Buscar

Jon Ícaro

Blog del escritor Jon Ícaro

Etiqueta

trucos para vender libros

CÓMO VENDER LIBROS CUANDO NO SE VENDEN LIBROS #3 – Visibilízate como nadie

viral

¿Eres consciente de que tu libro es invisible por muy bueno que sea? Uno de los principales motivos por los cuales nos cuesta tanto vender libros es porque, aunque nos duela, simplemente no existen a los ojos de los demás. Hagamos honor a la verdad, aunque no queramos verlo: si bien es cierto que en general cada vez se venden menos libros, todavía existen esos pocos títulos que, tocados por la varita mágica del fanatismo, se venden como churros. Pero eso, a nosotros, desgraciadamente no nos pasa.

Entonces, ¿cómo hacer para salir de esa  masa informe que no se vende para pasar a ser de esos pocos privilegiados que sí consiguen llamar la atención de los cada vez más escasos lectores? Pues fácil, dándolo a conocer. Una vez que sepa de su existencia, ya llegará la difícil tarea de hacer que le interese. Pero la mayoría de nosotros nos quedamos en este primer y letal eslabón de intentar darle visibilidad a nuestra obra y no conseguimos pasar al siguiente.

Cuando pregunto a la gente qué hace para dar a conocer su libro la respuesta más frecuente es “publicarlo en mis redes sociales“. Ya, como el resto de millones de escritores. Para empezar, la mayoría de la gente no está en las redes sociales buscando una lectura, sino para saciar el gusanillo social, y que les bombardees vendiéndole tu libro no hace otra cosa que interrumpir su ocio. Es más, las publicaciones sobre “este es mi libro” se han multiplicado tanto que ya cansan, el cerebro se aburre de tanto mensaje repetitivo y no causa ningún efecto. Ni siquiera pagando una promoción supuestamente dirigida al público potencial es eficaz esta promoción. Pruébalo. Promociona una publicación de tu libro en Facebook e Instagram y verás cómo pierdes más dinero del que ganas.

Y así con el resto de medidas de promoción que puedas aprender de los miles de libros de marketing literario que hayas podido leer. Todas están demasiado usadas, cansan a la gente, generan indiferencia en el mejor de los casos, cuando no molestia. Hazte a la idea, no te va a funcionar nada que ya hayan hecho millones de personas antes para visibilizar tu libro.

¿Qué es lo que hay que hacer entonces? Pues lo contrario: aquello que no haya hecho nadie. O casi nadie. “Eso es muy fácil decirlo, Jon”. Lo sé. Pero es precisamente por eso que te va a funcionar. Si fuera fácil lo haría todo el mundo y todos los cerebros de tus lectores ya estarían insensibilizados contra eso. Pero ahí van un par de consejos para ayudarte a conseguirlo:

· Enfócate en tu libro: ¿qué tiene de especial tu obra? Y no me digas que nada, porque entonces mal vamos. Dentro de tu libro está la respuesta. En sus páginas encontrarás la forma en la que puedes hacer algo especial y único para hacer que sea visible. Por ejemplo, yo ahora con la serie Cats & Books estoy enfocado en los gatos. ¿Por qué no dejarlo en salas de espera de veterinarios? Ahí hay mucha gente esperando sin nada que hacer y no tengo libros que compitan conmigo en esa sala para que lo conozcan. ¿Y por qué no llegar a un acuerdo con tiendas de artículos para mascotas? Ellos me dan descuentos para mis lectores y así me acerco a ellos ofreciéndoles algo que puede interesarles, y a través de “ese favor” consigo que me conozcan. ¿Sale algún restaurante en tu novela romántica? ¡Llega a un acuerdo con él! ¿Aparece algún lugar real en tu historia? Haz una presentación allí encubierta en forma de excursión con actividades, que siempre atrae a más gente… Los poetas lo tenéis más sencillo, simplemente salid a un lugar de la ciudad a recitar, en plena calle.

