Buscar

Jon Ícaro

Blog del escritor Jon Ícaro

Etiqueta

novela

LAS PERSONAS TRAS LOS LIBROS

junio

El sanador del tiempo sigue dándome coletazos de alegría. Con él me desvirgué en esto de la literatura. Una experiencia dolorosa y placentera, como son las buenas primeras veces. Pienso en el camino recorrido y sé que cambiaría muchas cosas si hubiera tenido los conocimientos y la experiencia que le debo. Pero no llego a partirme el cuello al mirar atrás, porque son tantas las cosas buenas que me ha dado, que no tengo otra opción que amarlo y agradecer todas y cada unas de las cosas que me han dado sus páginas.

Que me siguen dando.

Esta fusión de ciencia ficción y novela histórica ha sido seleccionada como una de las lecturas de junio del blog Contra la inercia. Y yo, más afortunado y agradecido no me puedo sentir. Son estas cosas las que hacen que mi corazón se sienta más poderoso y bombee unos mililitros más de sangre por segundo.

No por el libro en sí. Por lo que hay detrás. Estoy yo, que he derramado tanta ilusión y esfuerzo en crearlo. Y está el lector, que va a dedicar parte de su tiempo a darle una oportunidad. Y entre nosotros, dos personas que dejan de ser dos completos desconocidos gracias a un poco de tinta mal puesta. Espero, de corazón, que la historia esté a la altura, con sus más y sus menos, y sea del gusto del lector. Gracias por la confianza.

Nada más por hoy.
¡Nos vemos las instacaras por @icaro_jon! Si me sigues, escríbeme. Me hará ilusión saber de ti.

Anuncios

LA MUERTE DE LAS EDITORIALES

51t2fsbzaxl-_sy346_

Hoy me ha llegado la liquidación anual de “El corazón del aedo“, libro que publiqué a través de Ediciones B, y no sé si reír o llorar. Aunque, en el fondo, sonrío como ese cínico malicioso que está deseando su propia e ilógica flagelación para confirmar una verdad. Una verdad que me temo muy pronto dejará de ser solo una predicción mía: las editoriales tienen los días más que contados.

“El corazón del aedo” fue para mí un experimento, una evaluación del verdadero poder de las editoriales; un espejo en el que comparar la autoedición que abordé con “El sanador del tiempo“. Quería comprobar cuánto era capaz de hacer por mí el sello editorial. Sentir en mis carnes si de verdad era un privilegiado, si había entrado en ese mundo de los elegidos que por fin salen de la fosa común del olvido literario.

51d5udeudcl-_sx331_bo1204203200_

Nada más lejos de la realidad. La repercusión conseguida con la autoedición de “El sanador del tiempo” supera en todo a “El corazón del aedo”. En ventas, en feedback, en visitas, en comentarios en Amazon… No hay color. Evidentemente, es porque he dedicado todo mi esfuerzo, mi ilusión y mi desgaste promocional a mi obra; lo cual no dice mucho ni bien de mi compromiso con la editorial, pero es que hacer lo contrario me habría hecho sentir un estúpido.

Con Amazon el autor consigue entre un 30 % y un 70 % de los beneficios; a través de editorial, solo una media de un 5 %. Si la editorial actúa como una bestia promocional, aumentando las ventas hasta límites insospechados, entiendo que se lleven ese gran pedazo del pastel, ya que en general, tanto autor como editor salen ganando. Pero a la vista de mi experiencia, si las ventas al final las tengo que hacer yo sí o sí, ¿entendéis que me sienta ahora un estúpido si ellos se quedan con un 94 % de los beneficios?

Antes, las editoriales eran un mal necesario para publicar. Ahora no. Y por lo visto, ni para vender. Sobre todo las que editan en digital, cuyo gasto cero les permite lanzar títulos a diestro y siniestro para que sus autores siembren y ellas recojan. Lo único que las mantiene vivas son sus servicios de corrección y edición, cosas que cada uno puede aprender y aplicar con esfuerzo, paciencia y aprendizaje (cosa que recomiendo). Porque publicar, con Amazon poniéndonoslo cada vez más fácil (incluso muchas editoriales realmente publican a través de su plataforma), va a ser la puntilla que dé la muerte a un negocio editorial que da sus últimos coletazos. En mi opinión.

