Buscar

Jon Ícaro

Blog del escritor Jon Ícaro

Etiqueta

roma

MI NUESTRA HISTORIA #3 – No leas, decide

arrib

Vosotros lo habéis querido: Prisco se lleva a su hija a la guerra. Hoy os traigo las consecuencias de vuestras votaciones (muy ajustadas, por cierto) con el tercer capítulo de MI VUESTRA HISTORIA, la novela histórica-romántica en la que con vuestros votos decidís su desarrollo.

Como siempre, dejo el enlace a los capítulos anteriores para los que os incorporéis a esta aventura, además de un resumen para los que no tengáis tiempo y queráis poneros al día rápidamente. Y ya sabéis, al final del capítulo, una nueva votación. A ver si el dilema planteado está tan equilibrado como el anterior. Os recuerdo que también podéis seguir esta historia a través de la aplicación de Jon Ícaro (Google Play Store), donde recibiréis avisos cada vez que haya capítulo nuevo.

CAPÍTULO 1 // CAPÍTULO 2
Resumen: Prisco es un comerciante de vino romano de la provincia de Moesia. Su complicada vida como vendedor se ve alterada por una invasión de los bárbaros dacios, que se llevan a su esposa Sentia. Junto a su pequeña hija Naevia, se adentra en territorio dacio con la esperanza de incorporarse al ejército romano y recuperar a su amada.

 

c3

 

Prisco lleva varias horas cabalgando, empieza a sentir el ardor en los muslos de apretarlos contra el lomo del corcel. No le ha resultado difícil hacerse con el caballo tras el caos originado en su villa durante el ataque. En su apresurada huida tras la llegada de los defensores romanos, los dacios tuvieron que abandonar varios de estos preciados animales, dejándolo a su disposición. De otra manera, no podría estar disfrutando de una montura. Su complicada economía no le habría permitido mantener la criatura.

Delante de él y agarrada con fuerza al cuello del corcel está su hija. No ha sido capaz de dejarla en Roma. No con un desconocido. Sabe que no es muy responsable por su parte llevársela consigo a la guerra y sufre por ello. Pero estando a su lado, siempre podrá intentar salvarla del peligro al que pueda exponerla. Daría la vida por su niña. En cambio, estando lejos, sabe que su futuro ya no dependería de él. No soportaría volver y ver a su niña convertida en una esclava o algo peor sin que él haya podido hacer nada para evitarlo.

Por ello, cabalga a lo largo de la frontera entre Moesia y Dacia. Terreno peligroso. No tiene tiempo para viajar a Roma y alistarse de manera regular al ejército, podrían pasar meses, y eso es mucho tiempo, demasiado sufrimiento para su esposa. Tampoco le dejarían viajar con su hija de hacerlo de manera oficial. Así que va directo al campo de batalla, con la esperanza de ser aceptado por el ejército romano ya desplegado en suelo enemigo. La guerra necesita mucha mano de obra, y esa es su principal baza, que pueda ser útil en cualquiera de los ámbitos necesarios en un campamento militar.

La niña comienza a tener dificultades para mantener el equilibrio sobre el caballo debido al cansancio. Prisco la agarra con fuerza con la mano con la que no sujeta las riendas. No pueden detenerse, no en medio de la nada, en pleno territorio hostil. Es necesario encontrar un campamento militar. Lleva varias horas siguiendo las calzadas, esperando cruzarse con alguna columna de legionarios. Pero no hay señal de vida.

Solo pide un poco de suerte. Han asesinado a su suegra, han raptado a su esposa, no tiene otro remedio que exponer a su hija a un peligro inminente…

—¡Por Júpiter! ¡¡Solo te estoy pidiendo un respiro!!

La desesperación ha materializado sus pensamientos en forma de grito agónico. La pequeña Naevia se asusta y se incorpora ligeramente. Se gira para observar a su padre.

—Papá, ¿estás bien? Como mamá te oiga gritar así se va a poner a gritar ella también…

La niña se gira de nuevo y Prisco lo agradece. No quiere que lo vea llorar. Él también quiere discutir con Sentia, desea volver a sentir la suerte de discernir con esa mujer tan cabezota para arreglar todas las diferencias con un abrazo. Un simple abrazo. Necesita tenerla junto a él. ¿Dónde estará Sentia ahora? ¿Qué estarán haciendo con ella? Las preguntas se hacen fuertes en el corazón de Prisco, que tiene que hacer un terrible esfuerzo para no lagrimear.

—Mira, papá…

La niña señala hacia delante, a un gran grupo de personas que permanecen detenidas adelante, en el camino. Prisco entrecierra los ojos, utiliza la mano para cubrirse de un sol que a esas horas de la tarde empieza a perder fuerza. A lo lejos, divisa el estandarte romano: el águila dorada sobre fondo rojo.