En resumen: haz lo que nadie hace y no pierdas tiempo en lo que hacen todos.

· Busca la viralización: deja de perder tiempo buscando formas de promocionar que ya están más que quemadas y dedica esa energía a aprender cómo viralizar tu contenido. Lo sé, que algo llegue de manera repentina a las masas tiene mucho que ver con la suerte, es cierto. Pero hay ciertos patrones que se repiten, aspectos que puedes utilizar para atraer ese golpe de suerte. Aplicar las medidas de promoción archiconocidas te puede hacer ganar unas ventas puntuales, crecer poco a poco,  pero los grandes logros llegan a través de la explosión. Aprende la ciencia (quizás mejor dicho arte) de la viralización. Hay muchos manuales sobre ello, y es infinitamente más eficaz que la promoción repetitiva. Requiere de ingenio y suerte, pero también hay mucha parte que se puede estudiar. Siempre hago hincapié en que la época en la que más vendí fue cuando acusaron a El sanador del tiempo de plagio de Assassin’s Creed. Nunca he vendido en un mes tanto como en esa ocasión. Fue algo fortuito, cierto, ¿pero podría haber hecho algo yo para que ocurriera? Ahí dejo el fantasma de la viralización.

Si quieres llegar a las masas, olvídate de la limitada promoción constante y fórmate en el arte de la viralización.

En conclusión, hay que hacerse visible pero con medidas que ya no estén tan utilizadas que el cerebro de tus lectores ya se hayan adormecido ante ellas. Para ello, hay que ser creativo y original (y valiente). No te centres en miles de medidas (casi) ineficaces y busca el pez gordo que hay dentro de tu libro.

Como sabéis, aquí tenéis el índice con el resto de consejos para vender libros cuando no se venden libros por si os habéis perdido alguno.

Nada más por hoy, ¡nos vemos las instacaras en @icaro_jon!

CÓMO VENDER LIBROS CUANDO NO SE VENDEN LIBROS #1 – La presentación

monelibros

¿Has hecho ya la primera presentación de tu libro? ¿Y has visto lo vacía que estaba la sala? Lo primero en lo que uno piensa para empezar a vender cuando ha publicado un libro es en la presentación. Evidentemente, hay que presentar a la criatura en sociedad. Pero esta iniciativa ha ido mostrando a lo largo del tiempo una tendencia derrotista. Cada vez son menos los asistentes y todo el catering preparado para tan importante momento se queda prácticamente sin tocar. Y no son pocos los compañeros que, tristemente, he visto tener que suspender una presentación por falta de audiencia.

¿Por qué pasa esto? Todo desastre tiene un origen múltiple, pero todos ellos desembocan en una consecuencia principal: la gente se aburre. No me imagino a nadie diciendo “eh, vaya planazo, una presentación de un libro este sábado, ¿te vienes?”. Si el autor es reconocido, puede tener cierto tirón, pero salvo que ya tengas algún bestseller va a ser muy difícil que consigas convocar asistentes, aunque tengas el respaldo de una editorial, te lo aseguro. Piénsalo, es más apetecible para el común de los mortales quedarse en el sofá viendo Netflix.

¿Por qué iban a ir a ver a un desconocido presentar un libro que ni siquiera saben si les interesa? Dejémonos de egolatrías, todos sabemos que nuestro libro es el mejor, pero eso no va a atraer a la gente a tu presentación, por mucho que hayas empapelado la ciudad con carteles. Tienen mejores cosas que hacer que ir a ver a alguien hablar de sus cosas. Así que, la clave está en convertir la presentación en algo divertido. Ni siquiera la llames así, o generarás rechazo. Inventa un juego alrededor de tu obra.