Y es por eso por lo que he decidido optar por la vía de la autopublicación para “En el nombre de Eva“, como he comentado a los que pensáis que salir del resguardo de una editorial es un paso atrás. Yo, personalmente, no lo veo así. Quitándome el lastre de sentirme un esclavo y servidor, me siento más libre y más dueño de mi obra, y eso me anima a luchar por ella con muchas más fuerzas.

Un saludo a todos, ¡nos vemos las instacaras en @icaro_jon!

 

MI SEGUNDO PARTO LITERARIO

Screenshot_2018-05-15-11-21-51-1

Recién publicada la novela “En el nombre de Eva“, vuelvo a disfrutar de ese mágico momento para todo autor que es tener por primera vez su obra en sus manos, su ilusión materializada en forma de papel entintado. Podría decirse que se trata de un sueño cumplido; pero no.

Las reglas del juego han cambiado. Ahora que publicar es (relativamente) fácil y que se puede conseguir con cierta seguridad solo con paciencia y (mucho) esfuerzo, el sueño de todo escritor ha pasado a ser que su libro no se quede en el olvido, viendo como el tiempo desintegra sus páginas, cruel metáfora de un corazón que se hace añicos al ver aquello que ama pasar por el mundo sin pena ni gloria. Ahora publicar ya no es el objetivo: es el punto de partida.

Sé que ahora empieza una nueva aventura. Pese a la alegría que me inunda el logro de tener esta historia en mis manos, ahora comienza todo. Y estoy seguro de que el éxito de “En el nombre de Eva” dependerá de mi capacidad de contagiar mi ilusión, entusiasmo y pasión por esta historia. Hasta ahora, habéis sido vosotros los que me habéis animado a seguir, los que me habéis dado fuerzas para no rendirme hasta llegar al punto final, los que con vuestros comentarios me habéis hecho amar este proyecto a lo largo de las entradas que le he dedicado.

Ahora es mi turno de demostraros en qué se ha tornado tanta energía revulsiva que he recibido. Lo que tengo en las manos en la fotografía no es un simple libro, es el reflejo de un sueño, de vuestra participación, de todo lo que este blog representa. Espero saber haceros llegar esta ilusión que me inunda, tengo fe en ello.

Gracias por todo. Seguimos en contacto.
¡Nos vemos las instacaras por @icaro_jon!

 

Y EL GANADOR ES… YO, INCLUSO CUANDO PIERDO

ft1

Yo no. No fui el ganador esta vez. No en lo que al Certamen de relato corto deportivo CVMF se refiere, en el que me tuve que conformar con una mención especial (como si fuera poco, más que suficiente para llenar de felicidad este corazón que se excita con todo lo relativo al mundo literario).

En cambio, sí me sentí ganador en cuanto a ilusión se refiere a lo largo de todo el proceso. Desde la emoción que intenté plasmar en cada letra del relato al crearlo hasta la resolución final. Para mí fue un recorrido que tuve el honor y el placer de realizar y que me causa extrema alegría poder compartir con vosotros.

ft2

En cuanto me confirmaron que era finalista de este certamen organizado en Sevilla y en el que participaron autores de hasta trece nacionalidades, tuve que hacer uso una vez más de esa lista en la que anoto todas las cosas buenas que me está dando esto de escribir. El día que la muerte venga a por mí, miraré esa lista de reojo y le diré venga, vámonos, que ha valido la pena pasar por esta vida.

Además del concurso en sí, de los nervios creciendo como una bola de nieve en mi estómago toda la semana anterior, de la emoción de poder compartir mi relato con los asistentes, de la apoteosis del nombramiento final del ganador… Además de todo eso, este concurso trajo algo más de felicidad a mi vida de manera indirecta.

Al ser en Sevilla, fue el pretexto perfecto para viajar allí y para que mi pareja pudiera conocer a una sevillana que se había convertido en una de sus mejores amigas desde la distancia y que ya era hora de conocer en carne y hueso. Siempre digo que poner toda la pasión en algo atrae otras cosas buenas, y a mí la literatura me está dando muchas pequeñas cosas que ocupan un lugar gigantesco en mi corazón. Unas son de manera directa (una reseña sobre algún libro mío inesperada, un correo electrónico de alguien que le ha gustado lo que escribo…). Otras, no tienen nada que ver con mis libros y ocurren de manera indirecta, pero no habría llegado a ellas de no haberme puesto a escribir.

