Buscar

Jon Ícaro

Blog del escritor Jon Ícaro

Etiqueta

mejores novelas

TIEMPO DE ENCIERRO… ¿O DE REFLEXIÓN?

time-for-a-change-3842467_960_720

Llegan tiempos de cambio. Crisis en chino significa oportunidad y… no seré yo el que os dé la chapa motivacional con eso de que todo cambio requiere una respuesta adaptativa. Aunque sea una verdad como un templo. Esta reclusión hogareña supone todo un reto para muchos. Pero es una oportunidad para ver lo tan dependientes que somos de fuera y para empezar a saber vivir desde dentro.

Eso, para los que tenemos un mundo interior un tanto errante como yo, es una bomba de relojería. Este período de reflexión me ha llevado a escoger una dinámica literaria algo distinta, que es la que quiero compartir con vosotros.

En primer lugar, voy a darle un tiempo muerto a la narrativa, al menos tal y como la conocemos. Dejo mis historias un poco aparcadas para refugiarme en la poesía. Llegan tiempos muy emocionales, y a mí, que cambio de parecer casi como el viento, me apetece darme al verso. Si publico algo parecido a un libro próximamente, será en el género lírico.

¿Significa eso que dejo de crear historias? No podría. Pero sí aparco al menos la intención de sacar algún nuevo libro en ese sentido. En su lugar, me daré al librojuego, que últimamente me ha dado bastante feedback y diversión. Hay que reinventarse. Y esto de crear una historia para jugar me mueve por dentro y veo que tiene más respuesta. Lo haré en modo trivial, además. Es decir, habrá que acertar respuestas para poder avanzar en la historia. O lo que es lo mismo y lo que pretendo transmitir: será como jugar una partida al clásico Trivial a través de una novela.

¿En qué lugar deja esto a la aventura de Caótico Neutral que estábamos abordando? ¿Continuará? Sí, pero no de la manera en la que se estaba abordando. El sistema de acertijos, que yo considero más atractivo, parece no serlo tanto para la mayoría de los lectores. Muchos, que disfrutaron del trivial de “El último gato vikingo”, me han pedido la vuelta a ese sistema. Así que ese será el que adopte.

Además, lo haré a través de una plataforma que me parece fantástica para este tipo de iniciativas. Ya lo veréis, la experiencia es mucho mejor, y más adecuada para el tiempo que tengo ahora tras esta última revolución y que me limita bastante. La primera parte será muy parecida a lo que hemos vivido aquí, pero adaptada, y seguirá con la salida a Sumergia.

Así que, esos serán los siguientes pasos a seguir y que guiarán el devenir del blog: poesía y librojuegos. Espero que os guste, y nada me haría más feliz que seguir teniéndoos por aquí. Nada me causa más alegría que encontrarme con vosotros reencontrándome conmigo mismo.

Nos leemos en breve. Espero que estéis pasando una buena cuarentena, y que os sirva para reflexionar y que esta salida de la rutina sea provechosa para encontrar un camino todavía mejor.

Un abrazo, ¡nos vemos las instacaras en @icaro_jon!

¿PODRÁS SUPERAR ESTE TEST DE LÓGICA?

TrivialCNOpts

Millones de gracias por la participación en el primer capítulo del librojuego interactivo de Caótico Neutral: el origen. Así da gusto, joder. Así que, con la energía que da la ilusión y el agradicimiento, hoy seguimos con un nuevo episodio. Os aviso, toca subir un poco el nivel que ayer era para calentar. ¡A ver quién resuelve la prueba de hoy!

Para los nuevos, Caótico Neutral: el origen es un librojuego en el que el lector es el protagonista. En cada capítulo se plantea un acertijo relacionado con la historia de manera que el objetivo es que la lectura sea divertida y tenga ese punto pícaro y competitivo. En http://www.jonicaro.com voy poniendo los enlaces de todos los capítulos, por lo que podéis seguirla desde el principio en cualquier momento (aunque los capítulos anteriores ya no puntúen).

Y sin más, ¡vamos a por el segundo episodio poniendo a prueba vuestra capacidad de lógica!

———————————————————————————————

ACERTIJO 2

LA LEY SUMERGIA

 

Efectivamente, la respuesta era “granate” y eso te lleva a ganar la ciudadanía de Sumergia. Los días antes de la marcha pasan fugaces, con un nerviosismo y una ilusión creciente que se antepone a la nostalgia de pensar en todo lo que dejas atrás en la Tierra.

Finalmente, llega el día y conforme la aeronave que te lleva a la ciudad flotante se aleja de la Tierra, miras hacia atrás y sonríes. “Adiós al sufrimiento”. Sabes que en Sumergia todo es idílico, no dejan de llegar buenas noticias de una ciudad creada para el bienestar y la paz.

Cuando por fin te aproximas a tu nuevo hogar, de lejos observas esa esfera grisácea que parece a lo lejos la ciudad flotante, apenas una roca gigantesca en medio del universo. Pero a medida que te acercas, empiezan a definirse las diferentes formas que se despliegan a lo largo y ancho de varias placas gigantescas que actúan a modo de niveles y subniveles. Primero ves los edificios metálicos con estructura de pirámide escalonada, y poco a poco se van definiendo los jardines y los lagos artificiales. Te sorprende la ausencia de montañas y formaciones rocosas, realmente es una ciudad flotante, y poco más. No puedes despegarte del cristal, disfrutando de tanta novedad.

