Buscar

Jon Ícaro

Blog del escritor Jon Ícaro

Etiqueta

novela historica

¿Y TÚ CÓMO TRATAS A TUS MAYORES?

66325323-escena-del-antiguo-egipto-tallas-jeroglc3adficas-en-las-paredes-exteriores-de-un-templo-egipcio-antiguo-g

¿Tratas a los mayores mejor que como lo hacían en el Antiguo Egipto? No, el hecho de estar tanto tiempo sin publicar una entrada no significa que haya entrado en la tercera edad. Pero sí os invito a una reflexión al respecto.

Una de las cosas que más rabia me dan de la pandemia es que ha evidenciado lo poco que hoy en día se valora a los mayores. Puedo comprender y perdonar errores durante la gestión sanitaria por la intensidad de la crisis y sus implicaciones económicas, sin mirar siquiera colores políticos. Pero lo que no perdono es el abandono y el descuido respecto a las personas más vulnerables. Habiendo precedentes y certeza del desastre, a nuestros mayores se les tenía que haber sencillamente blindado.

No voy a entrar en polémicas. Los errores no sirven de nada si no son para aprender. Así que, como he dicho, invito a una reflexión. Como estoy en pleno proceso de recuperación de la saga de El sanador del tiempo,  lo dejo en manos de sus personajes. Ya sabéis que me gusta sacarlos de sus historias para hacer pequeños capítulos relacionados con temáticas actuales. Y de paso, servirá como contenido extra para la nueva edición.

Así que, aquí os dejo este pequeño relato junto a Poul y Christiaan. ¡Espero que os guste!


 

El olvido de los años

 

—Aquí tienes, una cerveza de verdad.

Christiaan plantó dos botellines frente a su compañero Poul en una de las mesas de las cafeterías de MediTime. El golpe del cristal contra la madera sobresaltó al interventor, le hizo volver a la realidad. Le hacía falta, porque a decir verdad, sentía que se había quedado anclado en otro mundo en su último viaje virtual por el tiempo.

—Esto sí es cerveza buena, europea como nosotros —continuó hablando el pelirrojo mientras tomaba asiento frente a su amigo—, y no la basura que hacen los americanos.

Sin embargo, Poul seguía absorto en la pantalla de su portátil, como si esta se hubiera apoderado de todos sus sentidos, incluso de aquellos que había descubierto en su última intervención a juzgar por las nuevas sensaciones que le había provocado viajar virtualmente ene l tiempo.

—¿Y qué? ¿Cómo es la chica en vida? —siguió Christiaan con su monólogo. Se refería a la paciente, que se encontraba en un estado comatoso permanente, pero a la que Poul había podido ver consciente durante la simulación—. Se le ve buena persona, porque tiene un corazón que no le cabe en el…

El pelirrojo hizo unos gestos con las manos que evidenciaban que su broma hacía ilusión a los grandes pechos de la joven y no a su órgano cardíaco precisamente. Poul, por su parte, seguía inmerso en su lectura, lo que hizo desesperarse al técnico.

—¡Poul! ¡Relájate un poco! —le recomendó su compañero—. Desde que te has convertido en interventor no dejas de estudiar… Tranquilízate, recobra las fuerzas, así estarás mejor preparado para la próxima sesión.

—Eso es lo que intento —reaccionó Poul finalmente—. Trato de estar más preparado para el próximo viaje —añadió, en un tono seco que mostraba su estrés y preocupación.

Giró el portátil para que Christiaan pudiera ver que leía sobre el Antiguo Egipto. Ahí es donde le enviaban las intervenciones, y cuanto más supiera de esa época más preparado estaría para afrontar las nuevas situaciones.

—La sociedad egipcia se encargaba de que los ancianos vivieran en el estado de Amaku, lo que significaba que el resto de la sociedad se encargaba de proporcionarles el sustento para el resto de sus días —comenzó a leer el pelirrojo tras ajustarse las gafas, con unos claros gestos con los que mostraba que no entendía nada—. La vejez se ensalzaba y no se ridiculizaba la pérdida de plenitud o facultades, sino que se elogiaban y englobaban en un proceso llamado Maaty que tenía que ver con la bienaventuranza… Ocupaban un puesto privilegiado en la sociedad por la sabiduría que acumulaban… Tío, ¿qué haces leyendo sobre viejos? ¿Cómo te va a ayudar eso en las intervenciones?

—¡Yo qué sé! —replicó Poul, inquieto como estaba debido a su interés en salvar a su primera paciente—. Se supone que tengo que solucionar traumas de los predecesores de la paciente, si les importaban tanto los ancianos puede que sea una de las principales preocupaciones que me encuentre en mi próxima simulación… Así le daré la importancia que se merece…

—No te agobies, Poul… —le recomendó su amigo pelirrojo—. Simplemente disfruta de la experiencia, tú que puedes. Otros no tenemos tanta suerte de poder intervenir.