—Gracias, Júpiter —susurra Prisco—. De verdad que lo que he pensado antes de quemar tu templo si no me ayudabas no iba en serio…

Prisco le dice a su niña que se agarre fuerte y hace que el caballo apriete el paso hasta llegar al centenar de hombres que han divisado momentos antes. Al parecer, ha habido una escaramuza. A ambos lados del grupo se apilan varios cadáveres. Otros tantos esclavos se encuentran atados en el centro de la multitud. Dos hombres obligan a Prisco a detenerse acercándose a él y apuntando sus lanzas contra él. Prisco baja del caballo junto a su hija y ofrece el saludo romano estirando el brazo con la palma de la mano hacia abajo.

—Soy Aulo Naevio Prisco, ciudadano romano. —Las lanzas se sujetan con menos fuerza ante la presentación—. Mi villa ha sido atacada por los dacios. He tratado de huir de ellos con mi hija desde entonces.

—Saludos, Prisco —dice uno de los dos lanceros—. Vuelve por ahí. —Señala, precisamente, la calzada por la que ha llegado el comerciante—. Ese camino es seguro ahora.

—No es mi intención volver a mi hogar —advierte Prisco—. Los dacios se llevaron a mi esposa. Quiero recuperarla.

El hombre de la lanza agacha la cabeza inconscientemente. Sabe que nada bueno puede estar ocurriéndole a esa mujer si la han capturado los dacios. En ese momento, se acerca a ellos un nuevo guerrero, este con una capa roja.

—¿Qué ocurre aquí? —pregunta el recién llegado, un hombretón de larga melena y poblada barba dorada.

—Señor, este hombre de aquí llegó huyendo de los dacios, pero dice que ya se vuelve a su hogar —informa el lancero.

—Eso no es cierto —interrumpe Prisco—. Es verdad que vengo huyendo de los dacios, pero es justo hasta ellos donde quiero llegar. Tienen a mi esposa. Quisiera recuperarla.

El hombre de la capa roja mira a Prisco de arriba abajo. Poca musculatura para combatir, parece concluir.

—No tienes aspecto de luchador —dice el hombretón—. Vuelve a casa. En la guerra solo encontrarás dolor y muerte.

—Dolor ya tengo. Y la muerte no ha de ser peor que la vida sin mi esposa.

El jefe de los guerreros suspira ante esas palabras de Prisco. A pesar de su rudo aspecto, esas palabras parecen haber tocado su corazón. Otro hombre más se une al coloquio.

—Padre, ¿puedo ayudar? —dice el recién llegado.

—Convence a este hombre de que vuelva a su hogar, Urel. Es lo mejor que puedes hacer —ordena el líder mientras se mesa la barba.

—Mi hogar es mi esposa, y por lo tanto ese es el único lugar al que debo ir —repite Prisco—. La recuperaré de la mano de los dacios, con vuestra ayuda o sin ella.

Urel, el hijo del hombre de la capa, cruza los brazos sobre su portentoso pecho. Es el único de los guerreros que no lleva puesta una cota de anillas, quizás para mostrar su destacada musculatura.

—¿Quiere recuperar a su esposa? Está en su derecho entonces —opina Urel. Su padre lo mira con un gesto de reprobación por alentar a Prisco, que por primera vez en la conversación sonríe—. ¡Caridda! Caridda, ¡ven!

Tras el grito del joven fornido, se acerca una mujer. Su melena dorada y sus ojos azules como el mar impactan en Prisco. Había oído hablar de esos rasgos físicos en las mujeres del norte, pero jamás había visto una así.

—Es mi esposa —explica el guerrero Urel—. No podría estar sin ella. Por eso algunas mujeres nos acompañan. Vuestro emperador se empeña en alejarnos de nuestras tierras, pero yo soy incapaz de alejarme de Caridda. Vamos a la guerra, pero con ellas. Por eso, padre, entiendo a este hombre.

Caridda dedica a su amado una mirada tierna. El emperador Domiciano mueve constantemente a las tropas auxiliares para evitar rebeliones locales. Aunque luchen para Roma, sabe que no son romanos, y desplazar a sus auxiliares britanos al Danubio, lejos de sus tierras originarias, le parece una buena forma de quitarse problemas.

—Se te va la fuerza por ahí, hijo —dice el líder del grupo mientras señala la entrepierna de Urel—. Está bien. Varios hombres han caído en esta escaramuza y podríamos darte un escudo y una espada, Prisco. —Además, el guerrero sabe que el caballo del que dispone el joven puede ser incluso más interesante que él mismo para el transporte de mercancías. Prisco sonríe, ilusionado por poder formar parte de ese grupo. Sin embargo, el hombretón no tarda de nuevo en dilapidar sus esperanzas—. Pero esa niña es una carga que no nos podemos permitir.

De nuevo, su niña. Sabe que su presencia dificulta su objetivo. Pero no puede separarse de ella. ¿De qué serviría encontrarse con su esposa de nuevo si no es con la pequeña entre sus brazos?

—Yo puedo encargarme de ella —ofrece Caridda. La mirada de la mujer se cruza con la de Prisco. El joven no sabe si lo que siente en su estómago es simple agradecimiento—. Estará con nosotros, siempre cerca del ejército. Podrá verla todos los días.