Yo, por ejemplo, conseguí las presentaciones más exitosas cuando hice un trivial con preguntas de mi libro GÀTA. Hacía cuestiones y los asistentes conseguían puntos si las adivinaban, y el ganador se llevaba un ejemplar. Abría con la pregunta “¿A qué edad normalmente se casaban las mujeres en la Antigua Grecia?”, y eso me daba pie a comentar un dilema moral que tuve al crear la historia: ¿mantener el rigor histórico a pesar de que la protagonista tendría que ser menor de edad y casarse con alguien 20 años mayor o adecuarlo a nuestros tiempos? Y así con todas las preguntas, las utilizaba para comentar algún aspecto de mi historia mientras se picaban jugando. Gustó tanto que vi a gente repetir presentaciones, y eso me hizo que tener incluso que cambiar las preguntas.

Otros se curran una especie de Escape Room temática en la sala… Yo qué sé, piensa en la temática de tu libro y encontrarás alguna forma de hacer un juego. También los hay que, si la historia está ambientada en su ciudad, hacen una visita guiada por los escenarios de la obra. Esas cosas me parecen genialidades, y atraen a la gente hacia tu libro.

Otro de los aspectos por los que la gente no acude a las presentaciones por la sensación de la obligación de comprar el libro. Existe una ley no escrita que dice que hay que recompensar el esfuerzo del autor de presentarlo comprándoselo. Eso hace que la gente prefiera evitar la mala sensación de irse de allí sin adquirirlo no acudiendo. Deja claro desde el principio que la compra no es obligatoria. Yo por ejemplo, digo directamente que lo regalo (en versión digital), para eliminar ese lastre. Para quien lo desee, anoto su dirección de correo y luego se lo envío en epub o PDF. ¿Qué puedes perder, diez ventas? Pero ganarás evangelistas. Para que tu libro se mueva es necesario que alguien lo lea y lo recomiende. Además, te harás con una buena base de direcciones de correo para promocionar futuras obras.

Ya sabes, dale un giro de tuerca a los métodos tradicionales y la tendencia de tus ventas también se invertirá para bien. Recuerda que aquí tienes el índice donde recopilo todos los trucos actualizados que voy comentando.

Seguimos en contacto. ¡Nos vemos las instacaras en @icaro_jon!

CÓMO VENDER MÁS LIBROS EN AMAZON (caso real y en directo) – Índice

fotoOs invito a entrar en casa y seguir en vivo 
el proceso de promoción de GÀTA

 

¿Cómo puedo vender más libros en Amazon? Muchos me hacéis esa pregunta a menudo. Incluso mi reflejo en el espejo me la hace a diario tirándose de los pelos. Aunque en ocasiones publico algunos trucos (lo hago cada vez que me emociono creyendo que he encontrado el mapa del tesoro), he decidido hacer de forma ordenada un listado de trucos que pueden ser más o menos útiles.

Y lo haré aprovechando que comienzo con la promoción de GÀTA, por lo que la aplicación de los consejos y de sus resulados serán retransmitidos en vivo y en directo, en una especie de reality en el que compartiré mis aventuras y desventuras. Me obligo así a no abandonar esta historia a la que le tengo muchas ganas y, de paso, servirá para realizar esta especie de experimento que espero que sea útil para todos y del que podáis sacar muy buenos apuntes para vuestros casos personales.

Ah, utilizaré esta entrada como índice para reunir los enlaces a los posts donde periódicamente publique las medidas promocionales adoptadas. ¡No la perdáis de vista!

  • AQUÍ IRÁ UNA LISTA CON LOS ENLACES A LOS TIPS PUBLICADOS A PARTIR DE AHORA (¡cuando los haya!)

Sirva como aviso que no soy ni una autoridad ni un gurú en esta temática, y que no creo que exista un modus operandi o protocolo certero. Es más, la época dorada en la que vendía a discreción (lo que vino a ser unos pocos y fugaces días que jamás se repitieron), la conseguí porque me habían acusado de plagiar Assassin’s Creed con El sanador del tiempo. Como veis, una medida ni premeditada ni calculada.