Poul asintió, por cortesía, pero cerró el ordenador y se levantó de la mesa.

—Tengo que irme, Christiaan —informó Poul no sin antes dar un trago al botellín para agradecer que su amigo le hubiera ofrecido la cerveza.

—Al menos me haces caso y te vas a descansar…

—No, Christiaan. No me voy porque tenga que descansar. Voy a visitar a mi abuela. —Poul le ofreció una triste sonrisa—. ¿Sabes lo que pienso? Es muy triste que tras miles de años, lo único que haya avanzado respecto al trato de nuestros mayores sea el tiempo.

Christiaan asintió, miró hacia otro lado avergonzado y sus mejillas llenas de pecas se tiñeron del color de su cabello. Él también tenía bastante abandonado a su abuelo. El trabajo le impedía visitarlo con frecuencia. También le pareció miserable que las preocupaciones laborales hubieran relegado a los ancianos a un segundo plano, cuando hacía ya más de 4.000 años, estos ocupaban un espacio más privilegiado en la moral humana.

 

Si te ha gustado, recuerda que tienes los tres primeros episodios de Poul y Christiaan recopilados en un único volumen a tu disposición.

Un saludo, ¡nos vemos las instacaras en @icaro_jon!

SI VOLVIERA A NACER CON LO QUE SÉ AHORA…

egi

¿Cómo sería vuestra vida si volvierais a nacer con todo lo que sabéis ahora? Buah, vaya preguntón, ¿eh? Seguro que alguno os la habéis hecho más de una vez. ¿Qué errores no volveríais a cometer? Sería maravilloso. Por suerte, la literatura sí nos da esa oportunidad de renacer cada vez que queramos.

Yo no creo en las casualidades. Esta cuarentena aproveché para echarle unas horas al Age of Empires, videojuego que me hizo apasionarme por la historia, y que en consecuencia me llevó a escribir El sanador del tiempo. Eso hizo que se removiera la nostalgia por mis entrañas. Unido a un misterioso repunte en las ventas de esta obra, que tengo abandonada a nivel promocional años ya, sentí la llamada de la magia: esa que se siente cuando publicas por primera vez.

El sanador del tiempo me lo ha dado todo. Me desvirgó como escritor, y me acercó a todo lo que plasmar una historia en unas páginas de papel significa: tanto lo bueno como lo malo. De lo malo ni me acuerdo, ya lo he convertido en aprendizaje. Y la parte buena la llevo grabada a fuego en el corazón. Después he escrito mucho más y mejor, he tenido aventuras editoriales, he aprendido y aplicado recursos de redacción y estilísticos, he cerrado obras en mi opinión mucho más maduras y coherentes. Pero nada tiene la frescura de la novedad. No hay segundas oportunidades para una primera vez.

Ahora vuelvo a leer El sanador del tiempo y, aunque muero de emoción, no puedo dejar de preguntarme cómo habría sido esa historia con ese entusiasmo del novato aplicando todo lo que he aprendido, tanto a nivel de escritura como de promoción, desde que se creó años atrás.

Pero como decía al principio, la literatura sí nos da esa oportunidad de volver a nacer con todo lo que hemos aprendido. Me ha mordido la serpiente de la nostalgia. Y me veo obligado a retomar la serie. Me puede la emoción. Así que, entramos en fase El sanador del tiempo 3.0. ¿Por qué este nombre? Porque retomo la saga a través de tres novedades que iré desarrollando poco a poco:

  • Sacaré una tercera edición de Los capítulos originales, con contenido extra.
  • Publicaré el primer libro que abrió la trilogía, ambientado en Egipto, en formato audiolibro.
  • Añadiré un episodio adicional a la trilogía original manteniendo el formato antes de buscar fórmulas novedosas, esta vez ambientado en la Antigua China (guiño a los jugones del AOE1).

Muchos me seguís desde esta aventura que fue el principio de todo. A los que seguís a bordo, no me queda más que daros unas gracias enooooormes por seguir ahí. Ha llovido desde entonces… Si me seguís leyendo, buf, sois mi vida, en la parte literaria al menos, porque estáis ahí desde el inicio. A los que os hayáis ido incorporando poco a poco, espero que este resurgir de la serie os anime a conocer al Jon Ícaro más fresco, apasionado, casi virginal, pero el que más ilusionado he visto con una historia entre manos.

Nos vemos en breve, que iré anunciando novedades. Id preparando vuestra mochila, ¡que viajamos en el tiempo!

¡Nos vemos las instacaras en @icaro_jon!

DEJO AMAZON – SÍ, DE VERDAD

FRACA

Pero ¿qué dices, Jon? ¿En serio dejas Amazon? ¿Tú que tanto has dicho que es el paraíso de los escritores? Pues tras mucho meditarlo, aunque las decisiones por mucho que se piensen al final se escogen por un golpe de corazón, creo que en el punto literario en el que estoy, tengo que salir de ese, insisto, paraíso para los escritores.