De manera imperceptible, atraviesas la capa que retiene la falsa atmósfera de la ciudad gracias a la gravedad artificial de los generadores de densidad del centro de la ciudad. La aeronave se dirige al aparcamiento de un gran edificio rectangular con un enorme patio interior que te hace pensar en un hospital, aunque bastante distinto a los que conoces. Varios habitáculos se despegan y se conectan en otro punto del edificio, como si el edificio pudiera dividirse en piezas y recomponerse a su antojo para facilitar sus actividades internas.

Tras el aterrizaje, un hombre cuya ajustada esfera textil parece formar un uniforme policial por sus colores azulados sale a tu encuentro.

—Sumergia a tu disposición —te dice en lo que parece ser el saludo adoptado en aquella ciudad flotante—. Permita que te acompañe en tus primeros pasos aquí.

Más que un acompañante, sientes que se trata de un vigilante, a juzgar por la pistola de su cinto. Pero a pesar de la confusión, no tienes motivos para dudar, por lo que avanzas a su lado a lo largo de la plataforma de la terraza a través de la cual te introduces en el interior del enorme edificio.

Este resulta ser, por los letreros que vas observando, un laboratorio más que un hospital. Avanzas a través de los blancos pasillos, que tienen líneas de colores en las paredes para orientar al personal en función del departamento al que se dirija. Una de ellas parece apagarse de repente, como si la sección a la que señala hubiera terminado su sesión y quedara cerrada.

Sin decirte nada, el vigilante-acompañante te hace pasar a un habitáculo a merced de una joven que te sonríe, aunque el traje de protección que la aísla del exterior no te da lo que se dice mucha tranquilidad.

—No te preocupes —te dice, al parecer leyendo tus pensamientos. Aunque lo cierto es que debe estar acostumbrada a tal confusión inicial en los recién llegados—. Es un análisis protocolario —dice mientras carga una pistola inyectiva y te invita a sentarte—. Sumergia es una ciudad libre de enfermedades infecciosas. Nuestro aislamiento nos permite librarnos de todo agente infeccioso de la Tierra, y eso es gracias a que analizamos a los nuevos integrantes con dedicación para asegurarnos de que no traen consigo estos molestos visitantes. —Se ríe como si hubiera hecho un chiste y sigue con su tarea—. Por eso te han traído directamente al laboratorio antes de poder dejarte pasear por nuestras calles. Pero pronto tendrás acceso a la ciudad.

Eso suena lógico. La única forma de mantenerse alejados de los patógenos es vigilar que los recién llegados no los traigan consigo. Así pues, dejas que utilice su pistola sobre tu brazo. Debido a la anestesia potenciada incorporada en la aguja, ni siquiera notas el pinchazo. El cargador de la pistola comienza a llenarse con ese líquido rojo que es tu sangre. La propia herramienta se encarga de cerrar la perforación, por lo que tu piel vuelve a estar intacta en menos de dos segundos.

Después, la joven te invita a acceder a una nueva sala. En esta, un hombre te espera tras un escritorio. Te invita a sentarte frente a él y accedes.

—Buenos días —te dice mientras presta atención a la mesa de su escritorio que hace las veces de pantalla táctil—. Voy a hacerte un pequeño test. Necesito confirmar que tienes un nivel apto de lógica para habitar en Sumergia. No, no me mires así… No es que aquí seamos discriminatorios ni que busquemos la raza aria, pero sí necesitamos un nivel medio de inteligencia para mantener la paz que nos caracteriza. Las leyes en Sumergia se basan en suposiciones lógicas, de manera que se excluyen las ideologías y pensamientos subjetivos. Solo así se puede conseguir un orden común, el de la lógica. Llámalo lógicocracia —dice, y sonríe ante esa invención mientras tú te preguntas si él habrá superado ese test de inteligencia—. El caso es que tienes que superar un pequeño test de lógica para asegurar que tienes la capacidad necesaria para comprender y aceptar las leyes y asegurar así una comunidad pacífica y sin conflictos.

El hombre te mira y ves cómo sus iris adquieren un color amarillento. No habías visto a nadie que se hubiera tratado con EMOLOUR, un fármaco que hace que los ojos cambien de color en función de la situación emocional de la persona. Al parecer, está entusiasmado de hacerte ese test.

Por la pantalla comienzan a desplegarse letras ordenadas en filas y columnas:

 

ABCDE
DAECB
CDBEA
¿¿¿¿¿

 

Es evidente que lo que tienes que hacer es rellenar la última fila, al menos tu inteligencia sí te llega para deducir eso. Pero completarla correctamente, eso es algo más complicado…

En la pantalla, aparece un teclado táctil invitándote a escribir las letras que faltan. Exprimes tus neuronas para dar con la solución. No has llegado a Sumergia para que te expulsen de buenas a primeras.

Acercas tu dedo al teclado táctil y marcas las letras que crees correctas.

