Buscar

Jon Ícaro

Blog del escritor Jon Ícaro

Etiqueta

egipto

CLEOPATRA: ¿HÉROE O VILLANA?

¿Qué te sugiere el nombre de Cleopatra, la última reina de Egipto? Cuando aprendo sobre algún personaje histórico, en seguida sé si estaría de su lado o contra él; juego a imaginarme en su época, luchando por su causa o tratando de impedir sus objetivos. Pero con Cleopatra, tengo sentimientos encontrados. Pongámonos en situación.

Cleopatra viajó por primera vez a Roma de niña cuando su padre, el faraón Ptolomeo XII tuvo que escapar de Egipto tras haberse descontrolado su gobierno. Que te expulsen en plena infancia, imagino que tiene que marcar. Con la ayuda de Roma, Ptolomeo pudo regresar finalmente al trono egipcio, aniquilando a su hija Berenice (hermana de Cleopatra, otro trauma más) en el proceso. Y cuando el faraón decidió que ya no estaba en situación de gobernar, nombró a dos de sus hijos, Ptolomeo XIII y Cleopátra VIII Thea Filopátor como corregentes.

Los dos hermanos no se llevaban especialmente bien, y ya sin un padre que les diera una buena regañina, comenzaron a gobernar cada uno por cuenta. Esto llevó a una más que previsible guerra civil. Y Ptolomeo, que era solo un niño pero contaba con la ayuda de los principales mandos militares, se impuso a su hermana mayor Cleopatra, que tuvo que recluirse en el palacio de Alejandría.

Pero todo cambió con la llegada de César. Julio César perseguía a su máximo rival, Pompeyo, que a su vez trataba de buscar ayuda en Egipto tras haber sido derrotado en Farsalia. En esta persecución, César se encontró con una guerra civil en el Nilo. Cleopatra sedujo al general romano, lo puso de su lado, y con su ayuda logró recuperar el trono y finalmente gobernar Egipto. Para celebrarlo, se embarcaron en un crucero de pasión por el Nilo donde presuntamente Cleopatra quedó embarazada. ¿Fue esto una verdadera historia de amor? ¿Se enamoró realmente Cleopatra de César… o más bien de su ejército?

En cualquier caso, César acabó volviendo a Roma y en ningún momento reconoció públicamente al pequeño Cesarión, a pesar del empeño de la faraona. Por ello, se vio obligada a casarse con su otro hermano, Ptolomeo XIV, para fortalecer su posición en Egipto. Tratando de remediarlo, Cleopatra organizó un viaje a Roma. No podía permitir ese menosprecio hacia su hijo. ¿Lo hizo realmente por orgullo de madre? No olvidemos que, si conseguía reconocer a su hijo Cesarión como heredero de César, este podría llegar a ser el dueño de medio mundo.

Los planes no salieron como Cleopatra quería. De hecho, puede que hasta su visita a Roma sirviera para alimentar la conspiración que acabó con la vida de César, y tuvo que volver a Egipto con las manos vacías, donde promovió el asesinato de su hermano para gobernar en solitario.

Aunque regresó a Egipto, siempre tuvo puesto un ojo en Roma. Trató de apoyar a Octavio y Marco Antonio, que se enfrentaban a los asesinos de César (enviando una flota que no llegó por una tormenta). Y cuando Marco Antonio se quedó con el control de la parte oriental del Imperio romano, hizo todo lo posible para aproximarse a él. Se dice que el romano ya se había enamorado de ella en su primera visita a Roma durante el exilio de Ptolomeo XII.

La relación entre Marco Antonio y Cleopatra está definida como una de las más románticas de la historia. Pero ¿acaso no pretendía la faraona simplemente repetir su estrategia con César? ¿No buscaba solo emparentarse con uno de los hombres más poderosos del mundo?

Tampoco esta vez sus pretensiones tuvieron un buen final. Marco Antonio y Octavio, otrora aliados, acabaron enfrentándose entre sí. Y el final de esta contienda ya lo conocemos. Un drama absoluto, derrota de Marco Antonio y suicidio conjunto de los dos enamorados a lo Romeo y Julieta; de ahí que su relación con Cleopatra se haya convertido en el paso del tiempo en leyenda y sea tan conocida y admirada.