Sí, he dado charlas y he hecho ponencias sobre los beneficios de autopublicar en Amazon, y mantengo cada una de las ventajas. Si alguien me pregunta ahora mismo qué camino escoger para publicar, lo seguiré recomendando. Mi dilema moral viene después, una vez el libro está publicado. ¿Se vende en Amazon? Sí, si sabes cómo hacerlo. Si no, tendrás un cero en los reportes; aún hay gente que cree que por poner el libro se vende solo.

En Amazon tienes ventas si estás constantemente informado, si te sabes posicionar en la guerra de las palabras clave, si haces las coaliciones necesarias con la mafia de las reseñas, si copias a los grandes y renuevas las acciones de marketing digital constantemente porque lo que funciona hoy, mañana ya no sirve. Bueno, se vende lo justo, no es que uno se haga rico. ¿Da para vivir de escribir? Con libros técnicos, puede. Con novelas, está jodido. Para que os hagáis una idea, haciendo las cosas muy bien se puede vivir de manera muy humilde. Pero lo cierto es que yo solo hubo un mes que superé el salario mínimo y fue porque se extendió el bulo de que El sanador del tiempo era una copia de Assassin’s Creed. Ya ves, una medida de promoción que ni salió de mí ni fue premeditada.

Lo que quiero decir es que vender libros en Amazon supone un gran esfuerzo. Y ojo, que a los escritores a vocación no nos gana nadie, ya tenemos el callo hecho. Los meses que más tiempo he podido meter a la promoción he conseguido llevar algún que otro libro al Top10 de su género, algo que se esfuma en cuanto no sigues presionando como un animal. Y yo, por vender mi libro, haría eso y más: pero cuidado, por vender mi libro.

Pero la guerra de guerillas para vender a través de Amazon hace que actúes como si vendieras cualquier otra cosa. Las técnicas de marketing digital literario no son muy distintas a las de vender un reloj. Y lo siento, pero mis personajes no son un objeto para mí. Lo peor de todo esto es que este proceso envenena, es una droga, te vicia a estar a la última porque en cuanto te despistas estás fuera. Y yo tengo que salir de ahí.

Ahora mismo necesito un cambio. En este panorama, me dedico más a promocionar que a escribir. Y me siento más comercial que escritor. Lo sé, el capitalismo es así. Pero me niego, o al menos quiero negarme. “El último gato vikingo”, novela que publicaré el 30 de noviembre, la lanzaré gratuitamente. Necesito ser leído porque sí, porque a alguien simplemente le interese y le apetezca, y poder disfrutar de esa historia mientras escribo otras, sin estar atento a un gráfico de ventas. Creo que esa será la deriva que tome de aquí en adelante, crear contenido gratuito que pueda monetizar porque el lector considera que vale la pena y quiera valorarlo y no por técnicas de venta.

PRgato

Solo me queda un cabo que atar. Los precios del libro en papel que da Amazon no los da ninguna imprenta, porque salir con mi libro a la calle y disfrutar del contacto humano es algo que no quiero perder. En tal caso, puede que sí utilice la plataforma para el formato papel, pero el digital ni en broma. Estoy valorando imprentas POD que ofrecen condiciones similares, aquí os pido vuestra ayuda: si conocéis alguna de confianza, hacédmelo saber, por favor.

Y nada, creo que con estas líneas cierro y abro una nueva etapa en este convulso camino que es el de escribir. Espero también que con esta liberación pueda tener más tiempo que dedicar al blog, al cual tengo bastante abandonado.

Así que, imagino que nos veremos por aquí más a menudo.
Nada más por hoy. ¡Nos vemos las instacaras en @icaro_jon!

MIS GATOS TE REGALAN ESTE LIBRO

fin

Pero Jon, ¿qué haces regalando ese libro que tantas horas de desvelo te ha llevado escribir, corregir, revisar y publicar? ¡Que así no vas a salir de pobre! Buf, cállate subconsciente, y dale al botón de permitir la descarga gratuita de Kindle. Sí, efectivamente, tras varias conversaciones conmigo mismo, hoy 11 de octubre os regalo el libro GÀTA poniéndolo en descarga gratuita en Kindle Amazon.

lgata2

Realmente el regalo no os lo hago yo, os lo hacen los gatitos que a diario corretean por mi casa dándome la vida. Estos peluditos me abrieron un nuevo universo creativo cuando empezaba a estar cansado de la mafia literaria que rodea a Amazon. En concreto, fue uno de ellos que ya no está y que solo corretea por mi corazón. Los gatos me inspiraron a crear la serie CATS & BOOKS, que se inicia con GÀTA. Una serie de novelas cortas en las que los felinos tienen un papel fundamental en la vida de sus protagonistas como los verdaderos maestros y generadores de sensibilidad que son.

