Buscar

Jon Ícaro

Blog del escritor Jon Ícaro

Etiqueta

novela breve

ROLDEY PAGAN – El protagonista victimizado

Resultado de imagen de Michael FassbenderMichael Frassbender sería el perfecto Roldey Pagan para la película de
“La rebelión de Eva” que 20th Century Fox hace en mis sueños

 

Seguimos con la cuenta atrás para el lanzamiento de “La rebelión de Eva“, ahora estimado en 1-2 semanas, y aprovecho para ir contando cositas de esta novela de ciencia ficción con el empoderamiento de la mujer como trasfondo. Y, qué mejor manera de presentarla, que a través de sus personajes.

Roldey Pagan es el científico de la ciudad flotante de Gracidia que descifra un código oculto que lo impulsa a convertirse en jefe de laboratorio (juntro a otros apoyos que no comentaré para no hacer spoiler, que los enchufes son cosa del pasado, del presente y… también del futuro).

Como máximo responsable de la clonación de Eva, su debate moral individual será saber establecer los límites entre proyecto y persona, pues la admiración científica que siente por Eva, también la siente como padre y… puede que también haya una tercera filia amorosa, aunque él intente negarlo. La importancia de Eva para la humanidad no parece ser tan importante para él como el bienestar de la propia muchacha.

wp

Todo esto hace que se le pueda presuponer un papel protagonista a Roldey. Y así es, al menos hasta bien avanzada la historia, donde se convierte en un pivote a través del que giran los acontecimientos que amenazan con sobrepasarle. Se convierte en un espejo con el objetivo de demostrar que las responsabilidades comunitarias están (o deben estar) por encima de los anhelos individuales. Roldey se convierte en la duda, en el tapiz sobre el que se despliega la metáfora. Se convierte en ti, con la intención de hacerte pensar qué harías tú en su lugar.

Ah, y os recuerdo que si os interesa todavía podéis haceros con un ejemplar gratuito el día del lanzamiento. Quedan pocos huecos para llenar esa lista, pero alguno queda.

Y nada más, que tampoco es plan de destripar la historia.
Un abrazo. ¡Nos vemos las instacaras por @icaro_jon! Aunque la última foto colgada no sea la más indicada para conocernos, precisamente…

Anuncios

SOY UN MAL LECTOR – Confesiones#2

school_its_way_more_boring_than_when_you_were_there

JUEVES DE CONFESIONES

Soy un mal lector, lo confieso. Y es lo peor que puede salir por la boca de alguien que se hace llamar escritor, pero aquí hemos venido a jugar. Digo, a ser sinceros. Así que antes de que empiece a arder la pira literaria en la que merezco ser quemado, procedo a explicarme.

Soy de los que ven un libro gordo y respolan. Los he leído, muchos (soy uno de los que han sobrevivido a la trilogía de El señor de los anillos). Los he disfrutado. No los valoro ni una pizca menos que los que gozan de ellos de principio a fin, pero yo no puedo. Llega un punto en el que tengo que dejarlos. Y no es pereza, lo juro.

Sirva como ejemplo más representativo la saga de Geralt de Rivia, de Andrzej Sapkowski. Son siete libros (el último doble), y a día de hoy, es mi saga favorita. Me encanta la forma de escribir de Sapkowski, me parece que tiene una capacidad literaria brutal. Lo adoro. Pero voy por el sexto libro y empiezo a sentir que continuar la saga es una obligación más que un placer. ¿Por qué? ¿Por qué me pasa esto? Sólo puedo decir cosas buenas de esos libros, pero soy incapaz de seguirlos.

Yo creo que es la falta de tiempo. No del tiempo que tardo en leerlo, sino de la escasez de tiempo para abordar otros proyectos. Mientras disfruto de lo que leo, no dejo de pensar en lo que me estoy perdiendo, en esa cantidad de literatura que también quiero saborear y que retraso demasiado en el tiempo. Por eso he encontrado en la novela corta una alternativa viable. Aún con poco tiempo libre, una novela corta no dura más de una semana, por lo que puedo estar constantemente aliviando mi necesidad de leer cosas nuevas.

El punto negativo es que el género de la novela corta está considerado más como una extensión del cuento que como una compresión de la novela, lo cual, para un ávido lector de literatura fantástica o histórica como yo, es poco menos que hacerse el hara-kiri. Es en ese punto donde aparece mi deseo de escribir. Creo que es un hueco que necesita ser llenado. Y ese concepto es el que me hace escribir, escribir literatura histórica breve, para alejar la idea de que este género tiende a ser tedioso y denso. Sé que se pueden hacer historias en ese ámbito ligeras, divertidas, e igualmente didácticas.

Siento que con esta entrada ya me conocéis mucho más, o al menos a un nivel que considero importante.

Nada más por hoy. ¡Un abrazo!

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