Buscar

Jon Ícaro

Blog del escritor Jon Ícaro

CLEOPATRA: ¿HÉROE O VILLANA?

¿Qué te sugiere el nombre de Cleopatra, la última reina de Egipto? Cuando aprendo sobre algún personaje histórico, en seguida sé si estaría de su lado o contra él; juego a imaginarme en su época, luchando por su causa o tratando de impedir sus objetivos. Pero con Cleopatra, tengo sentimientos encontrados. Pongámonos en situación.

Cleopatra viajó por primera vez a Roma de niña cuando su padre, el faraón Ptolomeo XII tuvo que escapar de Egipto tras haberse descontrolado su gobierno. Que te expulsen en plena infancia, imagino que tiene que marcar. Con la ayuda de Roma, Ptolomeo pudo regresar finalmente al trono egipcio, aniquilando a su hija Berenice (hermana de Cleopatra, otro trauma más) en el proceso. Y cuando el faraón decidió que ya no estaba en situación de gobernar, nombró a dos de sus hijos, Ptolomeo XIII y Cleopátra VIII Thea Filopátor como corregentes.

Los dos hermanos no se llevaban especialmente bien, y ya sin un padre que les diera una buena regañina, comenzaron a gobernar cada uno por cuenta. Esto llevó a una más que previsible guerra civil. Y Ptolomeo, que era solo un niño pero contaba con la ayuda de los principales mandos militares, se impuso a su hermana mayor Cleopatra, que tuvo que recluirse en el palacio de Alejandría.

Pero todo cambió con la llegada de César. Julio César perseguía a su máximo rival, Pompeyo, que a su vez trataba de buscar ayuda en Egipto tras haber sido derrotado en Farsalia. En esta persecución, César se encontró con una guerra civil en el Nilo. Cleopatra sedujo al general romano, lo puso de su lado, y con su ayuda logró recuperar el trono y finalmente gobernar Egipto. Para celebrarlo, se embarcaron en un crucero de pasión por el Nilo donde presuntamente Cleopatra quedó embarazada. ¿Fue esto una verdadera historia de amor? ¿Se enamoró realmente Cleopatra de César… o más bien de su ejército?

En cualquier caso, César acabó volviendo a Roma y en ningún momento reconoció públicamente al pequeño Cesarión, a pesar del empeño de la faraona. Por ello, se vio obligada a casarse con su otro hermano, Ptolomeo XIV, para fortalecer su posición en Egipto. Tratando de remediarlo, Cleopatra organizó un viaje a Roma. No podía permitir ese menosprecio hacia su hijo. ¿Lo hizo realmente por orgullo de madre? No olvidemos que, si conseguía reconocer a su hijo Cesarión como heredero de César, este podría llegar a ser el dueño de medio mundo.

Los planes no salieron como Cleopatra quería. De hecho, puede que hasta su visita a Roma sirviera para alimentar la conspiración que acabó con la vida de César, y tuvo que volver a Egipto con las manos vacías, donde promovió el asesinato de su hermano para gobernar en solitario.

Aunque regresó a Egipto, siempre tuvo puesto un ojo en Roma. Trató de apoyar a Octavio y Marco Antonio, que se enfrentaban a los asesinos de César (enviando una flota que no llegó por una tormenta). Y cuando Marco Antonio se quedó con el control de la parte oriental del Imperio romano, hizo todo lo posible para aproximarse a él. Se dice que el romano ya se había enamorado de ella en su primera visita a Roma durante el exilio de Ptolomeo XII.

La relación entre Marco Antonio y Cleopatra está definida como una de las más románticas de la historia. Pero ¿acaso no pretendía la faraona simplemente repetir su estrategia con César? ¿No buscaba solo emparentarse con uno de los hombres más poderosos del mundo?

Tampoco esta vez sus pretensiones tuvieron un buen final. Marco Antonio y Octavio, otrora aliados, acabaron enfrentándose entre sí. Y el final de esta contienda ya lo conocemos. Un drama absoluto, derrota de Marco Antonio y suicidio conjunto de los dos enamorados a lo Romeo y Julieta; de ahí que su relación con Cleopatra se haya convertido en el paso del tiempo en leyenda y sea tan conocida y admirada.

Pero ¿no fue realmente todo desde el principio una manipulación que nunca terminó de salirle bien a la faraona? ¿No fue una estratega militar y sentimental sin escrúpulos siempre con un interés político evidente que acabó volviéndose contra ella cual karma?