Estos animalitos no solo han determinado la temática de mi nueva deriva literaria, también su sentido. Ya no escribo para vender, ni para mejorar rankings, ni por las infamias inherentes al ego del escritor. Ya no publico para afuera, lo hago desde dentro. El objetivo de esta nueva serie es utilizar los libros como medios para emprender acciones con las que pueda, de alguna manera, echar una mano a estos amigos peludos, amén de demostrar lo necesarios que son para los humanos.

20191010_141747

Aunque, si nos ponemos estrictos, quien os hace el regalo no soy yo ni mis gatos, sino la protectora que me concedió estas dos bellezas que llenan de felicidad mi casa: Felinos lo Morant. Gracias a ellos tengo una constante fuente de inspiración felina a mi alrededor. Y como es de bien nacido ser agradecido, me gustaría pediros a cambio del libro gratuito, que le echarais un ojo a esta protectora y, si lo estimarais oportuno y estuviera a vuestro alcance, que les echarais una mano. Conozco en primera persona el esfuerzo y las penurias a las que tienen que enfrentarse, y la nobleza de sus iniciativas. Son maravillosos, como todas aquellas personas que dedican su tiempo y esfuerzo a proteger a los desprotegidos, sean de la especie que sean. Si os animáis a participar en cualquier otra protectora, adoptando peluditos o con vuestro tiempo o de cualquier otra manera, también vale.

Como os decía, el libro al final es una excusa, un medio para transmitir este amor por los animales. Pero si aprovecháis la descarga gratuita, de corazón espero que la historia os guste y os dé algunos momentos de entretenimiento.

Un saludo, ¡nos vemos las instacaras en @icaro_jon!

 

POR QUÉ NUESTROS POLITICOS NO TIENEN NI IDEA

im25c325a1genes-con-humor-chismosos-de-politicos-corruptos.jpg

¿Cómo se siente uno cuando su derecho a voto se traduce en una incompetencia absoluta? La fallida investidura de Pedro Sánchez solo significa una cosa: el escaso conocimiento de nuestros políticos sobre el concepto de democracia. Me parece un horror que alguien (el que sea, no miro a un color ni a otro) diga que quiere gobernar solo sin tener la mayoría absoluta. Pero ojo, que más terrorífico me parece eso de gobernar con mayoría; muchos asumen que es necesario para la estabilidad, y temo por este pensamiento autoesclavista.

Pero como siempre, para hablar de temas controvertidos, le dejo el micrófono a dos personajes carismáticos de GÀTA que ya conocéis. En forma de pequeño relato, dejo mi pensamiento de por qué nuestros políticos están faltando a la democracia y el por qué de su incompetencia:

democracyalife1sgfftaxkqksie6pqrvixta

Néstor regresaba de la batalla de Issos cansado, sin un centímetro de su piel que no estuviera barnizado por polvo o arena, y con el linotórax lleno de sangre, propia y ajena, que le mostraba a qué se reducían las personas cuando la fuerza se imponía a la lógica.

Cuando llegó al campamento griego, su amigo, el titán Ascanio, ya se encontraba allí, relajado y sin síntomas de agotamiento. No sabía cómo lo hacía, pero juraba que tras cada lucha, aquel hombretón rejuvenecía varios años. No le extrañaba que algún día tras un combate su profusa barba blanca retornara a sus colores juveniles.

—Desde luego, Ascanio, juraría que disfrutas de la guerra —dijo Néstor, agradeciendo poder quitarse la armadura y dejar el pesado hoplon en el suelo.

—Y lo hago. No, no me mires así. No me juzgues por amar algo que siembra de muerte los campos. Si adoro la lucha, es precisamente para poder sobrevivir a ella.

—Yo he sobrevivido a ella —dijo el jardinero Néstor señalándose a sí mismo, a una túnica empapada por el sudor—. Y te puedo asegurar que la amo más bien poco.

—No me refiero a la supervivencia del cuerpo —afirmó Ascanio tras una carcajada—. Me refiero a la de aquí. —El gigantesco hombre señalaba con el dedo índice a su sien—. Dime cómo se sobrevive a la barbarie si uno no decide que sea agradable para él… ¿Cómo se soporta?

—Pues teniendo un ideal, Ascanio, un objetivo por el cual merezca la pena tanta destrucción… —dijo Néstor, tras lo cual se tiró al suelo, rendido.

—¡Ja! ¡Un ideal! ¿Como cuál? —preguntó Ascanio, que había atravesado con su lanza los suficientes vientres idealistas como para saber en qué quedaban esas ilusiones.

—Como el de acabar con la tiranía persa —afirmó Néstor, replicando el discurso que había llevado a tantos griegos a la guerra.