El líder guerrero vuelve a acariciarse la barba mientras piensa en esa opción. Finalmente, asiente.

—Entonces solo nos queda un problema por resolver —anuncia el hombre de la capa para disgusto de Prisco, para el que la negociación parece no tener fin—. Necesito saber si tienes valía como guerrero.

Prisco nunca ha empuñado un arma, pero tiene el espíritu y la motivación necesaria para adiestrarse durante el camino. No hay nada que le haga comprometerse más con el entrenamiento que la esperanza de recuperar a su amada.

—¡Traedme uno de los prisioneros! —grita el líder—. Quiero que le des muerte delante de mí. Así demostrarás si eres útil en la tarea de matar.

Prisco traga saliva pensando en lo que acaba de pedirle. En unos segundos, traen a uno de los hombres derrotados durante la reyerta, maniatado. De una patada en la espalda le hacen postrarse frente a Prisco. El preso gruñe, se revuelve, pero es retenido por dos guerreros auxiliares. Caridda se acerca a Naevia para intentar llevársela de allí. La niña, atemorizada, se esconde tras su padre.

—No, no te lleves a la niña —ordena el líder guerrero—. Quiero que lo vea todo. Si va a estar entre nosotros, que se comporte como tal.

Prisco se estremece. Al hecho de matar a un hombre a sangre fría, algo de lo que no sabe si es capaz, se le suma la atrocidad de hacer partícipe a su niña, de romper su ingenuidad infantil con una escena de sangre y un violento espectáculo que, seguro, acabará trastornándola mentalmente.

—No veo necesidad de acabar con la vida de este hombre —dice Prisco, intentando evitar la situación—. Está ya derrotado, humillado. Y supongo que es más valioso con vida.

—Su vida aún puede valer unas monedas, es cierto —confirma el líder guerrero—, pero su muerte puede valer mucho más. ¿Sabes cuántos amigos he perdido por culpa de la afilada lengua de un traidor? Dándole muerte me aseguraré de que no estás con ellos. Tú decides, romano. ¿Demuestras que estás con nosotros o no?

Prisco vuelve a sumergirse en un mar de dudas. A pesar de que el sol ya está escondiéndose, comienza a sudar. No puede seguir avanzando por territorio dacio de noche él solo. Necesita avanzar con el apoyo de aquellos hombres hasta llegar al grueso del ejército romano. Pero asesinar a un hombre, delante de su hija, le parece tan triste y macabro… ¿Qué decisión debería tomar?

¡Votación finalizada! Puedes seguir leyendo el capítulo siguiente para ver si tu opinión coincide con la de la mayoría de los votantes. ¡Y no olvides votar en el último capítulo actual cuando llegues a él!

Anuncios

MI NUESTRA HISTORIA #2 – No leas, decide

arrib

En primer lugar, barnizo estas palabras con alegría para agradeceros a todos vuestra participación en la primera votación de Mi nuestra historia. Gracias a ello, hoy os traigo un segundo capítulo.

Para los que no sepáis de qué estoy hablando, hace unos días comencé una historia en la que vosotros ibais a ser los verdaderos protagonistas. Al final de cada capítulo, propongo una votación que determinará el devenir de la historia, para que os sintáis partícipes de ella. Además de leer, se le añade el entretenimiento de ver qué opina el resto de lectores respecto a determinadas situaciones.

Podéis participar a través del blog, aunque siempre recomiendo hacerlo a través de la aplicación para Android de Jon Ícaro, que está todo mejor organizado y además recibiréis avisos cuando se cuelgue cada capítulo. No me extiendo más, que aquí abajo os voy a copiar el siguiente capítulo. Para los que se incorporen en el último momento, cada capítulo dejaré los enlaces a capítulos anteriores para que puedan ponerse al día y un breve resumen de lo acontecido. Pues eso, que seguimos. ¡A decidir el futuro de Prisco y su familia!

Enlace al CAPÍTULO 1 // Resultado votaciones
Resumen hasta ahora: Prisco es un comerciante de vino de la provincia romana de Moesia. La fuerte competencia en suelo romano está dilapidando su comercio, por lo que su única esperanza es conseguir una plaza en la caravana comercial a Dacia, donde augura mejores ventas. Para ello, se reúne con el edil, el cual le sugiere que para asegurarle la plaza, debe de prestarle a su hermosa esposa durante una noche. Tras negarse, Prisco vuelve a su hogar sin saber que sus verdaderos problemas están más allá del comercio.

 

CAPITULO2

—Espero una respuesta, Prisco —insiste el edil. No está acostumbrado a que lo hagan esperar—. Por si te ayuda a tomar una decisión, te prometo que tu esposa será tratada como la mejor de las emperatrices durante la noche que esté conmigo. Disfrutará de las comodidades y lujos que tú no puedes proporcionarle.

Las dudas de Prisco se disipan de golpe. Ese último argumento es decisivo para la decisión que va a tomar.