Este concurso tuvo mucho de unas y mucho de otras. Y me apetecía dejarlo aquí plasmado, como hago con todas las cosas que me alegran la vida.
Un saludo, ¡nos vemos las instacaras por @icaro_jon!

 

ALEGRÍA POSTAL – “El horror de zarpas afiladas”

IMG_20180329_153041_447

Ya sabéis que cuando me preguntan cuáles son mis autores favoritos, siempre hay un hueco para Luis M. Núñez (dueño y señor del blog Lord Alce lee y escribe) en la enumeración que utilizo como respuesta. A poco que me hayáis seguido por aquí, esto no será una sorpresa para vosotros.

Así que, imaginad la alegría que me ha causado abrir un sobre entregado por una trabajadora de Correos (a mis ojos más bien una reina maga) y que contenía no solo la última entrega de la saga de la agente Lucía Utrilla (El horror de zarpas afiladas), sino también La semilla, el capítulo que inicia esta serie policíaca con tintes de fantasía oscura.

Tuve el honor y el placer de ser incluido entre los lectores cero de esta novela, lo cual ya me causó una tremenda ilusión y alegría de por sí. Así que, recibir un ejemplar ha hecho que me desangre de felicidad. Es esta cercanía lo que hace que la literatura sea algo más, estos son los réditos inherentes a la lectura que hacen que leer sea una pasión.

Hay detalles que hacen que por mucho que intente ser cada vez mejor escritor, me quede sin palabras. Si el cardiógrafo entendiera de caligrafía, manifestaría los latidos de mi corazón en forma de GRACIAS en la pantalla.

Simplemente quería haceros partícipes de esto, que me ha hecho mucha ilusión.
¡Nos vemos las instacaras por @icaro_jon!

 

 

POLITEÍSMO SEXUAL

Hoy voy a ser breve, que ya hay bastantes palabras en las imágenes que quiero compartir. Sabéis que mi próximo proyecto va a ser un recorrido histórico a base de romances en verso y textos breves románticos. Sabéis también que en cuanto escribo algo que me gusta tengo la necesidad de compartirlo, porque el amor manda. Bueno, si atáis cabos, ya sabéis de qué va la entrada de hoy.

Con todos ustedes, uno de los capítulos que pululan todavía por el horno. En cuanto al contexto histórico, es un reflejo metafórico del final del Egipto faraónico en el que, tras el triunfo de los sacerdotes de Amón, Sabako intenta devolver a Egipto su pasado politeísta. ¡Espero que os guste!

 

psex1

psex2

 

P.D.: Insisto en recordar que estamos en los últimos días de precio por debajo de la barrera de 10€ para “El sanador del tiempo“.
publisan

EDAD INCOMPLETA

akasmed

Por fin tengo tiempo para desintegrarlo devorando letras. Así que esta tarde he decidido darme una vuelta por la Biblioteca Pública de Alicante a ver si algún libro me elegía para que lo leyera. Mi único criterio, que fuera una novela histórica medieval (a poder ser, una novela breve, pero ya sabemos que esos dos conceptos parecen ser agua y aceite, motivo por el cual decidí escribir El sanador del tiempo). Si en El sanador del tiempo me transporté a la Edad Antigua, en mi nuevo proyecto me embarco en la demasiado idealizada Edad Media, por lo que me apetece leer algo de esa época.

Me encanta deslizarme por los pasillos hasta que un libro llama mi atención. Esta vez le ha tocado el turno a Del norte a Jerusalén, libro perteneciente a la Trilogía de las cruzadas de Jan Guillou. Voy prácticamente a ciegas. No sé nada del libro (a veces me gusta saborearlos con mi mente en forma de lienzo en blanco, sin estar bosquejada por opiniones ajenas). Del autor he leído que es de los escritores con más éxito de Suecia y que incluso existe una ruta turística a través de los destinos que atraviesa el protagonista.

9788408064886

Promete. Pero realmente no sé nada de este libro. Así que, os cedo la palabra y, si alguien lo ha leído, agradezco su opinión. Si no, en un par de semanas tendréis una crítica en este blog.

¡Un saludo!

EL INCONSCIENTE DE JON ÍCARO

sanadadro

MIÉRCOLES DE JON ÍCARO

Hoy es el día de la semana más egocéntrico del blog, porque me toca hablar de mí, o mejor dicho de mi extensión mental: mi obra.