 

Haz clic aquí y escribe la secuencia correcta en mayúsculas y sin espacios cuando se te pida la contraseña

 

¿CHARLAMOS UN RATO? – Entrevista en Radio Candil

logo-candil-radio-107-3

¿Os apetece escucharme un rato? El mejor regalo que podemos recibir los escritores es simplemente que alguien se interese por lo que hacemos. Ese fue el motivo que me llevó a poner la serie Cats & Books de manera gratuita, sin intereses más allá.  Pero si además, nos ayudan a que la ilusión que vertimos en el papel pueda llegar a más gente, eso ya es el summum de la felicidad. Es por eso que me alegra tanto haber participado en Radio Candil para hablar un rato sobre mi experiencia literaria y mi obra.

El viernes pasado tuve la suerte de participar en una entrevista en el programa “Letras de esparto” de Radio Candil, donde se habló sobre el panorama editorial para que todos aquellos que tenéis especial ilusión en publicar un libro conozcáis un poco mejor la jungla literaria, al menos desde mi punto de vista.

default

Publicar es adentrarse en terreno salvaje, es un universo complicado. Por eso, considero una suerte y un privilegio que una emisora dedique unos minutos de su trabajo para prestarte atención. Siempre digo que un escritor consigue la felicidad escribiendo, pero que cuando esta rebota en alguien y vuelve amplificada, eso… es lo que hace que valga la pena tanto trabajo y esfuerzo. Mil gracias al programa por contar conmigo, de verdad. Gestos así son los que animan a no rendirse nunca. Escribe, escribe, y escribe, porque la felicidad siempre está a solo un par de palabras de distancia. Y actividades como esta son las que lo confirman.

CLIC AQUÍ PARA ESCUCHAR LA ENTREVISTA

Nada más por hoy, ¡nos vemos las instacaras en @icaro_jon!

 

REGALO de EVA en plena crisis del Ministerio de Igualdad

evae

¿Necesitamos un Ministerio de Igualdad para defender a la mujer? En unas fechas en las que la creación de este nuevo ministerio no deja de levantar ampollas suspicacias, mi opinión es que lo que necesitamos en general es un Ministerio de Respeto. Que no se discrimine a una mujer por ser mujer, ni a un hombre por ser hombre, ni a un hombre por querer ser mujer, ni viceversa, ni a una persona por ser más alta, o tener un grano en el dedo gordo del pie…

Creo que lo que le falta a la humanidad es mucho respeto. Con una sociedad respetuosa, que sabe que sus límites acaban donde empiezan los de los demás, el 90 % de las leyes serían innecesarias. De hecho, la elaboración de leyes es el principal síntoma del fracaso del respeto social. Mi utopía, pienso, es una Sociedad del Respeto que no necesita normas, como si fuera una gran familia.

Pero no nos desviemos. En la cuestión de género, ¿es necesario ponerse tan duro en este sentido? Sí. Hay machismo en la sociedad. Y eso solo se radica con educación. Recuerdo que en ese sentido publiqué En el nombre de Eva. Creo que solo las mujeres tienen un argumento incontestable para unirnos y para darle una buena cura de humildad a los que se sienten por encima de ellas; que los hay, y muchos. Lo que propongo en la historia entiendo que es indiscutible. Pero no quiero desvelarla completamente. En su lugar, os la regalo para que podáis disfrutarla. Esta semana, hasta el domingo, estará gratuitamente en Amazon. Si os hacéis con ella, me haréis muy feliz. Espero que os guste. Si además os animáis a reseñarla para recompensar el esfuerzo de ofrecerla de manera gratuita, os lo agradeceré.

Aquí os dejo la sinopsis:

libro

¿Y SI DIOS FUESE MUJER?

El descubrimiento del ADN del primer ser humano está a punto de revelar una incómoda verdad: la primera persona del mundo fue una mujer. En su nombre está a punto de comenzar una guerra en esta ópera espacial cuya única solución reside en el corazón de la madre de todos. ¿Estás con Eva o contra ella?

 

Nada más por hoy. Un saludo y ¡nos vemos las instacaras en @icaro_jon!

 

¿Te animas al TRIVIAL VIKINGO?

trivialviking

¿Te apuntas a un trivial vikingo? Con motivo del lanzamiento de mi próxima novela El último gato vikingo estoy haciendo actividades en torno a ella, y una de ellas es un juego de preguntas online sobre la cultura vikinga. ¿Te animas a demostrar que eres el que más sabe de todos?

La manera de participar es sencilla. Cada día a partir del 6 de noviembre, publicaré en mi cuenta de Instagram una pregunta diaria. Lo haré en la sección Historias, mediante un formulario interactivo, así podré saber quién ha adivinado y quién no. Después, en la página web iré actualizando la clasificación de aciertos, que está bien eso de picarse con los demás, siempre que sea de forma sana.

Mi cuenta de Instagram es @icaro_jon, así que allí te espero para que formes parte de este juego que preparo con mucha ilusión y que espero que os sirva para divertiros y, por qué no, aprender un poco sobre los vikingos.

¡Un saludo, nos vemos las instacaras en @icaro_jon!