—¡Pero qué estúpido! —dijo el grandullón, sentándose a su lado—. ¿Qué más da si es un sátrapa o un rey como Alejandro el que da las órdenes? El caso es que siempre alguien quiere mandar sobre los demás, siempre. Y eso, amigo, es tan verdad como que a mí los huevos se me ponen duros de la emoción cuando voy a la batalla. Y no sé cuál de las dos cosas es más repulsiva. La diferencia es que yo no oculto mis intenciones.

—¿Y la democracia ateniense? Ahí no hay imposición, sino consenso —opinó Néstor—. Que ese macedonio nos lleve a la victoria contra los persas, ya luego le enseñaremos lo que es un buen gobierno.

—¿Un buen gobierno la democracia? ¿Y qué es eso si puede saberse? Porque yo, que la sufro, no veo sus bondades por ningún lado.

—Joder, Ascanio, ahí al menos los magistrados que representan a los ciudadanos deciden entre ellos. Se hace lo que decide la mayoría de ellos y no hay una única voz autoritaria.

—Ah, sí, la bendita mayoría —masculló Ascanio. Su rostro comenzaba a mostrar los mismos gestos que cuando estaba a punto de entrar en batalla—. La tiranía de la mayoría.

—¿Qué dices? —replicó Néstor, un poco hastiado de tanta ofuscación.

—Mira, Néstor, esto es así de fácil. ¿Cuántos somos en nuestra tienda de campaña? Cuatro, ¿verdad? —dijo antes de que el jardinero le contestara—. Imagina que tres de ellos quieren comer faisán y uno de ellos pescado. ¿Qué habría que preparar para la pitanza?

—Pues faisán, que es la preferencia de la mayoría.

—Y el pobre del pescado, que se fastidie. ¿Es eso? —Néstor asintió con la cabeza para contestar—. Dices que la democracia es el gobierno de todos, pero en este caso tres le acaban de dar bien por detrás a uno. Se come faisán y punto, el que quiere pescado que se fastidie. Te digo que no deja de ser una tiranía, solo que de la mayoría.

—¡Pero no se va a comer pescado! —se quejó Néstor—. ¿Acaso quieres que sea uno el que fastidie a tres? ¡Ilógico! ¿No sería eso una tiranía de la minoría?

—¡Quiero que todos salgan ganando, joder! ¡Eso sería democracia! —exclamó el titán Ascanio gesticulando con sus enormes brazos—. Se come tres días faisán por cada uno de pescado. En proporción. Y así todos son tenidos en cuenta, cada uno en su representación. Que solo se puede una de las dos cosas, pues faisán, pero un buen político no es el que impone el ave, es el que intenta que haya tres faisanes por cada pescado, no sé si me entiendes. Y hasta que de sus tripas no se les quite esa mala idea de que su voz tiene que ser la de todos, no verán esta puta verdad ni se esforzarán por conseguirla.

Néstor se incorporó, puso su mano sobre el gran hombro de su amigo.

—Ascanio, compañero. Te prometo que la primera vez que te vi pensé que por tu enorme cuerpo no podrías valer para otra cosa que no fuera la lucha. Que te pongan una túnica de magistrado, por los dioses, si es que la hay de tu talla. Qué gran político se está perdiendo Grecia…

 

Si quieres saber más de las aventuras oficiales de estos dos amigos, puedes hacerlo en la novela GÀTA.
Nada más por hoy. ¡Nos vemos las instacaras en @icaro_jon!

 

 

RESURRECCIÓN EN GRANADA

IMG-20190625-WA0008

Mi ausencia prolongada por el blog dice mucho de mi situación emocional. No hay mejor índice para medir mi satisfacción personal que mi actividad por estos lares, que no es más que la extensión de mis latidos. Cuando no tengo tiempo para dedicarle unos minutos, mal asunto. Pero tranquilos.

Si algo me ha venido como un bálsamo ha sido un viaje a Granada para celebrar mi cumpleaños. No es es que sea yo muy de viajar, pero reconozco que hay magia en esos territorios. Así que, permitidme que ponga el blog por un día en modo “escritores viajeros”, porque me apetece compartir aquí esta pequeña aventura.

IMG-20190625-WA0006IMG-20190625-WA0007

Para mí Granada es única y varias ciudades a la vez. Tiene mucho de mi cercana Orihuela, la ciudad de las mil iglesias; por un momento parecía estar pasando por Maissonave en Alicante, y también me trajo el aroma de Valencia. Eso en cuanto a su centro urbano, amén de la catedral que, aunque robusta e impresionante, queda algo por detrás de las de otras grandes ciudades, y quizás también algo por debajo de la importancia de los Reyes Católicos.