Pero ¿no fue realmente todo desde el principio una manipulación que nunca terminó de salirle bien a la faraona? ¿No fue una estratega militar y sentimental sin escrúpulos siempre con un interés político evidente que acabó volviéndose contra ella cual karma?

Sin duda Cleopatra es un personaje admirado por muchos de los que disfrutamos la historia. Tampoco debemos menospreciar nunca su inteligencia y su capacidad política. Pero ¿es realmente la leyenda que resuena en nuestras cabezas o solo fue una ambición desmedida y manipuladora? ¿Tú qué opinas?

Si quieres profundizar más en este enigmático personaje, y disfrutar de este bonito dilema, te recomiendo La Reina del Nilo, una excelente novela de Margaret George sobre Cleopatra muy bien documentada y escrita, que además puedes encontrar aquí casi a mitad de precio en su versión de bolsillo.

Un saludo, ¡nos vemos en breve con más historias sobre la historia!

MÁS AMOR Y MENOS GUERRA

Screenshot_2017-08-19-15-23-17-1

Dos amantes egipcios cuyo amor está condenado al fracaso. Así empieza El corazón del aedo, que hay dramá histórico más allá de Romeo y Julieta. El primer poema nos transporta a un Egipto anterior al faraónico.

Antes de la primera gran unificación, Egipto se dividía en dos agrupaciones de aldeas enfrentadas: el Alto y Bajo Egipto. La poesía nos pone en el lugar de un joven guerrero del Alto Egipto enamorado de una muchacha del Bajo Egipto, región a la que está a punto de invadir por orden de Narmer, que posteriormente se convertirá en el primer faraón de la historia.

Se trata de un amor imposible, maldito. La derrota supondría el fin de la vida o de la libertad del chico, mientras que con la victoria sería culpable de arrasar las tierras de su amada. En ambos casos, la única ganadora es la tragedia que se lleva por delante el amor puro convertido en odio que ambos sentían antes del conflicto. Aquí os dejo con el poema íntegro. Espero que os guste. Los que me seguís por Instagram, igual me habéis oído cantarlo por ahí con la guitarra.

akaseg

LA PIRÁMIDE DE ZOSER

Ayer dije que estaba inmerso en un proyecto de poesía histórica. Pero como mi cabeza es tan inestable (debería de poner un aviso tipo warning: inestabilidad mental en el botón de Seguir, para que sepáis a qué os atenéis), he decidido hacer una mezcla de romances en verso con relatos cortos románticos, porque hay belleza que solo puede reflejar el verso, e ideas que se hacen más grandes en prosa.

¿Qué opináis vosotros? ¿Sois más de la poesía clásica con su rima y métrica? ¿O más de la poesía moderna sin normas? ¿Preferís un relato romántico a la poesía? Mi neuronas no paran de patinar alrededor de estos conceptos, y al final simplemente voy a hacer lo que hago siempre, dejar fluir a mi cabeza y corazón.

Como una imagen vale más que mil palabras, os ejemplifico con unas imágenes con palabras. Ayer tocó un romance, hoy texto. Cada vez que escribo un mini-relato o un poema, siento la necesidad de compartirlo, arde en mí la necesidad de mostrarlo. Y como ya sabéis que ando con resquemor hacia las editoriales y no me ata ningún compromiso comercial más allá del propio respeto y valor que me doy a mí mismo como autor, os muestro a continuación lo que escribí anoche.

Sigo poetizando sobre el Antiguo Egipto, ya sabéis di mi obsesivo orden cronológico. Espero que os guste. Espero vuestra opinión, ya sabéis que me nutre como persona y como escritor. Al principio parece más relato histórico que romántico, pero prometo que al final se justifica, me gustan los finales efectivos.