Sin duda Cleopatra es un personaje admirado por muchos de los que disfrutamos la historia. Tampoco debemos menospreciar nunca su inteligencia y su capacidad política. Pero ¿es realmente la leyenda que resuena en nuestras cabezas o solo fue una ambición desmedida y manipuladora? ¿Tú qué opinas?

Si quieres profundizar más en este enigmático personaje, y disfrutar de este bonito dilema, te recomiendo La Reina del Nilo, una excelente novela de Margaret George sobre Cleopatra muy bien documentada y escrita, que además puedes encontrar aquí casi a mitad de precio en su versión de bolsillo.

Un saludo, ¡nos vemos en breve con más historias sobre la historia!

LA TETERA AMARILLA – De la burla a la victoria de Renault

¿Alguna vez se han burlado de ti por hacer algo de forma diferente a los demás? Enhorabuena, porque entonces estás en el camino hacia el éxito. O eso es lo que se puede aprender del debut de Renault en la Fórmula 1. Porque este equipo, al que adoro, es mucho más que Fernando Alonso.

Renault apareció en la mayor competición de automovilismo en 1977 a través del equipo Equipe Renault Elf… y rápidamente se convirtió en motivo de burla y risas en el paddock. Debutó con el Renault RS01, con el que introdujo el motor turbo (que añade un compresor de aire para enriquecer la mezcla de combustible y consumir y contaminar menos) por primera vez en una carrera de F1. Sin embargo, una carrera tras otra, el monoplaza tendía a explotar, y debido a que acababa siempre rodeado de humo blanco, se le apodó “la tetera amarilla”. En su primer año, no consiguió acabar carrera alguna.

Pero ¿se rindió Renault? No, trató de aprender de los errores. Porque el fracaso no es negativo, son las señales que nos indican en qué tenemos que mejorar para alcanzar el éxito, que no es otra cosa que la resolución de un fracaso tras otro. Así, al año siguiente, a finales de 1978 (y tras otra temporada de innumerables abandonos), la “tetera amarilla” consiguió sus primeros puntos con un cuarto puesto en Estados Unidos. El que la sigue, la consigue.

Pero esta bonita historia de esfuerzo y resiliencia no acaba aquí. En 1979 y tras estudiar los errores pasados se evolucionó el RS01 al RS10. Entre otras cosas, se duplicó el turbocompresor. Si el turbo había sido motivo de mofa por sus averías, Renault le añadió otro; eso es confianza en uno mismo.  Y como resultado, el piloto francés Jean-Pierre Jabouille llevó al Renault a la victoria en el Gran Premio de Francia. Su compañero Arnoux, fue tercero y también subió al podio.

Desde ese momento, todos dejaron de reírse de “la tetera amarilla”. El turbo, ya mejorado, suponía una amenaza, y un equipo tras otro acabaron incorporándolo hasta ser un elemento indispensable en un monoplaza de Fórmula 1. Así que, ya sabes. Si se ríen de ti por hacer algo diferente, solo necesitas fe en ti, aprender y mejorar, insistir… y quizás un día, aquellos que se mofaban, acaben copiándote. Y ese es una de las formas más veraces de reconocimiento.

Si eres fan del equipo Renault (ahora Alpine F1) y quieres apoyarlo (y de paso echar una mano a este blog), puedes echarle un ojo a este complemento para ser parte de él.

Un saludo, ¡estamos en contacto!

EL MÉTODO FRIKI PARA CUMPLIR TUS SUEÑOS

¿Estáis conmigo en que la motivación es uno de los elementos más importantes para conseguir lo que deseamos? Pero no es fácil mantenerla siempre alta. Y menos en los tiempos que corren. Como resultado, veo que (la mayoría de) la gente no se siente con ganas de pelear por aquello que resuena en su interior, por aquello que (dice que) quiere. Tendemos a hacerlo todo a última hora y por obligación. Como siempre digo, me da la impresión de que la gente se esfuerza más en huir de lo que teme que en luchar por lo que quiere.

Yo tengo mis métodos particulares para mantener la motivación siempre por las nubes. Y el que os voy a contar hoy, es el más friki de ellos. Ya advertí en la última entrada que mi vida iba a ser un (vídeo)juego. Siempre trato de extrapolar la ficción a la realidad. Y cuando estoy con juegos de aventuras, esto me resulta muy fácil.