 

Pero como biólogo, pienso que todo mejora cuando se pinta de verde. Especial mención al Carmen de los Mártires. El esplendoroso jardín junto al palacete árabe son señales del embrujo al que uno acaba sometiéndose cuando se visita esta ciudad, y es que es la magia de Al-Ándalus lo que envuelve de misterio el ambiente y hace que parezca que uno se encuentre en otra parte del mundo, en otra cultura fuera de España.

 

Y en ese sentido,  ¿qué decir de la Alhambra? Reconozco que siempre soy cauto ante las grandes expectativas, y que tengo un fallo en la cabeza que me hace dudar de aquello que las masas adoran y acabo restándole importancia. Siempre trato de admirar desde dentro intentando evitar la influencia desde fuera. Pero en este caso… En este caso es imposible. La Alhambra es majestuosa, tanto por la belleza de los acabados de sus palacios (el peor pecado capital de la Iglesia es haber intentado que viéramos a los musulmanes como unos salvajes), como por esa magia inherente que hace que parezca que algo con vida te vigila cuando caminas por el Paseo de los Tristes. Creo que poco más se puede decir al respecto. Algo que te hace sentir de manera diferente una vez has caminado por su interior es algo más que una construcción.

IMG-20190625-WA0031

Pero no es mi intención reflejar aquí lo que ya por todos es sabido, no voy a mencionar la majestuosidad del Albaicín o Sierra Nevada, ni de las míticas tapas. Bueno, de las tapas sí voy a hablar, pero orientado a mi aspecto más animal. Quiero dejar sellados en estas palabras mis aplausos a Granada como ciudad vegan-friendly.

Magnífica la variedad de locales con opciones veganas, y más memorable aún esa adaptación del tapeo al veganismo, la forma en la que algo tan tradicional se sabe transformar para adecuarse a una tendencia tan moderna, ofreciendo tapas veganas en muchos locales. Por no hablar de la comida de Medio Oriente, que siempre ha ofrecido muchas opciones (y muy sabrosas) no por moda, sino por cultura. La cocina siria e india han salvado mis papilas gustativas desde que soy vegano, y tras mi paso por Granada he de añadir la gastronomía marroquí a estas preferencias.

En mi caso, nuestra ruta gastronómica nos llevó primero por Wild Food, un restaurante vegano vanguardista, algo caro en general, aunque económico en términos veganos (nunca entenderé que este tipo de comida sea generalmente más cara, aprovechando el tirón de la moda para enriquecerse en lugar de promover la facilitación que ayudaría a promover el respeto a los animales). Exquisito el gazpacho de fresa, aunque con fallas de potencia en la veganesa. Los segundos, calabacín relleno de tofu y albóndigas de quinoa, originales y aceptables sin más. La tarta, sabrosísima, aunque, como en este tipo de postres, algo seca.

También comimos en el restaurante sirio Palmira, la mejor opción calidad-precio. Ya me lo había recomendado mi hermana y por 8 euros te ponen nada más y nada menos que tres platos. Nos decantamos por humus, tabulé, sopa marroquí, falafel y cuscús. Todo muy bueno, a destacar la textura crujiente de las albóndigas de garbanzo y el tabulé, muy equilibrado y gustoso.

Tampoco nos fuimos sin pasar por uno de los tantos bares de tapas que ofrecían opciones veganas y además, sin premeditación, entramos a un local que nos atrajo simplemente por su nombre: 7 gatos. Ya me conocéis. Disponían de arroz Thai y hamburguesas veganas, aunque las prisas nos hicieron decidirnos por unos rollos de verdura (muy ricos, con protagonismo de sus setas) y una tapa que era una especie de rollitos en tempura rellenos de verdura (perdonad mi ignorancia gastronómica) que nos sorprendió por su efectividad.

 

Pero ya que hablo de gatos, no podía dejar de comentar lo que verdaderamente me ha llevado a plasmar esta entrada en el blog, además de las ganas que tenía de compartir este viaje. Los que me conocéis ya sabéis que siempre empiezo hablando de un tema en concreto y después me voy por las ramas, y viceversa. En este caso, toca el viceversa. No podría publicar esto si no acabara hablando de gatos, y más en concreto de cómo estos han afectado en mi decisión de redactar esta entrada.

IMG-20190625-WA0026

¡Que viva la colonia de gatos de la Alhambra, sus cuidadores y las instituciones que los mantienen! No ocurre así en todos los lugares públicos, menos aún cuando son tan importantes, donde los felinos no son nada bien recibidos (¿alguien sabe qué ha pasado con los gatos del Palmeral de Alicante?). Además de la preciosa estampa que componen, su presencia en un entorno tan histórico ha resonado en mi interior devolviéndome las ganas de seguir con el proyecto que llevo entre manos: Cats & Books.