Uno de los circunstancias más interesantes de El sanador del tiempo es la relación que hay entre Poul Reenberg como sanador y el subconsciente de Tuyi, su primera paciente. En MediTime, los sanadores acceden al subconsciente de los pacientes donde se retienen los traumas de vidas pasadas para resolverlos mediante una simulación virtual que les lleva al pasado. Eso está mejor explicado en la novela, lo prometo.

Entonces, Poul viaja mentalmente a distintos lugares en distintos tiempos donde vive espectaculares aventuras con una representación atemporal de Tuyi. Y ya se sabe que el roce hace el cariño. Más aún cuando el roce implica vivir situaciones extremas, salvarse mutuamente y compartir aventuras de esas que dejan huella. En tales condiciones, no desvelaré nada, pero uno se imagina que es difícil no compartir sentimientos más allá del afecto.

Pero… si bien Poul está consciente durante la terapia, la paciente no lo está. Todo se corrige a nivel de subconsciencia, sin que ella se entere. ¿Qué significa esto? Que a pesar de haber vivido tantas cosas juntos, si la paciente llegara a despertar, sería incapaz de recordar nada de nada. Y el interventor (que así se llama a los terapeutas en MediTime), después de haber creado tantos lazos, de haber salvado la vida de la paciente, verá a los ojos de ella que es un completo desconocido. Que no sabe quién es ni lo que ha hecho por ella.

¿Y os imagináis cómo os sentiríais vosotros si tras haber cuidado y haber dado tanto por una persona, de repente, os convertís en completos desconocidos como si su memoria se hubiera evaporado? Pues es una de las situaciones que más me ha gustado crear en Poul Reenberg en El sanador del tiempo.

Un saludo, ¡y mañana más!

DEL COLOR DE LA LECHE – Crítica literaria

del-color-de-la-leche

LUNES DE CRÍTICA LITERARIA (Lo sé, ya voy con retraso)

Como buen cobarde literario, tengo la novela corta en lo alto de mis prioridades. Hace poco pedí referencias sobre este género y una de las primeras recomendaciones fue “Del color de la leche” de Nell Leyshon.Diría que tuve que forzarme para acabar las escasas 176 páginas. Pero antes de que se entienda este comentario como algo malo, me preparo el café (o debería decir té), y os cuento.

“Del color de la leche” nos pone en la piel de Mary, una niña de una granja de la Inglaterra de principios del siglo XIX cuyas características principales son su cabello blanco y una pierna defectuosa. Características especiales que pasan inadvertidas a lo largo del relato. En la primera parte, nos cuenta la dura vida en la casa de la granja junto a su familia, de la cual exclusivamente destaco la aparición del abuelo. El avance se hace lento, porque poco más se cuenta que las tareas diarias de la familia de manera superficial, con bonitos apuntes rurales pero sin una profundidad excesiva. Salva este lento sector el hecho de que se nos cuenta en primera persona y por lo tanto el relato no está obligado a profundizar más allá de lo que siente una niña en su trabajo diario. En eso, chapó. Para mí, la mayor virtud de este libro es la capacidad de la autora de saber ponerse en el papel de la protagonista, de hacer creer que el texto está escrito por esa ingenua muchacha.

En la segunda parte, Mary es contratada como sirvienta en la casa del vicario. Más allá del cambio de ambiente y de las características bastante bien relatadas de una casa acomodada de su época, el relato vuelve a hacerse plano. No suceden cosas interesantes y las pocas cosas que pasan de interés son demasiado predecibles y no impactan ni por la sorpresa ni por la intensidad del relato. De nuevo, la excusa de estar relatado por una niña y a la vez, su mayor virtud.

En las páginas finales comienzan a suceder acontecimientos de importancia, de los que atrapan y animan a seguir leyendo. Sin embargo, si bien justifican el resto del relato, si bien dan sentido a todas las páginas predecesoras, no sé si hace que merezcan la pena.

En resumen, y por supuesto bajo mi opinión, me parece un texto plano, fácil de leer pero poco inmersivo en el cual, si haces el esfuerzo de llegar al final, te quedas con la sensación de haber leído una buena historia pero en la que cuesta llevarse el amor de alguno de sus personajes con los que es difícil empatizar.

Y vosotros, ¿la habéis leído? ¿Qué os parece?

¡Un saludo!

Blog de WordPress.com.

Subir ↑