enfocado en los gatos. ¿Por qué no dejarlo en salas de espera de veterinarios? Ahí hay mucha gente esperando sin nada que hacer y no tengo libros que compitan conmigo en esa sala para que lo conozcan. ¿Y por qué no llegar a un acuerdo con tiendas de artículos para mascotas? Ellos me dan descuentos para mis lectores y así me acerco a ellos ofreciéndoles algo que puede interesarles, y a través de “ese favor” consigo que me conozcan. ¿Sale algún restaurante en tu novela romántica? ¡Llega a un acuerdo con él! ¿Aparece algún lugar real en tu historia? Haz una presentación allí encubierta en forma de excursión con actividades, que siempre atrae a más gente… Los poetas lo tenéis más sencillo, simplemente salid a un lugar de la ciudad a recitar, en plena calle.

En resumen: haz lo que nadie hace y no pierdas tiempo en lo que hacen todos.

· Busca la viralización: deja de perder tiempo buscando formas de promocionar que ya están más que quemadas y dedica esa energía a aprender cómo viralizar tu contenido. Lo sé, que algo llegue de manera repentina a las masas tiene mucho que ver con la suerte, es cierto. Pero hay ciertos patrones que se repiten, aspectos que puedes utilizar para atraer ese golpe de suerte. Aplicar las medidas de promoción archiconocidas te puede hacer ganar unas ventas puntuales, crecer poco a poco,  pero los grandes logros llegan a través de la explosión. Aprende la ciencia (quizás mejor dicho arte) de la viralización. Hay muchos manuales sobre ello, y es infinitamente más eficaz que la promoción repetitiva. Requiere de ingenio y suerte, pero también hay mucha parte que se puede estudiar. Siempre hago hincapié en que la época en la que más vendí fue cuando acusaron a El sanador del tiempo de plagio de Assassin’s Creed. Nunca he vendido en un mes tanto como en esa ocasión. Fue algo fortuito, cierto, ¿pero podría haber hecho algo yo para que ocurriera? Ahí dejo el fantasma de la viralización.

Si quieres llegar a las masas, olvídate de la limitada promoción constante y fórmate en el arte de la viralización.

En conclusión, hay que hacerse visible pero con medidas que ya no estén tan utilizadas que el cerebro de tus lectores ya se hayan adormecido ante ellas. Para ello, hay que ser creativo y original (y valiente). No te centres en miles de medidas (casi) ineficaces y busca el pez gordo que hay dentro de tu libro.

Como sabéis, aquí tenéis el índice con el resto de consejos para vender libros cuando no se venden libros por si os habéis perdido alguno.

Nada más por hoy, ¡nos vemos las instacaras en @icaro_jon!

¿POR QUÉ ME TENGO QUE LEER TU LIBRO?

wp

A ti, que tanto insistes: ¿por qué cojones tengo que leerme tu libro? Si como autores no os habéis hecho a vosotros esa misma pregunta, estáis jodidos. Yo me la hago a menudo, con esa violencia verbal incluida, porque así parece que me espabilo un poco más.

Salvo que seas uno de esos afortunados tocados por la gracia del boca-oreja cuyos libros pasan de mano en mano por ensalzamiento popular, deberías hacerte a ti mismo la pregunta que encabeza esta entrada. Lo normal es que te cueste vender, que te resulte difícil incluso encontrar gente que quiera leer tu libro, aunque este sea gratuito. Es así de duro. Es muy triste saber que publicar un libro es dar un salto a ese vacío en el que nunca sabrás si tu enorme inversión temporal y creativa (y de ilusión, que al final es la más importante), será recompensada.

Pero el primer paso para salir de esa fosa literaria es reconocerlo. Existen millones de libros ahí fuera, se crea una tonelada de papel literario al día y además compites con el pasado, con el presente y con el futuro (sí, hay gente que reserva libros que todavía no están escritos y que venden más que el tuyo). No pasa nada. Hay que ser humilde. Ante tanta oferta, ¿por qué tendría alguien que comprar mi libro? Hay que ponerse en posición del lector, y comprenderlo. Solo así entenderemos dónde nos hemos metido realmente al publicar.