—¡No te prestaré a mi mujer como si fuera una vulgar prostituta! —grita Prisco mientras se levanta, haciendo que su asiento salga disparado. El edil se reclina hacia atrás, ligeramente asustado por la violenta reacción del joven—. ¡Tú lo has dicho! ¡Es una de las mujeres más bellas del Imperio! Y no por solo por su aspecto, sino por todo lo que hay dentro de ella, que es si acaso más bello aún… No puedo… ¡No quiero dejarla en las sucias manos de alguien como tú!

Prisco se despacha, se queda a gusto. Durante unos segundos, solo se escucha la respiración agitada del comerciante de vino.

—Has tomado la decisión errónea —advierte finalmente el edil—. Por supuesto, estás fuera de la ruta comercial. Y te aseguro, Prisco, te aseguro que ese va a ser el menor de tus problemas… ¡Fuera de aquí! ¡Vete antes de que ordene que te arresten por desobedecer a la autoridad!

Prisco se marcha a paso apresurado. Ha tenido suerte. El desafío le ha salido barato. El edil lleva poco tiempo en el cargo y no quiere perder popularidad castigando a su voluntad. Aun así, no se fía. Comienza a correr a través de las calles del municipio. Teme que Labeo haya decidido enviar a sus hombres como represalia para coger a su mujer por la fuerza. Sabe que las personas de poder no aceptan respuestas negativas y que tienden a salirse con la suya por otros medios. La túnica se le enreda en las piernas y le dificulta la carrera, pero él intenta ir lo más rápido que puede.

El sudor comienza a deslizarse por su rostro mientras abandona el núcleo del municipio y avanza por las calzadas que enlazan el viñedo donde vive. Sus muslos arden y sus pulmones trabajan a marchas forzadas. Pero no puede parar. Lo que más desea es ver a su mujer, sana y salva. Necesita estar con ella o no estará tranquilo. Su corazón bombea a un ritmo frenético, en parte por la carrera, en parte por el miedo a que algo malo pueda pasarle a su familia.

Cuando llega a los alrededores de su casa, se da cuenta de que sus temores no tenían fundamento. Los hombres del edil no están allí.

Está ocurriendo algo peor.

La agitación es excesiva en las inmediaciones. Gritos, alaridos de dolor, llantos agónicos, ruidos desconocidos para él… ¿Bandidos? No. La guardia del señor de la villa habría acabado con ellos. Hay muchos hombres con cascos puntiagudos. Prisco no entiende qué está ocurriendo, pero se da cuenta de que el nerviosismo que sentía hace unos momentos era una minucia comparado con el terror que lo invade ahora. Siente el calor del miedo concentrarse en su pecho.

—¡Sentia! —grita mientras corre en dirección a su hogar. De reojo ve cómo un hombre combate contra uno de los invasores. Bueno, lo intenta, porque este no tarda en rajarle el estómago con su espada curvada—. ¡Naevia!

Prisco llega a su domus. Ve que la puerta está abierta, y siente en su estómago un dolor que no había sentido hasta ahora. Deduce que los asaltantes han entrado en su hogar. Sin perder un segundo, atraviesa el portal.

—¡Sentia! ¡Naevia! —grita de nuevo.

Solo escucha el llanto de una niña. Naevia… Su hija… Su hija está viva… El alivio que siente es titánico, aunque no tarda en volver a preocuparse. Corre hacia el triclinium, lugar del que provienen los ruidos.

Se encuentra con su hija acorralada en una esquina. Agarrada a sí misma, con sus pequeños mofletes empapados en lágrimas. Ante ella, un hombre que a Prisco le parece gigantesco, juega a asustarla acercando su espada y burlándose de ella.

En ese momento, Prisco ya no siente miedo. El instinto protector ha devorado todo el terror, se ha transformado en agresividad. Coge una vasija cercana y la revienta contra la espalda del invasor. Es la vasija que guardaba desde pequeño. Aquella en la que su padre guardó el primer vino que fabricó. Pero a Prisco no se le ocurre mejor uso para aquellos preciados recuerdos que el de salvar a su niña.

El hombretón cae al suelo tras el impacto. La espada se le cae de la mano. Comienza a levantarse algo aturdido, pero Prisco no le da tiempo para reaccionar. Se lanza hacia él. Lo agarra del cuello empujándolo contra la pared. Aprieta con todas sus fuerzas. El hombre le da dos fuertes puñetazos en la boca del estómago para que lo suelte, pero Prisco no siente nada y no deja de apretar. Está totalmente empeñado en salvar a su hija.

El asaltante decide entonces copiar la agresión que está recibiendo y pone sus manos alrededor del cuello de Prisco. También aprieta. Empuja al comerciante. Su mayor fuerza hace que Prisco caiga de espaldas, con el agresor sobre él. Ahí, en el suelo, ambos continúan apretando. Prisco se asfixia, ni una gota de aire es capaz de atravesar su garganta. Sus fuerzas comienzan a diluirse. No va a aguantar mucho.