Los RPG (rol playing game) se basan en desarrollar personajes a través de distintos atributos. Bien, pues yo lo que hago cuando estoy inmerso en uno de estos juegos es ponerme una tarea diaria para cada uno de ellos, relacionada con el sueño que quiero cumplir. Os ejemplifico. Ahora mismo estoy jugando al Titan Quest, donde el personaje cuenta con 5 atributos principales, y que yo aplico en mi rutina diaria en mi sueño de vivir de escribir:

SALUD: en el juego, hace referencia a los puntos de vida del personaje. En mi caso, me lo aplico a cuidarme en general, por lo que aquí mi tarea diaria se basa simplemente en cumplir mi dieta establecida para mantenerme en forma tratando de comer sano. Porque estar en forma y cuidar la salud es esencial para cualquier objetivo. No vamos a ser productivos si no nos sentimos bien.

ENERGÍA: si bien en el juego este atributo hace referencia a los puntos de magia, yo me lo aplico a la energía de mi estado físico. En este caso, mi tarea diaria se trata de cumplir con mi entrenamiento. Una hora de ejercicio al día te hace estar más enérgico, más despierto y te ayuda a combatir la pereza, y te hace trabajar más animado y con menos cansancio, por lo que… te hace ser más productivo.

FUERZA: en el juego la fuerza es la capacidad de hacer daño, pero en mi sueño como escritor… mi fuerza son mis libros. Cuantos más tenga y mejores sean, más fuerza tendré como escritor y más ganancias podré tener con ellos. Así pues, mi tarea en este atributo es escribir un mínimo de 20 páginas al día.

INTELIGENCIA: en el juego hace referencia a la capacidad de aprender y ejecutar hechizos, pero en mi caso lo asocio a las acciones que me hacen prosperar, lo que se traduce prácticamente en desarrollar ideas de promoción. Por muchos y buenos libros que tenga, de nada me sirven si no sé qué hacer con ellos. Tengo que ser un “poco listo” para adivinar dónde colocarlos, cómo moverlos, todo esto requiere de ingenio y me obligo a tener al menos una idea de este tipo al día.

DESTREZA: y por último, la destreza hace referencia a la capacidad de manejar ciertas armas. Pero en mi caso, puesto que mis armas son las palabras, mi tarea diaria en este sentido es aprender recursos estilísticos, o leer los últimos éxitos, de manera que pueda adquirir más habilidades y aprender de los mejores para escribir cada vez mejor.

Lo sé, todo esto es muy friki. Pero me resulta muy motivador este método, y de alguna manera, día tras día trato de cumplir con todos los apartados y esta especie de juego me hace avanzar progresivamente casi sin darme cuenta. Si os parece divertido y curioso, os animo a practicarlo, personalizándolo a vuestros propios objetivos. O podéis usar cualquier otro método, pero que os dé alas para no quedaros quietos y así crecer y avanzar constantemente. Otro de los que mejor me han funcionado a mí en el pasado es este cuaderno de Equilibra los 7 arquetipos de los chakras, donde hay que anotar una tarea diaria (o varias) relacionada con cada chakra. Y al final, se trata de lo mismo: una forma de avanzar en los distintos aspectos que facilitan cumplir objetivos adictiva.

Así que, nada más por hoy. Que nada os detenga. Encontrad la manera de progresar de una forma divertida y atractiva, porque esa es la clave para conseguir lo que os propongáis. Os animo a ello. ¡Nos leemos!

¿TE TOMAS LA VIDA COMO UN JUEGO?

¿Sois de los que os tomáis la vida como un juego? En mi caso, la expresión “la vida es un juego” es casi literal. Yo me licencié en Biología, confiando en que mi existencia acabaría entre laboratorios y microbios a los que exterminar. Pero no fue así. Os resumo, que muchos ya conocéis esta historia. El caso es que, aunque mi intención era ser biólogo, las oportunidades profesionales no se dieron para ello.

Y mientras trataba de abrirme camino profesional, en el ámbito ocioso disfrutaba de una de mis mayores aficiones: los videojuegos. Siempre han sido fenomenales compañeros de mi vida. Y no sabía que acabarían marcando tanto mi rumbo. A la par que jugaba, escribía historias ambientadas o basadas en el juego que disfrutaba en cada momento, porque me gusta dar profundidad y trasfondo a todo lo que hago; no me considero un jugador ocasional. Me gusta exprimir todo aquello que me rodea y sacarle siempre un poco más de chicha a todo.