Yo comencé en esto de la publicación a través de la plataforma digital de La casa del libro, con una novela histórica titulada Leukante, bajo el seudónimo J.F. Kastro. ¿Habéis pasado vosotros ya por esa sensación de me voy a comer el mundo y después escuchar el viento correr al ver el registro de ventas? Pues eso, primer hostión. Todo queda dicho. Cada vez sois más los que sois conscientes de que vender libros es ultramegacomplicado antes de publicar, pero yo era parte de esa masa ilusa que creía que bastaba con tener un libro en el mercado, para, al menos, vender unas pocas unidades. Después me di cuenta de lo complicado que era incluso quitar el cero a las ventas mensuales…

Pero con esa mentalidad triunfadora de unas veces se gana, y otras se aprende, descubrí el universo Amazon. Y decidí volver a intentarlo con El sanador del tiempo. Para mí, eso no es un libro: es una escuela. Amazon es un mundo literario aparte y con esa historia me desvirgué en él. Para entonces, ya sabía y era consciente de que tenía que mover mi libro, pero no sabía cómo hacerlo. De cada cien cosas que intentaba, solo funcionaba una. Volqué en él el aprendizaje de varios libros de marketing, y no diré que estos son inútiles, pero sí que, de nuevo, solo el 1% de lo que hay escrito en ellos es eficaz. Mientras mi paciencia se desangraba, sobrevivía con la transfusión que eran esas gotitas de emoción que me proporcionaba no ya cada venta, sino el hecho de que algún desconocido leyera (y hasta disfrutara) de mi libro.

Después descubrí que en Amazon el éxito es inesperado, pero que tienes que remover cielo y tierra para que este tenga una posibilidad de llegar a él. Alcancé en dos ocasiones el Top10 en ciencia ficción, y se desvaneció en cuanto el tiempo me impidió seguir peleando por mi obra. Y descubrí también que las acciones más eficientes todavía no están escritas en ningún manual de marketing. Ahí es donde creo que puedo aportar algo con mi experiencia. No os diré cómo vender de manera matemática, pero sí os comentaré qué cosas me funcionaron no para que las repliquéis, sino para que sepáis cómo conectar con la inspiración que hará que funcionen las vuestras propias, pues para cada libro y cada autor todo es diferente. Y todas, absolutamente todas las acciones de éxito, se rodean de la emoción.

Pero antes de llegar a ese entendimiento, publiqué El corazón del aedo a través de Ediciones B. Pensé que con una editorial, con un equipo de expertos velando por mi obra, las cosas serían más fáciles. Y tuve que estar 40 días y 40 noches divagando por las sombras del mercado literario para descubrir una cosa: nadie va a cuidar mejor de tu libro mejor que tú. Y en ese sentido, la autoedición es una bendición.

Entonces, creyendo que había descubierto los hilos que manejaban la venta de libros, autopubliqué En el nombre de Eva. Desde el principio enfoqué esta novela con la intención de no perder ni un segundo en el 99% de cosas que había probado antes y no funcionaban, y concentrar ese esfuerzo temporal en el 1% que sí. Con ese reparto, tenía que forrarme sí o sí. Y es ahí donde tuve mi segunda gran revelación: no puedes crear un libro esbozado sobre un plan de ventas. No una novela, al menos. Eso, quizás, para los libros técnicos. ¿Por qué? Porque en el momento que las vías sobre las que avanza tu historia son un mísero aprendizaje comercial y no el propio corazón de su autor, el fracaso es absoluto. Por mucho que estés utilizando técnicas que te hayan funcionado anteriormente. Se vuelven vacías. Cada libro es un mundo y requiere sus propias acciones. Y de ahí, el progresivo abandono de esta novela. Tengo demasiadas heridas con ella respecto a mí mismo para poder encontrar el camino de vuelta a casa e imprimirle la energía necesaria.