 

po1
po2
po3
po4
po5

 

FRONTERAS EN EL NILO

akaseg

Ayer os dejé sin poema diario y hoy compenso con uno más largo y cuidado. Uno que pertenece a mi próximo proyecto que abordará la historia (para variar) pero desde el género lírico. Será un libro de poesías basadas en situaciones históricas porque como digo a veces, amar era difíci antes, ahora simplemente nos complicamos la vida. ¿No pensáis lo mismo?

El poema que comparto hoy se basa en un joven del Alto Egipto enamorado de una muchacha del Bajo Egipto, en el contexto en el que Narmer (futuro primer faraón) lanza su guerra para unificar las dos regiones. Separados políticamente, el joven se encuentra entre la espada y la pared: si pierde la guerra se enfrenta a la prisión o la muerte, pero para ganarla tiene que destruir el pueblo de su amada.

No deja de ser una variante del Romeo y Julieta, pero es increíble las situaciones históricas con una gran carga de drama romántico que se pueden construir entre rimas asonantes, consonantes y métrica. Algunas, muy originales, el resultado para mí está siendo mejor del que esperaba cuando comencé el proyecto. ¿Qué otras situaciones se os ocurren dignas de poetizar? ¿Os animáis a colaborar con algún poema? Para mí sería un honor que algunos de los que andáis por aquí aparecierais en una de mis obras.

Un saludo, ¡y no os compliquéis la vida!

Por cierto, dejo como recordatorio la oferta de la semana:
akasofe

ÉXODUS: DIOSES Y REYES

akasmoi

Hablemos de historia. No, de verdad, dejad de bostezar. Lo haré de forma dinámica y divertida (de hecho, ese es el objetivo de El sanador del tiempo). ¿Y qué mejor manera de entretenernos que metiéndole efectos especiales a la entrada? Pues eso, hoy quiero hablar de cinematografía, en especial de la película Exodus: dioses y reyes.

image001

El filme de Ridley Scott trata sobre la historia de Moisés y el éxodo hebreo de Egipto. Una temática abrumadora y pretenciosa y que contrastaría con el colosal pinchazo en taquilla y crítica. A mí, he de decir, la película me ha encantado. Aborda la historia que narra la Biblia pero desde un enfoque realista. Es decir, le da una explicación a las plagas y a las visiones de Moisés, a mi entender, bastante creíbles (hasta cierto punto en el que no sé si la película no quiere eliminar del todo la presencia divina o se les agotaron las ideas para justificar los elementos mágicos).

Puede que este enfoque haya herido sensibilidades religiosas, que esperaban más una nueva versión de Los diez mandamientos. ¿Pensáis que ha sido una idea arriesgada? ¿Creéis que se ha faltado el respeto a alguien?

exodus_dioses_y_reyes

En cuanto al apartado histórico, ha recibido también sonoras críticas. Yo, así a ojo, he visto errores imperdonables como la aparición de falcatas en el Antiguo Egipto (que las trajeron los griegos con las conquistas de Alejandro Magno posteriormente) o que Seti, padre de Ramsés, siguiera vivo tras la batalla de Qadesh. Además, amigos, This is Hollywood, y si hay que ponerle una espada y una armadura a Moisés para llevar a su pueblo a la Tierra Prometida, se le pone.

Aún así, he de decir que la película me ha encantado, hacía tiempo que no me flipaba con una película histórica. La calidad visual es tremenda, la ambientación hebrea y egipcia muy caracterizada. El sonido, bestial, puede que más potente en su versión hebrea que en la egipcia, pero imponente. Y aprovecho este trabajo cinematográfico para enaltecer una de las máximas que defiendo como escritor. la historia se puede contar de forma divertida, no tiene por qué ser algo magnífico para los que la amamos y algo aburrido para los que no. Es cierto que realizar la conversión al entretenimiento implica tomarse ciertas licencias, pero permite ese primer contacto atractivo que es el que nos lleva a querer profundizar posteriormente.

Si habéis encontrado errores garrafales en esta película, enhorabuena, amáis la historia y la respetáis. Si simplemente os ha gustado, enhorabuena también. Estáis en el camino de caer en el amor a todo lo histórico.

Y vosotros, ¿qué pelis históricas habéis visto últimamente para recomendar?
Un abrazo.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