De repente, los ojos del hombre que le está agrediendo se tornan blancos. Le suelta la garganta y se desploma encima de él. No sin esfuerzo, Prisco consigue quitarse ese cuerpo inerte de encima. Frente a él, aparece a otro hombre con su espada manchada de sangre. Le tiende la mano para ayudarlo a levantarse y Prisco agradece aquel apoyo.

—¿Estás bien? —pregunta el hombre que acaba de llegar en el momento oportuno.

Prisco no contesta. Se acerca a su hija, se agacha y la abraza con todas sus fuerzas.

—¿Y mamá? ¿Dónde está mamá? —pregunta Prisco.

—Se la han llevado… Los hombres malos se la han llevado —dice la pequeña con todo el coraje que una niña de ocho años puede reunir.

Prisco coge la espada caída en el suelo, con la intención de salir a recuperar a Sentia. El hombre que le ha salvado la vida le agarra del brazo, impidiéndoselo.

—Eh, ¿dónde crees que vas? —pregunta el soldado, ataviado con una armadura de placas que lo identifica como un militar del ejército romano—. ¿A suicidarte? —Mira a la niña y Prisco entiende. No puede dejarla sola—. Ya se han marchado. La guardia urbana los ha expulsado.

—¡Se han llevado a mi mujer! —se lamenta Prisco—. ¡Tengo que recuperarla!

Su interlocutor resopla. Opta por ser sincero. Sabe que lo que va a decir le va a doler mucho a Prisco, pero puede que sirva para que asuma la situación y que se quede en su casa. Eso salvaría su vida. Y la de su hija.

—Mira, chico… Si se la han llevado, poco puedes hacer tú solo. Los dacios están bien organizados. El emperador Domiciano está preparando un ejército para combatirlos. Espera que los derrote y entonces…

—¿Y entonces qué? —se rebela Prisco—. ¿Tengo que esperar sabiendo que cada día cientos de bárbaros la estarán…? —Se calla. No quiere que su hija escuche aquellas palabras. Él tampoco quiere pensar en su esposa siendo violada repetidamente. No puede soportar esa imagen. Por ello, toma una decisión—. Voy a ir a Dacia.

—Te he dicho que no puedes hacer nada tú…

—¡No voy a ir solo! —replica Prisco—. Tú eres del ejército, ¿no? ¡Ayúdame a formar parte de él! Iré con el ejército a Dacia. Y allí, la recuperaré. Por favor… Habéis llegado tarde para salvarnos de este ataque, ayúdame al menos a corregir las consecuencias de vuestro retraso.

—No hemos podido acudir antes, los ataques dacios en Moesia se han vuelto impredecibles —se excusa el militar—. Pero…, creo que podrías encontrar un hueco en el ejército —informa, dispuesto a ayudarle—. No tienes la disciplina necesaria para formar parte de los legionarios, pero te podrían aceptar como auxiliar.

—Te lo agradezco —concede finalmente Prisco. Ni siquiera le ha agradecido que le salvara la vida—. Además, no me queda otro remedio. Si los dacios se han llevado nuestras mercancías, no me queda nada con lo que comerciar. Necesito el pago que recibiré como soldado para mantener a mi familia, una vez consiga recuperar a mi esposa.

—Lo que propones es muy imprudente, chico. Y arriesgado. Ni siquiera sabes si encontrarás a tu esposa. Ni si estará viva para cuando llegues a Dacia. ¿Tanto la amas como para arriesgar tu vida?

Prisco siente que le retumba el corazón. Sí, tanto la ama.

—No estoy arriesgando mi vida, créeme —dice Prisco, convencido—. Porque, sin ella, para mí es como si ya estuviera muerto…

El soldado ríe. Piensa que los arrebatos de juventud de Prisco no le van a traer nada bueno. Él es veterano y cree que entiende más de mujeres y pasiones. Pero, en fin, también anhela ese fervor juvenil que dejó atrás hace mucho.

—Yo te ayudaré a incorporarte al ejército —afirma el hombre—. Pero, aun así, queda un problema que resolver.

El soldado mira a la pequeña, entre los brazos de Prisco.

—Ella vendrá conmigo —afirma Prisco, poniendo fin a aquel problema.

—¿Te la llevarás a la guerra? —pregunta el militar sorprendido—. Eres más imprudente de lo que pensaba, chico…

—No tengo ningún sitio en el que dejarla…

Entonces, Prisco piensa en la madre de Sentia. La abuela de Naevia no ha hecho aparición, ni siquiera tras el fin de la batalla. Sabe lo que se va a encontrar cuando recorra el resto de habitaciones de la casa: una anciana sin vida.

—Yo puedo encargarme de ella —ofrece el soldado, aunque se corrige inmediatamente—. Mi esposa, quiero decir. Vive en Roma. Puede encargarse de tu niña. No estará más a salvo en ningún otro lugar.

—¡Naevia se viene conmigo! —decide Prisco, cargado de instinto protector.

—No la dejarán entrar en los campamentos militares. Podrá acompañar, con suerte, a los que siguen el campamento. Pero si quieres que tu niña acabe como una prostituta para saciar los instintos de los soldados en guerra, tú mismo.

—¡Encontraré la manera de que esté a salvo!