Recientemente he publicado GÀTA, porque en mi amor a los gatitos he encontrado esa chispa que me hacía falta para seguir avanzando por este camino literario desde la emoción. A pesar de que todavía no he comenzado (casi) a promocionarla como merece por falta de tiempo, los primeros resultados son prometedores. Puede que se deban al reflujo de todo lo que ya llevo a mis espaldas, pero prefiero pensar que simplemente son nuevos vientos favorables para este nuevo proyecto que prefiero abordar desde cero. Ilusión no me falta, ideas tampoco. Os las iré comentando una a una para que seáis partícipes en esta especie de manual de marketing en vivo. Espero que a alguien pueda serle útil.

Un saludo, ¡y vamos allá!
¡Nos vemos las instacaras en @icaro_jon!

DESMONTANDO EBROLIS – ¿Gato por libro?

ebrolis

Como todo buen escritor que pretenda sobrevivir a la jungla de papel, siempre trato de buscar formas de visibilidad. Antes me avergonzaba reconocer que constantemente estoy buscando promoción, pero la cruda realidad me ha enseñado que, si amas tus libros, tienes que estar continuamente apostando por ellos intentando aprovechar cualquier mínima oportunidad de sacarlos a flote.

Una de esas opciones para acceder al público que había tenido siempre en la recámara había sido ebrolis. Se trata de una plataforma que tiene un gran impacto sobre la literatura digital (o eso se dice). Se basa en recopilar títulos de calidad contrastada a precios muy bajos o de oferta, lo cual suena muy apetecible para los lectores. O, al menos, eso es lo que yo tenía entendido.

Con motivo de la reedición de El sanador del tiempo: Los capítulos originales, decidí contactar con la plataforma para ver si había alguna opción de aparecer en ella. A mi entender, aunque puede que con esa distorsión con la que un padre ve a un hijo, el libro cumple los requisitos. Tiene reseñas positivas, no muchas pero sí de calidad, tanto dentro como fuera de Amazon. Ha llegado a estar en el Top10 de viajes en el tiempo y en el Top25 de ciencia ficción. Y en cuanto a los términos económicos, para celebrar esta reedición he decidido dejar su precio en 0,99 € durante el mes de octubre.

Decido entonces enviar mi propuesta junto a una buena dosis de ilusión en el remite y la respuesta que recibo es, básicamente, que están saturados y que solo se dedican a publicar a autores que optan por la opción premium. Vamos, la de pago. Que, ojo, lo entiendo y reconozco que su trabajo debe ser remunerado, pero aquí llega mi primera decepción: publican aquello que llena su cuenta corriente. El filtro de calidad aquí se vuelve un poco laxo y, para mí, siento que esta plataforma pierde una de las grandes características que la identifican: su capacidad de recomendar libros por su contrastada calidad. La ley del dinero, que se dice.

No obstante, me dan una alternativa. Si consigo que 30 amigos se registren en la página (para lo cual me dan un link personalizado y un contador muy bien traído), publicarán mi libro; eso sí, en el fondo del fondo de las páginas y correos. Vamos, que si trabajo para ellos de comercial, en deferencia, me incluyen discretamente en su base de datos. Lo cual me lleva a una segunda cuestión: ¿tan necesitados están de registros que utilizan estos medios tan poco respetuosos con los autores convirtiéndolos en evangelizadores suyos por unas migajas? Al final va a ser que ebrolis no tiene una base de aficionados tan potente como proclaman.

Todo esto son conjeturas y sensaciones, por supuesto, pero algo me dice que ebrolis no es lo que dice ser y que su amor por el papel no se refiere a las hojas llenas de tinta, sino a ese que se imprime en forma de moneda. Y vosotros, ¿habéis probado a promocionaros con esta plataforma? ¿Cómo os ha ido? De verdad que estoy muy interesado en conocer opiniones ajenas, porque todo el respeto que tenía por esta página se está esfumando en 3, 2, 1…

Nada más por hoy.
¡Nos vemos las instacaras en @icaro_jon!

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