– Hola, me llamo Jon, y soy escritor.
– Hola  Jon, bienvenido a escritóricos anónimos.

Una vez reconocido esto, llega el momento de ponerse manos a la obra, aparcar las excusas y utilizar el tiempo que dedicamos a los lamentos a acabar con esos ceros en nuestras ventas. Los días en blanco no dejarán de existir hasta que tú mismo no te respondas a la pregunta inicial y la uses para contagiar a tus posibles lectores. ¿Por qué tendrían que leerse tu libro? ¿Eh? No, en serio, ¿por qué? Y no, la respuesta de porque es lo mejor que se ha escrito nunca no me vale, no te ancles en razonamientos subjetivos.

Tienes que responder con aquello que te haga conectar con el lector, ese punto de magia que lleve a tus lectores irremediablemente hacia tu obra. Ese toque especial que tuviste cuando por inspiración divina te llegó la idea sobre la que querías escribir y que espero que no hayas perdido en el largo desgaste del proceso de escribir y publicar.

Por ejemplo, yo ahora que estoy en plena promoción de GÀTA, trato de contagiar a mis posibles lectores el motivo por el que escribí esa historia, ese por el cual esta novela romántica animalista existe y que me sirve para responder a por qué deberían leerla. Evidentemente, primero hago uso del ámbito personal para crear un entorno cercano y acortar distancias. Va dedicada a un gatito al cual echo mucho de menos y es una forma de agradecerle que me haya convertido en una persona más sensible. La gente conoce esta novela por esa anécdota. Pero la novela no va sobre él. Ni sobre mí. Es un cuento sobre cómo la cercanía de un animal nos puede cambiar la personalidad para bien: o lo que es lo mismo, cómo un animal puede acabar convirtiéndonos en personas.

Así que, en mi caso, ¿por qué tienes que leerte mi libro? Pues primero, porque es ligero y entretenido. Yo no escribo un libro si no estoy convencido de que este va a ser disfrutado, si las páginas no se pasan solas; eso lo tengo claro. Segundo, porque vas a aprender un montón de la Antigua Grecia sin que te des cuenta, como esas cintas que se ponen por la noche mientras dormimos para aprender idiomas sin esfuerzo.

Y por último, y por ello más importante, porque amas a los animales. Esa adoración que hay en sus páginas sé que va a resonar en ti. Solo los que convivimos con animales sabemos el poder que tienen sobre nuestro corazón. Y solo ese tipo de personas va a entender la metáfora de este cuento: la transformación de su personaje principal y la mentira que es la historia romántica que se relata para llegar a ese punto. Solo esas personas van a comprender la verdadera función de esta historia, y sé que en esas personas resonará esa magia especial que he impregnado en esta novela breve.

Al resto, sé que no se la voy a vender, lo tengo claro. Si me pregunto por qué deberían de leer mi novela, se me ocurrirían muchos motivos, pero ninguno de ellos son ese chispazo que sé que va a hacer que mi historia funcione. Pero respecto a los que sí les gustan los animales, sí siento que la van a disfrutar, en ese momento sé por qué deberían leerla: porque van a entender esa ilusión con la que escribí GÀTA y va a resonar en ellos haciendo de la lectura algo más que pasar páginas.

Concluyendo: tengo claro que si alguien acaba dándole una oportunidad a GÀTA, será porque la intención que puse en ella es lo que actuará como pegamento entre mi experiencia escritora y su experiencia lectora. Sé que es ese vínculo es la respuesta a la pregunta con la que abordaba esta entrada. Como también estoy seguro de que todas las ventas que se están consiguiendo han ido por ese camino. Cada historia tiene un canal de ventas muy específico que hay que encontrar, es inútil lanzarla al azar. Solo si encuentras esa magia que te hará conectar con el lector, verás que las ventas comienzan a despegar.

Y nada más por hoy. Si eres autora o autor, respóndete a esa pregunta y encontrarás el camino que te llevará a tus lectores. Estoy segurísimo de ello.

Un saludo, ¡nos vemos las instacaras en @icaro_jon!

Blog de WordPress.com.

Subir ↑