Buscar

Jon Ícaro

Blog del escritor Jon Ícaro

Etiqueta

epub

ENTREVISTA La muerte de Pico Mocho

PROMOlibro

Seguimos adelante con el concurso Tu libro no me suena (todavía). Os recuerdo que la tercera jornada finaliza esta noche a las 23.59 horas, por lo que si queréis disfrutar gratuitamente de las obras participantes y expresar vuestra opinión votándolas, estáis a tiempo. Si os gusta leer, ¡ya tenéis plan para la tarde de domingo!

Mientras tanto, os dejo con una entrevista a otro de los ex-participantes. Se trata de Roberto Enrique Araque, que participó con su colección de cuentos “La muerte de Pico Mocho y otros relatos“. En lo personal he de decir que ha sido un placer conocerle, una persona amable, amistosa y extremadamente interesante. Sin duda, una de las cosas que con más cariño voy a recordar de este evento es haber podido contactar con alguien como él.

Os dejo aquí la entrevista con sus grandísimas y afiladas respuestas para que también vosotros podáis disfrutar de su persona.

picomocho
1. Saludos, y gracias por participar en esta entrevista cuyo objetivo es conocer un poco “La muerte de Pico Mocho y otros relatos” y tu opinión sobre la actualidad literaria. En primer lugar, tu obra nos cuenta mediante el uso de cuentos la vida de Pico Mocho. ¿Qué puede encontrarse el lector en ella?
La actualidad literaria es como estar en un salón donde todos quieren hablar y ser escuchados, pero ninguno presta atención a lo que dice el otro.
2. ¿Por qué te has decantado como autor por el cuento? ¿Es el formato que prefieres escribir?
Me gusta, simplemente eso. 
3. El cuento tiende a valerse de la metáfora para transmitir alguna enseñanza. ¿Qué crees que puede aprender el lector leyendo tu obra?
Entiendo que resulta difícil asimilar mis relatos si no eres venezolano y precisamente mis cuentos hablan sobre Venezuela. Mi país, o la gente de Venezuela, cree mucho en el “caudillo” o el líder que los sacará de la pobreza y nos devolverá nuestros “mejores” tiempos. La “muerte de Pico Mocho”, no sé si con éxito, toca ese tema.
4. En el concurso intentábamos dar a conocer obras autoeditadas. ¿Cómo piensas que se encuentra la autoedición actualmente? ¿Cómo la ves en el futuro?
Tiene cosas muy buenas, pero grandes desventajas. Me refiero a que es necesario un editor, por lo menos en el aspecto de la ortografía.  La escritura dejó de ser un arte y se convirtió en un negocio. Pues ese es el futuro; historias de vampiros, hombres lobos, dragones y “erotismo literario” por todos lados, omisión de algunas reglas ortográficas, desprecio por la semántica… 
5. Una de las cosas que hemos comentado en anteriores entrevistas sobre la autoedición es la falta de confianza del público en este sector. Parece que cuesta confiar en sus autores, aún, como en tu caso, teniendo menciones especiales en concursos (Roberto obtuvo una mención especial en el concurso de cuentos de la Policlínica Metropolitana). ¿Qué solución piensas que se podría aportar en este sentido?
Es complicado. He conversado con algunos colegas y todos coinciden en que los libros se venden por la publicidad y lo que está de “moda”. No puedes cambiar el mundo, pero sí colocar un granito de arena y tratar de ser feliz. ¿ La solución? Leer y escribir. 
6. ¿Y qué piensas de la literatura en general? ¿Cómo crees que se encuentra en la actualidad y hacia dónde se dirige?
La literatura es una amante infiel; no paga, pero es imposible dejarla.
7. Y nada más. Muchísimas gracias por tu intervención. Así que, para finalizar, ¿te gustaría añadir algo más que quisieras comunicar?
Muchas Gracias. Saludos a los otros participantes, éxito y bendiciones. 
Anuncios

AMOR A LO DIGITAL

akasdig

Hoy vengo con una entrada de esas que me hacen ganar enemigos. Allá voy. Lo suelto: prefiero leer en digital. Sé lo que estáis pensando. Ya lo escribo yo por vosotros: ¿pero qué estás diciendo? Sí, también sé las razones por las que se tiende a preferir el papel. Y estoy de acuerdo. El papel tiene un romanticismo que no se puede pasar a binario. Un libro impreso, un buen asiento y un ratito de tranquilidad es uno de los mejores tríos de los que se puede disfrutar en esta vida. Pero por circunstancias de la vida, leo más en digital.

No es que me guste más leer en el ordenador, en el Kindle o en el móvil, solo digo que lo prefiero porque prácticamente no tengo tiempo para sentarme y coger un libro. Desgraciadamente. Cuando más leo es cuando me desplazo de un lado a otro. Me he acostumbrado a leer en el móvil andando (al principio parece imposible, lo sé, pero una vez te acostumbras es muy cómodo; eso sí, no descarto alimentarme de alguna farola un día de estos).

Me he acostumbrado de tal manera que los únicos libros que acabo son de esa manera. En casa apenas puedo coger un libro después de comer, y además suelo empezar a trabajar a las 15:30. El libro que me desvirgó digitalmente fue la trilogía de El señor de los anillos (es una hazaña leérselo en el móvil, ya os lo digo… y descubrir que mi novia lo tenía en su casa en papel merece una mención aparte…). Tras la obra de Tolkien pasaron muchas más, y actualmente disfruto de mis ratos muertos fuera de casa con La sombra dorada de Luis M. Núñez. Recomendadísimo, por cierto. Ir a trabajar se hace menos pesado sabiendo que puedo disfrutar de ese libro en los ratitos de desplazamiento.

Otra ventaja obvia es el gasto económico. El sanador del tiempo, por ejemplo, puedo ofrecerlo a 2,81 € en digital, mientras que en papel tengo que venderlo a 8,82 € para sacar el mismo beneficio (un eurito, que además reinvierto en comprar otros libros, retroalimentando el ciclo literario). Como lector y como escritor, el precio más económico de la versión digital me permite ampliar la circulación de libros, tanto de entrada como de salida.

¡Y nada más! A menudo oigo echar pestes sobre los libros digitales. Estamos de acuerdo en que por mucho que se desarrolle la tecnología, no se podrá igualar el efecto de abrir y oler un libro. Pero no por ello creo que haya que despreciar las bondades de la literatura digital, que no son pocas, y en determinadas circunstancias como las mías me permite ampliar mi vida literaria.

Un saludo.
¡Que tengáis un feliz y digital día!

Blog de WordPress.com.

Subir ↑