—Te repito que no estará en mejor lugar que en Roma, chico. Y a cambio, solo te pediré una parte de los denarios que ganes como soldado. Y tú podrás ir tranquilamente a por tu esposa. Los dos ganamos.

Prisco lo mira desafiante. ¿Debería fiarse de él? Separarse de su hija es algo tan… doloroso. ¿Y si le pasa algo a su niña mientras él está fuera? No podría perdonárselo jamás. Pero también sabe que llevarla a la guerra no lo convierte precisamente en un buen padre. ¿Qué debe hacer Prisco?

¡Votación finalizada! Puedes seguir leyendo el capítulo siguiente para ver si tu opinión coincide con la de la mayoría de los votantes. ¡Y no olvides votar en el último capítulo actual cuando llegues a él!

MI NUESTRA HISTORIA – No leas; decide

arrib

Ahí voy con otra iniciativa literaria con la que pretendo que mi próximo libro sea menos mío y más de todos nosotros. Mi próxima historia será abierta: iré publicando cada capítulo y al final de él propondré una votación para que vosotros decidáis el devenir de la narración. El objetivo, que dejéis de ser espectadores literarios para convertiros en protagonistas, permitiendo una mayor interacción y empatía con los personajes.

Para ello, retomo el género histórico. De ahí que a esta iniciativa la llame Mi nuestra historia, además de porque la historia vaya a ser nuestra al ser participativa (si es que yo cuando hilo…). Tratará sobre Prisco, un comerciante de vino cuyo destino pondrá a prueba el amor que siente por su esposa Sentia y su hija Naevia en pleno Imperio romano.

PROMO

Lo suyo es que participéis a través de la aplicación móvil de Android, que para eso me la he currado. Ahí estará todo bien organizado y además os llegará una notificación cuando se cuelgue cada nuevo capítulo y cuando estén los resultados de las votaciones. Podéis encontrarla en Play Store si buscáis “Jon Ícaro”. Además ahí también estaréis al tanto de mis movimientos y podéis chatear conmigo y todas esas cosas molonas que permite la APP.

Aunque, para los que no soláis usar aplicaciones y en honor a la fidelidad que os debo, también iré colgando aquí los capítulos y el enlace a las votaciones al final. Así que, no me enrollo más y aquí os dejo el primero. Espero que os guste y os animéis. A ver cómo me cuidáis al pobre de Prisco en esta primera situación complicada. ¡Un saludo!

 

c1

“Los granos de uva revientan bajo los pies de la niña, que ríe al sentir la fruta destrozarse entre sus pequeños dedos. Dentro de la pileta, pisotea repetidamente mientras siente las caricias del zumo sobre su piel. Su felicidad se refleja en su padre. Frente a ella y con los brazos cruzados sobre un pecho henchido de alegría, Aulo Naevio Prisco observa a su hija disfrutar del proceso de pisado.

—¿Lo ves? —dice una voz femenina a sus espaldas abrazándolo desde atrás. A Prisco no le hace falta girar la cabeza para saber que se trata de su esposa Sentia. Sabe que no hay otros brazos en todo el Imperio romano que tengan la capacidad de elevarle al cielo como los que ahora mismo rodean su torso—. No ha sido mala idea cambiar el prensado por el pisado para fabricar el vino. Ella es feliz, y eso es suficiente.

La sonrisa que comparten hija y padres sigue contagiándose de un rostro a otro. Y, sí, lo cierto es que lo que pierden en denarios, lo recuperan en felicidad.

—Además, ya sabes que la uva pisada tiene propiedades curativas que no posee el vino obtenido a través de la prensa —continúa Sentia intentando animar a su preocupado esposo.

—Tampoco tiene su calidad —se lamenta Prisco—. Solo los enfermos se preocupan por la curación del vino. Y esos no trabajan, y por lo tanto no tienen dinero para pagarlo…

—Tranquilo, Aulo. Todo va a ir bien…

El hombre se gira. No puede evitar sentir a su esposa tan cerca y no verla. La aprieta contra sí. Sus labios se funden en un cálido beso que hace que florezca el corazón de ambos.

—Tengo que prepararme para la reunión con el edil.

Sentia afirma con un movimiento vertical de su cabeza. Sabe que Prisco está nervioso por ese encuentro. El futuro de la familia depende de él.

—Yo me encargo de Naevia —dice ella, y deja que su esposo se marche al interior del hogar para prepararse.

Prisco se dirige a su habitación. Se lava el cuerpo con algo de agua lamentando no disponer de una lavatrina para asearse en condiciones. Se echa aceite por un cuerpo que, pese a no estar muy desarrollado, dispone de la musculatura propia de un trabajador de la vendimia. Se pone la túnica e intenta ajustarla a la cintura con la cuerda, pero el nerviosismo le impide completar el nudo.

—¿Te ayudo? —pregunta Sentia, que acaba de incorporarse a la estancia.

—¿Y Naevia?

—Está con tu madre, que intenta quitarle las manchas de uva de los pies. Cuanto más frota, más se ríe nuestra hija, y así es imposible.