De ese modo es como me adentré en la escritura, y en concreto en la novela histórica (gracias al legendario Age of Empires que hizo que adorara la asignatura que más había odiado durante mis años de estudio: Historia). ¿Quién me iba a decir que plasmar en forma de relatos lo que el juego estimulaba en mi mente acabaría llevándome a un modo de vida que adoro?

A modo de aficionado, aprendí sobre el universo literario y conseguí publicar con Ediciones B. Eso me llevó a aprender sobre edición para autopublicar mis propios libros y no depender de editoriales. El tiempo me ha enseñado que no son malas, ni buenas, pero no son para mí; me gusta ser el dueño de mis obras. Y estas habilidades aprendidas me dieron una salida profesional. A día de hoy creo y vendo mis propios libros, y edito para aquellos que quieren publicar los suyos. Y me gano la vida con ello. De una forma que disfruto; trabajar en algo que a uno le gusta es esencial.

Por eso, no maldigáis los videojuegos ni cortéis las alas a los muchachos que están constantemente enganchados; aunque sí, tratad de canalizarles constructivamente esa afición. A mí los videojuegos me han dado lo que una carrera universitaria no ha sido capaz.

Pero a lo que voy. Siento que últimamente me he desconectado de ese camino de la vida. Antes escribía sobre lo que jugaba y jugaba sobre lo que me apetecía. Ahora… escribo sobre lo que vende, y juego… sobre lo que vende también. Siento que me he salido un poco del camino que señalizan los latidos de mi corazón. Sobre todo, ahora que recién he vuelto a mi género preferido, la aventura RPG a través del Titan Quest (y una más que afortunada compañía).

Todo esto, para decir que voy a enderezar este camino. Y que en mi blog va a verse reflejado. Va a haber mucho de videojuegos, y de fantasía. Y que en esta nueva etapa deseo estar más activo por este lugar. Así que, en conclusión, que (como cada vez que tengo una iluminación y se me disparan las ganas de bloguear, aunque luego no cumpla y vuelva a estar desaparecido) espero poder contar con vosotros por aquí más a menudo.

Tengo muchas ganas de abrir una nueva etapa, y este blog y la interacción siempre me ha animado a transformar nuevas ilusiones en proyectos sólidos. Gracias por todo, ¡nos vemos en breve!

BABY-RALLY-BOOM: ¿Rovanperä o Solberg?

¿Pero habéis visto cómo vienen las nuevas generaciones del WRC? Si algo nos ha ofrecido el Rally del Ártico, además de unos espectaculares paisajes con auroras boreales incluidas, es un viaje al futuro del mundo del rally con el jovencísimo Kalle Rovanperä poniéndose líder del mundial y el debut de Oliver Solberg.

Hasta hace bastante poco tiempo, que dos muchachos que no pasan la veintena de años se llevaran el protagonismo de un rally era muy poco probable. Pero sin duda Laponia ha sido sede de un baby-rally-boom que dará mucho que hablar en los próximos años.

Por un lado, Kalle Rovanperä logró el segundo puesto y se sitúa líder en la clasificación. Que sí, que la nieve siempre ha dado cierta ventaja a los pilotos nórdicos y puede que no se vea en otra igual en esta temporada. Pero aun así, que con 20 años y en su segunda campaña en el WRC esté liderando el campeonato, ¡es de locos! Aunque no sé de qué nos sorprendemos, si el año anterior, con pandemia incluida, hizo un debut espectacular en la categoría.

Y en el otro lado tenemos el debut en la categoría reina de Oliver Solberg. Llevar el Hyundai a la meta habría sido ya de por sí un éxito. Pero lo hizo además en una meritoria séptima posición. Y rodando más rápido que muchos de los pilotos más experimentados, consiguiendo, por poner un ejemplo, el tercer mejor tiempo en el cuarto tramo. Que sí, que tuvo errores de novato, pero es que de no haberlos cometido habría que haber pedido un test de antígenos extraterrestres para ver si esta criatura de 19 años es humano o no.