Con Gàta empecé esta serie de novelas cortas en las que pretendo contar historias en distintas épocas donde los gatos tengan un papel fundamental. Con Gàta empezaba una nueva ilusión, porque además de la literatura, quería que sirviese para fines animalistas. Pero las tareas, esas que han devorado mi tiempo y me han alejado de este blog, han hecho que los meses hayan pasado con esta iniciativa que tanta ilusión me hacía en un abandono casi absoluto. Los que os habéis hecho con la novela, a pesar de que no haya estado a su altura y casi no os haya contado cosas de ella, que sepáis que me habéis estado dando la vida en esta especie de letargo o muerte literaria. Os lo prometo.

Pero tras este viaje, esa pasión ha vuelto a renacer. Tengo muchas ganas de seguir con este proyecto, y además de seguir escribiendo, ya tengo varias actividades anotadas. En concreto, una de ellas tendrá que ver con la Alhambra y con gatos. Por supuesto. Necesito ponerle letras a esa magia que se me ha quedado pegada en la piel. Estoy pensando en un reto, no sé si demasiado irrealizable, que os mostraré en unos días, así que estad atentos por el blog o por Instagram (que, por cierto, en cuanto consiga vencer la timidez iré subiendo algún que otro vídeo corto).

Y acabo haciendo mención al título de la entrada: resurrección en Granada. Algo ha vuelto a renacer en mi corazón. Perdón por mi ausencia estos días. Pero que sepáis que vuelvo con las mismas ganas de siempre: todas. Pero con más tiempo, que es lo importante.

Nada más por hoy. ¡Nos vemos las instacaras en @icaro_jon!

 

Y de regalo, ¡boli súper cuqui solidario!

promoboli-768x514

¿Es o no es una locura de bolígrafo? Buf, ¡me encanta! Tanto que voy a regalarlo con cada ejemplar en papel de GÀTA. Pero es que, además de bonito, es solidario.  Comprado directamente de las protectoras. No tiene precio la cara que ponen en el stand cada vez que les digo que me den 10 o 20 de esos bolis más que ya se me han gastado los anteriores. Así que, haciéndote con él, también estas colaborando con esas personas que lo dan todo y más por cuidar de los peluditos.

¡Pero cuidado! Si quieres tu ejemplar con bolígrafo solidario tienes que pedírmelo personalmente escribiendo a jonicaroescritor@gmail.com, donde te diré cómo conseguirlo. La compra a través de Amazon no incluye el bolígrafo, esto es algo que hago yo de manera íntima y personal. Pero no te preocupes, que cuesta lo mismo que a través de ellos. Es más, sale incluso más barato: porque en este caso los gastos de envío corren de mi cuenta.

¿Algo más? Pues sí. Como te lo envío yo directamente, tendrás además tu libro firmado. Esto no es un añadido más para ti, sino una necesidad por mi parte, porque me muero por agradecerte que me des la oportunidad al hacerte con mi libro y que este haya servido al menos un poco para ayudar a los gatetes.

¿¿Y algo más?? Pues sí. Que si quieres echarle un vistazo al libro primero para ver si te convence, aquí abajo te dejo de muestra toooodo el Acto 1 para que puedas echarle un vistazo. ¡Espero que te guste y que te animes a esta nueva aventura en la que aúno gatos y libros!

Haz clic aquí para descargar el Acto 1 de Gàta en PDF.

Haz clic aquí para descargar el Acto 1 de Gàta en ePub.

Sinopsis
Nerea, una joven ateniense, está dispuesta a disolver su compromiso con el aristócrata Leandro si este no le consigue un gato de Egipto. Ese capricho, esa estupidez a ojos ajenos, está a punto de acabar con un futuro matrimonio necesario para su familia. Por su lado, Néstor, el jardinero del hogar, está dispuesto a conseguirle ese gato para ganar su favor y hará todo lo que esté en su mano para ello, incluso recorrer medio mundo al lado de Alejandro Magno. Lo que Néstor no sabe, es hasta qué punto tal cometido le acabará cambiando la vida a él mismo, cuando el oportuno felino acabe demostrándole que a veces los animales nos convierten en humanos. 

leore

¡Nos vemos las instacaras en @icaro_jon!

GRATIS 12 y 13 de febrero – GÀTA: Novela ¿romántica?

gratisk

Hola, soy Jon Ícaro, ¿me recordáis? Después de tanta ausencia por el blog, no me extrañaría que la respuesta fuera negativa, pero ya sabéis que tras mis desapariciones temporalmente forzadas, siempre vuelvo con contenido compensatorio. Y aquí os traigo el regalo de reyes. Un poco tarde, sí, pero más vale tarde que nunca (o eso espero).