Prisco sonríe imaginando la situación. Pensar en su hija es el mejor bálsamo posible para su estado nervioso.

—Yo te ayudo —dice Sentia acercándose a él.

Agarra la cuerda que el hombre tiene en la cintura, pero no para hacer un nudo, sino para retirarla. Le quita la túnica a su esposo y trata de hacer lo mismo con el subligar. Prisco la agarra del brazo antes de que le quite la ropa interior.

—Tranquilo, Aulo —dice ella—. He utilizado una bola de lana para no quedarme embarazada.

—No es eso, Sentia… —Prisco agacha la cabeza—. Creo… que no voy a poder.

La mujer entiende. Está demasiado nervioso para conseguir una erección.

—Perdón, Aulo. Solo pretendía que te relajaras para que fueras a esa reunión más tranquilo.

—Lo sé, lo sé. Y te lo agradezco.

—Tranquilo. Todo va a ir bien, mi amor —asegura Sentia mientras lo ayuda a volver a ponerse la túnica y, por encima de esta, la toga púrpura.

Prisco besa de nuevo a su mujer. Primero en la frente, después en esa nariz respingona tan característica que tiene y finalmente en los labios. Acaricia su mejilla de piel tostada, algo más oscura de lo que suele gustar a los patricios romanos, pero que a él le encanta.

—Vuelvo en un rato.

Se despiden con un fuerte abrazo y Prisco sale de su casa recitando mentalmente las palabras que intentará transmitir al edil. Camina a través de la calzada que lo aleja de las viñas y lo acerca al núcleo del municipio. Avanza por las calles evitando la tabernae, aunque piensa que un buen trago no le iría nada mal. Esquiva a los mendigos, siendo lo más dificultoso evitar el olor que desprenden. Sabe que, si las negociaciones no van bien, probablemente acabe como ellos. Y a él no le importa tener que sobrevivir en tal lamentable estado, pero su esposa y su hija… No. No soportaría verlas así.

Finalmente, llega a la casa del edil, golpea la puerta y no tardan en abrirle.

—Tengo una reunión con el edil del pueblo —dice, intentando sonar lo más amable que puede.

El sirviente asiente y lo invita a entrar. Es guiado a través de la domus y atraviesa un imponente atrio. Siente la mirada inquisitoria de las estatuas de los antiguos gobernantes. Finalmente, llega al tablinum del hogar: el despacho del edil. Se adentra temeroso a la estancia. Dentro, Sexto Menenio Labeo, le espera sentado en una silla curul, presumiblemente de imitación para ensalzar su posición política, pero que aun así intimida a Prisco.

—¡Mi querido Prisco! —saluda el edil e invita al hombre a sentarse—. Yo mismo he probado tu buen vino. Exquisito, he de decir. Al menos antes de que tuvieras que deshacerte de tu magnífica prensa.

Prisco se inclina ligeramente antes de sentarse en el lugar que el edil le ha ofrecido. Sus tripas se remueven ante aquel ataque. Ya le habían advertido de que intentaría sacar a la luz sus debilidades para aprovecharlas.

—Fue una pena, edil —confirma Prisco—. Pero mantenerla costaba más denarios de los que conseguía por ese buen vino.

—Ay, el comercio… —El edil resopla. Disfruta más organizando fiestas que encargándose de las tareas comerciales—. Parece mentira que Roma sea tan próspera.

—Eso mismo es lo que pienso que dificulta el comercio —se atreve a intuir Prisco—. Ahora todos tienen la oportunidad de comerciar y nos perjudicamos unos a otros.

—Por eso tenemos que exportar y buscar compradores en otros lugares. —Prisco sabe lo que el edil quiere decir. Por eso está ahí—. Los dacios no son tan exquisitos. Compran cualquier vino. Seguro que te darán unas buenas monedas por el tuyo, aunque no haya sido fabricado por el prensado.

—Tal es mi deseo —dice Prisco—. Quiero formar parte de la misión comercial que viajará a Dacia.

—Y yo quiero que lo seas. Quiero lo mejor para todos los hombres de este municipio.

—¿Entonces podré ir? —pregunta Prisco entusiasmado. Participar en ese viaje asegurará su economía. Al menos un año más. Él no puede viajar solo a Dacia, no sin la escolta que lo proteja de los asaltantes y que no puede pagar.

—Bueno, ya sabes que hay unas condiciones que…

—Lo sé, lo sé —interrumpe Prisco—. Tengo todos los permisos. Me he encargado de ello.

—¿Y el pago necesario para participar? —pregunta Labeo arqueando una ceja. Sabe que Prisco no tiene los suficientes denarios para abordarlo.

—Lo haré cuando regrese. He hecho cálculos. Revisados por muchos de los sabios del municipio. Ganaré lo suficiente para pagar los impuestos una vez vuelva…

—Ay, Prisco, Prisco… —El edil se acaricia su propia barriga, prominente como la de casi todos los hombres de poder que no pasan hambre—. Pero no puedo permitirte participar si no cumples las condiciones. ¿Qué ejemplo daría yo?