¿Quién crees que tiene un futuro más prometedor por delante? Ambos tienen un gran talento natural (más allá de ayudas parentales y que cada vez empiezan más jóvenes a competir), y no sería muy descabellado pensar en verlos competir por un título entre ellos en unos pocos años. Además, combinan a la perfección como archienemigos. Rovanperä es más frío, formal, comedido. Solberg es más entusiasta, carismático, nervioso. Son dos polos opuestos que sin duda darán mucho juego. En lo personal, considero que Rovanperä llegará a ser un piloto más completo. Puede que en esta opinión influya mi simpatía por Toyota. Pero no he podido evitar contagiarme del entusiasmo de Solberg, de sus ganas de disfrutar sin perder el horizonte de la profesionalidad y el aprendizaje. No sé cuál me genera más empatía. ¿Y tú con quién te quedas?

Si como yo, eres más de Rovanperä y Toyota, puedes apoyar al equipo que apuesta por él aprovechando la oportunidad de hacerte con esta gorra del TGR.

10 RAZONES PARA ENGANCHARSE A LA FORMULA E

¡Ojalá el día tuviera 50 horas para dedicarle a todas mis aficiones! Y es que tengo tendencia a engancharme a cualquier entretenimiento, hasta aquellos que no tienen el éxito esperado como la Formula E. El motivo es que, cuando algo me genera un mínimo de interés, trato de profundizar en ello tanto que al final encuentro los motivos necesarios para quedarme. Y como sé que la Formula E no está triunfando tanto como se esperaba en su origen, aquí os dejo los 10 motivos que yo he encontrado para seguirla, para todos aquellos que quieran disfrutar de esta nueva temporada que empieza este fin de semana.

  1. LA IGUALDAD: lo sé, la Formula 1 es la categoría reina y nos hemos encontrado con una supuesta versión eléctrica… que al final no se le parece en nada. Pero una de sus mayores diferencias es a la vez una de sus virtudes: la igualdad entre equipos y pilotos. Reconozcámoslo, llevamos unos años más bien aburridillos con el dominio de Mercedes en la F1. En cambio, en la Formula E todos los equipos comparten el mismo chasis. Y a mí eso de competir en igualdad de condiciones, en cualquier ámbito de la vida, me pone.
  2. EL FANBOOST: es la única competición donde la opinión de los aficionados puede influir en la carrera con el llamado Fanboost. En él, puedes votar y los tres pilotos con más votos reciben un extra de potencia. Además, te indican cuándo están usando este apoyo, y oye, ver que consiguen un poco de ventaja gracias a tu intervención, pues tiene su atractivo.
  3. LA EMOCIÓN: en la primera temporada, el campeonato se decidió por un punto, y en la segunda por dos… Posteriormente el dominio de Techeetah ha ido desintegrando estos finales de infarto, pero en la Formula E, la opción de ver un campeonato muy apretado y emocionante siempre está ahí.
  4. MERCEDES: que el todopoderoso equipo Mercedes se haya metido en la Formula E tiene su morbo. En su primer año no le fue mal, tercera posición en equipos y Vandoorne consiguiendo el subcampeonato de pilotos. Pero todos esperábamos más. Y todos sabemos que no es un equipo cualquiera, y que su aparición en la competición es motivo suficiente para seguirla.

5. MÁS ADELANTAMIENTOS: con el Attack Mode, los adelantamientos están asegurados. Los pilotos están obligados a pasar las veces que diga la FIA por una trazada… más bien puñetera, de manera que si no tienen mucha ventaja sobre su perseguidor, acaban perdiendo la posición. Eso sí, reciben un extra de potencia para poder recuperar el puesto, pero solo si consiguen completar el adelantamiento.

6. ORGANIZADO POR LA FIA: el campeonato está amparado por la FIA, creadora de las principales competiciones de automovilismo como la Formula 1, el WRC o el WEC. Solo por eso, ya merece una especial atención. La FIA no da puntadas sin hilo, mucho menos con la cada vez mayor competencia a la que se enfrenta con la NASCAR, IMSA…

7. BUEMI vs DI GRASSI: las batallas entre estos dos pilotos han sido legendarias en la Formula E. No están en sus mejores tiempos, pero siempre están cosechando buenos resultados. A poco que Nissan e.Dams y AUDI recuperen un poco de su vieja gloria, estos dos pilotazos pueden volver a revivir esa lucha que ha dado tanta emoción a tantas temporadas de la competición.

8. EL ZUMBIDO DEL MOTOR: lo sé, a los verdaderos apasionados del automovilismo les parece insultante que estos monoplazas sean tan silenciosos. Pero a mí me puede ese zumbido que recuerda a las naves de Star Wars, me parece avanzar en el tiempo unas cuantas decenas de años.