¿DE VERDAD ES NECESARIO DESENTERRAR A FRANCO? – Nerea dice…

Sin título

¿De verdad es necesario desenterrar a Franco? Entiendo que los familiares de las víctimas de la guerra no quieran que en un lugar destinado a la concordia esté presente precisamente el causante de ella. Es comprensible. Incluso me parece cuanto menos curioso que la familia del dictador recurra esta sentencia apelando a unos derechos que él precisamente arrebató a los españoles.

Pero si nos referimos a la necesidad de evolucionar como sociedad, ¿es necesario tanto revuelo y tanto resentimiento? Lo hicimos mal en el pasado, sí. Eso está claro. Pero eso no se puede cambiar. Hay que aprender de la historia para que algo así no vuelva a suceder, no devolver a la vida aquello que jamás debió suceder. No creo que desenterrar el pasado sea lo mejor para avanzar. La forma más correcta de demostrar que hemos aprendido de esta desgracia que tuvieron que sufrir los que nos precedieron, habría sido precisamente llegar a un acuerdo de gobierno que demuestre que, a pesar de las diferencias, estamos juntos en esto de sacar un país adelante. Eso habría sido una lección más práctica que volver a abrir las heridas.

Pero como siempre, dejo esta opinión en los personajes de GATA en este relato breve. Creo que ellos se explican mejor que yo.

separador

Néstor cogió el cuchillo y se dispuso a cortar aquellas flores que con tanto recelo había cuidado. Amaba hasta la última hierba de aquel jardín y no era para menos. Que su señor, Megacles, le hubiera contratado para mantenerlo, le había sacado de las peligrosas calles de Atenas y le había permitido disfrutar de una vida más o menos acomodada lejos de la pobreza.

—¡¡No!! —grito alguien de repente y Néstor dio un respingo, estuvo a punto de cortarse con el filo de bronce.

Se giró para comprobar que la propietaria de aquel grito había sido el otro motivo por el cual agradecía poder ocuparse de aquel jardín: Nerea, la hija de su señor. Cada vez que la veía, sentía que lo que florecía era su corazón. Tenerla allí, tan cerca, hacía que le temblaran hasta las manos, y tuvo que guardar el cuchillo por temor a no tener la precisión necesaria para hacer un corte sin dañarse.

—¡No la cortes! —le dijo la muchacha señalando la flor y acercándose a él. Cada paso que daba la joven encontraba su eco en un latido del jardinero. Ella, casi todo el tiempo recluida en el gineceo, apenas tenía contacto con él, que sentía su presencia en las escasas oportunidades que tenían para hablar como un regalo de los dioses.

—Tengo que hacerlo —explicó el chico esquivándole la mirada conforme se acercaba, tal era la influencia que tenía en él—. Me lo ha ordenado tu padre.

—¡Pero es que es preciosa! —dijo ella acercándose para oler aquella colorida violeta.

—Tu padre me lo ha ordenado —siguió justificándose Néstor. Si por él fuera, cumpliría el deseo de aquella muchacha y la dejaría allí. De hecho, no tardaría en comprobar que era capaz de hacer cualquier cosa por complacer sus anhelos.

—¡Utiliza otras flores! Esas son… mis favoritas —le dijo señalando las violetas y añadiendo una sonrisa que firmaba sus palabras.

—No hay otras que las puedan sustituir. Todavía no es el tiempo de las flores. Las violetas crecen antes porque fueron regadas con la sangre de Atis cuando se cortó los… —Néstor se calló de repente, sus mejillas enrojecieron. Pensó que no procedía contarle a la muchacha la leyenda en la que el amante de la diosa Cibeles se mutilaba los genitales permitiendo que las violetas florecieran antes de la primavera.

—Se cortó los… —repitió Nerea animándole a continuar ante su silencio.

—Eh, nada, lo que quería decir es que son las mejores flores de las que disponemos en este momento y no hay otras que puedan sustituirlas.

—¿Y si son las mejores por qué vas a cortarlas? —preguntó ella en un alarde de lógica con un gesto pensativo que vaciaba el corazón de Néstor. Bueno, cualquier otro gesto hubiese servido para ello, su pecho se alteraba cada vez que miraba el rostro de aquella muchacha.

—Tu padre quiere ofrendarlas para adornar el monumento a Teágenes de Tebas. —Nerea torció el gesto ante aquel nombre que no reconocía. De nuevo otra forma de expresión más de la muchacha que impactaba en el pecho del jardinero—. Fue uno de los generales de Queronea —aclaró—. Murió en la batalla contra Filipo y tu padre quiere honrarle.

Nerea se sentó en uno de los bancos de piedra del jardín. Sabía que necesitaba una lección de historia para comprender eso. Tocó con la palma de su mano al lado de ella para invitar a Néstor a sentarse también. El joven obedeció, guardando las distancias.

—¿Y quién es ese Teógenes?

—Teágenes —corrigió Néstor—. Luchó contra los macedonios.

—Ah, sí, los que ahora nos mandan —recordó Nerea. La sarta de improperios que su padre Megacles escupía contra el dominio macedonio a diario le había hecho tener bien clara esa parte.