—Pero, ¡necesito viajar! —suplica Prisco. No tiene otra alternativa para conseguir dinero. Ha pensado en otras opciones, pero sabe que no son viables.

—Podría darte permiso, sí, pero eso supondría hacer algo excepcional por ti. —Una sonrisa perniciosa comienza a dibujarse en el mofletudo rostro del edil—. Entonces, tú tendrías que hacer algo excepcional por mí.

—¡Lo que sea! —afirma Prisco, desesperado.

—Se comenta que tienes la esposa más bella del municipio… —A Prisco se le revuelven las tripas. Siente un calor repentino que le invade el cuerpo. Cree saber lo que Labeo va a decir. Ruega mentalmente a Júpiter que no sea lo que está pensando—. Una noche con ella a cambio de dejarte participar en la ruta comercial a Dacia sería algo apropiado.

Algo estalla dentro de Prisco. Siente una bola ardiente salir de su estómago y ascender por su garganta. Quiere vomitar. Se traga la angustia e intenta calmar su corazón, que se niega desbocado. Le duele el pecho solo de pensar en otro hombre disfrutando de su mujer. Pero, si lo piensa bien… No le espera un futuro mejor a Sentia si no consigue vender el vino. La ruina la obligaría a prostituirse. A acostarse con hombres mucho peores que el edil. También sabe que, si se niega, Labeo, despechado, hará todo lo posible para arruinarle la vida. Corazón y cabeza comienzan una batalla digna de los mismísimos dioses romanos. Siente la sangre bombardear sus sienes, incapaz de tomar una decisión.

—¿Qué me dices? —insiste el edil presionando a un confuso Prisco—. No tengo todo el día. Sois muchos los que queréis participar en este evento comercial. Y pocas las plazas libres. Dime, Prisco. ¿Qué decides?

Prisco se ahoga en un mar de dudas. No sabe qué decir. No sabe qué es lo mejor para su esposa. Solo será una noche… ¿Debería permitir al edil disfrutar de su esposa una sola noche para asegurar su supervivencia o debería negarse y condenarla a la pobreza absoluta y a la mendicidad?”

¡Votación finalizada! Puedes seguir leyendo el capítulo siguiente para ver si tu opinión coincide con la de la mayoría de los votantes. ¡Y no olvides votar en el último capítulo actual cuando llegues a él!

AVE CÉSAR, los que van a escribir te saludan

julio césar

Y así, como si el día tuviera más de 24 horas, como si no estuviera ya inmerso en otros proyectos… os cuento en qué voy a derramar tinta los próximos días. Dejo una pista en la imagen de la entrada, pues es uno de los libros que estoy utilizando para pulir el proceso previo de documentación.

Nos vamos de viaje a Roma. De viaje virtual. Efectivamente, lo hacemos con la tecnología de MediTime en lo que, más que una secuela de El sanador del tiempo, me gustaría llamarlo una expansión cuyo título provisional es: El sanador del tiempo +1; Crucifixión.

Un asesino en serie de sacerdotes es capturado y paradójicamente, solo un milagro divino podría salvarle de la ejecución. El interventor Poul Reenberg solicita tiempo para poder demostrar su inocencia. Paradójicamente, es más allá del tiempo donde tendrá que viajar, a la Antigua Roma, para poder buscar las pruebas que está convencido que existen.

Esos serían los primeros compases argumentales. En cuanto a la estructura, voy a aplicar varias cosas aprendidas de vosotros, inestimables lectores, pues sois la piedra que afila a todo escritor:

· Toda la novela tratará sobre una única simulación (o mejor dicho, tensión genética), así se podrá profundizar más en el aspecto histórico. Girará en torno a la Roma de César, siempre desde un punto de vista dinámico pero respestuoso.

· MediTime no solo seguirá en la escena, sino que veremos que los hechos ocurridos en El sanador del tiempo cobran sentido. El futuro de la empresa quedó un poco en el aire y aquí se atarán cabos.

· Se tratará de dar más profunidad a los personajes y a sus conflictos personales, de manera que la obra original servirá para conocerlos y estas expansiones para llegar a lo más interno de ellos.

Y dicho esto, acabo aquí la entrada y me pongo a escribir, que poca cosa hay que me estrese más que tener muchas ideas y no poder plasmarlas. Tengo mucha ilusión en este proyecto.

Y hablando de ilusión, en cada entrada de las que haga a partir de ahora hablaré de un pequeño obsequio personal que daré con cada compra de El sanador del tiempo. Serán tonterías sin importancia pero que demuestren que entre lector y escritor hay algo más que un simple intercambio de páginas. Para empezar, a todo aquel que compre el libro le enviaré una carta por correo postal escrita a mano (siempre que sea en territorio peninsular por razones logísticas) para agradecerle la adquisición y desearle una feliz lectura. Si lo compráis, hacédmelo saber a juanpacheco85@gmail.com.

Un saludo.
¡Que tengáis un felix dies!

Blog de WordPress.com.

Subir ↑