Los días 12 y 13 de febrero tendréis GÀTA en descarga gratuita para Amazon Kindle. ¿Qué es Gàta? Ah, sí, ¿os acordáis que dije que tenía un proyecto de crear una novela donde un gato iba a ser el protagonista o el hilo conductor de esta? Bien, pues adivinad lo que he estado haciendo durante mi desaparición. ¡Exacto! La historia ya está terminada y publicada.

lgata2

Está basada en una leyenda que leí y que me encantó, sobre una mujer griega prometida a un aristócrata que decidió romper su compromiso porque su futuro esposo no quería conseguirle un gato egipcio. Sobre ese fundamento se desarrolla una novela… ¿romántica? Bueno, eso es lo que parece en primera instancia, pero luego la historia de amor se convierte más en un medio que en un objetivo, recordad que aquí el protagonista es un gato y no quiero que esto sea nada zoofílico. El caso es que la novela ya está lanzada y con la ilusión remanente tras la publicación, os la hago llegar de manera gratuita.

Considero que no es justo pagar por algo que no sabes si te va a gustar, soy un amante del Pay After Show y esa es la política que quiero aplicar, en tanto que los limitados días gratuitos de Amazon me deje. Te descargas la novela gratuitamente, la disfrutas, y luego, si te ha gustado, si crees que lo merece y quieres y te apetece, este es el trato: después compras El sanador del tiempo, que son 3 libros en 1 por un precio de 0,99 € y ese será tu pago y nuevo regalo por Gàta.

Y si no, pues no pasa nada. El simple hecho de que os hayáis interesado por la historia ya es para mí un pago, los escritores somos trabajadores de la vocación y esa felicidad de que alguien se aproxime a lo que hacemos es ya de por sí la mejor de las recompensas. Además, y esto va para los que también sois escritores, el simple hecho de que alguien se descargue gratuitamente tu novela posiciona en Amazon, y ayuda a que esa ilusión y ese empuje del propio autor por intentar darlo algo de visibilidad a su historia se materialice.

Así que, nada más. Mil millones de gracias si al final decidís darle una oportunidad a Gàta. En tal caso, espero que disfrutéis de ella tanto como yo escribiéndola.

Nada más por hoy.
¡Nos vemos las instacaras en @icaro_jon!

leore

CUANDO DESCUBRES TU VOcatCIÓN

lecon

Sé que escribir es mi vocación porque cuando me preguntan por qué lo hago no sé qué contestar, y sin embargo soy incapaz de despegarme del teclado y sé que con cada letra que utilizo hago que las agujas del reloj se paren; pierdo la noción del tiempo creando historias.

Sé que escribir es mi vocación porque yo una vez tuve el sueño de ser leído y de que mi ilusión se materializara en forma de libro. Hasta, de vez en cuando, incluso vendo alguno que otro, y siento en las tripas esas mariposas traicioneras que te hacen creer en la ilusión de que algún día podrás vivir de esto.

Sé que escribir es mi vocación porque mis lágrimas son la prueba física de algo tan etéreo como es la conexión con un lector con el cual estableces una indecorosa relación mediante el simple uso de las palabras.

O eso creía. Antes pensaba que mi vocación era escribir. Ahora resulta que enlazar palabras no era un objetivo, sino un medio para algo superior.

Con la edición de GÀTA, novela que publicaré el próximo enero, me estoy reencontrando a mí mismo. No solo junta dos de mis grandes pasiones, literatura y felinos, sino que lo hace con un cometido que trasciende más allá de sus páginas: sirve a esos seres que a mí, personalmente, me han afilado la sensibilidad hasta el punto de amar la vida de otra manera.

Y es que GÀTA va de eso, es una novela histórica-romántica cuyo eje gira sobre lo que estos animalitos nos pueden ofrecer a nosotros como personas. Que no es poco, y si no que se lo digan a Néstor, el protagonista. Pero más allá de lo moralizante, es una historia que me está haciendo moverme con un objetivo por el cual me derrito. De momento, estoy llevando a cabo una lectura conjunta solidaria para colaborar con la protectora de Alicante Felinos lo Morant. Que, por cierto, aún puedes unirte, solo llevamos 4 capítulos y no te costará nada ponerte al día. Si te animas, escribe a jonicaroescritor@gmail.com para más información.

Y en un futuro, las implicaciones de GÀTA serán mucho mayores. Esta novela ha sido una gran revelación para mí como escritor, hace que la felicidad no solo me llegue por el hecho de escribir, sino también por sus consecuencias, y eso hace que mi sueño como escritor se actualice a un 2.0. Amo esta novela, de verdad, y cuando algo te llena tanto, te haces un friki de ello, y a día de hoy no me veo escribiendo otra cosa que no sea de esta serie.

En fin, que quería informaros de esta nueva sensación que va a repercutir mucho en mi obra y en este blog. Me vais a ver más felino que nunca de aquí en adelante (aunque los que me seguís por Instagram ya conocéis mi pasión por estos animalitos).

Y nada más por hoy. Bueno, sí, que en cuanto pueda me pongo al día contestando comentarios, ya veis que ando un poco liado últimamente.
Un saludo, ¡nos vemos las instacaras por @icaro_jon!

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