—Bueno, yo diría más bien con los que cooperamos. —Al menos esa era la versión que los atenienses tenían para no aceptar del todo su derrota. Según ellos, obedecían a Filipo porque así lo querían, cuando la realidad era que la batalla de Queronea había dejado bien claro que el rey macedonio había dejado de ser un pastor salvaje y tenía el poder suficiente para someterles—. Les vamos a ayudar a acabar con la tiranía persa. Juntos, macedonios y griegos, podemos conseguirlo.

—Entonces, ¿por qué rendir homenaje a aquel que intentó separarnos? —preguntó la chica. Néstor se preguntó si de verdad era simple curiosidad lo que sentía la joven o trataba de ponerle a prueba con sus enrevesadas preguntas que, ciertamente, iban cargadas de lógica. Sea cual fuera la intención, ambas complacían al jardinero, que disfrutaba de aquella conversación.

—Bueno, ya conoces a tu padre. Perdió a muchos amigos en esa batalla y es una forma de recordarlos. Se le amarga la voz cuando habla de esos macedonios…

—¿Y qué? —dijo Nerea con una naturalidad pasmosa—. ¿La culpa la tiene esa flor? ¿Por eso tiene que arrancarla?

—Es su forma de mostrar sus respetos —terció Néstor, con temor en la voz por si enfadaba a la chica al replicarle—. A él al menos le sirve para sentirse bien.

—Pues muy bien —espetó ella, cruzándose de brazos como la joven caprichosa que era—. Córtala, y que se pudra bajo una estatua que no tiene la capacidad de verla ni olerla. Aquí esta flor tiene más sentido. Imagina que uno de los esclavos la ve y se la regala a una de las concubinas que gracias a ese gesto se enamora de él. ¡Anda que no sería esa una forma mejor de aprovechar esa flor!

Néstor tembló al pensar en la posibilidad de que ellos pudieran ser los protagonistas de esa imaginativa historia.

—Ya, si te entiendo. Pero esto es lo que quiere tu padre —insistió Néstor—. Quizás habría que comprender sus sentimientos, a él le duele recordar aquella derrota y necesita de alguna manera rememorarla.

—¡Pues yo no lo entiendo! —se quejó Nerea, aumentando un grado su enfado—. Si tanto le duele, ¿por qué prolongar esa agonía? ¿No dices que ahora nos llevamos bien con los macedonios? ¿Por qué volver atrás? ¿Acaso quiere eternizar esos recuerdos que tanto dolor le causan? ¡Pues es muy tonto eso que hace!

—¡No es tan fácil, Nerea! —Néstor no sabía cómo explicarle la situación, lo difícil que era sanar las heridas causadas con el filo del orgullo. Cuando el odio llevaba hasta el punto de matarse en un campo de batalla, era muy difícil hacerlo desaparecer sin más—. Son asuntos de políticos, muy complicados.

—Ah, ya, y yo soy tan tonta que no puedo entenderlo…

—No quería decir eso… —aclaró Néstor, que se moría por decirle que la entendía, que alababa incluso la pureza de sus pensamientos, pero se debía a su señor. No quería que este le reprendiera por adoctrinar a su hija permitiéndole pensamientos que él consideraba inapropiados.

—Ahora estamos junto a los griegos —continuó la joven, intentando argumentar esa opinión que según el jardinero era estúpida—. Y dices que tenemos la oportunidad de unirnos para librarnos de los persas. ¿No será mejor concentrarnos en lo que podemos conseguir juntos que perder el tiempo en lo que en el pasado nos separó?

—Si, eso sería lo ideal, pero…

—Mira, Néstor —interrumpió Nerea, lanzada como estaba—. Si yo algún día me enfado contigo, me gustaría que pudiéramos arreglarlo y que no estuviéramos todo el día recordándonos el uno al otro lo que nos hizo enfadar.

—Yo nunca me enfadaría contigo, Nerea… —afirmó Néstor, convencido.

—Ya, porque tú me quieres —afirmó ella en sentido fraternal, sin saber que él lo hubiera ampliado a todos sus significados—. Entonces ya lo entiendo, el problema aquí es que la gente no se quiere. Si todos se apreciaran como lo hacemos nosotros, se acabarían todos los problemas —apuntilló Nerea.

—En eso estoy de acuerdo. —Sentado en el banco, Néstor intentó estirar el dedo del brazo que apoyaba en la piedra para que acariciara el de la joven. Se arrepintió de aquel intento porque sabía que tenían el contacto prohibido.

—Ya, pero de momento me quedo sin flor en el jardín —concluyó la joven—. De verdad que me da rabia. Juntos, seguro que a griegos y macedonios nos iría mejor, y hasta podríamos conseguir la gloria.

—Sí, podría ser… —afirmó Néstor dando por finalizada la conversación, sin saber que unos años después, Alejandro Magno validaría aquella hipótesis.

————————

Y hasta aquí esta reflexión, si queréis conocer más de estos personajes y disfrutar de su historia original, podéis hacerlo en la novela Gàta. Si os hacéis con ella, ¡espero que la disfrutéis!

lgata2

Un saludo, ¡nos vemos las instacaras en @icaro_jon!

 

 

¿NO VEIS ALGO RARO EN LA PORTADA DE GÀTA?

lgata2

¡No me lo puedo creer! ¿De verdad pasa tan desapercibido? Echadle un ojo a la portada de la novela GÀTA, aquí arriba, y ahora seguimos hablando.