9. LOS INCIDENTES DE CARRERA: conste que a mí los accidentes en el automovilismo no me gustan pero nada, no entiendo cómo pueden ser lo más llamativo y lo que más atraiga a los espectadores. Ojalá no existieran. Pero es cierto que a nivel deportivo generan resultados inesperados y giros de guion sorprendentes. En la Formula E los incidentes, al ser en circuitos urbanos con barreras, son muy numerosos. Y por suerte, casi nunca graves.

10. LA TECNOLOGÍA: la pongo en último lugar porque, a pesar de ser lo más representativo de la categoría, a nivel de espectáculo no se ha integrado del todo bien, de hecho todo lo contrario; los primeros años fueron un despropósito con coches con escasa potencia y peores baterías. Pero ver cómo la competición mejora en ese sentido año a año y lo que los ingenieros invenan para traernos el futuro del automovilismo, es algo que no podemos ver en ningún otro lugar y muy de admirar.

Espero que alguna de estas razones te anime a sumarte a esta competición y disfrutar de ella. Si quieres saber más y profundizar, te recomiendo el libro LA HISTORIA DE LA FORMULA E Carrera a carrera. No es lo mismo ver una competición de forma superficial, que comprendiéndola y conociendo su recorrido. Cuando te haces un experto, se goza más. ¡Espero que lo disfrutes y que te haga vivir la Formula E con más pasión!

THIERRY NEUVILLE – ¿Un eterno segundón?

Dice mi padre que el segundo siempre es el primero de los tontos. Me encanta el automovilismo, pero sobre todo las reflexiones personales que hay tras él. Para la de hoy, tenemos como protagonista a Thierry Neuville, piloto belga de Hyundai en el WRC que ha tenido la suerte (o desgracia) de ser subcampeón hasta cinco veces, al que la victoria parece escapársele una y otra vez de entre los dedos. Y llegados a este punto, ¿cómo se debe sentir alguien en su situación?

Neuville fue subcampeón en 2013. Hasta ahí bien, porque era su mejor resultado. Pero después, entre 2016 y 2019 acumuló cuatro subcampeonatos más. En 2020 fue tercero, pero ese no lo contamos ya que… fue un año raro. Y corto. Su objetivo, desde 2014, no deja de ser conseguir un campeonato que siempre se le escapa. Así que, ¿en qué momento una segunda posición pasa de ser un éxito a una frustración?

¿Qué debe de estar pasando por su cabeza? ¿Cómo se motiva alguien y evita caer en la desesperación cuando un año tras otro se queda a las puertas de su ansiado objetivo? ¿Cómo evita alguien caer en las arenas movedizas del estancamiento?

Bien, todo y que soy más de Toyota, voy a romper una lanza a favor de Thierry y pienso que lo único que puede sentir es orgullo. Y así lo espero. ¡Qué mala es la mente humana que siempre aspirando a más nos hace ver negativo aquello que es exitoso! Y así nos va por la vida: siempre queremos tener más de lo que poseemos y eso hace que no apreciemos lo tanto de lo que disponemos.

Un subcampeonato de un Campeonato del Mundo de Rally es una barbaridad. Y cinco subcampeonatos, cinco barbaridades. Eso está al alcance de muy pocos. Thierry es una bestia al volante. Y sin embargo, si Neuville no consigue el título antes de retirarse, será recordado como un eterno segundón que no llegó a ser campeón. ¿De dónde nos viene esa mentalidad de que no ganar es fracasar incluso habiendo alcanzado un enorme resultado? Pues de nuestros padres. De creernos eso de que el segundo es solo el primero del resto.

Ya está bien, y ahora no hablo solo de automovilismo. Hay que elogiar todos los logros. Todos. Los mejores y los que les siguen. Porque no hacerlo solo lleva a dos resultados, y ambos malos: a la frustración continua o a no atrevernos a hacer algo por miedo a no conseguir el éxito supremo, lo que nos aleja de otros éxitos secundarios que siempre están a nuestro alcance.

No hay segundones en el mundo, sino gente incapaz de entender el éxito en su justa medida y como algo propio y personal. Ya me gustaría a mí ser el segundo mejor en mi disciplina, como Neuville. Y a ti en la tuya. Así que, mucha suerte en todo aquello que os propongáis, y a por ello sin temor a no conseguir el éxito esperado.

Por cierto, si eres fan de Hyundai, puedes aprovechar esta miniatura en oferta del i20 para apoyar a su equipo en el WRC.