Vale. Lo habéis visto, ¿no? Me refiero al gato que sale en el escudo. Porque la mayoría de la gente no se da cuenta hasta que se lo digo y responde con un curioso “anda, qué gracioso, ¡si hay un gato!”. Lo cual, sería una simple anécdota de no ser porque su presencia, y la manera en la que lo hace, es clave en el desarrollo de la novela.

A ver cómo me explico sin hacer spoiler. Nerea, la muchacha de la portada, no es la protagonista en sí de la historia, no se ha ganado a pulso aparecer en primera plana. Ella representa algo en concreto para Néstor, el protagonista, lo conduce hasta el punto donde la historia tiene que llevarlo.

Y el hecho de que el gato aparezca, y lo haga en el escudo, es porque actúa como protector de según qué circunstancias a las que se ve abocado el verdadero protagonista, que es Néstor. No puedo decir más sin hacer añicos la historia, los que la habéis leído lo entenderéis, pero al hecho de que el pobre gatito pase desapercibido en la portada tenía que ponerle remedio.

Por cierto, podéis haceros con el libro aquí, y aprovecho para decir que en jonicaro.com aún está disponible la descarga gratuita si a cambio firmas la iniciativa de Change.org de bajar el IVA veterinario. No es obligatorio, te puedes descargar la novela igual; pero oye, molaría.

Y nada más por hoy, mi visita al blog ha sido escueta y anecdótica.
¡Nos vemos las instacaras por @icaro_jon!

POR QUÉ NUESTROS POLITICOS NO TIENEN NI IDEA

im25c325a1genes-con-humor-chismosos-de-politicos-corruptos.jpg

¿Cómo se siente uno cuando su derecho a voto se traduce en una incompetencia absoluta? La fallida investidura de Pedro Sánchez solo significa una cosa: el escaso conocimiento de nuestros políticos sobre el concepto de democracia. Me parece un horror que alguien (el que sea, no miro a un color ni a otro) diga que quiere gobernar solo sin tener la mayoría absoluta. Pero ojo, que más terrorífico me parece eso de gobernar con mayoría; muchos asumen que es necesario para la estabilidad, y temo por este pensamiento autoesclavista.

Pero como siempre, para hablar de temas controvertidos, le dejo el micrófono a dos personajes carismáticos de GÀTA que ya conocéis. En forma de pequeño relato, dejo mi pensamiento de por qué nuestros políticos están faltando a la democracia y el por qué de su incompetencia:

democracyalife1sgfftaxkqksie6pqrvixta

Néstor regresaba de la batalla de Issos cansado, sin un centímetro de su piel que no estuviera barnizado por polvo o arena, y con el linotórax lleno de sangre, propia y ajena, que le mostraba a qué se reducían las personas cuando la fuerza se imponía a la lógica.

Cuando llegó al campamento griego, su amigo, el titán Ascanio, ya se encontraba allí, relajado y sin síntomas de agotamiento. No sabía cómo lo hacía, pero juraba que tras cada lucha, aquel hombretón rejuvenecía varios años. No le extrañaba que algún día tras un combate su profusa barba blanca retornara a sus colores juveniles.

—Desde luego, Ascanio, juraría que disfrutas de la guerra —dijo Néstor, agradeciendo poder quitarse la armadura y dejar el pesado hoplon en el suelo.

—Y lo hago. No, no me mires así. No me juzgues por amar algo que siembra de muerte los campos. Si adoro la lucha, es precisamente para poder sobrevivir a ella.

—Yo he sobrevivido a ella —dijo el jardinero Néstor señalándose a sí mismo, a una túnica empapada por el sudor—. Y te puedo asegurar que la amo más bien poco.

—No me refiero a la supervivencia del cuerpo —afirmó Ascanio tras una carcajada—. Me refiero a la de aquí. —El gigantesco hombre señalaba con el dedo índice a su sien—. Dime cómo se sobrevive a la barbarie si uno no decide que sea agradable para él… ¿Cómo se soporta?

—Pues teniendo un ideal, Ascanio, un objetivo por el cual merezca la pena tanta destrucción… —dijo Néstor, tras lo cual se tiró al suelo, rendido.

—¡Ja! ¡Un ideal! ¿Como cuál? —preguntó Ascanio, que había atravesado con su lanza los suficientes vientres idealistas como para saber en qué quedaban esas ilusiones.

—Como el de acabar con la tiranía persa —afirmó Néstor, replicando el discurso que había llevado a tantos griegos a la guerra.

—¡Pero qué estúpido! —dijo el grandullón, sentándose a su lado—. ¿Qué más da si es un sátrapa o un rey como Alejandro el que da las órdenes? El caso es que siempre alguien quiere mandar sobre los demás, siempre. Y eso, amigo, es tan verdad como que a mí los huevos se me ponen duros de la emoción cuando voy a la batalla. Y no sé cuál de las dos cosas es más repulsiva. La diferencia es que yo no oculto mis intenciones.

—¿Y la democracia ateniense? Ahí no hay imposición, sino consenso —opinó Néstor—. Que ese macedonio nos lleve a la victoria contra los persas, ya luego le enseñaremos lo que es un buen gobierno.

—¿Un buen gobierno la democracia? ¿Y qué es eso si puede saberse? Porque yo, que la sufro, no veo sus bondades por ningún lado.

—Joder, Ascanio, ahí al menos los magistrados que representan a los ciudadanos deciden entre ellos. Se hace lo que decide la mayoría de ellos y no hay una única voz autoritaria.

—Ah, sí, la bendita mayoría —masculló Ascanio. Su rostro comenzaba a mostrar los mismos gestos que cuando estaba a punto de entrar en batalla—. La tiranía de la mayoría.

—¿Qué dices? —replicó Néstor, un poco hastiado de tanta ofuscación.

—Mira, Néstor, esto es así de fácil. ¿Cuántos somos en nuestra tienda de campaña? Cuatro, ¿verdad? —dijo antes de que el jardinero le contestara—. Imagina que tres de ellos quieren comer faisán y uno de ellos pescado. ¿Qué habría que preparar para la pitanza?

—Pues faisán, que es la preferencia de la mayoría.

—Y el pobre del pescado, que se fastidie. ¿Es eso? —Néstor asintió con la cabeza para contestar—. Dices que la democracia es el gobierno de todos, pero en este caso tres le acaban de dar bien por detrás a uno. Se come faisán y punto, el que quiere pescado que se fastidie. Te digo que no deja de ser una tiranía, solo que de la mayoría.

—¡Pero no se va a comer pescado! —se quejó Néstor—. ¿Acaso quieres que sea uno el que fastidie a tres? ¡Ilógico! ¿No sería eso una tiranía de la minoría?

—¡Quiero que todos salgan ganando, joder! ¡Eso sería democracia! —exclamó el titán Ascanio gesticulando con sus enormes brazos—. Se come tres días faisán por cada uno de pescado. En proporción. Y así todos son tenidos en cuenta, cada uno en su representación. Que solo se puede una de las dos cosas, pues faisán, pero un buen político no es el que impone el ave, es el que intenta que haya tres faisanes por cada pescado, no sé si me entiendes. Y hasta que de sus tripas no se les quite esa mala idea de que su voz tiene que ser la de todos, no verán esta puta verdad ni se esforzarán por conseguirla.

Néstor se incorporó, puso su mano sobre el gran hombro de su amigo.

—Ascanio, compañero. Te prometo que la primera vez que te vi pensé que por tu enorme cuerpo no podrías valer para otra cosa que no fuera la lucha. Que te pongan una túnica de magistrado, por los dioses, si es que la hay de tu talla. Qué gran político se está perdiendo Grecia…

 

Si quieres saber más de las aventuras oficiales de estos dos amigos, puedes hacerlo en la novela GÀTA.
Nada más por hoy. ¡Nos vemos las instacaras en @icaro_jon!

 

 

SI ES QUE VAN PROVOCANDO…

zeus-380x240

¡Si es que van provocando! Se reavivan las ascuas del machismo inherente en San Fermín y yo me descuajaringo cuando salen esas imágenes de jóvenes descubriéndose el pecho en la plaza y oigo a mi alrededor “si es que se lo buscan”, o cosas parecidas, por no hablar de la estrechez mental que incluso justifica con esa imagen aberraciones varias.

Pero no seré yo el que opine al respecto, que corro el riesgo de quedarme sin teclado. Lo dejo en manos de Ascanio, el hercúleo guerrero de la novela de Gàta. Como ya hice en otra ocasión, utilizo a mis personajes en forma de relato breve para dar mi opinión sobre temas tan espinosos. Dejo implícito en las siguientes líneas el pensamiento de que al final al provocación no está en el exterior, sino en la cabeza de cada uno, y no en la de abajo precisamente, y que no hay justificación más allá de la que uno quiera inventarse. ¡Espero que os guste! Se ubica tras la llegada de los griegos de la mano de Alejandro Magno a Egipto:

 

egypt

—Mira eso —dijo Ascanio, con los ojos desencajados y hasta el último pelo de su profunda barba blanca tieso por la excitación.

Pero Néstor no podía mirar nada, ocupado como estaba en salir del Nilo tras haber caído a sus aguas de manera miserable. Habían visto a esos egipcios deslizarse sobre la superficie del río en aquellas pequeñas barcas de papiro y habían intentado imitarlos. El nefasto resultado de aquel intento era evidente, a juzgar por sus cuerpos empapados.

—Algún día… igualaré tu habilidad… con la natación, por los dioses —afirmó Néstor con la respiración entrecortada tras alcanzar la orilla, algo que su amigo ya había conseguido minutos antes gracias a su portentoso físico—. Diría que tengo ante mí al mismísimo Poseidón cuando te veo nadar, Ascanio.

—Mira eso —repitió Ascanio, que parecía más interesado en otra cosa.

Néstor se quitó su túnica blanca y la escurrió. Entonces siguió la dirección que indicaba el dedo de su musculoso compañero. Este señalaba a una egipcia que segaba el trigo de las prolíficas tierras a la vera del Nilo. Llevaba el pecho descubierto, motivo de la fijación de Ascanio.

—Es tradición aquí que vistan así —informó Néstor, con el agua todavía cayendo desde su raída barba y su ondulada melena castaña—. Así que no te emociones.