ELFYN EVANS – CaballerosAlVolante

¿Tú también piensas que las carreras de coches son cosa de macarras? Muchas personas se sorprenden de que me guste el automovilismo, porque no doy con el perfil. En mi adolescencia y juventud siempre he sido muy de respetar los límites, no de ir rompiéndolos, el clásico buenazo, el empollón de manual. No encajo en el marco del rebelde que siempre va sobre los límites de velocidad con las manos en un volante. De hecho ni tengo coche, y considero que es un privilegio y una aspiración no necesitarlo.

Pero las carreras de coches, me apasionan. Por muchos motivos que comentaré en otra ocasión.

Lo que sí es cierto, es que siento empatía por los pilotos más modosos, los de modales caballerescos y los que se alejan del rebelde de manual y de la chulería propia de conducir una bestia de casi 400 caballos. Y este fin de semana que empieza el Campeonato del Mundo de Rally, no puedo evitar compartir mi devoción por Elfyn Evans.

El británico es el piloto correcto. Un servidor del equipo siempre alejado del protagonismo y de las luces estelares. Su mayor preocupación es cumplir con aquello para lo que le han contratado. Es impasible. Incluso cuando tiene opciones de conseguir un título mundial, su discurso es “todos estamos trabajando para conseguir el mejor resultado posible”.

Su nobleza brilló más si cabe en la última prueba de 2020, donde era candidato al título. Una placa de hielo oculta bajo una capa de nieve le sacó de la pista. Imposible haberlo previsto. Su compañero Ogier y único rival capaz de robarle el campeonato venía detrás, y habría sufrido su mismo destino de no ser porque Evans le advirtió del estado del terreno con gestos para que evitara tener su mismo final. Aunque eso significara regalarle el campeonato del mundo. Sacrificó un mundial por el bienestar de su compañero. Primero lo personal, luego lo profesional. Nada más por ese gesto, para mí ya hubo dos campeones.

Este año vuelven a rugir los motores del Yaris. Va a ser difícil que Evans vuelva a tener una oportunidad de ser campeón como en 2020, salvo que vuelva a haber un calendario extraño. Pero victorioso o no, seguiré disfrutando de este profesional, de su particular postura encorvada a la hora de conducir y de su talento y forma de entender el rally.

Si tú también eres seguidor de Toyota, no dudes en aprovechar esta oportunidad para hacerte con la gorra oficial del equipo.

AÑO NUEVO, VIDA NUEVA… O MIL VIDAS NUEVAS

¿Cómo vais con los propósitos de año nuevo? Bueno, antes de nada, Feliz 2021. Los modales ante todo, se me habían olvidado de tanto tiempo sin pasarme por aquí. Y de eso quería hablaros. Los sucesivos intentos (alejados en el tiempo entre sí) de retomar el blog conconstancia han quedado en un motor que no termina de arrancar. Y es que Jon Ícaro se ha quedado congelado; desde antes del invierno. Y no sé cuándo voy a poder descongelarlo, al menos lo suficiente para que este alter ego pueda protagonizar un blog.

Pero no quiero abandonar este espacio. De ahí los sucesivos intentos de retomarlo. Y ahora, con los propósitos de año nuevo, un intento más. Así pues, lo voy a extender a mis experiencias y aficiones en general, más allá de mi versión literaria. Eso permitirá ampliar el contenido y podré recurrir en mayor medida a este rincón de internet para compartir todo aquello que me lleva a querer escribir una entrada. Sea por mi toc o por mi búsqueda de lo invisible, escribir en este espacio me hace disfrutar más de aquello que me apasiona.

En conclusión, el universo de este blog se expande. Habrá literatura, por supuesto, es una parte de mí de la que no puedo desprenderme. En dosis más medidas, sí, pero habrá. Pero también habrá fantasía, historia, baloncesto, automovilismo, juegos… y cualquier cosa que llame mi atención en mi constante variación de gustos y fijaciones.

Un blog multitema conlleva una dispersión de seguidores. Lo asumo. Pero sé que los que os quedéis, lo haréis por una parte más personal de mí. Y confío en que esta nueva deriva siga dándome tantos buenos momentos como los años anteriores.

Regreso. En mayor medida y con menos ropa. ¡Y espero seguir contando con vosotros por aquí para seguir recogiendo dosis de felicidad!

Blog de WordPress.com.

Subir ↑