Néstor golpeó con su túnica mojada a modo de látigo en el esculpido abdomen de Ascanio para intentar sacarlo de aquel embrujo. Volvió a vestirse de nuevo y sintió el horroroso calor egipcio un segundo después.

—No me importa el por qué de su desnudez, si este es por tradición o por ley —dijo Ascanio, incapaz de retirar la mirada de la egipcia—. Más bien me interesa el para qué visten así.

—Uy, mi gran Ascanio… —dijo Néstor, que ya sabía hacia dónde se dirigían los pensamientos de su enorme amigo—. ¿La deseas? —preguntó, aunque por sí mismo pueo descubrir que era innecesario del todo hacerle esa cuestión a juzgar por el abultamiento en la parte del bajo vientre de su túnica de lino—. Y yo que creía que la única pasión que agitaba tus pensamientos era la lucha…

—Ella me sonríe —se justificó Ascanio, escudándose bajo el estiramiento de labios que continuamente le dedicaba la egipcia al saberse observada.

—A todos nos sonríen —expuso Néstor, intentando disminuir la euforia de Ascanio—. Nosotros, los griegos, les hemos liberado de la esclavitud persa. Se sienten seguros a nuestro lado y ofrecerán todo a su alcance por mantenernos cerca. O peor, se sienten agradecidos. Así que esa sonrisa… —Néstor se dio unos segundos para pensar cómo exponer su teoría de que era inmoral aprovecharse sexualmente de esa chica sin bajar la autoestima de su compañero—. Esa sonrisa no la dibuja desde su corazón, Ascanio. Y tanto si es por necesidad como si lo es por gratitud, creo que no eres de los que se jactan de abrir piernas ajenas solo para saldar deudas.

Era cierto. El enorme Ascanio, que físicamente era como una montaña, era todo dulzura en su interior. Pero lo cierto es que los años de campaña, alejados del calor de una mujer, pesaban y convertían las tripas en el director de su cabeza.

—¿Y si buscan diversión? —se preguntó Ascanio, que continuaba buscando un motivo que le obligara a aprovechar la situación—. Pienso que, si tan destapadas van, es por algo. Puede que estos dioses raros que adoran les ordenen saciar hombres y, en tal caso, mi resistencia no haga otra cosa que enojarlos. No quisiera yo faltarles al respeto.

Néstor se rio ante esa opción. Se imaginó a ese dios egipcio con cabeza de águila picoteándole el hígado a Ascanio cada día como si de Prometeo se tratase por no haber satisfecho sexualmente a una de sus súbditas.

—Ascanio, ¿te estás oyendo? Me pregunto si tanto sol no habrá frito tu cabeza esa enorme que tienes, y que a veces me pregunto si gustas de utilizar.

—¡Néstor! ¡Y tú qué sabes! —se quejó el grandullón—. Es más, pienso que las calenturas de estas tierras, abrasadoras como son, se deben a sus ardientes costumbres. Los calores no son más que una muestra de esta cultura —dijo, señalando de nuevo a ese pecho descubierto, que él consideraba un acto de seducción y una prueba a su favor.

—Lo único que se está calentando aquí es tu cabeza —opinó Néstor, llevando su dedo a la frente de su amigo, teniendo que alzar el brazo debido a su altura—. Vámonos, Ascanio, antes de que hagas algo de lo que sé, vas a arrepentirte.

—¡Tú no piensas así porque tienes el rabo anulado! —estalló Ascanio, harto de no ser tomado en serio—. Tú a esa Nerea esperas día y noche, aunque no la encuentres. Y solo ella es dueña de tus pasiones y por eso en ninguna otra te fijas. Y eso te ha hecho perder la hombría. Y por Zeus que te lo respeto, pero no excuses tu falta de virilidad anulando la de los demás, Néstor.

—Sí, yo busco a Nerea, cierto, pero no más que tú una excusa para ensartar a esa egipcia sin tener que, una vez vaciados tus huevos, pensar por qué lo que sientes realmente hueco es el corazón. Hazlo si quieres, Ascanio. Pero sé un hombre, y no por abusar de esa muchacha, sino por darme la razón de que al final no son las señales de fuera las que te obligan a ello, sino la forma en la que tú las organizas para que parezcan una extensión de lo que sientes ahí —afirmó Néstor señalando la entrepierna de su compañero.

El jardinero había recorrido ya mucha distancia para comprender cómo las personas siempre encontraban una justificación para dejarse seducir por las pasiones. Curiosamente, el respeto que hacía que las piernas se abrieran a causa de una sonrisa sincera, rara vez lo había presenciado.

Sabía que, al final, todo estaba en la cabeza de los que miraban, y que la provocación no era más que el escudo tras el que escondían las justificaciones que, con la mente fría, resultaban no serlo tanto.

 

Espero que os haya gustado. Si queréis saber más de los personajes, aunque el bueno de Ascanio no salga muy bien parado en este relato, podéis haceros con Gàta.

Ah, y recordad que sigo reclutando gente para la lectura conjunta y online de El último gato vikingo.
Nada más por hoy. ¡Nos vemos las instacaras por @icaro_jon!

 

 

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